Servicios en comunicación Intercultural

Estados Unidos: Heredar un Imperio

Por Mumía Abú-Jamal

Cuando Barack Hussein Obama tome el juramento al cargo de Presidente de Estados Unidos, recibirá no sólo las riendas de las oficinas ejecutivas del gobierno norteamericano, si no también heredará el dominio de un imperio, uno por el cual ningún norteamericano conscientemente votó.

Como si no fuera suficiente la más alta oficina política de una nación con más de 300 millones de habitantes, capitales alrededor del mundo son inmediatamente afectadas por lo que pasa en Washington.

Hasta cierto punto, Estados Unidos heredó el papel imperial con la decadencia del débil Imperio Británico al terminar lo que se llama, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Fué el resultado lógico de las pérdidas de la guerra, así como de las rebeliones de las colonias británicas en Africa y Asia que luchaban por su independencia nacional.

En muchos de los lugares de los que Gran Bretaña se retiró, Estados Unidos avanzó.

Como la guerra generalmente se luchó fuera del territorio continental norteamericano, Estados Unidos estuvo libre para usar los recursos excedentes, y de ese modo surgir de las cenizas de la guerra como el más fuerte y el más rico sobreviviente.

Hoy Estados Unidos libremente interfiere en los asuntos de otras naciones, en todo el mundo. Mediante sus servicios de inteligencia, su dominio del Banco Mundial y su poderío militar, elimina a unos líderes y compra otros, seduce a sus críticos en el extranjero y, usando los medios de comunicación como lo hizo en Irak, desata a su capricho guerras injustas.

Parte de ésto es una forma de programa de administración global que dice beneficia a Estados Unidos; parte es también el abuso de su gran poder para conseguir los fines deseados, generalmente estos fines son los del sector de las grandes corporaciones.

Esto ha llevado a líderes norteamericanos a hablar de democracia mientras apoyan y mantienen una tira de dictadores de un lado del mundo, al otro.

Este es el sistema que Obama va a heredar. Va a tratar de cambiarlo, o lo va a hacer más fuerte?

El tiempo lo dirá.

Hace más de 2,000 años, un africano tomó el trono del Imperio Romano. Gobernó por unos 18 años, y desató guerras en nombre de Roma.

Su nombre fué, Séptimo Severo, y había nacido en lo que es hoy, Libya, en Africa del Norte. Y si su reino trajo riqueza, poder y honor a su familia y a su provincia natal, él no cambió a Roma tanto como Roma lo cambió a él.

Su poder lo llevó a extender el Imperio, pero no ha cambiarlo.

Su hijo, Caracalla, gobernó el Imperio después que él y dió la ciudadanía romana a los liberados de las provincias, pero también es recordado por un reinado de crueldad.

Lo que Roma nos enseñó es que para que nazca un imperio, una república tiene que morir.

¿Qué forma tomará el siguiente cambio, cuando llegue?

----

Fuente: Traducción libre del inglés enviado por Fatirah, [email protected], hecha en Refugio del Río Grande, Texas, EE.UU.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario