Servicios en comunicación Intercultural

Bolivia: Tres discursos para la historia en la inauguración de Asamblea Constituyente

La Asamblea Constituyente para la refundación histórica de Bolivia es un acontecimiento seguido con interés por los pueblos indígenas de la región y del mundo que observan una tendencia de renovación en el marco de una democracia que intenta recomponerse en sus propios marcos y límites. Publicamos los discursos del Presidente Evo Morales, de la Presidenta de la Asamblea Constituyente, la lider indígena Silvia Lazarte, y finalmente del Vicepresidente de la República Álvaro García Linera. Los discursos fueron pronunciado durante la instalación de la Asamblea Constituyente el 6 de agosto de 2006.

Palabras de Evo Morales, Presidente de la República en la instalación de la Asamblea Constituyente

Compañero Alvaro García Linera, nuestro vicepresidente de la República; ministros de Estado; miembros del Congreso Nacional; invitados especiales, a testificar esta Asamblea Constituyente que llegan de Cuba, Venezuela, Argentina, Colombia, Chile, Brasil, y de Sudáfrica.

Asambleístas y a todo el pueblo boliviano pedirles con un voto de aplauso agradecer a estas delegaciones internacionales.

Hoy a 181 años de la vida republicana de nuestro país, ha llegado este momento histórico para refundar a nuestra querida amada patria Bolivia, para refundar nuestra patria, esta patria y sus pueblos han sufrido una profunda discriminación, maltrato, saqueo a nuestros recursos naturales.

Ahora estamos acá, todos juntos para cambiar esa Bolivia maltratada, esos pueblos humillados, a esos pueblos discriminados, despreciados, a los hermanos constituyentes, a las hermanas constituyentes decirles que evidentemente tienen una enorme responsabilidad para cambiar nuestra Bolivia.

No solo una responsabilidad para traernos una nueva Constitución, sino cómo mediante ustedes, como soldados de una verdadera independencia del país, ustedes como constituyentes, como soldados de la lucha por la libertad, de la dignidad, de la igualdad, ustedes como soldados para recuperar los recursos naturales de esta noble tierra.

Estamos todos, quienes apostaron desde el movimiento campesino indígena originaria, quienes apostaron por la Asamblea Constituyente desde los movimientos sociales, urbanos, pero también quiero decirles, están acá constituyentes enemigos de la Asamblea Constituyente, y entre bolivianos no podemos engañarnos y esa es la amplitud, esa es la democracia donde juntos tenemos que debatirlas, porque la lucha de los movimientos sociales desde allá, de los 80, 90 y que nunca quisieron la Asamblea Constituyente.

Quiero decirles con mucha responsabilidad, que garantizamos, cumplimos una tarea de garantizar a esa Asamblea Constituyente para que ahora haya un nuevo pacto social en beneficio de esa gente marginada y humillada históricamente.

Ya no vamos a seguir reclamando, por qué el año 1825- 26 han sido excluidos los movimientos indígenas originarios que lucharon por la independencia del país.

Acá muy cerca, los hermanos tarabuqueños, los hermanos chuquisaqueños saben exactamente cómo los hermanos de Tarabuco se organizaron para defender el territorio, para defender la invasión en aquellos tiempos de los españoles, no es casual que se llamen los compañeros de Tarabuco de alguna región, los (soncovicos) que defendieron, enfrentaron esa invasión en aquellos tiempos.

No es casual compañeras y compañeros, había guerrilleros en la provincia Ayopaya que dignamente está siendo representado por dos compañeros de esa provincia Ayopaya, compañero Román Loayza y la compañero Isabel Ortega, dirigentes y actual dirigente también de la Federación Nacional de Mujeres.

No es casual compañeras y compañeros, las zonas cocaleras de Yungas, de La Paz, cómo los hermanos aymaras se organizaron para defender el territorio, la tierra, los derechos de los pueblos indígenas, esos compañeros nunca han sido convocados por entonces a fundar Bolivia.

Hay tantas mujeres que lucharon por la independencia del país, y no es casual, reitero lo que anoche decía, que aquí tenemos un aeropuerto en Sucre, Chuquisaca llamado Juana azurduy de Padilla, una guerrillera por la independencia del país, tantas mujeres que lucharon que han sido excluidas las mujeres de la fundación de Bolivia.

Por eso digo, hermanas y hermanos, que hoy llegó la llamada, el gran día, ha llegado el jacha uru, hermanas y hermanos, llegó el llamado sumaj punchai, y como los hermanos guaraníes dicen, llegó el ara ica yay, para los pueblos indígenas originarios.

Y estamos en la obligación ahora de entendernos, de planificar, de mejorar la situación económica, no solamente económica, social de nuestras hermanos y hermanas.

Decirles a la comunidad internacional, sino resolvemos el problema económico y social de los hermanos aymaras, quechuas, chiquitanos, guaraníes, sea en el altiplano, o sea en el oriente boliviano, sea en las ciudades, jamás vamos a poder resolver la situación económica, política de nuestro país.

Y con una gran alegría podemos decirles en este momento, hay constituyentes que vienen de colonias, hay constituyentes que vienen de chozas, hay constituyentes que parece que son mayoría que vienen de las comunidades donde no hay luz, donde no hay energía compañeras y compañeros.

Esa es la gran participación de los pueblos para refundar nuestra Bolivia, esas compañeras y compañeros, con toda seguridad tienen la obligación de escribir, de proponer el sentimiento, el sufrimiento, en pensamiento de nuestras comunidades, de nuestros ayllus, de nuestras capitanías, de nuestras organizaciones que les llevaron a ser constituyentes.

Siento de verdad que aquí empieza a cambiar la nueva historia de Bolivia, una historia donde haya igualdad, una historia donde no haya discriminación, pero también hay que decir con claridad, que aquí no solamente está el movimiento indígena originario, están mineros, están de otros sectores, están empresarios, tienen todo el derecho de ser empresarios, esperamos que no hayan sido empresarios explotando a los trabajadores, o saqueando los recursos naturales.

Aquí estamos de todos los colores de esta noble tierra, y ahora, chapacos, vallunos, junto al movimiento campesino boliviano, chaqueños, vamos a apostar por esa nueva Bolivia.

Que de verdad como algunos dirigentes desde el 80, 90 soñamos cómo recuperar el territorio como decían nuestros ex dirigentes sindicales, que yo escuché y he aprendido del compañero Genaro Flores fundador de la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia.

Ese sueño de nuestros líderes nacionales, empieza cumplirse, esos movimientos sociales, los indígenas del oriente boliviano como CIDOB, esos compañeros campesinos, indígenas del altiplano, del valle se van al oriente boliviano a buscar tierras como la llamada Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia, junto a nuestras organizaciones campesinas estamos apostando por ese cambio.

Yo estoy convencido, compañeras y compañeros, que vamos a cambiar esa historia negra de la colonia, como también de la república, saludamos a quienes fundaron pero marginando a algunos sectores.

Quisiéramos por ejemplo, aunque seguramente algunos ya dijeron, es absolutismo, es autoritaria la vivencia de las comunidades indígenas, su democracia es de consenso, no hay mayorías ni minorías, mayorías y minorías es una democracia importada a nuestro país.

Si nosotros planteamos un problema para una comunidad, para una región o para un país, que esa propuesta resuelva el problema de todos ahí no hay ninguna votación de mayorías y minorías, porque esa propuesta resuelve de manera igualitaria la situación de toda esa región.

Y cuando hay mayorías y minorías, acabamos de escuchar hace momentos, ya estamos silbando, seguramente algún pequeño o buen grupo defiende intereses de grupos, y aquí deberíamos de pensar en las mayorías de todos nosotros.

Ojalá nuestras hermanas y hermanos que vienen de esa democracia comunal que es de consenso pueda entenderse para mejorar y profundizar la democracia en nuestro país.

Y el tema de justicia, creo que compañeras y compañeros, de verdad llegó la hora de descolonizar el derecho para nacionalizar la justicia, llegó la hora, compañeras y compañeros, de descolonizar el estado, de desneoliberalizar al pueblo boliviano al estado boliviano, será una tarea importante de todos nosotros.

Si bien en el año 1825, 26 ha sido fundada excluyendo al 92 por ciento de la población indígena, y ahora la historia me demuestra que el tributo indigenal es el que a sostenido a ese estado colonial fundado.

Respetamos muchísimos a Sucre y Bolívar por fundar esta patria, no son culpables por no hacer participar a los pueblos indígenas, hay otros grupos que se volcaron para fundar Bolivia, pero es el tributo indigenal el que ha sostenido al estado, por entonces a sus Fuerzas Armadas, al poder Ejecutivo, al Parlamento, incluso a la Iglesia Católica, ahí esta la historia compañeras y compañeros.

Eso tiene que cambiar ahora, esa es la tarea de todos nosotros, como durante toda la historia ha sido saqueada permanentemente los recursos naturales, y esos recursos naturales tienen que volver a manos del estado boliviano, creo que hay consenso, nunca más debe privatizarse, entregarse a las transnacionales los recursos naturales.

Yo tengo diferencias con algunos compañeros dirigentes, tengo diferencias incluso con algunos ministros, cuando hablamos de concesiones, una cosa es entregar privatizar, otras que son concesiones, prestar momentáneamente, personalmente ni siquiera estoy de acuerdo de concesiones de los recursos naturales a las transnacionales, compañeras y compañeros.

Quiero decirles a los constituyentes, esta Asamblea Constituyente no es gratis, a costado sangre, esta Asamblea Constituyente ha costado días, semana, meses de lucha, de marchas, como los hermanos indígenas del orientes boliviano, los hermanos de El Alto que perdieron su vida, dieron su vida por la Asamblea Constituyente.

Y por eso quiero decirles a ustedes, que personalmente no estoy de acuerdo que sea una Asamblea Constituyente derivada, esta Asamblea Constituyente debe tener todos los poderes por encima de Evo Morales, por encima del Congreso Nacional, por encima del poder Judicial.

No estamos hablando, compañeras y compañeros, de una simple reforma constitucional, estamos hablando de refundar Bolivia, una Asamblea Constituyente de refundacional a nuestra tierra, por nuestra tierra y por nuestro pueblo de Bolivia.

Si tuviera que ser una simple reforma constitucional, no era importante elegir constituyentes, el Congreso Nacional puede hacer una reforma constitucional, el Congreso Nacional puede revisar como revisó tantas veces.

Por eso compañeras y compañeros, hay una responsabilidad, y estoy seguro que ustedes como hermanos, como compañeros que vienen de los movimientos sociales de todos los sectores pues apuesten por ese cambio.

Solo una sugerencia, ninguna instrucción, ni recomendación, hay sectores que seguramente van a querer impedir el buen desarrollo de la Asamblea Constituyente, van intentar perjudicar que se refunde Bolivia, van intentar por tanto a desprestigiar a los constituyentes, y todos debemos orientarnos, unirnos quienes venimos fundamentalmente de los movimientos sociales indígenas originarios campesina, no estoy hablando del MAS, del partido.

Quienes venimos de esas tierras de jocotas, de chulos, de sombreros, de ponchos, de guarda tojos, no importa el partido, todos unidos para hacer respetar el derecho de los pueblo boliviano, de esta nación.

Compañeras y compañeros, solo desearles muchas felicidades a los constituyentes, a las organizaciones sociales, especialmente al movimiento indígena originaria.

Felizmente que vea el mundo entero, aquí no solamente es una Asamblea Constituyente de los trabajadores de los pueblos indígenas, ahí tenemos tantos que seguramente vienen también de lindos hoteles, de casas que tal vez son igual a un hotel de cinco estrellas, tienen derecho, todos tenemos derecho.

Pero también quiero decirles, de verdad, esta Asamblea Constituyente no es para subordinar a nadie, no es para someter a nadie, solo queremos que seamos iguales en nuestros derechos, igualdad, dignidad, libertad para todos los bolivianos, eso es lo que buscamos.

Y el movimiento indígena originario, jamás ha sometido a nadie, aunque hemos sido sometidos, el movimiento indígena originario jamás ha discriminado a nadie, aunque hemos sido discriminados.

El movimiento indígena originario jamás ha explotado, aunque hemos sido explotados, compañero Doria Medina, pero bienvenido, todos ahora apostar por ese profundo cambio que está buscando el pueblo boliviano.

Compañeras y compañeros, nuevamente decirles muchas felicidades, ustedes como constituyentes lo que digan al presidente, a Evo Morales haré compañeras y compañeros, y una (...) tarea, también de subordinarme a la Asamblea Constituyente, a los constituyentes.

Quiero decirles a los hermanos indígenas de toda Bolivia, gracias a ustedes, CIDOB, CSUTCB, Confederación de Colonizadores, Federación Nacional de Mujeres, los compañeros mineros, mineras, que luchaban históricamente por la democracia, esas mujeres que recuperaron la democracia de las dictaduras del 70, después transformado en ADN, ahora Podemos, también está acá para debatir principio, programas, nuestra identidad compañeras y compañeros, es la lucha del pueblo boliviano, bienvenido a ellos para buscar la igualdad y el derecho de todo el pueblo boliviano.

Compañeras y compañeros quiero decirles nuevamente muchas felicidades, personalmente tengo mucha esperanza en los constituyentes para que haya igualdad para todos nuestros hermanos abandonados.

Esperamos, el trabajo de ustedes, máximo de un año pueda cambiar nuestra Bolivia, y que realmente sean los constituyentes un instrumento de una revolución pacifica, democrática y cultural.

Esperamos que esta revolución democrática cultural, esas transformaciones profundas en lo económico, en lo social, en lo político sea también una luz para otros pueblos que luchan para cambiar sus historias, por eso quiero decirles, tengo confianza y esperanza en ustedes para cambiar nuestra Bolivia.

Nuevamente decirles muchas felicidades a la directiva de la Asamblea, a los constituyentes y a todo el pueblo de Bolivia, especialmente al movimiento indígena originario, muchas felicidades.

Muchas gracias

-------------

Palabras de Silvia Lazarte, Presidenta de la Asamblea Constituyente

Hermanos y hermanas, quiero dirigirme a nombre de la directiva, junto a nuestras autoridades, junto a nuestro presidente, junto a ustedes constituyentes, junto a nuestros hermanos y hermanas, nuestros invitados en este momento que nos acompañan.

Hermanos, quiero decir por qué las mujeres hemos llegado hasta esta situación, a pesar que hermanos, es una amargura cómo la mujer ha vivido hasta ahora.

Yo pienso, la vida en Bolivia que han vivido mujeres igual que yo, por ejemplo mi vida de mi es de amargura, he venido de una familia muy pobre, mi padre me trajo a este mundo junto a mi madre, mi padre que en paz descanse, y gracias a la vivencia en la pobreza que me ha criado mi padre estoy aquí ante ustedes.

Gracias a mi familia, gracias a mis hermanos, gracias a mi hijo que me han entendido, como es ser una mujer dirigenta, es muy difícil hermanas y hermanos.

Quizás para nuestros hermanos un poco de facilidad tienen todavía, pero las mujeres no, desde el nacimiento las mujeres vivimos muy marginadas y discriminadas, no se si dan cuenta, yo me doy cuenta.

Porque yo hermanas, no he tenido ese apoyo, situación económica que le afectaba para que yo continúe estudiando, algunos me pregunta, doña Silvia Lazarte usted es profesional para conducir la Asamblea Constituyente me dicen, no, les digo con orgullo, ¿por qué?, porque he sido marginada, por mi papá me dijo claramente, yo no se leer ni escribir, he ido al cuartel a servir a la patria y he sufrido en el cuartel.

Por lo tanto, vos eres mi primera hija mayor, ahora ya no van a sufrir tus hermanos, tu no vas a estudiar, sino les va a dar oportunidad a tus hermanos me dijo, de esa manera yo no soy profesional hermanas y hermanos.

Pero sí con esa experiencia he vivido, gracias a las organizaciones, gracias a mi comunidad donde yo viví, primeramente que mi padre me hizo conocer, que es el sindicato Pedro Domingo Murillo, cuando nací (Karas) Capinota del departamento de Cochabamba, mi papá me llevó a vivir al Chapare, tal vez por la situación económica por buscar una vida mejor, a toda la familia nos llevaron.

Gracias a esas comunidades, gracias a esa organización Central Villa 14, federación Trópico de Cochabamba, las seis federaciones me enseñaron, y en esa comunidad también he vivido la discriminación, antes no existía organización de mujeres, solo había organización de hombres.

Cuando yo fui a una reunión como mujer, desde mis 13 años, cuando mi papá se encontraba mal de salud, qué me decían, eres mujer, menor de edad todavía, no (...) la reunión afuerita nomás, así que sacaron, yo de afuerita seguía mirando, seguía escuchando.

Pero gracias a esa conciencia se dan cuenta y me sacan ser dirigente de mujeres, el compañero Evo en su primera gestión me posesionó a ser central de mujeres, en una central nuevo Chapare, dentro la federación del Trópico de Cochabamba.

Por lo tanto yo tenía que estar continuando en el Chapare, pero hermanos, por una causa, por los desastres naturales, mi papá lo que medio terrenos, el agua ha inundado, de esa manera he ido en busca de tierra a Santa Cruz, gracias a los hermanos de Santa Cruz me acogieron y estoy juntamente con ellos, hermanos.

Por eso hermanas y hermanos, yo he sido dirigenta desde la comunidad, hasta la Federación Nacional de Mujeres, he sido concejal cuando vivía en el Chapare en el municipio Villa Tunari, he sido presidenta del concejo, he demostrado como mujer, y así también cuando he sido secretaria ejecutiva de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas de Bolivia, Bartolina Sisa, he recorrido todos los departamentos de Bolivia, conozco la vivencia e todos nuestros departamentos, por eso me preocupa y tengo ese corazón.

En toda mi vida sindical junto a nuestros hermanos he vivido, por eso me dí cuenta como mujer, yo se que ustedes también son así, las mujeres todavía tenemos un corazón grande, como mujer damos vida a este mundo, a esta Bolivia, tenemos nuestros hijos varones, tenemos nuestras hijas mujeres, salimos de un padre hombre que es, vivimos con nuestros hermanos, y así también nuestros dirigentes hermanos hombres, por lo tanto tenemos este corazón para nuestros hermanos hombres, hermanas.

Por tanto tenemos esa conciencia, esa paciencia para nuestros hermanos, a pesar de todas las marginaciones, en Bolivia, hermanos, nos damos cuenta, yo cuando empecé a ser dirigente revisaba y decía, por qué hablan de la organización de mujeres en Bolivia, cuando hermanos, más antes nuestras hermanas, antepasados, como Bartolina Sisa, como Curisañawi, Micaela Bastidas, las mujeres de la Coronilla, las mujeres de Juana Azurduy de Padilla, en fin, todas nuestras hermanas habían luchado por nosotras, por las mujeres.

Miren hermanas ahora, nosotras, las mujeres seguimos los pasos de ellas, nuestros hermanos están siguiendo los pasos de Tupac Katari, quienes eran ellos, han luchado junto a nuestros hermanas, por ejemplo el Atihuaiqui Tumpa, Tupac Amaru, Zarate Villca y otros hermanos mártires han luchado por nuestra liberación de Bolivia.

Por lo tanto hermanas y hermanos, ahora, a pesar cuando se han hecho tantas reformas, tantas constituciones políticas de estado, nosotros como mujeres, nuestros hermanos indígenas nunca habíamos participado ni tampoco habían participado toda la sociedad civil del campo y la ciudad en esos preparatorios no habían participado.

Ahora, hoy más que nunca, por primera vez en la historia, para refundar nuestra patria, para refundar nuestra Bolivia recién estamos ahora participando, ahora estamos aquí presentes, todo el pueblo boliviano y boliviana, ahora lo vamos a hacer, esta Constitución Política del Estado como constituyentes electas hombres y mujeres de Bolivia.

Más antes cuando habían hecho, unas cuantas personas, expertos de nuestro país, y todos los expertos de otro país habían venido y habían hecho nuestra Constitución Política del Estado, actualmente que está vigente hasta ahora.

Pero esa constitución tiene muchas contradicciones, por eso ustedes, pueblo de Bolivia, han pedido, y por qué también hemos llegado hasta la Asamblea Constituyente, no había sido suficiente, orgánicamente defender y hacer respetar y tener nuestros derechos de Bolivia.

Yo pensaba cuando era dirigente, solamente cuando nos hemos organizado, seguramente vamos a conseguir y el respeto a los derechos humanos de cada persona decía, sin embargo no había sido así, sino también había sido muy importante tener nuestra propia política de la organización.

Ahora eso lo tenemos en nuestras manos, por eso hoy más que nunca ahora, pensamos y lo estamos haciendo nuestra Asamblea Constituyente hermanos, por eso nosotros como pueblo de Bolivia, nunca tal vez hemos pensado en llegar a esta situación, yo personalmente por ejemplo nunca ni en mis sueños he pensado ser presidenta de una Asamblea Constituyente de Bolivia, imagínense, gracias a la conciencia de nuestros hermanos bolivianos, hombres y mujeres de todos los pueblos y naciones, 36 nacionales e idiomas que tenemos en Bolivia.

Y ahora estamos aquí como constituyentes y como directorio de la Asamblea Constituyente, por lo tanto hermanas quiero decirles también para las hermanas que no hablan castellano, que no entienden, me decía, compañera Silvia te vas a dirigir en tu idioma quechua, yo soy de una región quechua, pero vivo en el oriente boliviano en Santa Cruz.

Hermanas y hermanos, (quechua)

Quiero decir hermanas y hermanos, y pueblo de Bolivia, tenemos que mantener la unidad, aquí se acabó la diferencia de los colores, ahora los constituyentes, el pueblo nos ha encomendado a los constituyentes, debe ser una Constitución Política del Estado para el pueblo boliviano.

El pueblo está esperando eso y eso tenemos que hacerlo, aquí ya no hay ahora ninguna discriminación ni marginación, todos tenemos el derecho de participar para hacer esa constitución correspondiente.

Por eso hermanos, convoco y les digo, desde mi corazón como mujer, convoco a todos los constituyentes de Bolivia, mantener la unidad, y todos unidos como Bolivia vamos a demostrar ante el mundo a nivel nacional e internacionales, y eso está esperando, el corazón de Bolivia tiene que ser ejemplo todos unidos como mujeres, como hombres, y lo vamos a demostrar hermanos.

Por lo tanto hermanos doy por clausurado, y la sesión correspondiente va a ser el 15 de agosto, hermanos, para continuar este trabajo de la Asamblea Constituyente con todos los constituyentes electos, muchas gracias hermanos, doy clausurado este evento.

Muchas gracias

--------------

Palabras de Álvaro García Linera, Vicepresidente de la República de Bolivia

Hermana y amiga, presidenta de la Asamblea Constituyente, Silvia Lazarte; estimados miembros de la Directiva recientemente posesionada de la Asamblea Constituyente; estimados constituyentes; estimados diputados, senadores; miembros del cuerpo diplomático; invitados especiales; ministros de la República; miembros del Alto Mando Militar y Policial; vicepresidente de la República, hermana de Cuba; miembros del poder Ejecutivo de la República de Venezuela, de Argentina, de Brasil; estimados hermanos y hermanas de los movimientos sociales de la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la Confederación de Colonizadores, del CONAMAQ, del CEPES, de la CEPENB, de la federación heroica Tupac Katari de la ciudad de La Paz; trabajadores; pueblo de Chuquisaca.

En la historia de los pueblos uno puede establecer la existencia de dos momentos en su devenir, los momentos de estabilidad y los momentos de conflicto.

Cuando una sociedad organiza de manera legítima, de manera responsable e igualitaria sus condiciones de vida y su sistema político, esa sociedad es estable, pacífica, tranquila y progresa alcanzando el bienestar de sus ciudadanos.

Cuando hay fallas, cuando hay desencuentros, cuando hay desequilibrios, cuando hay injusticias, cuando hay exclusiones, la sociedad vive en conflicto, en confrontación, en permanente movilización, precisamente esa es la historia de nuestra amada patria.

Desde su fundación en 1825 nuestra patria vivió atravesada de permanentes conflictividades, golpes de estado, sublevaciones, enfrentamientos, eso es un síntoma de que algo habíamos construido mal.

Cuando una sociedad vive en conflicto y en tensión quiere decir que hay injusticia, quiere decir que hay exclusión, quiere decir que hay desigualdad.

Para resolver esos temas de exclusión, injusticia y desigualdad, los pueblos del mundo entero tienen dos vías: las guerras civiles o los pactos, los enfrentamientos fratricidas o las confrontaciones violentas.

Toda movilización , todo reclamo, toda sublevación expresa que algo está mal en el poder político, que algo está mal en el poder económico y que algo está mal en el poder cultural.

Surge la confrontación de bloques sociales, y en esa confrontación en el mundo entero hay tres vías: o el bloque en el poder aplasta el reclamo de los sectores que reivindican derechos, igualdad y justicia o los que demandan justicia, igualdad y equidad aplastan a los que no les permiten justicia, igualdad y equidad; o bien, pactan asumen la necesidad de reorganizar la economía, se reorganizar la sociedad y de reorganizar la cultura.

En los tres casos estamos ante procesos revolucionarios, una sociedad vive una revolución cuando la distribución del poder político es injusta y los que no acceden al poder político demandan su inclusión, un sociedad vive una revolución cuando los que no tienen derechos económicos ni bienestar le reclaman a quienes administran el poder económico, inclusión, igualdad y bienestar.

Una sociedad vive una revolución cuando quienes no tienen derechos culturales les reclaman a las elites dominantes el reconocimiento y la igualdad.

Esto es Bolivia hoy, Bolivia está viviendo una revolución, una revolución en la que sectores mayoritarios anteriormente excluidos del poder político, hoy reclaman su legítimo e histórico derecho a ser parte del poder político.

Bolivia está viviendo una revolución, porque quienes habían sido marginados del bienestar y la riqueza económica hoy le reclaman a quienes poseían privativamente las riquezas e derecho a compartir, el derecho a distribuir estas riquezas económicas, hoy estamos en una revolución porque las mayorías marginadas indígenas, campesinas, trabajadores, mujeres y juventud que siempre fueron considerados ciudadanos de segunda y tercera categoría hoy le reclaman a sus elites el derecho a ser ciudadanos, a compartir el poder y a compartir la riqueza.

Y lo venturoso de esta revolución es que la estamos haciendo pacífica y democráticamente, lo virtuoso del momento histórico es que los excluidos de 514 años, los marginados de 514 años, los escondidos en el sótano durante 514 años, hoy, reclaman su derecho a la igualdad, a la ciudadanía y al bienestar, no con balas, con votos, con palabras y con liderazgo.

Problemas que en otros países, en otras latitudes costaban miles de muertos, hoy, bolivianos y bolivianas vamos a buscar resolverlos con ideas, con propuestas, con consensos, ustedes estimados constituyentes son el fruto de eso, son el fruto de la voluntad de un pueblo que asume sus errores, que asume sus conflictos, que asume sus deudas y las va a buscar resolver mediante el acuerdo, mediante el pacto, mediante el consenso, mediante los argumentos.

Ustedes son el mejor ejemplo del profundo espíritu democrática de los nueve millones de bolivianos, ustedes son la síntesis de esa capacidad de consenso, de esa capacidad de unificar criterios que nos está encomendando, que les está encomendando el pueblo boliviano.

Y la pregunta es, ¿por qué es posible esto?, ¿qué ha sucedido?, para que problemas no resueltos en 181 años de vida republicana, problemas no resueltos en 514 años no hayamos podido hacer, no los hayamos podido resolver.

Por qué es que hoy hemos asumido el reto histórico de resolver deudas históricas, deudas centenarias, deudas seculares que han hecho sangrar y han dividido nuestra patria, y hay que decirlo, hay que reconocerlo, esto es posible únicamente a la presencia, al liderazgo del movimiento indígena popular que ha asumido la cabeza de la patria y que ha extendido sus brazos para convocar a todos, a indígenas y no indígenas, a mestizos, a profesionales, a empresarios, a construir juntos una patria que nos beneficie a todos.

Es el movimiento indígena el que nunca fue tomado en cuenta, el que siempre fue despreciado, el que siempre fue maltrato, ese mismo es el que hoy nos abre sus brazos generosamente y nos convoca a la patria a caminar juntos.

Si no estuviéramos ante este liderazgo de los pueblos indígenas, Bolivia, seguiría arrastrando sus deudas, arrastrando sus conflictos, arrastrando sus confrontaciones, tan generoso es el movimiento indígena y popular que incluso gente que jamás quería Asamblea Constituyente, hoy está ahí, sentado como asambleísta.

¿Qué es lo que se tiene al frente?, buscar, resolver los grandes conflictos, las grandes deudas de una patria maltratada en 181 años.

Cuáles son esos temas pendientes que nos ha llevado a esta generación a asumir el gran reto histórico de enderezar una patria maltrecha durante tanto tiempo?.

Podemos decir que son cuatro grandes retos que se agolpan en la esperanza del pueblo y de sus representantes, los constituyentes: la desigualdad política de la coexistencia entre los pueblos, 181 años, 500 años, en este país no ha habido igualdad de los pueblos, un rostro más blanco, un apellido mestizo siempre ha valido más que un rostro indígena y que un apellido indígena, eso es colonialismo y no puede continuar.

El gran reto para Bolivia es que todos valgamos lo mismo, que un aymara valga lo mismo que un guaraní, que un mojeño valga lo mismo que un quechua, que un mestizo valga lo mismo que un sirionó, que todos tengamos las mismas oportunidades de ser presidente, ministros, albañiles, profesores, cocineras, parlamentarios y constituyentes.

Esa igualdad es el gran reto que tienen ustedes que resolver en sus deliberaciones.

A eso le hemos llamado una patria inter y multi nacional, Bolivia tiene 36 pueblos, sus 36 pueblos tienen que tener los mismos derechos, ni más ni menos, pero lo que Bolivia ya no acepta nunca más, es que haya alguien que tenga menos derecho que una persona mestiza o que tenga un apellido no indígena, esa patria no la queremos, desde hoy hacia adelante la patria que todos buscamos es una patria de igualdad, de justicia entre todos los pueblos, una gran patria inter y multi nacional como lo es Bolivia, un estado inter y multi nacional, multicultural como lo es Bolivia, ya nunca más un estado monocultural, monolingue, monoétnico, eso ha significado la llaga más terrible que más daño nos ha hecho.

Segundo gran reto que tenemos hacia adelante como país, como generación, como representantes, es reconocer nuestra propia fuerza vernácula.

Durante 180 años nuestra elites añoraban u juraban ser liberales y modernas, no vamos a ser liberales ni modernos en 500 años, Bolivia es, ha sido y va a seguir siendo comunitaria, nuestra fuerza en el mundo, no es que imitemos leyes de otros países, nunca seremos como otros países, nuestra fuerza ante el mundo es que reconozcamos nuestras virtudes, nuestra fuerza interna y nuestra fuerza interna es lo comunitario, lo organizativo, el sindicato, el gremio, la tenta, el ayllu, esa es nuestra fuerza.

No vamos a poder competir con el mundo en tecnología, no vamos a poder competir en el mundo en capacidad financiera, pero sí podemos liderizar al mundo en capacidad comunitaria, en capacidad asociativa, esa es nuestra fuerza y es el comunitarismo que tiene que quedar consagrado en las formas institucionales, en las normas, en la Constitución Política del Estado, ya nunca más simulaciones, los bolivianos hoy tenemos que mirarnos ante el espejo y sentirnos orgullosos de lo que somos, y decirle al mundo, esto es lo que somos y si el mundo quiere aprender de nosotros, que aprenda, somos generosos para enseñar al mundo, y lo que podemos enseñar y lo que podemos exportar también, es este comunitarismo, es este asociativismo popular, indígena, campesino, urbano.

Tercer gran reto que tenemos al frente como generación, como pueblo, como gobernantes y constituyentes, es cambiar las estructuras injustas de nuestra economía.

Desde 1538- 40, cuando se explotaba el cerro rico de Potosí y de Porco, Bolivia siempre ha sido un país que ha exportado materias primas, que ha transnacionalizado y privatizado sus riquezas naturales, que solamente han dado riqueza para unos pocos y pobreza para muchos.

500 años, primero fue la plata, luego la goma, la quina, el estaño, hoy el petróleo, seguimos siendo un país exportador de materias primas o que querían seguir privatizando sus riquezas naturales.

La fuerza económica de esta patria, la ruptura del colonialismo y la dependencia, de la mendicidad que tanto nos avergüenza solamente la vamos a poder lograr industrializando nuestras riquezas naturales, recuperando la propiedad social, nacional, comunitaria de esas riquezas naturales.

513 hemos intentado un camino fallido, tenemos derecho a intentar otro camino, si en 513 años con privatización y con exportación de materias primas somos el país más pobres, hoy tenemos el derecho de buscar otro camino, recuperar el control comunitario y estatal de las riquezas naturales e industrializar, solamente así seremos una nación respetada en el mundo, una nación tomada en cuenta y no como ahora, que solamente se acuerdan de nosotros para darnos caridad.

No queremos caridad, no queremos mendicidad, tenemos gente que trabaja, tenemos tierra, tenemos minerales, tenemos petróleo, solamente falta tener voluntad política, y liderazgo que rompa con el (sipaismo) de las elites tradicionales para asumir la responsabilidad de dar a nuestros hijos una patria con empleo, una patria con industria, una patria con bienestar.

Por último constituyentes, pueblo, gobernantes, tenemos que acabar con el centralismo colonial de la república, primero fue un solo departamento que vivía de los ocho restantes, luego tres departamentos que concentraban la atención, en tanto seis siempre quedaban marginados, el centralismo también nos hace daño, el centralismo también dificulta la distribución equitativa de la riqueza.

Pero entiéndase bien, habremos de avanzar en un régimen de amplia descentralización política administrativa, que no ponga en duda la soberanía y la unidad de la nación, queremos autonomía, queremos autodeterminación para departamentos, pueblos, provincias, comunidades, ayllus y tentas, pero todo eso en el marco de una casa común, esa casa común se llama Bolivia y que nadie ose descuartizar a nuestra amada patria, porque ahí estaremos al frente de ellos para impedir que se la destruya.

Estimados constituyentes, una Asamblea Constituyente fundamentalmente es un escenario de pactos, es un escenario de encuentros.

Una Asamblea Constituyente para que tenga éxito tiene que estar basada en la amplia representatividad, y lo vemos, vemos indígenas de tierras bajas. Indígenas de tierras altas, profesionales, empresarios, estudiantes, jóvenes, quechuas, aymaras, sirionós, guaraníes, Bolivia entera está representada en sus personas.

Esta es la Asamblea Constituyente más representativa de toda nuestra historia, ya no son cuatro gatos, cuatro oligarcas, ni cuatro generales que se reúnen para decidir el destino de Bolivia, hoy es Bolivia entera la que está aquí presente para asumir el reto de la construcción de nuestra nación.

Pero también el éxito de una Asamblea Constituyente radica en la capacidad de construir consensos, de construir alianzas, de armar pactos, y eso se hace, compañeros y compañeras con argumentos, ya no más el chantaje, ya no más el maletín negro para comprar conciencias, aquí habremos de construir una patria con argumentos, con razones, con propuestas, pero tiene que prevalecer, estimados constituyentes, la voluntad del diálogo, la voluntad de encontrar acuerdos, y en el acuerdo uno gana algo y tiene que ceder algo, esa es la idea del acuerdo.

Si uno quiere entrar al acuerdo pensando que lo va a obtener todo va a fracasar, los pueblos indígenas nos han enseñado como se construye los diálogos, se cede algo para ganar otras cosas, se acepta el argumento del otro, pero también se le pide al otro que acepte el argumento, y se logra así una nueva síntesis que enriquece a todos.

Estamos plenamente confiados en que ustedes le darán a Bolivia y al mundo cátedra en la construcción de consensos, porque eso es lo que espera el pueblo, eso es lo que esperan sus mandantes, eso es lo que esperan los movimientos sociales, gracias a los cuales están ahí ustedes, en la alta responsabilidad de construir las nuevas instituciones de nuestra patria.

Estimados constituyentes, de nuestra parte saludarlos con profundo respeto, con profunda admiración, y simplemente pedirles de una manera muy humilde, no defrauden al pueblo, denle a nuestro pueblo, denle a nuestros héroes, a nuestros libertadores, a nuestros mártires, a nuestros muertos, lo que ellos habían soñado, una patria digna, unida y productiva.

Muchas gracias compañeros.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Saludamos alborozados este importante paso de nuestros hermanos bolivianos para refundar su República, donde todos sean verdaderamente iguales en derechos y obligaciones, donde los diversos pueblos originarios, sus culturas y lenguas sean valoradas y respetadas de veras.
Esta es la diferencia entre un gobierno liderado por sus mayorÃas étnicas y el Perú, donde un charlatán, fantoche de los aristócratas y de los ricos usurpa el poder por segunda vez.
Esta es la diferencia entre el Perú, donde las dos únicas congresistas indÃgenas son objeto de burla e insultos por hablar en quechua, y Bolivia, donde un indio aymara es el Presidente.
Nuestro Perú seguirá igual o peor, mientras no aprendamos de nuestros hermanos bolivianos y ecuatorianos, sin ir muy lejos.

Ñuqapas sinchitam kusikuni kay Bolivia suyupi runa masinchikkuna musuq rikchariyninkuwan. Perú suyupipas ima punchawpas chayhinam rurana kanqa.
Con el ejemplo de nuestros hermanas y hermanos de Bolivia, en el Perú se va construyendo, cada vez indetenible, ese camino de la refundación. Un dÃa veremos un amanecer plural, llena de democracia desde nuestros pueblos y nuestra lenguas; tal vez tardará un poco, pero llegará. Hacer del Perú un estado plurinacional es nuestro norte, es nuestra visión.
¡Hermanos Bolivianos! les seguiremos el paso. felicitaciones por llevarnos la delantera.
Oscar Chávez Gonzales

Añadir nuevo comentario