Servicios en comunicación Intercultural

Mundo: El comercio del carbono: Capitalismo del aire y conflictos con los conocimientos indígenas

CarbonoEl canje del aire caliente La privatización del cielo

Por Red Indígena Ambiental

Las modalidades y procedimientos relativos a las actividades que se realicen al amparo del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) no respetan ni garantizan nuestro derecho a las tierras, territorios ni la libre determinación. Los proyectos del MDL y los sumideros no contribuyen a la mitigación de los cambios climáticos ni al desarrollo sustentable (Párrafo, Declaración Tiohtiá:ke, Indigenous Declaration, CMNUCC, COP11/MOP1, Montreal, Canadá 2005).

La adopción de mecanismos que permiten la comercialización de la contaminación por carbono, incluidos en el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto, ha convertido la amenaza potencial de los cambios climáticos en una oportunidad de lucro. El comercio de carbono y de los gases con efecto invernadero constituye una nueva forma de colonialismo: el CO2lonialismo.

El comercio del carbono permite que las corporaciones y los gobiernos eviten tener que reducir las emisiones de gases con efecto invernadero a través de la adquisición de créditos de carbono. Dichos créditos pueden provenir, por una parte, de proyectos de compensación de carbono -plantaciones de árboles, por ejemplo- que se establecen supuestamente para favorecer el desarrollo de los países pobres.

Muchos pueblos indígenas rechazan la idea de que el comercio del carbono detendrá la crisis climática. Esta crisis está originada principalmente por la minería de combustibles fósiles y el desprendimiento resultante de carbono en el mar, el aire, el suelo y los seres vivos. Esta quema excesiva de combustibles fósiles está debilitando la capacidad de la Tierra para mantener un clima habitable.

Los Gobiernos, las agencias de crédito de exportaciones, las corporaciones y las instituciones financieras internacionales siguen apoyando y financiando la exploración y extracción de combustibles fósiles, así como otras actividades que agravan el calentamiento global, (como la degradación y destrucción masiva de los bosques) mientras que dedican unas cantidades meramente simbólicas a la energía renovable.

Es especialmente preocupante el hecho de que, recientemente, el Banco Mundial haya hecho caso omiso de la recomendación de su propio Informe de Revisión de las Industrias Extractivas, en el cual se concluye que el Banco Mundial debe retirar progresivamente el financiamiento de la extracción de carbono, petróleo y gas.

Contrariamente, el Banco Mundial facilita estos falsos esquemas, basados en el mercado y referentes a los cambios climáticos, a través de su Fondo Prototipo de Carbono, el Fondo Biocarbono y el Fondo de Carbono para el Desarrollo Comunitario, a la vez que promueve, en una escala mucho mayor, la continuada exploración, extracción y quema de combustibles fósiles, lo cual provocará, inevitablemente, las mismas políticas fallidas de siempre, y procedentes del Norte.

Muchos pueblos y organizaciones indígenas denuncian la dilación continuada de la eliminación de la extracción de combustibles fósiles, debida a la intención de las corporaciones, los gobiernos y las Naciones Unidas de construir un mercado de carbono, lo que incluye el comercio de sumideros de carbono.

A lo largo de la historia han podido verse varios intentos de convertir la tierra, la comida, la mano de obra, los bosques, el agua, los genes y las ideas en mercancías. El comercio del carbono sigue así estos pasos de la historia, convirtiendo la capacidad de la tierra para reciclar el carbono en un bien particular que puede comprarse o venderse en el mercado mundial. Con este proceso de creación de una nueva mercancía -el carbono- la capacidad y habilidad de la tierra para sustentar un clima propicio para la vida y para la sociedad humana se pone en las mismas manos corporativas que están destruyendo el clima.

El comercio del carbono no contribuirá a proteger el clima de la Tierra. Constituye una solución falsa que enraíza y magnifica de diversas maneras la desigualdad social.

  • Las reducciones en los niveles de carbono supuestamente logradas a través del MDL no son auténticas, puesto que se miden refiriéndose a unas líneas de base hipotéticas que pueden manipularse para producir créditos por reducciones imaginarias. El programa del MDL repetidamente muestra la incapacidad de demostrar si estos proyectos a los que se conceden los créditos hubiesen existido igualmente si no fuera por dicho programa. De hecho, no cuenta con metodología alguna que pueda demostrar que los proyectos son adicionales.

  • El MDL libera a los que más han agravado el problema climático de su responsabilidad para actuar, traspasándola a los que menos han contribuido a este problema.

  • Usando el MDL, se están sembrando plantaciones de madera, por ejemplo, bajo el pretexto de estar contribuyendo al desarrollo sustentable. Estos proyectos no son limpios ni sustentables, ni tampoco constituyen ningún medio de desarrollo. Esto ocurre no sólo con los proyectos de sumideros al amparo del MDL, sino con la mayor parte de los proyectos del MDL (el comercio del carbono).

  • Los sumideros son especialmente preocupantes. Al confundir el carbono fósil con el carbono biológico, los sumideros vienen aportando unas reducciones fantasmas que, en realidad, no combaten el problema de los cambios climáticos.

Sumideros

Por qué resulta peligroso el planteamiento del Sumidero de carbono:

  • Los créditos por sumideros no pueden verificarse y son ineficaces. No deberían incluirse en las políticas encaminadas a resolver el problema de los cambios climáticos.

  • Convierten los bosques en una sola mercancía canjeable el carbono.

  • Han desviado la atención de los problemas reales.

  • Subvencionan plantaciones industriales de monocultivo de árboles, lo cual agota las aguas subterráneas y empobrece la calidad del suelo.

  • Atentan contra los derechos indígenas de los pueblos que habitan los bosques.

  • Acelerarán la pérdida de los bosques y de la biodiversidad.

Los capitalistas corporativos están aprovechando la creciente preocupación sobre los cambios climáticos para vender proyectos que anteriormente provocaban controversia, como las grandes plantaciones de monocultivo de árboles, la producción a gran escala de biocombustibles y los árboles y cultivos transgénicos, como si se trataran de soluciones al calentamiento global.

De esta manera, dichas soluciones pueden venderse al público del Norte, como un medio para mantener su estilo de vida de consumismo extremo, bajo la falsa premisa de que están contribuyendo a la lucha contra el calentamiento global. Muchos Pueblos Indígenas de distintas partes del mundo denuncian la promoción de estas soluciones falsas al calentamiento global.

La triste realidad sobre estos proyectos es que contribuyen escasamente a mitigar los cambios climáticos y, de hecho, producen un impacto ambiental y social tremendamente adverso.

¿Por qué el enfoque técnico no puede salvar el clima?:

  • El carbono almacenado sobre la superficie de la tierra es distinto al carbono almacenado en los combustibles fósiles. Al confundir el carbono fósil con el carbono biológico, los sumideros vienen aportando unas reducciones fantasmas que, en realidad, no combaten el problema de los cambios climáticos.

  • El carbono acumulado en los combustibles fósiles permanece almacenado de forma permanente (a menos que sea perforado).

  • Los árboles solamente almacenan el carbono de manera temporal (ya que, por ejemplo, los árboles se descomponen, se queman, mueren por infestaciones de insectos, las plantas de semilleros se arrancan..., lo que refuta los argumentos a favor del establecimiento de plantaciones en las tierras en disputa). Esto NO es una solución permanente.

  • Si suponemos que una molécula de carbono que se desprende de un combustible fósil permanecerá activa como agente de cambios climáticos en la atmósfera durante aproximadamente 100 años, entonces, el carbono almacenado en el árbol debería permanecer también almacenado durante al menos 100 años, para así compensar esta emisión adicional. Sin embargo, las plantaciones de árboles de crecimiento rápido, como el eucalipto, se talan después de haber transcurrido tan sólo de 8 a 15 años.

  • No contamos con unos métodos adecuados para medir los cambios en las existencias de carbono, que serían necesarios para los mecanismos con base en el mercado del Protocolo de Kyoto.

El comercio del carbono y los sumideros implican con frecuencia la manipulación genética de plantas y árboles. Estas plantas y árboles transgénicos podrían devastar los ecosistemas forestales y las cosechas agrícolas convencionales debido a la contaminación de los árboles y cosechas originales a través del polen o de las semillas que se han modificado genéticamente con el fin de matar insectos, resistir los herbicidas tóxicos o cualquier otro rasgo destructivo provocado por esta modificación.

Los pueblos de distintas partes del mundo deben tomar conciencia de esta mercantilización y privatización, y deben participar activamente para asegurar la protección del clima de la Tierra.

---

Fuente y para más información: Red Ambiental Indígena, PO Box 485, Bemidji, MN 56619 EE.UU. - Tel: 1+218-751-4967 Correo electrónico: [email protected] ó [email protected] Sitio Web: http://www.ienearth.org

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario