Servicios en comunicación Intercultural

Bolivia: El triste fin del cruceñismo. Branko "Ratonkovich" huye a Europa

Por Flavio Dalostto

Como era lógico presagiar, Branko Marinkovich, el ¿jefe? del cruceñismo neo-nazi; viendo la batalla perdida, con sus socios presos, detenidos o fugados, con varios dispuestos a cantar todos los tangos de Gardel, el hombre Fuerte del golpe cívico-prefectural de agosto/setiembre, luego de refugiarse quien sabe donde, para evitar el brazo de la Justicia, ha decido fugar a Europa.

Como todo Cabezón, tiene recursos para estirar la soga por un tiempo más. No así la perejilada que lo siguió en sus desmanes, que quedó con una mano atrás y otra adelante. Este es el bravo "líder moral de los cruceños", que nos da esta última muestra de su verdadera naturaleza: la Cobardía.

Branko tiene los recursos, al menos para intentar hacerse la cirugía y vivir en la isla de Ponapé, holgadamente; pero muchos de sus secuaces y chupamedias apenas tienen para unos anteojos oscuros y para alquilar un piringundín en algún pueblito cruceño.

¡El Cruceñismo no lo puede creer! Si en setiembre nomás eran los dueños del Mundo, los reyes de Bolivia, los tumba-indios. Si se dormían haciendo planes sobre el futuro, los cargos, los sueldos, las promesas, en la Nueva Cambaland Independiente. ¡Cómo se cayó su estrella! ¡Cómo se les vino la Noche! ¡Y para colmo de males, descubren que su León era un Ratón, y que encima el Ratón "se toma las de Villa-Diego! ¿Y dónde queda, Ciudad-Ratón? Mouse-City, Quesolandia. La Luna es de Queso, decían los poetas. La Media-Luna es de Queso Rancio, dicen los perejiles paralizados. ¿Todos comieron? ¿Todos comimos? ¿Y ahora? La Media-Luna estaba enevenenada, ¡la P... que los P....! ¿Dónde está el Jefe? ¿Super-León? No, Super-Ratón. Tratando de salir de la Ratonera. ¿Y los ratoncitos? Antón, Antón, Antón Pirulero, Cada cual, Cada cual, atiende su juego, Y el que no, Y el que no, una Prenda tendrá... ¿Qué prenda? Presos en La Paz, muy pacificados.

Branko Ratonkovich sigue buscando su protectorado (para él solo), y ha tomado contactos telefónicos con varios ratones famosos con los que trabó amistad, al ir descubriendo su identidad roedora: el Ratón Mickey, el Ratón Pérez (el junta-dientes), Jerry, Daly, Speede González y la Ratita Presumida. En ellos, Branko busca la posibilidad de un exilio digno.

Los ratoncitos enojados con Papá Ratón abandonador

Los neo-nazis de la Unión Juvenil Cruceñista (ujc), encabezados por uno de sus tantos líderes (ahora hay pocos indios, pero muchos caciques), David Cejas, refugiado en la sede de los diputados y senadores de Santa Cruz, para que no los agarre la Justicia, acaban de reclamarle públicamente a Papá Ratonkovich, que no se fuge.

En una nota de la Agencia Boliviana de Información (ABI) se puede leer:

"El presidente de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), David Cejas, exigió al líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz no escapar del país y enfrentar a las acusaciones de terrorismo y sedición (...) No es posible que a estas alturas él (Marinkovic) esté diciendo me voy porque corro peligro, todos estamos corriendo peligro, que sea valiente, expresó Cejas a la prensa".

"Yo creo que Marinkovic tiene miedo porque no por nada se va ha declarar en la clandestinidad y va a huir", aseguró Cejas quien actualmente se encuentra refugiado en la brigada parlamentaria cruceña por miedo a ser detenido".

Pobre Cejas y todos los ratoncitos que quedan. El Queso del financiamiento prefectural se terminó. Y cuando se acaba el Queso, los mercenarios se desparraman. Solo quedó un puñado apiñado de giles o perez-giles, que pronto darán con sus huesos en La Paz. La pollera del Carde-Mal no será tan amplia para ocultarlos para siempre. Lo que más les conviene a los ratoncitos es presentarse obedientes a la Justicia, y contar las andanzas del Ratón Mayor.

El dipuchaqueño de PODEMOS, William Cardozo, según la ABI, "criticó el accionar del cívico cruceño por esconderse y no dar la cara para enfrentar por sus actos en septiembre pasado. 'No debe ser irresponsable para dejar a sus bases a merced de la justicia a sus compañeros que han luchado por reivindicaciones regionales, debe dar la cara', aseveró".

También: "La presidenta del Comité Cívico Femenino, Julia Parada, se mostró sorprendida por la decisión de Marinkovic y apuntó que no comparte tal determinación. Debe quedarse en cualquier parte del país, pero no ausentarse".

Finalmente: "Romel Porcel, vicepresidente del Comité de Vigilancia, también cuestionó la decisión del líder cívico y recordó que cuando se asume el liderazgo de una institución la cabeza debe mantenerse al frente".

En tanto, un Gato llamado Morales, se relame los bigotes que no tiene.

----

Fuente: http://la-opinion-argentina.blogspot.com/

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Es completamente coherente la actitud de Marincovich.
Quienes luchan por oprimir al pueblo, cuando se ven en dificultades huyen o culpan a sus subalternos.
Alan GarcÃa, Pinochet y Fujimori, se lavaron las manos por los crÃmenes cometidos culpando a sus subalternos. Branko Marinkovich huye y deja colgados a sus seguidores.
Quienes luchamos por un mundo nuevo, actuamos al revés, nosotros asumimos la responsabilidad de actos que no cometimos.
Cuando la reforma agraria que hicimos en La Convención fue atacada por el gobierno, tuve que disparar contra un policÃa en defensa propia, él disparó después pero ya cayendo, me demoraba un segundo y era yo el muerto. Posteriormente cayeron dos policÃas a quienes no maté yo, pero durante el proceso me inculpé por los tres a pesar de que las pruebas balÃsticas indicaban que yo no habÃa sido quien los mató. Me sentenciaron por la muerte de los tres policÃas. Luego el caso fue amnistiado, por eso ahora ya puedo confesar que yo no los maté.
Antes de la audiencia el Tribunal compuesto por generales de la policÃa me envió un mensajero y se produjo el siguiente diálogo:
-Usted está entre la pena de muerte y los 25 años.
-Lo sé, mi abogado me lo informó.
-Hay una forma en que se libre.
-¿Cuál?
-Usted se hace el enfermo, nosotros constatamos que lo está y lo deportamos al paÃs que elija.
-No gracias, gozo de perfecta salud.

Aceptar la oferta hubiera sido una doble traición:
1.- En primer lugar traición al pueblo peruano por no aprovechar la oportunidad ofrecida por la audiencia para denunciar el rol de la policÃa al servicio de los terribles atropellos de los hacendados.
2.- En segundo lugar traición a los compañeros del grupo armado de autodefensa que actuaba por orden del movimiento sindical. Los sindicados habÃan ordenado que yo encabezara el grupo y ellos eran mis subordinados. Mientras yo hubiese sido deportado ellos estarÃan en la cárcel. Esa conducta es la correspondiente a quienes son sirvientes de los opresores. La otra es la que nos corresponde a quienes luchamos por un mundo nuevo.

Añadir nuevo comentario