Servicios en comunicación Intercultural

Perú: De bofetadas, patadas, cachiporras y metralla. Violencia en la tradición aprista

"Patadita" de Alan García al ciudadano Jesús Lora

Por Jorge Agurto

17 de octubre, 2010.- La bofetada propinada por el Presidente Alan García a un joven que le dijo “corrupto” no es una casualidad. El 2004 el mismo Alan García propinó una patada en plena marcha pública a una persona humilde que iba delante de él, esmerado en escoltarlo y abrirle paso. Una filmación impidió que negara el hecho como lo viene haciendo esta vez, a pesar de las evidencias y testigos.

Pero las agresiones de los apristas no acaban aquí. El partido de la estrella tiene fama y tradición de matonería política y parte de esta la conforma la “bufalería aprista”.

Jorge del Castillo, otro conspicuo representante del aprismo, también propinó hace varios años un soberano golpe de puño que desangró a un ciudadano que también le vociferó algo en público.

El tristemente célebre Arturo “Búfalo” Pacheco se hizo conocido por dirimir a golpes de cachiporra las diferencias que no se resolvían por las buenas. Pacheco dirigía un comando de 40 a 50 matones apristas que armados de revólveres, cachiporras y manoplas, sembró el terror en las universidades y a partir del primer gobierno aprista (1985-1990) amplió su radio de acción en sectores populares, incluso con el apoyo de fuerzas policiales.

Y no menos célebre es “Chito” Ríos, o Miguel Ríos Sáenz, que según el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) habría liderado y desempeñado como jefe operativo del comando Rodrigo Franco, un grupo paramilitar que operó durante el gobierno de Alan García y cuyas muertes, hasta hoy, no tienen responsables. Al Comando Rodrigo Franco se le atribuye el frustrado atentado contra el Diario Marka, el asesinato del abogado Manuel Febres Flores y el asesinato del líder sindical Saúl Cantoral Huamaní y de Consuelo García.

Foto de "Chito" Ríos. Blog: Desde el Tercer Piso

El 2007, Carlos Martínez, alcalde de la provincia de San Ignacio, Cajamarca, denunció que “Chito” Ríos habría vuelvo a las andadas pues le hacía vigilancia e incluso intentó agredirlo en un contexto de amedrentamiento a líderes comunales y ambientalistas (Ver: http://www.servindi.org/actualidad/1624).

Agustín Mantilla, personaje clave en la corrupción y la violencia aprista

Mantilla no solo fue filmado recibiendo 30 mil dólares de Vladimiro Montesinos sino que manejó 6 millones de dólares cuyo origen no ha sabido explicar

Otro personaje aprista asociado al ejercicio de la violencia es Agustín Mantilla, conocido como “Rambo”, personaje clave y secretario personal de Alan García durante su primer gobierno. Mantilla fue el encargado de los asuntos del “interior”, habiendo ocupado los cargos de viceministro y luego ministro del Interior.

La CVR recogió suficientes evidencias que lo sindican como el promotor del grupo paramilitar Comando Rodrigo Franco y haber participado directamente en la masacre del penal El Frontón.

Dicho comando utilizó la infraestructura e información del Ministerio del Interior e incluso contó con la participación de algunos efectivos de la Dirección de Operaciones Especiales (DOES) y del Delta 5 de la Dirección Contra el Terrorismo (DIRCOTE) de la Policía (Ver: http://www.cverdad.org.pe/ifinal/pdf/TOMO%20VII/Casos%20Ilustrativos-UIE/2.19.%20COMANDO%20RODRIGO%20FRANCO.pdf ).

Y es que el partido aprista ha cultivado con esmero dos tradiciones partidarias de las cuales ha hecho escuela y formación de sus cuadros políticos.

Una es la escuela de oratoria donde desde pequeños se les enseña a los niños apristas a ejercitarse en la práctica de la demagogia. Como lo advierte Guillermo Giacosa en un artículo de antología, a los niños oradores del partido aprista se les enseña metódicamente a fingir lo que no sienten, alardear con retórica y de manera convincente incluso sobre temas de los cuales no están seguros.

Esa tradición retórica y demagógica nace con el propio mentor del aprismo, Víctor Raúl Haya de la Torre y forma parte de la tradición aprista.

Cachiporra antigua. Instrumento para dirimir diferencias políticas

La otra tradición es la violencia matonesca, expresada antes en la macana, la manopla y la cachiporra, que con el APRA en el poder se convierte en el asesinato artero y a mansalva con révolver y metralla como en los asesinatos del comando Rodrigo Franco.

Por eso, a pesar de que la corrupción corroe al actual gobierno de pies a cabeza, y la ciudadanía la sindica como uno de los principales flagelos de la política actual, la intolerancia de los apristas a las críticas demuestran -más que dignidad y entereza ante la moral ofendida- falta de escrúpulos y sinvergüencería.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Alan Garcia Pérez es un ser muy PELIGROSO inmoral, corrupto, genocida, psicópata bipolar, tenemos que cuidar a nuestros hijos, hermanos, familiares, de este ladrón con siete suelas, toda la banda criminal aprista debe desaparecer NUNCA MAS DEBEMOS PERMITIR QUE SEA RECONOCIDO COMO PARIDO POLITICO YA QUE SON UNOS MAFIOSOS SANGUINARIOS A LA CARCEL CON TODA ESA LACRA GUBERNAMENTAL APRISTA!!!

LOS EXPEDIENTES PERDIDOS EN EL PODER JUDICIAL, IGUAL CON LOS DOCUMENTOS DE SALUD, DONDE EL HUACHIMAN RECONOCIO AL DIRECTIVO DE SALUD, LOS PETROAUDIOS, LOS FAENONES, LAS ENGRASADAS, LAS APREOPIACIONES DE TERRENOS POR FUNCIONARIOS APRISTAS DE COFOPRI, SOBREVALORACION DE LAS COMPRAS DE PRESIDENTES REGIONALES, ALCALDES Y FUNCIONARIOS APRISTAS Y TANTAS COSAS MAS QUE ESTAN DEBIDAMENTE COMPROBADAS, Y ALAN .... BIEN GRACIAS, NO QUIERE MORALIZAR, NO LE INTERESA, ES MAS, TODO LO QUIERE TAPAR Y SE MOLESTA PORQUE LE DICEN CORRUPTO?
SI ESTOS SON UN CHAUFA DE MARISCOS, PURO CHORO Y CON UNAS CONCHAS .......

A partir de este miércoles quitan restricción a venta bebidas...

I found your entry interesting thus I've added a Trackback to it on my weblog :)...

Este miércoles levantan restricciones a expendio bebidas alcohólicas...

I found your entry interesting thus I've added a Trackback to it on my weblog :)...

BUFALOS o FUERZA DE CHOQUE?????

Añadir nuevo comentario