Servicios en comunicación Intercultural

Amazonia: Greenpeace pide 14 mil millones de dólares para preservar pulmones del planeta

Arboles de la amazoniaGreenpeace presentó el 4 de diciembre en Bali un mecanismo para frenar la desaparición de selvas tropicales y pidió la creación de un fondo de 14 mil millones de dólares (unos 9 mil 550 millones de euros) para preservar el Amazonas y otros "pulmones" del planeta.

Es imprescindible que se utilice la oportunidad que ofrece Bali para incluir el mantenimiento de las selvas en las discusiones sobre el cambio climático y entre las soluciones para afrontarlo" , dijo a Efe el brasileño Paolo Adario, coordinador de la organización ecologista en el Amazonas.

Adario explicó que el grupo ha presentado hoy en la conferencia del ONU sobre el cambio climático "un mecanismo de reducción de emisiones de carbono por deforestación tropical que pide la creación de un fondo para financiar la preservación de la foresta" .

"Sin dinero no hay bosques y no hay futuro" , explicó, al añadir que "el Gobierno regional del Amazonas ya ha mostrado que tiene voluntad política para frenar la deforestación y los Gobiernos de todo el mundo en Bali tienen que hacer lo propio" .

Para Adario, los mecanismos de venta de derechos de emisión de carbono puestos en marcha por Kioto son insuficientes e ineficaces: "las emisiones no cambian, siguen sin reducirse, ya que muchas veces a las grandes empresas les sale mucho más barato comprar un área de bosque que reducir sus emisiones" .

Greenpeace considera imprescindible establecer un mecanismo que permita la protección de los bosques y que "no pueda ser utilizado por las grandes compañías para incumplir su obligación de reducir sus emisiones" .

Por eso, propone la creación de metas nacionales de reducción de deforestación y de un fondo internacional que, según sus cálculos, podría captar hasta 14.000 millones de dólares (unos 9 mil 550 millones de euros) para los países que asuman y cumplan compromisos concretos de reducción de deforestación.

Del total de emisiones de carbono a la atmósfera se calcula que el 20 por ciento proceden de la pérdida de selvas tropicales.

"Sin dinero las selvas seguirán siendo destruidas" , dijo Adario, al resaltar que las tropicales, todas situadas en países pobres o en vías de desarrollo, son las más dañadas y las que tienen mayor impacto sobre el clima.

"No es justo esperar que países que tienen muy pocos recursos económicos puedan preservar sus bosques. Es necesario que la comunidad internacional ponga recursos sobre la mesa para que esos países puedan proteger sus bosques de forma eficaz y al mismo tiempo ayudar al clima y proteger la biodiversidad y a las comunidades indígenas locales" , añadió.

Brasil, con 400 millones de hectáreas de Amazonas, es el país del mundo que cuenta con la mayor extensión de selva, pero también es el cuarto del mundo en emisiones de gases invernadero.

"El 75 por ciento de las emisiones brasileñas proceden de la deforestación" , indicó Adario, para quien "la contribución que debe hacer Brasil para ayudar al mundo a resolver el cambio climático es muy clara: deforestación cero" .

Recientemente Greenpeace presentó un plan al Gobierno brasileño para frenar totalmente la deforestación en siete años, lo que, según Adario "puede hacerse, sólo necesita voluntad política" .

"Brasil continua diciendo que los países ricos son los grandes responsables históricos del cambio climático, pero también nosotros tenemos nuestra cuota de responsabilidad y debemos hacer nuestros deberes" , sentenció Adario.

Según los datos de Greenpeace, la Amazonía brasileña ha perdido en los últimos 40 años un 17 por ciento de su extensión, lo que equivale a un territorio más grande que Francia.

El promedio de pérdida de bosques se acerca en Brasil a los 20 mil kilómetros cuadrados al año, aunque ha disminuido consecutivamente en los tres últimos.

Greenpeace, presente en el Amazonas desde 1997, trabaja con las comunidades locales, de las que recoge información de primera mano sobre lo que pasa en la selva, pero también con el Gobierno, además de vigilar periódicamente la destrucción de la foresta por satélite y con un avión con el que sobrevuela las enormes extensiones verdes en peligro.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Sobre esta trágica cuestión (que para nosotros es más vital aún que para los otros participantes del problema), los paÃses andino amazónicos tenemos un "otrosà digo" que añadir, cual protocolo escrito con la tinta de la realidad de nuestro pasado. Pocos se atreven a recordar que nuestro pasado remoto, geográficamente, fue el de selvas de montaña, actualmente casi inexistentes y que también coadyuvaron, al desaparecer en humo, a crear el porcentaje fatal del monóxido de carbono y otros gases integrantes del efecto invernadero.
Asà como es claro que las emisiones industriales provenientes de los combustibles fósiles deberÃan ser mitigadas por procedimientos también industriales, la reabsorción de CO2 por la restauración de las selvas es una reponsabilidad nuestra, no debiera ser propuesta como un mecanismo de compensación de la otra, sino como un propósito nacional que nos devuelva la dignidad arrebatada al entrar a socavones como mineros al servicio de trasnacionales.
Si es interés de algún agente internacional ayudar en restituir el ambiente selvÃcola a los Andes hoy yermos, reconstituyendo los sistemas florÃsticos que aquà crecieron, revirtiendo para ello los factores sociales que promueven aún la continua deforestación (en un proceso cuyo origen es muy anterior a la industrialización) sea bienvenido porque entonces sus intenciones serán claras, pero el aspecto financiero y falaz que adquieren los actuales mecanismos que se pergeñan tras el acuerdo de Tokio y sus consecuentes no puede insapirar nuestra confianza en felices resultados, tiene todo el aspecto de un engañamuchachos.
Porque tenemos que echar cuentas claras con los procesos históricos denudantes del suelo, no son los intereses financieros los que colaborarán en ello, sino los factores que favorecen la sostenibilidad como forma justa de actuar, y esos valores sólo los encontraremos en el seno de nuestro pueblo, agrÃcola y comunario.

hola, mi nombre es adriana vela mozombite, soy peruana y vivo en la ciudad de pucallpa del departamento de ucayali, no pertenesco a ninguna comunidad indigena ni nativa, pero como ciudadana me interesa muchisimo el problema de la deforestacion en ucayali, ya que se caracteriza por ser zona forestal. ¿como puedo ayudar o contribuir en la lucha contra el daño de nuestros bosquez, por que me identifico mucho con ellos por que vivo en esta hermosa zona de selva del Peru ¿es necesario constituir una organizacion para realizar proyectos con el objeto de apoyar en la noble causa de luchar por preservar la naturaleza, ya que dia a dia el hombre destruye la naturaleza que es creacion de dios.por favor espero una respuesta.gracias atte. Adriana Vela Mozombite Estudiante de Derecho y Ciencias Politicas de la Universidad Nacional de Ucayali.

Añadir nuevo comentario