Servicios en comunicación Intercultural

Mundo: Ratas alimentadas con maíz transgénico de Monsanto tienen alto índice de mortalidad

-Estudio considerado "alarmante" por comunidad científica demostró tumores del tamaño de una pelota de ping-pong.

Servindi, 25 de noviembre, 2012.- La alta mortalidad en un grupo de ratas que fue alimentado durante dos años con maíz transgénico e insecticidas de Monsanto, comprobó un estudio realizado por la universidad francesa de Caen y publicado en la revista Food and Chemical Toxicology.

La muestra del estudio fueron 200 ratas divididas en tres grupos: las alimentadas con el maíz transgénico NK603 en distintas proporciones (11%, 22% y 33% de su dieta); otro grupo alimentado con este maíz transgénico tratado por el herbicida Roundup, de Monsanto; y finalmente un grupo alimentado con maíz natural.

Pasados 17 meses del estudio los resultados empezaron a mostrarse: murieron cinco veces más roedores alimentados con maíz transgénico y herbicida que el grupo de control. Asimismo, aquellos roedores mostraron tumores del tamaño de una pelota de ping-pong.

“Por primera vez en el mundo, se ha evaluado un transgénico y un pesticida por su impacto en la salud de una forma más amplia que la realizada hasta ahora por los Gobiernos y la industria. Los resultados son alarmantes”, señaló Gilles-Eric Séralini, director del estudio .

“Los resultados revelan una mortalidad mucho más rápida e importante durante el consumo de los dos productos”, agregó. “La primera rata macho alimentada con transgénicos muere un año antes que la rata indicador. La primera rata hembra ocho meses antes.”

La revista Food and Chemical Toxicology ha publicado otros estudios elaborados por la empresa estadounidense Monsanto en los que se niega la toxicidad de los alimentos genéticamente modificados, pero sobre un periodo de estudio de 90 días.

Según el informe del estudio, los tumores aparecieron en los machos hasta 600 días antes que en las ratas indicador, en la piel y los riñones. En el caso de las hembras alimentadas con transgénicos, los tumores aparecieron en las glándulas mamarias, cerca de 94 días antes.

Reacciones

Las reacciones de diversos grupos al estudio no se hicieron esperar. Stéphane Le Foll, ministro de Agricultura de Francia, reclamó que los procedimientos de homologación de alimentos transgénicos en la Unión Europea sean más estrictos.

Por su parte, José Bové, eurodiputado verde y uno de los mayores opositores a los transgénicos, pidió a la Comisión Europea la suspensión inmediata de este tipo de alimentos.

La Comisión Europea, asimismo, anunció que la agencia encargada de seguridad alimentaria, examinará los resultados del estudio.

La primera medida a tomar podría ser congelar la petición de Monsanto para renovar el permiso para cultivar su semilla transgénica MON 810.

Sin embargo, también se alzaron voces cuestionando la cientificidad del informe. Así, el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López Guerrero, señaló que “el trabajo parece muy sesgado”.

“Sería deseable que se repitiera con controles mejores y en más número. Con los del artículo, no se pasaría un análisis estadístico serio. Parece que todo estaba diseñado para dar estos resultados”, agregó.

Asimismo, Maurice Moloney, del Instituto de Investigación Rothamsted, señaló que “aunque el artículo ha sido publicado en una revista con revisión por pares [otros científicos], hay anomalías que deberían haber sido resueltas durante ese proceso”.

Asimismo, señaló que el roedor escogido tiene una gran tendencia a presentar tumores en cualquier circunstancia, y que, se sabe, aparecieron también en las ratas indicadores.

Al respecto, Monsanto, informó a través de una nota de prensa que: “De la misma forma que nosotros nos tomamos muy en serio todas las reclamaciones dirigidas a nuestros productos, nos gustaría que éstas mantuviesen el mismo nivel de escrutinio científico que nuestros productos.”

“Las denuncias presentadas con anterioridad han sido rechazadas, posteriormente, a través de otros artículos revisados por otros científicos así como por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)”, indicó la firma estadounidense.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Felizmente, de nuevo la ciencia previene luego de experimentar.El cuerpo humano se adapta a los alimentos vegetales preparados con insumos químicos, pero para deteriorarse. Y a los alimentos vegetales, preparados orgánicamente, el cuerpo humano se adapta, pero para ser saludable.
Dedico la siguiente reflexión:

Los alimentos transgénicos denigran a la Humanidad: “Se inculca una actitud competitiva exagerada … , … para adorar el éxito codicioso …(del ciudadano que origina y/o acrecienta su propiedad privada,con guerras, vicios, alimento chatarra) … y esta mutilación (el exitismo) de los individuos, es “el peor mal del capitalismo”. (Albert Einstein, Mayo 1949. Semanario “Hildebrandt…”,pgs 20-21, del 18/11/11). La Religión del Éxito Codicioso lleva a la Humanidad al abismo.

Se trata de una tecnología con un nivel de imprecisión muy elevado, cuyos efectos impredecibles tanto a corto como a largo plazo ya están siendo documentados por la ciencia independiente.

Los transgénicos son un grave riesgo para la biodiversidad y tienen efectos irreversibles e imprevisibles sobre los ecosistemas. Suponen incremento del uso de tóxicos, contaminación genética y del suelo, pérdida de biodiversidad, desarrollo de resistencias en insectos y vegetación adventicia ("malas hierbas") y efectos no deseados en otros organismos.

La utilización de los OMG en la agricultura no hace más que exacerbar los efectos perniciosos de una producción industrializada e insostenible, que no favorece a los pequeños agricultores ni reparte equitativamente las riquezas. Concentra el control de la agricultura y la alimentación en unas pocas manos, poniendo en peligro la independencia y supervivencia de pueblos y países.

Suponen un riesgo para la salud: potencialmente pueden suponer nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos, disminución en la capacidad de fertilidad (en mamiferos alimentados con OMG), contaminación de alimentos, problemas en órganos internos, etc.

No se evalúan correctamente los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos. Por otra parte, ningún sistema de evaluación podría demostrar la inocuidad de los OMG para la salud o para el medio ambiente dado que una de sus principales características son los efectos inesperados e impredecibles derivados de estas técnicas de ingeniería genética.

La industria biotecnológica se ha negado a hacer pública información vital que demuestra los problemas para la salud humana por el consumo de alimentos transgénicos. Distintos científicos han revelado que Monsanto omitió reportar efectos negativos serios, como los signos de toxicidad en los órganos internos de las ratas.

Ann.

Esos Medicos Investigadores son unos Torturadores Asesinos Hijos de (censurado)!!! Ojala Dios les pague lo mismo que hacen con los animales!!!
Alto a la Investigación con ratas!!!

Añadir nuevo comentario