Servicios en comunicación Intercultural

Bolivia: El futuro incierto de los hermanitos Torres, la Repsol YPF y su compromiso social, por Rubén Cuba Patzi

Repsol_bol.jpgEn el ultimo tiempo no sólo los partidos políticos han copado grandes espacios de la televisión para realizar su proselitismo y tratar de convencer a muchos bolivianos de lo bueno que son sus propuestas. Es también sorprendente como la empresa petrolera Repsol YPF ha copado importantes espacios en las principales redes nacionales de comunicación en TV, radio y prensa escrita, tratando de convencer a los bolivianos sobre su compromiso social y por ende lo bueno que son las empresas petroleras para Bolivia, mostrando una realidad diferente a la que se vive en las comunidades indígenas del Chaco.Quizás si las autoridades comunales tendrían la misma cantidad de dinero que invierten en publicidad las petroleras, se podrían producir spot publicitarios que puedan mostrar la verdadera realidad de los hermanitos Torres en una de las comunidades del campo margarita en la provincia O’Connor del departamento de Tarija.

Pasa por un puente donde hoy enormes camiones cargados de tuberías que perturban la tranquilidad de las comunidades indígenas guaraníes del Itika Guasu, pasa por un puente que sirve para el ingreso indiscriminado de cazadores furtivos que no consideran las dinámicas comunales para el aprovechamiento de los animales silvestres.

También pasa por un puente que claramente muestra la diferencia entre la pobreza de las comunidades más olvidadas del chaco y la opulencia y riqueza que se ostenta y vive en los campamentos petroleros. Pasa por un hospital, que en realidad es una posta sanitaria ubicada en la comunidad de Yuati, donde carece, en la mayoría de las veces, de medicamentos esenciales y donde la realidad nos enseña que la desnutrición y enfermedades olvidadas en el primer mundo aun cobran sus víctimas. Pasa por un hospital donde aún las infecciones respiratorias agudas y enfermedades gastrointestinales están a la orden del día, pasa por un hospital donde el paracetamol es la panacea de todas las enfermedades, pasa por un hospital donde los registros y estadísticas de salud ubican a la población dentro de uno de los municipios más pobres del país, pasa por un hospital donde la gente ha aprendido a convivir con la muerte y el chagas.

El futuro de los hermanitos Torres también pasa por una escuela en Yuati donde la reforma educativa no ha logrado poner en marcha un verdadero programa intercultural y bilingüe, pasa por una escuela que carece del desayuno escolar, una escuela que alberga niños desnutridos y con un futuro incierto por la permanente trasgresión a su cultura y su medio intervenido por planchadas, tráiler, camiones, personas ajenas a la cultura guaraní y otros que están cambiando las dinámicas culturales de las comunidades.

Pasa por una vivienda donde el agua para el consumo humano tiene valores de contaminación que superan en 100 veces a lo permitido en España.

También pasa por una carretera que cada día llena de polvo los alimentos y viviendas de las comunidades, una carretera que ya ha cobrado dos víctimas por la irresponsabilidad de empleados de las empresas subcontratistas que atrae la actividad petrolera. Pasa por una planta de procesamiento de gas que mantiene encendido un mechero las 24 horas del día, un mechero que no sabemos cuanto de dióxido de carbono está expulsando al medio ambiente cercano a las comunidades.

Pasa por comunidades guaraníes que en su patio han instalado planchadas y pozos que cuando queman gas tiembla la tierra y el calor es insoportable a tal punto que la conjuntivitis en niños y adultos es un mal cotidiano.
Pasa por una enorme área deforestada que hace imaginar que partieron en dos la serranía de Caipipendi, resultado de la instalación de la tubería que conecta la planta de compresión de gas del campo margarita con destino a la provincia Gran Chaco.

Pero sobre todo pasa por el falso compromiso social de Repsol YPF que a pesar de haber firmado su compromiso al interior de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI) a nivel internacional, hasta la fecha no se conoce públicamente sus contratos con el estado, la inversión real y los beneficios económicos de sus actividades en el país.

Falso, porque dice respetar las directrices del Banco Mundial y no las aplica en el terreno, especialmente cuando se trata de poblaciones indígenas del Chaco boliviano y cuando la realidad de las comunidades indígenas del Itika Guasu hace 2 semanas ha hecho público una denuncia a nivel nacional e internacional.

Falso compromiso social por que no cumplen lo que ellos mismos han escrito en su código de conducta que los obliga al respeto de los derechos humanos, que expresamente declara en su artículo 6.1. Derechos humanos y libertades públicas: "Repsol YPF está comprometida con el respeto a los derechos humanos, la preservación del entorno natural y la colaboración con el desarrollo y el bienestar de las comunidades con las que se relaciona. Estas acciones definen su responsabilidad con la sociedad" (Si hoy visitamos cualquiera de las comunidades indígenas en el campo Margarita podríamos verificar que la realidad es diferente y contradictoria con este enunciado).

Con todo este entorno de falsedades e incertidumbres nos preguntamos ¿que futuro les aguarda a los hermanitos Torres, a sus padres, vecinos, el entorno natural y otros que se ven amenazados cada día si no se cumplen con las diferentes normas establecidas para las industrias extractivas a nivel nacional e internacional?

  • Rubén Cuba P. Es Técnico en Epidemiología actualmente radica en la localidad de Entre Ríos provincia O’Connor del departamento de Tarija

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario