Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Los aportes de Arguedas

Por Tankar Rau-Rau Amaru*

19 de enero, 2011.- A mí me gustan las canciones de Milder Oré Cabezudo. Escucho No hay secretos en el amor: invocación a la paloma mensajera para que vaya donde la amada ausente y le hable de la espera. Surgen entonces varias preguntas: ¿cómo es que rasgando hilachas de metal se puede expresar desgarramientos y presentir un mundo de recuerdos y olvidos más allá de nuestras miserias?,

¿cómo es que soplando tubos de caña se puede tejer melodías y despertar pasiones dormidas? ¿Y cómo es que ese cantante con apellido de pájaro, lector de Warma kuyay, pudo convertir el infortunio en alegría con palabras tomadas del viento?

Hablemos ahora del Warma kuyay de Arguedas. Usted ha leído ese libro y ha asistido, cual testigo furtivo, al despertar del amor infantil a la vista de la luna en una hacienda llamada Viseca. De pronto se habrá preguntado: ¿cómo es que juntando adjetivos y recuerdos se puede construir un mundo de palabras donde maqtillos y pasñas juegan en armonía cósmica con la naturaleza?, ¿cuál es el secreto para hacer bailar al español y al kechwa, dos idiomas de cuerpos atléticos, en una danza casi diabólica bajo el musical canto de las tuyas?

Son los misterios del arte. Y quizás de la genialidad.

Ahora hablaremos de Arguedas.

Cuarenta años después de su muerte muchos siguen preguntándose cómo una persona de aspecto simple, nacido en un pueblito llamado Andahuaylas, pudo tejer palabras kechwas y españolas, en una combinación de tonalidades jamás escuchadas, y convertir en literatura el vivir y el sentir de aquellos apestados de los Andes equivocadamente llamados indios. O retratar al tifus montado en un caballo vadeando el río para acabar con los habitantes de la comarca. O pintar cernícalos de alas doradas elevándose hasta el sol para beber su esencia. O nadar contra la corriente en Literatura, en una pelea solitaria y tenaz, motivado por una fe inquebrantable en sus Apus, en los pueblos de las sierras, en aquellos a quienes consideraba sus hermanos.

Sus aportes

Los aportes del Taita son muchos. El más importante fue rebelarse contra la arbitrariedad de la Real Academia de la Lengua Española, oponerse a la dependencia en la lengua. En Literatura, desechó los mil estilos provenientes de Europa, creando uno nuevo. Sobre todo, nos enseñó a crear literatura a partir de nuestra realidad, en un país cuyos escritores hasta entonces sólo eran, como los monos, imitadores de supuestas culturas superiores.

En política, Arguedas advirtió que un país con excluidos no nos conduciría a buen puerto, que el Perú no sólo estaba constituido por los señoritos de origen español sino, principalmente, por aquellos cuya raíz estaba plantada en las profundidades de los Andes. Nos dijo que la propiedad en el Perú del siglo XX (las haciendas) tuvo su origen en el robo, y la propiedad que nació del despojo de ninguna manera podía ser considerada propiedad.

En una sociedad que caminaba hacia su autodestrucción, con formas de vida automatizadas (donde cada día que pasa los hombres se convierten en robots), nos dijo que el humanismo andino podía abrir nuevos caminos para solucionar los grandes problemas de la humanidad.

Y ante el avance del individualismo, nos dijo que el ayllu andino y el trabajo comunitario (minka) eran mejor que todo eso. “Y que no haya rabia”, decía como todo comunero. No era indigenista. Era un escritor kechwa. No defendía una raza. Hablaba de todas las sangres. Defendía una cultura, la andina, y una forma de pensar, más cercana a la solidaridad y a la ecología.

Sus libros son simples historias de gentes de diferentes pueblos, que lloran, que cuentan, que cantan, que recuerdan, que olvidan. Pero detrás de cada cuento, de cada historia, está oculta una advertencia, una sugerencia.

Año del centenario

Todos los años tienen un nombre. El actual se llamará, o se llama ya, Año del Centenario de Machu Picchu para el mundo. Sin embargo, hubo una corriente importante, impulsada por escritores, políticos, empresarios y gente de la calle, para que se denomine Año del Centenario de Machu Picchu y del Nacimiento de José María Arguedas.

¿Y por qué este año no llevó el nombre del autor de Yawar fiesta?

El ministro de Cultura, Juan Ossio, lanzó un argumento indignante: “Recibí muchos comentarios para llamarlo el Año de José María Arguedas, pero el nombre de una persona es algo que no le gustó mucho al presidente Alan García porque otros podían venir con nombres de personajes que también son importantes y hacer privilegios era un poco complicado”.

Olvidó este ministro (que preside, paradójicamente, la comisión de celebración del centenario del nacimiento de José María Arguedas) que el año de 1992 se denominó Año de César Vallejo y el Encuentro de Dos Mundos y los años 1982 y 1983 se denominaron Año del Bicentenario del Nacimiento del Libertador Simón Bolívar.

Hubo todavía cierta resistencia de los promotores de las denominaciones candidatas y surgió como segunda opción que el año lleve el nombre de la reconocida novela Todas las sangres, pero "tampoco le gustó al mandatario". “Sí, la última palabra la tuvo el presidente García”, dijo el titular de Cultura.

Mientras tanto, más de cuarenta congresistas movían cielo y tierra para llamar al 2011 el Año del Centenario de los Submarinos.

Miedo, solamente miedo

Alan García representa a la oligarquía y las transnacionales. Y la oligarquía, constituida por empresarios descendientes de los hacendados de antes, les sigue teniendo miedo a las obras del Taita. Arguedas denunció en sus escritos los abusos y las injusticias que se cometían en las haciendas y sembró la idea que acabó, finalmente, con el latifundismo durante el gobierno de Juan Velasco Alvarado.

¿Y qué hubiera sucedido si este año llevaba el nombre del escritor chanka? Arguedas, que sigue siendo, a través de sus obras, un tábano de la conciencia y un peligro real para los nuevos hacendados que se han adueñado del país, cobraba vigencia en todos los rincones del país. La lectura de sus obras hubiera generado una corriente de renovación cultural y política, cosa que no le agrada a la oligarquía. Pero… Arguedas sigue avanzando, vigente, hablándonos, a pesar de todo lo que hacen por ocultarlo, silenciarlo.

Reflexión

En nuestro país hay poca lectura y no se promueve la publicación de libros. Ni las autoridades ni las universidades se ocupan de algo tan importante como la promoción de la cultura. Ahora que estamos celebrando el centenario sería bueno reflexionar sobre la importancia de difundir los libros del Taita, un escritor incomprendido y ninguneado en su tiempo y ahora estudiado en muchas universidades del mundo.

* Tankar Rau-Rau Amaru es autor de “Entre dos fuegos”, “Apaga las velas”, “Ojos de Rocío y otros cuentos”, “Allin kawsay y el poder en el Perú” y “Crónicas del socavón”.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario