Servicios en comunicación Intercultural

FAO alienta captar y almacenar agua de lluvia para la agricultura familiar

Servindi, 6 de julio, 2013.- El agua es esencial para la vida. Sin agua disponible se limitan las posibilidades de progreso económico y bienestar. Por esta razón la Organización para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha publicado el libro "Captación y almacenamiento de agua de lluvia. Opciones técnicas para la agricultura familiar en América Latina y el Caribe”.

La publicación de 276 páginas se encuentra disponible para su libre descarga en internet. Ha sido especialmente elaborada como documento de campo, dirigida a los profesionales que trabajan con la pequeña agricultura familiar, en condiciones donde el agua es un factor limitante para la producción animal y vegetal. Reúne numerosas experiencias sobre el tema de captación y almacenamiento de agua de lluvia. Es, por lo tanto, una presentación reorganizada y actualizada de información obtenida de experiencias, informes de eventos, estudios, manuales, boletines y cartillas. Su fin es contribuir a que las técnicas de captación y almacenamiento de agua de lluvia sean divulgados y accesibles a un número mayor de personas, principalmente técnicos de campo y pequeños agricultores. Dentro de las técnicas de captación de lluvia que destaca el informe es que tienen un origen empírico y que han sido desarrolladas a partir de las civilizaciones ancestrales de Meso y Sudamérica y de otras regiones del mundo, aunque en los últimos 30 años muchas de estas técnicas se han ido perfeccionando. El informe presenta una gran variedad de técnicas adaptadas a diferentes situaciones, las que cumplen diferentes ?nalidades, entre ellas destacan: la microcaptación; la macrocaptación; la derivación de manantiales y cursos de agua mediante bocatomas. Asimismo, la cosecha de agua de techos de vivienda y otras estructuras impermeables; la captación de aguas subterráneas y freáticas y la captación de agua atmosférica. ---

Introducción

El agua es un recurso vital para la producción vegetal y animal. Los seres vivos están más adaptados a sobrevivir con escasez de alimentos que con falta de agua. Esta importancia no solamente tiene que ver con las funciones metabólicas del agua para las plantas y animales (estructurales, transporte de solutos, turgencia celular, participación en reacciones y ciclos, etc.), sino también con sus características dinámicas en estos procesos metabólicos. La velocidad con que se puede pasar de una situación de disponibilidad plena hacia una situación de escasez de agua es mayor que en el caso de los nutrientes esenciales. Por ejemplo, un suelo no pasa de rico en nutrientes a una condición de de? ciente en pocos días, pero la disponibilidad de agua sí. A excepción de algunas especies, no hay almacenamiento de reserva de agua de largo plazo en el organismo: su consumo ocurre casi en tiempo real, en la medida que se necesita. Una planta puede estar en plena actividad hídrica a las diez de la mañana y cuatro horas después presentar dé?cit, si no se mantiene el ?ujo de agua del suelo. Esta característica dinámica de la disponibilidad hídrica es todavía más importante en la medida que las condiciones climáticas, principalmente la precipitación, son inciertas. El agua disponible, si no es aprovechada inmediatamente o almacenada para uso posterior, ? uye hacia fuera de la zona de interés y alcance del agricultor y su familia (su vivienda, establo, cultivo, pasto, ? nca o parcela) y pasa a otras fases y componentes del ciclo hidrológico (napa freática, escorrentía, cauces de arroyos y ríos, atmósfera). Además, hay que considerar que muchos de los demás factores de producción son “agua dependientes”, como la solubilidad y movilidad de nutrientes en el suelo; la absorción de éstos por las plantas; la regulación de la temperatura del suelo, del aire y de las plantas y animales; la consistencia del suelo y la resistencia que opone al crecimiento radicular, entre otros. Bajo la perspectiva del calentamiento global, el problema de la escasez de agua tiende a empeorar en aquellas regiones en las que ya se presenta dé?cit, sea por la tendencia de reducción de los niveles de precipitación o por el aumento de los niveles de evaporación y transpiración. De esta manera, el problema en la región podría extenderse y agudizarse, alcanzando zonas actualmente subhúmedas y húmedas. Todo lo anterior determina que el tema del agua y su manejo adecuado sea una prioridad para la población rural de América Latina y el Caribe, principalmente en aquellas situaciones donde las lluvias no son suficientes para cubrir las necesidades de forma continuada. Para descarga dar clic en la imagen del libro o en el siguiente enlace:

Otra publicación relacionada:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario