Servicios en comunicación Intercultural

Colombia: Wayuú logran apoyo de Mineducación para su proyecto de educación propia

Foto: Ismael Paredes, Actualidad Étnica

SIEC. Actualidad Étnica, 13 junio 2008. No vinieron a pedir ninguna limosna, vinieron por sus propios medios a exigir que se respete su autonomía y a exigir el derecho a la educación que debe garantizar el gobierno; ha sido un principio de los indígenas que los Derechos no se mendigan, sino que se exigen y se conquistan.

Con ese propósito emprendieron el camino desde el norte del país hasta la capital colombina; "no venimos a pedir que nos den, ni pedimos limosna, estamos acá para exigir que se garantice el derecho a la educación de nuestros hijos y que se respete nuestra autonomía y que la administración de Uribia no imponga lo que ellos quieren", manifestó Gladys García, una anciana wayuú, con gran contundencia en su discurso.

El pasado 9 de junio llegó a Bogotá la Comunidad educativa wayuú del Internado Siapana, ubicado en el municipio de Uribia, Guajira. Paralelo a ellos arribó a la capital la delegación de la Alcaldía del municipio en cabeza de la alcaldesa Cielo Redondo.

La Defensoría del Pueblo convocó a una reunión interinstitucional con el propósito de que la comunidad wayuú y la administración de Uribia pudieran conciliar sus diferencias en torno al buen funcionamiento del centro educativo.

Siapana es un corregimiento de Uribia, desde allí 58 wayuú emprendieron el viaje 52 horas antes de arribar a Bogotá, donde se movilizaron desde la Plaza de Bolívar hasta el Ministerio de Educación Nacional. La comunidad educativa de Siapana consideró que la decisión de Cielo Redondo fue injusta al desconocer la voluntad de los indígenas y ordenar el traslado de Fanny Gina Samudio rectora del Internado, una mujer que se ganó la confianza de los wayuú por su liderazgo, su compromiso y su gran humanismo.

Este acto de la comunidad wayuú fue reconocido por el Ministerio de Educación Nacional, la Personería de Bogotá y muchas personas como un acto de coraje realmente admirable. No fue fácil para los ancianos, docentes, jóvenes estudiantes y autoridades wayuú llegar a la capital; con esfuerzo sobrehumano hicieron recolectas entre ellos, vendieron animalitos y otros gastaron sus ahorritos -algunos sus ahorros de toda la vida- para lograr atravesar primero el desierto de la Guajira, luego las toscas carreteras de medio país y finalmente las calles Bogotá una ciudad fría e inundada por las fuertes lluvias que la asolan.

Luego de la movilización llegaron al auditorio de la Defensoría donde se encontraron con una delegación de la Administración de Uribia reacia a sus reclamos y hostil en su forma de tratarlos, tanto que hasta el personero les dio la espalda. Pero ellos con su gran madurez y valentía que les ha caracterizado expusieron sus exigencias y esperaron el paso del tiempo que les entregó el resultado de haber cumplido con su deber. La misión que traían era de gran responsabilidad y por eso asumieron con gran compostura este compromiso.

El resto de la comunidad wayuú se quedaron en la Guajira a la expectativa de lo que pudieran alcanzar los viajeros. Por eso vinieron con argumentos y con la convicción de no regresar hasta alcanzar su objetivo y concientes de que negociar con el gobierno no es fácil; "en las concertaciones anteriores no hemos avanzado mucho y nos quedamos con la misma preocupación que tenemos, porque ahora llegan las vacaciones y no solucionamos nada", dijo una anciana wayuú en una de sus intervenciones.

¿Qué exigieron los wayuú?

El principal objetivo para exigirle a la alcaldesa Cielo Redondo era la continuación de la docente Gina en su cargo de rectora y rechazar la actitud de la administración de Uribia que ha querido imponer sus decisiones sin consultar con la comunidad.

De otra parte para exigir que se garantice el cupo de docentes faltantes en el internado por lo cual los estudiantes de bachillerato no han visto sus clases completas en el semestre que ya finaliza. Otro aspecto que reclamó la comunidad fue la alimentación. Isminia Iguarán, una joven wayuú vocera de los estudiantes sostuvo que la primera semana de clases no hubo alimentación para los niños y luego fue insuficiente la comida para atender la demanda estudiantil.

Reaclamaron también agua potable para la comunidad y el Internado. Luego de exponer sus problemáticas y exigir el respeto por su autonomía los wayuú tuvieron que enfrentarse a una contraparte hostil que incluso les acusó de no permitirle la entrada al plantel educativo. Cielo Redondo, alcaldesa, sostuvo que varias veces intentó negociar con la comunidad y que no fue atendida. Isminia le contestó que precisamente no atendían sus visitas "es porque ustedes han querido imponer sus decisiones y no tienen en cuanta las propuestas de la comunidad; los estudiantes mandamos en nuestra institución", aseguró.

Ancianos, palabreros y estudiantes wayuú deliberaban ante cada intervención de los delgados de la administración municipal y luego argumentaban sus posturas. A la reunión asistió el Ministerio de Educación Nacional como mediador; un delegado de la Dirección de Etnias del Ministerio del Interior y Justicia; el Ministerio Público distrital representado en sus tres instituciones: Procuraduría, Defensoría y Personería; la Autoridad Indígena de Colombia, AICO; Orsinia Polanco, representante indígena a la Cámara del Congreso y Wilmer Gonzáles representante por la Guajira.

Habla el Ministerio de Educación Nacional

El MEN como ente rector de la política educativa en las instituciones publicas del país y en este caso como mediador planteó los puntos que competen a los procesos educativos; "en el marco de la Constitución política y la ley 115 del 95 nos permite dar orientación en los avances que ha obtenido el país en el reconocimiento de la diversidad, en el reconocimiento de las etnias y en el reconocimiento de que amerita una atención particular para las comunidades indígenas y grupos étnicos", manifestó Bertha Quintero Medina, Subdirectora de Poblaciones del MEN, y sostuvo que el Ministerio ha avanzado en que debe haber una pertinencia para los procesos de acceso, para los procesos de calidad educativa y atención.

El MEN Recordó elementos fundamentales planteados como quienes deben ser los docentes para estas instituciones educativas y cómo deben construirse los PEI; "las instituciones educativas tienen la libertad de construir sus PEI y se debe orientar de acuerdo a la etnia; debe enseñarse, hablarse y fortalecer el bilingüismo o multiligüismo, lo cual no se cumple en este país; en este sentido el MEN trabaja para que se cumplan muchas de las normas que se demoran en llegar a las entidades territoriales y muchas veces a las Secretarías de Educación para que se den las orientaciones pertinentes", indicó la funcionaria.

Los delegados del Ministerio de Educación enfatizaron en que debe tenerse en cuenta las propuestas de la comunidad y no querer imponer las cosas. "El proceso de la autonomía y la concertación debe hacerse teniendo en cuenta el marco de la constitución, la ley 115, el decreto 804 y fundamentalmente el marco de la ley 21 que esta acogida por la OIT y por el Estado de Colombia donde se plantea que todos los proceso que tengan que ver con los pueblos indígenas del país deben ser concertados con las comunidades".

La Doctora Bertha explicó que no se trata de imponer a las partes sus decisiones, pero si entender que de qué trata un proceso de concertación; "el decreto 804 bien lo dice los pueblos indígenas pueden seleccionar sus docentes y los pueden proponer a la autoridad coordinadora que es la Secretaría regional para llegar a un acuerdo para el nombramiento. La ley dice que tanto la comunidad como la secretaria deben nombrar los mejores docentes, pero no dice docentes necesariamente tienen que ser indígenas, no; son procesos y se debe analizar la calidad de los docentes".

"Fanny Samudio, una lidereza, una maestra de la vida"

Uno de los argumentos de la administración de Uribia es que la docente Fanny Samudio no es wayuú y por lo tanto no puede continuar en el cargo de rectora, lo cual contraviene el planteamiento del MEN y la voluntad de la comunidad, que no decaía en exigir sus derechos.

Con mucha nostalgia los estudiantes wayuú evocaban su maestra "Gina era una mujer que no se limitaba a dictarnos clases, sino que buscaba soluciones era una líder; como ser humano es una persona muy linda, maravillosa, pero al parecer aquí importa más los intereses políticos que las capacidades de las personas y la voluntad nuestra", le dijo a Actualidad Étnica una carismática señorita wayuú.

Por su parte Isminia Iguarán sostuvo ante el auditorio que el hecho de que la Fanny Samudio no fuera indígena no desmeritaba su gran labor, ni su cargo de rectora; "si nuestra institución ha logrado grandes avances es, en gran medida, gracias a ella por su capacidad y compromiso. Sí, hoy, en el Internado tenemos resistencia es gracias a lo que ella nos ha inculcado, sí hay una persona que conoce mucho de nuestra cultura es ella, hasta nos asombra porque hay detalles de la cultura wayuú que muchas veces no conocemos y ella nos los enseña, porque ha investigado".

En el mismo sentido se pronunciaron las autoridades y sobre todo las ancianas wayuú; "si hay personas comprometidas con la causa wayuú, una de ellas es la seño Fanny", manifestó una anciana; otra mujer wayuú sostuvo que "ella si es una persona de verdad"; mientras que otra de las jovencitas wayuú con aire de nostalgia expresó: "es un recuerdo muy hermoso que ella nos ha dejado, definitivamente marcó su paso por la institución, seguirá cerca de nosotros, como docente pero no será lo mismo, porque le han quitado funciones de salir a buscar soluciones como lo hacía ella".

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra'

Pero no pensaba lo mismo la alcaldesa Cielo Redondo ni su equipo de trabajo que mantuvieron una posición radical y desviaron la discusión acusando a la comunidad de Siapana de no preservar sus usos y costumbres. Todo comenzó porque la joven Isminia dijo en su intervención inicial que "quería volar", esta frase incomodó a uno de los delgados wayuú de la Alcaldía de Uribia. El funcionario wayuú Aníbal Velásquez dijo que una persona que usaba estas expresiones y que profesaba el cristianismo contravenía los principios de la cultura wayuú.

Las reacciones de Isminia no se hicieron esperar y manifestó que las palabras de Aníbal le habían ofendido; "señor Aníbal Velásquez con el respeto que usted se merece, se que es una persona muy reconocida como líder wayuú y me extraña que ahora nos contradiga; déjeme decirle que es un derecho constitucional divulgar su religión como mejor le parezca a cada quien. Soy cristiana católica, pero eso no es pecado, eso no va contra mi cultura; ¿quién me puede apedrear por eso, quién me pude juzgar? Igual mi institución es basada en religiones, fundamentada en la interculturalidad; somos interculturales, aprendemos, pero no hemos perdido nuestras costumbres y hablo mi lengua wayuú. Ahora si digo que quiero volar y usted lo malinterpretó pues mal interprételo, pero no lo dije en contra de mi cultura, lo dije con mis sentimientos y mis sentimientos se tienen que respetar; el sentir de una persona merece respeto y que usted le diga a un indígena que se va a enloquecer eso me parece una falta de respeto".

Así se habla maestra

A medida que avanzaba la reunión aumentaba el tono de las discusiones y también aumentaban las advertencias y las facultades de Gabriel Muyui, Defensor delgado para Minorías Étnicas, para apaciguar los ánimos y hacer que se pasara de la discusión a las propuestas de solución. Uno de los funcionarios del MEN recordó a las partes que se debía garantizar el funcionamiento del Internado, ya que hay unos niños de por medio que por ningún motivo pueden verse afectados en su Derecho a la educación.

Isminia asumió el papel de vocera y traductora para su comunidad. Con el visto bueno de sus autoridades y su comunidad salió a rebatir cada uno de los argumentos de la contraparte; "con respecto a docentes que no cumplen los requisitos, Gina tiene experiencia de 15 años trabajando como docente y comunidades indígenas", dijo. Al tiempo que refutaba un comentario de la administración que acusaba a la ex rectora de manipular a los estudiantes; "que digan que Gina no respeta nuestros usos y costumbres esos es mentira", sostuvo que muy al contrario la seño Fanny les ha inculcado los principios y valores de la cultura wayuú.

Isminia resaltó la calidez humana de los estudiantes del Internado de Siapana; "por algo en periódico wayuú Wayuunaiki en el año 2005 lo nombró el Internado que abre las puertas al mundo'. Ahora si este año les hemos cerrado las puertas a algunos funcionarios de la administración municipal es porque ustedes han querido imponer y nosotros los estudiantes somos los que mandamos en nuestra institución y no es cierto que la profe Gina nos quiera manipular y pueden hacer la investigación".

La vocera también refuto la declaración del secretario de Asuntos Indígenas, un wayuú que sostuvo que para exigir respeto a su autonomía los wayuú no pueden perder sus usos y costumbres. Isminia reaccionó muy conmovida, "voy a tener que decirle que pareciera que por sus venas no corriera sangre de indígena wayuú; siento tanto dolor que como secretario usted no haya hecho nada por los wayuú, siempre ha estado defendiendo una alcaldesa que no es wayuú, igual nosotros estamos defendiendo una persona que no es wayuú".

"¿Qué tal este personero?"

El personero de Uribia no solo demostró su parcialización a favor de la administración, sino que se ganó un tirón de orejas' de la Procuraduría y del Personero de Bogotá por unos comentarios que hizo sin mayores fundamentos. El funcionario del Ministerio Público regional sostuvo que había detectado una actitud sospechosa en el Internado. Manifestó que el uso de celulares, radios de comunicaciones y cámaras digitales era una actitud sospechosa en ese sitio donde no eran muy frecuentes estos utensilios.

La comunidad se sintió agredida por estas declaraciones y manifestaron que el funcionario había insinuado que los estudiantes eran guerrilleros. De inmediato reaccionó Francisco Rojas Birry, personero distrital, "comienzo a erizarme", dijo, y pidió que quedara constancia de las declaraciones del personero de Uribia. Rojas sostuvo que era muy grave la declaración del personero regional porque estaba insinuando a los indígenas como sospechosos por el hecho que había unos radios de comunicación, unos teléfonos celulares que en toda la región no existen, pero que los indios si los tenían.

Por su parte el delegado de la Procuraduría recomendó al personero de Uribia tener mesura en sus declaraciones y les recordó sus funciones como funcionario del Ministerio Público, un organismo de vigilancia y control de las entidades administrativas y como acompañante de las comunidades en sus reclamaciones.

Los presentes en al reunión, en su mayoría, exclamaban. "¡qué tal este personero, pobres comunidades!" la comunidad también se pronuncio; "tenemos que aclarar señor personero que si hay una señal de Mobi Net, una señal venezolana y delante del MEN voy a preguntar si no se nos permite manejar un celular; pienso que eso es lo más normal que hay y por el hecho de tener un celular no quiere decir que seamos guerrilleros y si manejamos una cámara de video eso no quiere decir nada y eso no va contra nuestros usos y costumbres; la tecnología ha avanzado y no nos podemos quedar relegados por el hecho de ser indígenas", manifestó Isminia.

La vocera de la comunidad educativa autorizó e instó al personero local y a la administración local para que realicen "la investigación o allanamiento que quieran hacer en nuestra institución; tienen toda la libertad para hacerlo con autoridades judiciales, pero eso sí, si no prueban nada voy a demandar al personero por calumnia".

Así es la vida

Qué siente una comunidad que hace un gran esfuerzo y recorre medio país para exigir cumplimiento a sus derechos colectivos. Los wayuú demostraron su coraje, sencillez y un gran calor humano, acorralados por sus propios hermanos wayuú que, ahora como miembros del equipo de trabajo de la administración de Uribia les increpaban por contravenir sus principios culturales. También se encontraron con un congresista, Wilmer González, al cual varios wayúu apoyaron en su campaña electoral y que después de felicitarlo éste les responde que le parece un viaje innecesario y que ellos debían arreglar un problema tan mínimo en su región, sin necesidad de llevarlo al plano nacional.

Así es la vida; a veces le damos la espalda a quienes nos han apoyado y en la política es más notorio. No siempre se reconocen los esfuerzos que hacemos, pero los wayuú son personas de mucho temple que vinieron a Bogotá a solucionar un problema que afecta sus derechos colectivo y la educación de sus hijos, obviamente no podían regresar sin lograr una solución y la lograron, no como inicialmente lo plantearon pero si en favor de su proceso etnoeducativo como manifestaron los estudiantes. Ellos tuvieron que ceder, lo mismo que la alcaldía, pero finalmente reconocieron que se había logrado un acuerdo satisfactorio.

La autonomía

En lo que no cedieron los wayuú fue en que se les debe garantizar el respeto por su autonomía, finalmente ese fue uno de los grandes acuerdos a que llegaron; las propuestas de las comunidades deben primar a la hora de tomar cualquier decisión. El indígena Gabriel Muyui recordó que el Estado colombiano y otros Estados del Mundo han reconocido a los pueblos indígenas el derecho a la autonomía. "Éste derecho tiene desde nuestro concepto cuatro derechos a su vez: el derecho a gobierno propio en sus territorios; el derecho a la consulta previa -derecho a participar en la toma de decisiones- incluso la Corte Constitucional en repetidos pronunciamientos y en algunas sentencias han dicho que es un derecho fundamental en el marco del derecho a la participación.

"El tercer elemento es un derecho muy especial y es el derecho a administrar justicia a través de un proceso de autoridad en sus territorios a la jurisdicción especial y este no lo tienen los indígenas en otras partes del mundo constitucionalmente y el cuarto es el derecho a definir sus prioridades de desarrollo o sus planes de vida".

Muyui recordó algunos fallos que ha dictado la Corte Constitucional por no cumplirse el requisito de consulta previa. La orientación que dio el MEN fue que la Secretaría de Educación regional puede nombrar una persona para cargos académicos pero en concertación con la comunidad.

Los acuerdos

La comunidad wayuú no estuvo sola frente a la administración de Uribia y ellos se sintieron respaldados por las entidades distritales del Ministerio Público, por el Ministerio de Educación Nacional y por algunos de sus hermanos indígenas de la ciudad. Efectivamente los delgados del MEN sostuvieron que conocen el Internado Siapana y consideraron que una experiencia significativa que merece reconocimiento por su labor importante y que debe apoyarse.

Siempre en actitud conciliadora el MEN valoró al Internado por su énfasis empresarial; "una iniciativa que acogemos como propositiva e innovadora para las zonas de fronteras donde sabemos que por la situación de conflicto que se vive no llegan fácilmente los alimentos, ni las comunicaciones, no llega fácilmente los recursos, ni lo textos", aseguró Bertha Quintero.

El MEN hizo énfasis en la autonomía como punto fundamental de discusión; "en el caso de la educación la autonomía es el derecho que tienen los pueblos y sus representantes para proponer a las autoridades nominadoras quien debe ser nombrado como docente. El punto fundamental es que tenemos que ayudar a la alcaldesa y su equipo, pero no podemos ir en contravía de las propuestas de la comunidad, si la comunidad reclama una persona que ha sido exitosa y ha sido líder entonces eso se puede discutir".

Finalmente después de casi siete horas de acaloradas discusiones se empezaron a discutir las propuestas y a apaciguar los ánimos de las partes. Luego de debatir temas trascendentales como la autonomía, el derecho colectivo a la educación intercultural y los argumentos jurídicos en torno al nombramiento de docentes se pactaron algunos acuerdos para satisfacción de la Comunidad Siapana. La seño Fanny seguirá en el Internado como docente y directora de proyectos. La comunidad también eligió a una de las docentes wayuú del internado como rectora. Se trata de Zunilda Palmar una docente wayuú propuesta por la comunidad y aceptada por la administración de Uribia

Se acordó también recuperar las clases perdidas en el transcurso del año y revisar el pago de nomina de los docentes indígenas, lo mismo que concertar con las comunidades cualquier nombramiento, traslado o destitución de docentes o personal administrativo del Internado.

Así los wayuú lograron su objetivo luego de viajar desde el norte del país hasta la capital. Los wayuú dejaron las puertas al diálogo con la administración de Uribia. Con gran sentimiento las ancianas wayuú, los palabreros, autoridades y estudiantes de Siapana demostraron que están cansados de esta mierda de guerra', no queremos más violencia y por eso vinimos para conciliar pacíficamente' dijo un anciano wayuú. Los hombres wayuú no lloran ese es un principio de su cultura, pero los ancianos muy conmovidos, dejaban entrever su voz entrecortada.

Eduardo García una de las autoridades de esta comunidad manifestó a nombre de la comunidad que ofrecen un reconcilio fraterno a la administración de Uribia; "queremos un trato amistoso con la alcaldesa y su equipo de trabajo".

El Internado seguirá abriendo las puertas al mundo, las comunidades regresaron a su tierra luego de concluir la reunión, dejándonos una gran lección de humanismo, sabiduría y madurez. Los estudiantes seguirán soñando, "quiero volar" se repite la voz de Isminia. Otros jóvenes nos invitan calidamente a visitar su colegio al que adoran con el alma, porque reconocen que es un esfuerzo por el que han luchado no solo ellos sino otras personas y por eso ellos piensan que el Internado Siapana debe consolidarse para que mañana otros niños wayuú y arijunas puedan descubrir en las páginas del conocimiento el arte de vivir en paz y que "se acabe esta violencia", dice un joven wayuú.

Un joven wayuú cantó una sentida canción de despedida; canción que contiene ese sentimiento wayuú, con invitaciones a la paz y la perseverancia. Bertha Quintero, finalmente les recordó a los colombianos y a la sociedad en general que ya es hora de reconocer las leyes indígenas y apreciar esas significaciones culturales.

Cuando viajes a la Guajira y visites Siapana podrás escuchar el canto quiero volar' y la comunidad te acogerá como un amigo", me dicen varias y varios jóvenes wayuú, al tiempo que invitan a conocer su tierra y su cultura.

----

Fuente: Actualidad Étnica

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario