Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Fediquep denuncia abandono del gobierno tras declaratoria de emergencia en marzo

Territorio de indígenas es usado como botadero

Servindi, 28 de setiembre, 2013.- A seis meses de haberse declarado el estado de emergencia ambiental en la cuenca del río Pastaza, en Loreto, el Gobierno no ha hecho nada por señalar a los responsables de la contaminación pese a contar con pruebas recogidas por numerosos organismos del Estado.

La denuncia fue hecha por la Federación Indígena Quechua del Pastaza (Fediquep), que junto a las federaciones de los ríos Corrientes,Tigre y Marañón agrupa a comunidades nativas de la zona de influencia directa de la empresa petrolera Pluspetrol.

En declaraciones recientes, Aurelio Chino Dahua, presidente de la Fediquep, reveló que a la fecha las comunidades del Pastaza siguen consumiendo el mismo agua contaminada y alimentándose de los peces que allí se encuentran.

Según la Fediquep, el Estado no ha puesto en marcha ningún plan de remediación ambiental ni otras acciones concretas para atender el desastre ambiental en esta zona donde se produce más del 30 por ciento de petróleo de extracción primaria del total del país.

En los últimos meses la organización nativa denunció la presencia de crudo en sus territorios lo que demostraría que la petrolera incurrió en graves daños contra el medioambiente, perjudicando gravemente la salud y la supervivencia de los pobladores.

Lagunas desaparecidas

Ushpayacu era una laguna grande y limpia, que desembocaba al río Capahuari y luego al Pastaza.

Desde hace una década su volumen se ha visto afectado por ausencia de control y fiscalización por parte de las autoridades, y la negligencia de las empresas que se libran de sanciones.

El año 2006, el Estado peruano determinó que Pluspetrol debía remediar los daños en esta laguna, debido a que asumió los pasivos ambientales de su antecesora (Oxi).

En este lugar se puede leer un letrero de la petrolera que señala que los trabajos de remediación ya fueron concluidos con la aprobación y “visto bueno” del Ministerio de Energía y Minas.

Sin embargo, la realidad fue otra. La Fediquep indicó en aquel entonces que hubo negligencia de funcionarios del Estado, ya que Pluspetrol en vez de remediar rellenó el lugar.

En un primer momento la petrolera pretendió señalar que nunca hubo laguna en la zona, miembros de la Fediquep han desmentido dichas afirmaciones con mapas satelitales, donde se observa que efectivamente había una gran laguna en la década pasada.

El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, visitó la laguna Ushpayacu en marzo y junio de este año para constatar la tragedia ambiental, y pidió perdón por el abandono en nombre del Estado.

Según denuncia de las federaciones indígenas, otra laguna cercana, Shanshococha, fue afectada por Pluspetrol hace siete años, cuando la empresa vertió sus desechos en sus aguas.

Según el apu de la Comunidad Los Jardines, Román Payma, con motivo de la visita de dos congresistas "la empresa rellenó con tierra y agua el lugar, aparentemente todo quedó normal, pero después de ello, comenzó a drenar el petróleo, lo cual fue informado al Ministerio del Ambiente”.

Estos son solo algunos casos en los que Pluspetrol lejos de asumir su responsabilidad ha preferido sorprender a las autorides de los diferentes sectores.

Según monitores ambientales de las federaciones indígenas, se han desenterrado cuatro botadores, e identificado otros veinte más en toda la zona.

Ellos denuncian que la empresa petrolera ha tenido que talar árboles con total impunidad, a fin de enterrar fierros, recipientes de metal y residuos sólidos sumamente peligrosos.

Asimismo, indican que las pruebas de la contaminación fueron remitidas a Lima, "a través de cartas y fotografías, denunciando la ilegal remoción de tierras que Pluspetrol ha hecho en la cuencas de los ríos en los últimos años".

"Las autoridades ambientales comprobaron en diversos estudios que, además de petróleo, había residuos de plomo, cadmio y otros elementos químicos”, señala la federación.

Estudios oficiales

Desde el Estado estudios gubernamentales confirman que hay altos índices de contaminación ambiental en la cuenca del Pastaza.

Así, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) realizó un estudio de 29 muestras de sedimentos en cuerpos de agua, dando cuenta que en todas había restos de cadmio, en 23 de hidrocarburos, en tres de zinc y en una de arsénico. Además, solo en muestras de cuerpos de agua, 17 están contaminadas con plomo, tres por hidrocarburos y uno por bario.

La ANA ha concluido que el 52 por ciento de las zonas de sedimentos muestreadas requieren de tratamiento o remediación, y realizar estudios específicos para determinar el origen de los elementos encontrados.

Por su parte, la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) hizo un estudio de fuentes de agua en 11 comunidades, donde fueron evaluados ríos, quebradas, afloramientos naturales, otros. El resultado fue que 11 muestras de suelos están contaminadas por coliformes, y nueve por hierro.

Mientras que el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), del Ministerio del Ambiente, tomó 48 muestras de suelos, los resultados arrojan que casi la mitad (23) están contaminados por hidrocarburos medianos; 12 por hidrocarburos pesados, 7 por bario y 2 por plomo.

En todos los casos, superaron entre 50 y 60 veces el límite permitido.

Todos estos elementos pueden causar diversas enfermedades, como cáncer, anemia; afectaciones al sistema nervioso, el cerebro, el corazón, los riñones, el hígado, la sangre; además de abortos e infertilidad.

El Congreso de la República, a través del Grupo de Trabajo sobre la Situación Indígena de las Cuencas de los Ríos Tigre, Pastaza, Corrientes y Marañón, formado en la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología concluyó que no se cumplió con el Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) entre 1996 y 2002, ni con el Plan Ambiental Complementario (PAC) entre 2005 y 2009.

La Oxy y Pluspetrol son “responsables de los daños ambientales ocasionados por la exploración, explotación y producción de petróleo” durante cuatro décadas; y que el también Estado era “corresponsable” de esta situación “por no tener los mecanismos adecuados de control para un desarrollo empresarial, respetando el medio ambiente y las comunidades nativas”, dice el informe.

El informe destaca los reportes de los monitores ambientales.

“El monitoreo realizado por Fediquep y otras organizaciones indígenas han registrado 112 derrames de hidrocarburos, entre 2007 y 2011, más de la mitad de estos han tenido su origen en fallas del ducto de transporte de hidrocarburos, las otras causas principales son los desbordes de los tanques sumideros, así como los desbordes de pozas y tanques”.

Por lo pronto, autoridades como el Aurelio Chino Dahua, de la Fediquep, han señalado que de no hacer nada el Gobierno, las comunidades emprenderán otras medidas a fin de "no permitir que se siga abusando de los pueblos indígenas cuarenta años más".

Asimismo, durante su particpación en un foro en defensa del medioambiente en Iquitos, el miércoles último, recalcó que las medias a tormarse serán coordinadas con el resto de federaciones y de pueblos afectados por la actividad petrolera.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario