Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Límites a la propiedad de la tierra enfrenta a neolatifundistas con productores agrícolas

Servindi, 17 de febrero, 2012.- Un debate en torno a los límites de la propiedad de la tierra confrontó ayer a quienes postulan su crecimiento ilimitado y a los que proponen que debe democratizarse el acceso a la tierra a fin de asegurar la soberanía alimentaria.

La Audiencia Pública: Límites a la Propiedad de la Tierra, fue organizada por la Comisión Agraria del Congreso, en virtud al proyecto de Ley N° 763/2011-CR, que propone un límite de 10 mil hectáreas para la costa, 5 mil Ha. para la sierra y 20 mil Ha. para la selva. Además que ningún valle o cuenca tenga un solo propietario que acumule más del 30 por ciento de la tierra agrícola.

El proyecto y su exposición de motivos es una modificación del proyecto de Ley N° 545/2011-CR, que propone un límite de 25 mil Ha.

Hace días Luis Ginocchio, ministro de Agricultura, Luis Ginocchio, expresó la intención de su sector de poner límites a la propiedad de las tierras, con el fin de proteger a los pequeños y medianos agricultores.

Como es sabido, recientemente el Grupo Gloria adquirió 15,000 hectáreas del proyecto Olmos, con lo cual acumulará alrededor de 80,000 hectáreas en el país.

Un consenso general es que el tema es complejo y controvertido, por lo que deberán realizarse audiencias descentralizadas. De esta manera el debate recién se inicia y José León Rivera, presidente de la Comisión, anunció una próxima sesión en la localidad de Chiclayo.

Propiedad y seguridad alimentaria

La jornada fue inaugurada por Daniel Abugattás, presidente del Congreso, quién enfatizó que el límite a la propiedad de la tierra deber estar relacionado al concepto de seguridad alimentaria para que permita al país salir definitivamente del subdesarrollo.

Expresó que la propiedad de las tierras debe garantizar la seguridad alimentaria y se mostró en contra de fijar límites a esta propiedad.

“No importa que alguien tenga 60,000 hectáreas, si 20,000 están destinadas a la alimentación popular cómo voy a oponerme si alguien tiene una cantidad importante para alimentar al pueblo”, comentó.

Señaló que el Estado en un principio subsidiaba al campesino, pero ahora los subsidios se han orientado a los empresarios que compran por 4,500 dólares tierras valoradas en 20,000 dólares, en referencia a los lotes del proyecto Olmos.

Abugattás anunción que próximamente dará a conocer sus aportes para el debate de los proyectos de Ley que proponen establecer límites a la propiedad de la tierra de uso agrícola.

La posición privada neolatifundista

Juan Varillas, presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), expuso que colocar límites a la propiedad agrícola resta competitividad a ese sector y económicamente siempre será contraproducente. Cuestionó además que exista una base legal suficiente para esta restricción.

Agregó que es importante velar porque la concentración del poder económico no perturbe las dimensiones social y política del país, pero también es importante construir una normativa que armonice estas tres dimensiones.

En un medio más dinámico y cambiante es cada vez menos práctico establecer restricciones absolutas como un límite a la propiedad de la tierra, señaló.

La posición de la ADEX fue secundada por Guillermo Van Oordt, presidente de la Asociación de Gremios Agroexportadores (AGAP) quién expresó su preocupación por la gran "informalidad en el sector agrario" y enfatizó en la necesidad de asegurar un uso más eficiente del agua.

Alfredo Bullard, representante de la Cámara de Comercio de Lima, destacó que el proyecto tiene un débil análisis de costo y beneficio y no presenta un claro "interés público". Además, carece de una evaluación sustentada pues la última data es del Censo Agrario de 1994 y se requiere información para regular.

Dirigentes de los productores agroecológicos del Perú se hicieron presentes en la audiencia con sus productos

La posición democratizadora

Lucila Quintana, presidenta de la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro), defendió el acceso democrático a la tierra orientada a la producción nacional y a la soberanía alimentaria.

En tal sentido consideró prioritario que el Estado peruano culmine la titulación en el sector agrario y brinde facilidades para que los pequeños y medianos productores organizados accedan a las tierras ganadas para la agricultura con inversión pública.

Quintana cuestionó que las tierras obtenidas con proyectos de irrigación solo sirvan para grandes inversionistas, a pesar que son financiados con el dinero de todos los peruanos.

Los productores de café tienen propiedades de 1 a 5 hectáreas y son altamente competitivos, afirmó la representante de Conveagro, quién con su testimonio personal rebatió la tesis de que sólo la gran inversión es competitiva.

Finalmente, Lucila Quintana pidió atender la agenda agraria y trabajar una estrategia integral para el campo. "Nuestro tema es alimentar a 30 millones de habitantes en el Perú", afirmó.

Por su parte Jorge Prado, de la Confederación Campesina del Perú (CCP), demandó al actual gobierno profundizar los grandes cambios que ofreció en su campaña y en este sentido valorar y atender a las comunidades campesinas y a los pequeños agricultores.

Fernando Eguren cuestionó el mito de que solo la gran producción es eficiente

Fernando Eguren, director del Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes), y Reynaldo Trinidad, director de la revista Agronoticias, sostuvieron que la norma contribuirá a evitar la reconcentración excesiva e irracional de la propiedad de la tierra y evitar que un propietario influya en la junta de regantes de un valle o sector.

Eguren expresó su preocupación por que el Estado peruano subsidie en 15,500 dólares por hectárea a los grandes inversionistas privados otorgándoles lotes en Olmos a un precio de US $ 4,500 cuando su costo real es de 20,000 mil dólares por hectárea.

Eguren defendió la atribución del Estado de decidir políticas de propiedad agraria y orientar la producción agraria porque están de por medio recursos públicos y la necesidad de atender la alimentación de la población.

Fernando Eguren consideró que el tema de la tierra ha adquirido nuevamente importancia no solo en el Perú, sino en el mundo, a raíz de los procesos de concentración de la propiedad de la tierra que está ocurriendo en diversas partes del orbe.

Eguren también cuestionó el mito de que sólo la gran inversión es eficiente o atractiva. Al respecto indicó que la agricultura familiar asociada se adapta mejor a los diversos cambios y factores de la producción.

Reynaldo Trinidad Ardiles señaló que está de acuerdo con la grande, mediana y pequeña propiedad; pero no lo está con la "propiedad ilimitada", que quisiera tener como únicos límites los fronterizos como país.

Mostrando un aviso periodístico de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP) en el que se denuncia los intentos de una supuesta "reforma agraria" Trinidad criticó a ciertos sectores gran empresariales que intentan confundir a la opinión pública para defender sus intereses particulares.

Señaló que la propuesta de limitar la propiedad de la tierra agrícola no tiene nada que ver con una reforma agraria, debido a que no es lo mismo proponer una redistribución de la propiedad de la tierra a fijar límites en su expansión ilimitada.

Eusebio Vásquez, dirigente nacional de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú (ANPE Perú) pidió a José León Rivera, presidente de la Comisión Agraria, velar por la pequeña y mediana producción agrícola que abastece el 70 por ciento del consumo familiar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Es necesario poner límites a la propiedad de tierras agrícolas. Aquí en el Perú la mayoría de somos agricultores y con nuestro trabajo alimentamos a miles de familias. Los industriales como Gloria, Rodríguez y los extranjeros, para los peruanos nos dejan migajas, mientras los exportan a otros países los alimentos producidos en el perú, se benefician con nuestros trabajos y NO PAGAN IMPUESTOS sobre estos productos.
Por tanto planteamos:
Máximo cualquier persona jurídica solo puede acumular 50 hectáreas, y las pèrsonas naturales pueden acumular hasta 200 hectáreas.
De ninguna manera se permita la posesión de miles de hectáreas, y los que poseen deben distribuir entre sus trabajadores.

La reconcentración de la tierra agrícola en manos de unos pocos codiciosos, que es lo que está sucediendo en el Perú, a partir del primer gobierno de Fujimori a la fecha, está limitando la oportunidad de que cualquier prójimo tenga un predio agrícola. Media hectárea de agricultura tecnificada es suficiente para que una familia de 5 miembros pueda vivir decorosamente; y no como ahora los dueños de 20,000 Has. tienen como peones a miles de conciudadanos en condiciones paupérrimas. Gran agricultura sí, pero en fundos que sean propiedad de cientos de propietarios!!!:

Añadir nuevo comentario