Servicios en comunicación Intercultural

Argentina: Controversia por exhibición de momias sacrificadas en ritual

Controversia por la exhibición en Salta de momias de niños sacrificados en un rito inca hace 500 años

Por Fernando Halperin, Diario La Nación, 13 septiembre.- Faltan apenas dos meses para que el Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM), cumpla un año desde que abrió sus puertas el 19 de noviembre de 2004, en Salta. Sin embargo, lo que para muchos especialistas ligados al mundo de la museología suena, a priori, como una muy buena noticia, termina por dibujar rostros de preocupación y amargura cuando se habla del tema.

Ritual inca

"La doncella", "la niña del rayo" y "el niño" -así fueron nombrados- son las momias que pretende exhibir el Museo de Arqueología de Alta Montaña desde el 19 de noviembre.

Los niños murieron hace 500 años, sacrificados durante un ritual inca, y fueron inhumados acompañados por un impresionante ajuar que incluye objetos de metales preciosos.

Las condiciones climatológicas extremas, a 6730 metros de altura, hicieron que a cinco siglos de aquel hecho los cuerpos de los niños quedaran tan bien conservados que parecen apenas dormidos.

El principal patrimonio del MAAM son los ajuares y las momias descubiertas por una expedición financiada por National Geographic en 1999, en la cima del volcán Llullaillaco, en Salta, a 6730 metros de altura.

Entonces, allí fueron halladas las momias de tres chicos incas sacrificados en una ceremonia religiosa hace 500 años, que se consideran los cuerpos mejor conservados de aquella cultura.

El problema es que, a modo de festejo por el primer año de vida, el próximo 19 de noviembre el MAAM planea inaugurar en su exposición permanente, una vitrina especialmente acondicionada para mostrar las momias al público. Pero, según las últimas tendencias de la museología en el mundo, aquéllas no deben ser expuestas. Menos aún, cuando pertenecen a culturas cuyos descendientes viven en la actualidad y pueden sentirse afectados.

“Hoy no está considerado ético exhibir restos humanos –argumentó Américo Castilla, director nacional de Patrimonio y Museos–. Los museos ya no deben ser sitios en donde se exhiben trofeos, como hasta hace algunas décadas. Mostrar las momias del Llullaillaco como si fueran objetos, en todo caso tiene más que ver con una visión mercantilista y de espectáculo, que científica".

El funcionario -cuya cartera no tiene jurisdicción sobre el MAAM, dado que se trata de un museo provincial- aseguró que no hay restos humanos en exhibición en las instituciones nacionales.

En la misma línea, el director del Museo Etnográfico, José Antonio Pérez Gollán, coincidió con que la tendencia a no mostrar restos humanos es mundial y aunque admitió que en el museo que dirige hay momias en la colección, no se les ocurriría exhibirlas.

De hecho, el propio Pérez Gollán propició y concretó el año pasado la devolución de una cabeza maorí a grupos aborígenes de Nueva Zelanda.

Otras voces

Pero desde el MAAM, en Salta, las cosas se ven distintas.

"La verdad es que estamos obligados a mostrar las momias. Constantemente recibimos notas de gente que nos lo pide", dijo a LA NACION Gabriel Miremont, director del MAAM. El museo debe estar al servicio de la comunidad, y mi comunidad está de acuerdo en exponerlas".

Para Miremont, que considera este debate una maniobra mediática de la Dirección de Patrimonio y Museo (que dirige Castilla), no exponer las momias sería "privar a la gente de su propia elección democrática sobre si desea verlas o no".

"Entonces, el día de mañana también como director de un museo podría decidir qué cuadro la gente puede ver y cuál no", agregó. Y aseguró que las comunidades aborígenes de la zona apoyan la decisión de exponer los niños momificados, ya que consideran un santuario el museo que dirige.

Sin embargo, las principales voces de los representantes de los llamados "pueblos originarios" parecen no estar del todo de acuerdo con la política del MAAM. Rogelio Guanuco es el presidente de la Asociación Indígena de la República Argentina (AIRA), la más antigua y representativa del país, que agrupa al 70% de las 868 comunidades aborígenes de la Argentina. Guanuco, que precisamente es diaguita de los Valles Calchaquíes salteños, cada vez que habla de las momias dice "nuestros niños".

"Esto es una violación total a nuestros seres queridos -dijo a LA NACION-. Nuestros ancestros nos enseñaron que los sitios sagrados no se tocan. Y el Llullaillaco hoy sigue siendo un lugar sagrado para nosotros. Pero hay una incomprensión total por parte de la cultura occidental. Jamás deberían haber profanado nuestro santuario, y menos exponer a nuestros niños, como si fuera un circo."

"Realmente, mucha gente no se imagina el significado de todo esto y el valor de los restos para las comunidades indígenas", opinó Gustavo Politis, el investigador del Conicet que impulsó en 1995 la devolución de los restos del cacique Inacayal (que se guardaban en el Museo de La Plata) a las comunidades tehuelches y araucanas.

Sentimientos lesionados

El especialista advirtió. "Los niños del Llullaillaco no deben ser exhibidos porque se lesiona el sentimiento de los pueblos originarios. ¿Qué sentiría usted si en las Malvinas los ingleses exhibieran en un museo los restos de un soldado argentino?". Y agregó, sobre la arqueología: "Es una ciencia del presente con potencial para transformar la realidad, no sólo al servicio de la cultura occidental. Por eso, National Geographic y la exhibición de momias muestran la peor cara de la arqueología".

Finalmente, la abogada y arqueóloga María Luz Endere, investigadora del Conicet, advirtió que, si bien no existe una ley que prohíba exhibir momias, la Constitución sostiene que los pueblos originarios tienen derecho a participar en la gestión de aquello que los afecte, como puede ser la exhibición de momias de sus ancestros, cosa que no fue respetada.

"De hecho, la Justicia en su momento desestimó una presentación de una comunidad colla, porque las momias fueron sacadas del volcán sin tener en cuenta a la comunidad", recordó. Y sostuvo que para evitar la exhibición del MAAM sería factible presentar un recurso de amparo dado que están en juego intereses colectivos.

Es cierto, sin embargo, que la opinión de estos especialistas choca contra una realidad: a la gente le gusta ver momias. "Ya sabemos que a la gente le atrae el morbo -reconoció Pérez Gollán-. Pero nosotros no somos la televisión. Con ese criterio deberíamos mostrar también una indígena desnuda y le aseguro que tendríamos un montón de público..." Este funcionario, que se inclina por devolver las momias a sus descendientes, expresó: "Ya desde el vamos, la excavación del Llullaillaco fue una salvajada. La seriedad del trabajo fue relativa, porque ellos fueron sólo a sacar las momias y ahora se quiere hacer un circo con eso".

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/cultura/nota.asp?nota_id=738311

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Creo que para formarse una opinion sobre el tema uno tiene que estar sensibilizado sobre el respeto a la persona aun despues de muerta.Y que mejor sensibilizacion ( si somos personas de bien) que imaginarse a nuestra madre momificada y exhibida en una vitrina.
El museo mas que deberse a sus clientes que pagaran para ver los "productos atractivos " que posean, se debe a la comunidad en la que esta inserta.
Por ultimo, no creo que por que la mayoria pide exhibicion de momias, ( si se hace una encuesta por lo menos las tres cuartas partes dira que si que se deberian tener momias en exhibicion),se deba realizar.Comparto plenamente; que basta que los descendientes de esas momias se sientan pasados a llevar en sus creencias sobre lo sagrado, para que NO SE EXHIBAN como espectaculos; los restos de sus ancestros.

La verdad acabo de enterarme sobre esta situación. Debo decir que como admiradora de las tradiciones antiguas y los rituales antiguos de todos los pueblos alrededor del mundo nada me encantarÃa más que exhibieran los cuerpos de estas criaturas conservadas de modo tan perfecto.
Sin embargo también creo en el respeto y estoy de acuerdo en que dichos hallazgos sean devueltos a donde pertenecen; el que no entendamos otro tipo de pensamiento nos da permiso de usar y abusar de aquellos tesoros ajenos.
Espero que sea respetado este tributo realizado hace ya tantos años igual que un católico esperarÃa que respetaran alguna iglesia por más antigua que fuese o que un judÃo odiarÃa se burlaran de la desgracia ocurrida a su pueblo no hace mucho.

kiero saber q dias se pueden ver las momias de llullaico

Hol: Soy arqueologo peruano, existe una diferencia fundamental entre las momias de otros paises y las momisa peruanas. Nuestra momias fueron hechas para ser recordadas, las homenajeabamos en dias de fiesta brinddoles comida, chicha y sacandolas a pasear por las plazas y templos de las ciudades. Era la mejor forma de homenajearlas y NUNCA OLVIDARLAS. Las momias de las que hablan son PERUANAS. ellas estarian felices de NUNCA SER OLVIDADAS. Tengan la seguridad que al exhibirlas y ser visitadas con respeto como sucede en los museos no se les estara ofendiendo.

Creo que la opinión de Guillermo es muy acertada. Valga como ejemplo mi caso: unos parientes estuvieron en el museo y quedaron impresionados al ver a la Doncella, pero sobre todo porque respaldaban los comentarios del guÃa respecto de la cultura Inca y su espiritualidad. Fue tal el impacto que acá estoy yo buscando información sobre el tema, queriendo saber qué mensaje vienen hoy a darnos estos niños elegidos que fueron ofrendados en un acto de buena fe, aún cuando en lo personal no lo comparta. Yo creo que hay más que el mundo material y a su manera ellos lo sabÃan mejor que tantos "civilizados" que hoy andan distraÃdos por la vida. Les harÃa bien visitar el museo, me parece. Mis parientes, también católicos, sintieron... algo inexplicable, tan inexplicable como todo lo espiritual. El mensaje está siendo dado, me parece, no sé...

cual es el problema si las muestran o no? otros paises como egipto, mexico tambien tiene momias y nadie se opone a las exhibiciones de las mismas..... al contrario eleva el turismo.....

Ni las momias que están en la actual Argentina ni las que están en el actual Perú son ni "argentinas" ni "peruanas".Los Estados Nacionales Peru y Argentiona son construcciones sociales de menos de 200 años. Si los DIRECTOS descendientes se oponen a la exhibición creo que se debe respetar su opinión.

Los europeos y norteamericanos NO MUESTRAN los restos oseos de sus antepasados, ni yo no necesito ver los huesos de Napoleón o de Washington para creer que hayan existido o para profundizarme en los hechos históricos en los que estos estuvieron involucrados.

Es cierto que las momias ANDINAS , en especial Tawantinsuyanas fueron sacadas en procesión, etc. PERO eso por gente que las respetaba como si estuviesen vivas.
En mi calidad de Tour Conductor (especie de guÃa de turismo) he tenido malÃsimas experiencias de cómo muchos de los actuales guÃas mestizos y aculturados se refieren a las momias por ej. en Chauchilla- Nazca donde hay decenas de fracciones de momias tiradas en el desierto y en el mismo museo de AntropologÃa de Pueblo Libre - Lima donde un morboso guia "oficial" del museo insistÃa en que mis turistas se agachen para ver los genitales de una momia femenina de Paracas...que necesidad habÃa de ello? acaso ese detalle profundizarÃa nuestros conocimientos históricos sobre esta cultura? Es asà que quisieramos nosotras/os ser tratados después de muertos?

Añadir nuevo comentario