Servicios en comunicación Intercultural

Colombia: Indígenas exigen detener las obras en cementerio ancestral Muisca

Cementerio muisca

Servindi, 12 de julio, 2011.- Los pueblos indígenas Pijao, U´wa y Bari así como la Autoridad Nacional de Gobierno de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC)  exigieron que se detengan las obras y acciones en las inmediaciones del cementerio ancestral Muisca.

La Universidad Nacional determinó que se trata del cementerio ancestral indígena más grande de su tipo en toda Latinoamérica.

En un pronunciamiento las organizaciones refieren que el pueblo Muisca es el ocupante histórico del territorio sobre el cual se encuentra la ciudad de Bogotá y Cundinamarca, donde en el año 2007 se halló un antiguo cementerio indígena, en la localidad de Usme.

Los indígenas reclaman no haber sido informados oficialmente por la administración distrital, por lo cual solicitaron a las autoridades y entidades pertinentes que se respete su derecho a la consulta previa respecto al manejo de los hallazgos sagrados, pero sólo recibieron evasivas.

Por otra parte el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) delimitó sólo 28 hectáreas del área del Plan Parcial “El Carmen” para que no se hagan excavaciones. Sin embargo, los indígenas consideran que el área es mayor, de acuerdo a su cosmovisión e idea de cementerio.

Exigen, entre otras cosas, que cualquier intervención sobre el manejo de los restos sea consultada con los pueblos indígenas conforme al Convenio N° 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Además que la Alta Consejería para Asuntos Indígenas de la Presidencia de la República y la Dirección de Asuntos Étnicos del Ministerio del Interior tomen cartas en el asunto cuanto antes.

---

Pronunciamiento por la dignidad de los pueblos indígenas de Colombia

Villeta, julio 11 de 2011.

Los pueblos indígenas Pijao, U´wa, Bari, sus delegados, delegadas y autoridades, representantes de los Pueblos Zenú, Kankuamo y Wayúu, las organizaciones ASOUWA, ASOCBARI, CRIT y la Autoridad Nacional de Gobierno de la Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC, congregados en la Macro Regional Centro-Oriente, expresamos nuestra enorme preocupación por los siguientes

Hechos:

1. El pueblo Muisca es el ocupante histórico de todo el territorio sobre el cual se encuentra la ciudad de Bogotá y Cundinamarca. Todo este territorio perteneció a sus ancestros y mayores. El territorio ancestral Muisca incluye lo que hoy es la localidad de Usme.

2. El pueblo Muisca hace parte de la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC a través de sus comunidades de Cota, Sesquilé, Chía, Suba y Bosa.

3. En el año 2007, como parte de las obras urbanísticas adelantadas en el marco del Plan Parcial “El Carmen” que lidera la Secretaria Distrital de Hábitat, a través de Metrovivienda, se produjo el hallazgo de un antiguo cementerio Indígena en inmediaciones de la localidad de USME, justamente en el área donde se va a adelantar el proyecto de vivienda urbana.

4. Los hallazgos arqueológicos, óseos y fósiles incluían abundantes piezas de antepasados del pueblo Muisca.

5. De conformidad con la investigación que adelantó al respecto la Universidad Nacional, a expensas de la Secretaría de Hábitat, se determinó que este cementerio ancestral indígena es el más grande de su tipo en toda Latinoamérica.

6. No obstante lo anterior, los cabildos y autoridades del pueblo Muisca, nunca fueron informados oficialmente por parte de la administración distrital, teniendo que enterarse del hallazgo a través de la prensa.

7. Todo el proceso y manejo posterior de la situación, ha sido adelantado por parte del distrito sin consultar a las Autoridades Muiscas. Por una parte, la Secretaría del Hábitat contrató una consultoría con la Universidad Nacional de Colombia para adelantar la investigación arqueológica correspondiente y, por otra, se decidió unilateralmente que será el Instituto Colombiano de Antropología e Historia ICANH el ente encargado de asumir el manejo de este sitio sagrado indígena.

8. El pueblo Muisca, inconforme con el proceso y con la exclusión deliberada que se hizo por parte de la administración distrital, formuló derecho de petición a las distintas autoridades y entidades con competencia en el tema (Alcaldía Mayor de Bogotá, Secretaría del Hábitat, Metrovivienda, ICANH, Universidad Nacional de Colombia, Secretaría Distrital de Cultura y Alcaldía Local de Usme), solicitando que se respetara el derecho fundamental a la consulta previa de los Muiscas respecto del manejo y destino de los hallazgos sagrados.

9. Hasta el momento solo se han recibido respuestas evasivas e incompletas a la petición por parte de las distintas entidades, lo cual genera preocupaciones y afectaciones a la espiritualidad y al territorio del pueblo Muisca, por la incertidumbre frente al manejo que se vaya a dar a estos hallazgos sagrados.

10. El ICANH ha delimitado, de forma unilateral, una zona de 28 hectáreas en el área del proyecto para garantizar que no se hagan excavaciones, debido a que se presume que hay más riquezas arqueológicas. No obstante, los Muiscas creen que el área de exclusión debe ser mayor por cuanto, de acuerdo con su cosmovisión, los cementerios ancestrales son espacios amplios que no se reducen al área de las tumbas.

11. Aclaramos que los indígenas del sector no adelantan este proceso de protesta como una forma soterrada de oponerse a las políticas urbanísticas actuales, pero sí como una categórica exigencia para que se respeten los derechos y la integridad cultural de los hermanos Muiscas respecto de los hallazgos arqueológicos de sus antepasados.

Ante lo anterior, formulamos las siguientes

Exigencias:

I. Que se detengan inmediatamente todas las obras y acciones en inmediaciones del cementerio ancestral que se adelantan en el marco del Plan parcial “el Carmen”, por las potenciales afectaciones territoriales, espirituales y culturales que pueden infringirse a los indígenas Muiscas.

II. Que cualquier intervención o medida que se tome sobre el manejo de los restos y hallazgos ancestrales, sea debidamente consultada de manera previa, libre e informada con los indígenas Muiscas del sector, de conformidad con la Constitución Política, el Convenio 169 de la OIT y la jurisprudencia de la Corte Constitucional.

III. Que en todo caso se actúe conforme a los principios de respeto y precaución cultural, debido a las potenciales afectaciones irreparables que se pueden infringir a la integridad espiritual y cultural del pueblo Muisca.

IV. Que la Alta Consejería para Asuntos Indígenas de la Presidencia de la República y la Dirección de Asuntos Étnicos del Ministerio del Interior, conforme a los principios de coordinación y concurrencia, tomen cartas en el asunto cuanto antes, en defensa de los derechos del pueblo Muisca.

V. Que las diferentes autoridades de control, en especial a la Defensoría del Pueblo delegada Para Asuntos Étnicos, monitoreen y hagan seguimiento puntal a esta situación y tratar de evitar de esa manera situaciones violatorias de los derechos individuales y colectivos del pueblo Muisca.

Todos los pueblos indígenas de Colombia, reunidos en torno a los principios de unidad, territorio, autonomía y cultura en el seno de la Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC, debemos solidarizarnos con el pueblo Muisca y sus demandas de respeto por su integridad cultural y espiritual. Los impactos que sufra el pueblo Muisca son afectaciones también a todos los pueblos indígenas de Colombia.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario