Servicios en comunicación Intercultural

Perú: La calle tiene el nombre de un etnocida: Julio C. Arana

Por Nila Vigil

He vuelto a Lima y tengo tanto trabajo acumulado que empiezo a desesperarme: transcribir cassetes, revisar documentos, escribir informes, etc. Lo peor es que en este estado no me organizo bien y casi, casi me dan ganas de llorar. He decidido hacer un alto en el trabajo y compartir con ustedes algo de lo vivido en mi viaje.

Como conté en el post anterior, para ir al territorio shawi se debe partir de Yurimaguas. Para quienes no lo sepan, esta es una ciudad de selva baja, capital del distrito de Alto Amazonas que, como todas las ciudades de la Amazonía Peruana, tiene un problema de contaminación de ruido por los terribles mototaxis.

Yo no iba a Yurimaguas desde hace 20 años más o menos y me ha dado mucha pena ver como el progreso le ha hecho perder ese encanto de ciudad de selva que tenía cuando yo era joven. Me comentaron, incluso, que en las fiestas del pueblo (que son en agosto) ya no se adornan las calles con cadenetas, ni la gente baila en ellas.

Mientras caminaba por la ciudad, vi la calle Julio C. Arana. Sí, el cauchero responsable de los crímenes del Putumayo da nombre a una de las calles centrales de Yurimaguas:

Calle Julio C Arana en Yurimaguas, foto Nila Vigil

Calle Julio C. Arana en Yurimaguas. Foto: Nila Vigil

Julio César Arana, para quienes no lo sepan, fue un riojano, cauchero, genocida responsable de los asesinatos a indígenas del Putumayo, donde eran esclavos de la Casa Arana y se les sometía a torturas, flagelaciones y castigos que incluían la muerte:

Por medio de las correrías eran enganchados por la fuerza y la huída era penalizada con la muerte. No se les permitía sembrar sus cultivos tradicionales, sus armas habían sido confiscadas; debían hacer penosas travesías llevando grandes y excesivos cargamentos de caucho hacia los centros de acopio. A cambio se les entregaban ciertas mercancías a precios exorbitantes, e incluso recibían una lata de carne por todo el trabajo de un fábrico (temporada de trabajo del caucho). Los capataces contaban con un grupo de jóvenes indígenas a su servicio, quienes coadyudaban a la supervisión del trabajo y participaban de forma activa en la captura de los fugitivos. El régimen de trabajo insistía Casement era un verdadero sistema social fundado en el terror, y provocaría el genocidio total de los indios, si no se tomaban las medidas correctivas adecuadas lo antes posible (Roberto Pineda Camacho: La casa Arana en el Putumayo. Revista credencial Historia. Bogotá - Colombia. Edición 160 Abril de 2003)

¿Cómo es que una calle lleva el nombre de un criminal? se preguntarán ustedes y debo decirles que también en Iquitos hay una calle con el nombre y apellido de este sujeto. Lo que ocurre es que no todos consideran a Arana un genocida y hay quienes creen que el cauchero es un patriota. Sí, Porras Barrenechea, por ejemplo, ve en Arana un pionero de la Amazonía: el cauchero del norte colonizador del Putumayo y del Caquetá y defensor infatigable en su condición de Senador por Loreto, de la integridad territorial del antiguo Maynas.

Hace unos meses, un viejo líder aprista, Moisés Panduro, publicó en un diario de Iquitos un artículo titulado Arana, el patriota donde afirmaba que no se le ha comprobado a Arana responsabilidad en los crímenes (el mismo argumento de quienes defienden a Fujimori). Panduro cierra ese artículo con estos elogios:

Le debemos a Julio César Arana, -pese a tanto gobierno entreguista que hemos tenido-, que el Perú tenga hoy esa extensión territorial al norte de su mapa y que sea El Estrecho y no Iquitos una ciudad fronteriza con Colombia. Arana pues, es un patriota y no un genocida.

Alberto Chirif señala que la tesis del patriotismo de Arana es falsa:

La razón detrás de la conversión de la firma nacional Arana Hermanos en la empresa inglesa Peruvian Amazon, da cuenta de la falsedad del argumento del patriotismo de Arana manejado por los caucheros y sus defensores. El juez Valcárcel, encargado del proceso contra Arana y empleados de su empresa, lo explica con mucha claridad. Colombia alegaba derechos sobre la región comprendida entre el Putumayo y el Caquetá, donde operaba la empresa. En caso de que un fallo arbitral favoreciese los intereses de ese país, Arana perdería su derecho de explotar gomas en esa zona. La conversión de su empresa en británica obedecía a la lógica de contar con apoyo del Gobierno Inglés ante cualquier reclamo contra Colombia y de dejar a salvo sus intereses, independientemente de la decisión arbitral sobre el territorio en disputa. (Julio César Arana Cauchero del Putumayo)

Me animé a preguntar sobre el nombre de la calle y tuve la grata noticia de que los vecinos de Yurimaguas no están de acuerdo con ese nombre, pues se han enterado de que Arana era un hombre bastante malo. Me contaron que hay el proyecto de ponerle a la calle Manuel Irizar y que incluso se ha hablado de ello en el programa local de televisión. Esa es una buena noticia.

----

Enlaces recomendados:

Fuente: Sitio web: Instituto Lingüístico de Invierno

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Me atrevo a concluir de esta primera exposición de los hechos que la ideologización sigue campante como hace un siglo en cuanto a barnizar la realidad demasiado áspera, no es porque el autor de ese artÃculo sea aprista, pero la similitud con el intento hasta hoy no impugnado de maquillar las cuentas en Gran Caimás de su presidente y las atrocidades con prisioneros a los que se incriminó para tener la excusa de aniquilarlos tienen mucha similitud con tal actitud escamoteadora. Que las èpocas, en el sentido de las ventajas tecnológicas no fueran las mismas no disculpa nada, más bien agrava la indiferencia de Arana con respecto a las fuentes de su riqueza y los sistemas que usaban las lobas que contrataba.
Tanto él como Fitzcarrald sabÃan bien lo que hacÃan, el que les canten rapsodias los hombres de pluma (como el propio AlegrÃa, con Mesones Muro, entre otros) no cambia las circunstancias, es solamente una expresión de la plasticidad de las memorias a la polÃtica.

hola q tal en realidad hoy en dia es cierto lo q dise q ya no se selebra las fiestas como eran antes ya cambiaron las cosntumbres.

pues yo no sabia que era un riojano resie me estoy enterando de esa calle llamodo julio c arana

¿de donde sacan tanta ignorancia?.
Toledo, nos vendió a chile por sus asesores chilenos y peruanos traidores que se pasaron a Ollanta por encargo de los chilenos temerosos del Peru que va superando sus problemas economicos y quieren detenerlo paralizando todas las inversiones. En esa legion de traidores esta Vargas Llosa, el antipatria inescrupuloso para tomar los datos de Roger Casement ahorcado por el gobierno de su magestad el 3 de agosto de 1916. Casement fue operador de la competencia cauchera decidida a acabar con Julio C. Arana por amenazar convertirse en el banquero más poderoso de Inglaterra. Hizo una novela con especulaciones que sirvio al congreso ingles para disolver The Bank Of London propiedad de las empresas de Arana. Esa novela fue recogida por Vargas Llosa para el negocio sucio de sus novelas con esa porquería llamada "el sueño del celta". Solo otros traidores pueden tomar lo que dice un novelista como si fueran datos historicos para demonizar a un peruano emprendedor como Julio C. Arana.
Riojanos no caigan en ese cuento,ustedes nunca fueron estúpidos sino más bien inteligentes y emprendedores.
En iquitos todos decían que Julio C. Arana era ilustre loretano. Ahora, recién dicen que es riojano. Una muestra más del antiperuanismo comunista y caviar de la elite política iquitina.

Tus palabras tienen la bilis de los derechista capitalistas que maquillan sus atrocidades y asesinatos con la palabra progreso. Nunca el fin puede justificar los medios. Esto no se trata de Casement, esto es una realidad vivida por los nativos del Putumayo; gente explotada y maltratada por la ambicion e interminable codicia de un hombre llamado Julio Cesar Arana. Pueblo Peruano no se dejen engañar por este charlatan; por que si tomamos su ejemplo, podriamos decir entonces que Francisco Pizarro fuen una persona noble y que sus intenciones fueron las de civilizar y traer progreso al pueblo Peruano. Julio C. Arana fue un desgraciado asesino quien lucro e hizo su fortuna a costa de la sangre y libertad de nuestros hermanos nativos del Putumayo. El nombre de este despreciable debe ser borrado de todas las calles del Perù.

Despues de leer el comentario de Rogelio Reátegui no nos cabe duda en saber quién es el estúpido

Rogelio Reategui, das pena como te expresas, poniendo insultos y apodos a todos los que no piensan como tú, que poco demócrata eres.

realmente es una verguenza ver y pasar por una calle que lleva el nombre de un genocida que llego a matar mas gente que en el mismo HOLOCAUSTO realmente me doy con la sorpresa que la gente sabe muy poco de su historia aunque lo que sucedió con Julio C arana fue un mal necesario porque gracias a estas practicas infrahumanas de extraer el caucho se destapo para todo el mundo la protección de los indígenas y mermo la tanza masiva de los mismo ya que este problema no se daba solamente en Perú si no también en Colombia, brasil y Bolivia, soy de las personas que vive en Yurimaguas y que estoy en absoluto desacuerdo que se mantenga el nombre de ese individuo y sugiero que seas Samuel Fritz quien fue el fundador de Yurimaguas y protector de la invasión de Bandeirantes portugueses que quería colonizar esta parte del territorio peruano.

tipos como rogelio reategui,no disiernen entre lo bueno y malo ya que andan ciegos de"inteligencia"

que pena me da la opinion de rogelio,como loretano te contesto que somos bien patriotas y muy humanos y no permitimos el abuso ni el genocidio venga de donde venga y pienso que en rioja hay gente muy humana y buena el unico animal derrepente eres tu.no te das cuenta las muertes de tantas personas y niños muertos por intereses subalternos del dinero mal habido,piensa que tu si dios te hubiera ubicado con tu familia en esas comunidades tu y tus hijos hubieran sufrido todo ese abuso por ese demente genocidad igual que muchos en el mundo ese es mas bien el gitler de la selva cabeza de tortuga.

soy limeño pero he vivido algunos meses en varias ciudades de la selva incluyo iquitos y alli he conocido a un anciano que me conto las atrocidades de un asesino que esclavista y no para no pagarle nada los mataba, lo hizo con su padre, y el tuvo que reemplazarlo sino mataban a su hermana que la tenian viviendo con un tal Arana que incluso era pedofilo, no le crei hasta ahora.

Arí, chay mana allin kawsaykunaqa maypipas tarikullanqapuni. Wañuchikuq runakunapas, muchuchikuq runakunapas, ñit'ikuqpas, sarunchakuqpas, suwakuqpas kallanqapuni. Chaykunaqa Diosmantaraqmi rimankupas: "Kamachisqayta mana hunt'aptiykiqa infiernomanmi rinki" nisparaqtaqmi rimankupas, chaykunaqa mana p'inqakuq ari kanku, mana wanaq. Paykunalla allinta kawsayta munanku, hukkunaqa wañuchunkupas nispa yuyaychakunku. Chaykunaqa kallanqapunim maypipas, ichaqa chaykunata ari chinkachinanchik.
Punupiri, ¿maymantataq mistikuna hatun hatun haciendayuq rikhurirqanku? ¿Ima qullqinkuwantaq chay allpakunatari rantirqanku? Chay allpakunapas, chay kawsaykunapas wakcha runap llamk'aynin ari. Mistikunataqa, chay hacendadokunataqa indio runa ari qhapaqyachin yawarninwan, yarqayninwan, muchuyninwan, mana ñawiyuq kayninwan (analfabetismo).Paykunatari, ¿pitaq Senador kanankupaqpas, Diputado kanankupaqpas akllarqan? Sapallankumanta ari llaqta kamachikuq rikhurirqanku, chayqa qullqiyuq kasqallankumanta; qhipamantaq "Padre de la Patria" rikhurichkanku. Kay q'arakuna ari kamachikurqanku chakakunapas, ferrocarrilpas, hatun ñankunapas wasi punkunkuta, haciendankuman chay FFCCpas chayananta. ¿Chaykunari ima qullqiwantaq rurakurqan? Chayqa llapan peruanokunap qullqinwan ari rurakurqan, ¿Chaykunachu patriota kankuman? Kurakunapas, juezkunapas, gobernadorkunapas, llapan kamachikuqkunapas kaqlla ari kanku, ¿imawanmi qhapaqyarqankupas, qhapaqyankupas? Wakcha runakunap llamk'ayninwan ari. Quri qullqi qhuyakunapi indio runata tuta p'unchaw llamk'achispa. Chayrayku ari llamapas chinkarin, runapas pisiyarqan. Qhuyakunapi tukukurqan, ichaqa paykunapas, kurakunapas kuka negocioyuqmi karqanku, ¿kunantaqchu kukataqa ama ninkuman? Kawsasqanchikqa waqanapaqmi, kunan p'unchawkunapas. ¿Imaraykutaq "oro no, agua sí" niqkunapas kunanqa kay Mama llaqtanchikta qullqiyuqkunallaman ch'iqirquchichkan? Ama ari ñawsaqa kasunchikchu. Chay "ayayerokunata" allinta riqsisunchik, chaymantataq kamachikuqpaq akllanakuypiqa manaña ari paykunapiqa iñisunchikñachu. Akllanakuykunapiqa ñuqanchikmanta qhawarinakusunchik. Kamachikuqmantaqa huk indio runam yaykunan, chayta ama qunqasunchikchu.
Huk p'unchawkamaña.

Soy de Rioja,ahí tambien hay una calle con el nombre de este maligno personaje,alla,la mayoria de personas,en especial los mas jovenes no saben las atrocidades que fueron cometidos por esta persona,nadie tiene el derecho de de utilizar medios,como la esclavitud,para lograr acumular riqueza,si bien fue de Rioja,no seamos reacios a aceptar,las criticas de aquellos que se sienten indignados como yo,de como el ser humano,puede llegar perder la razon en busca del poder,estaria de acuerdo que cambien el nombre de esa calle por otro paisano o cualquier otra persona,que su historia no este manchada con sangre;saludos para todos los Riojanos.

La calle debería llamarse Roger Casement .

Hagamos una campaña para que las autoridades retiren el nombre de JULIO CESAR ARANA DEL AGUILA, de las calles de nuestras ciudades.

Lo indignante de su actuar es que no tuvo consideración con sus hermanos de sangre, con sus connacionales. Ha actuado como un tipico extranjero.

Logicamente solo buscaba el lucro a toda costa.

Dice Toffler, en la epoca del caucho han perecido en la amazonia aproximadamente 30,000 indios, a manos de personas como Arana.

...a través de los tiempos siempre a habido gente como julio c. arana hasta la actualidad que se an aprovechado y siguen aprovechándose de la ignorancia de la gente para conseguir sus propios intereses en realidad nada a cambiado miremos solamente en la actualidad los mas renombrados políticos conocidos,sabemos lo que hacen, sabemos de sus jugadas solo que ahora es diferente según esos tipos ahora luchan a favor de los pobres compran conciencias compran la justicia y los vacios legales son usados como arma buena a favor de sus intereses , sus seguidores luchan que su líder sea ganador porque también ellos se benefician del estado, reina el compadrazgo la soboneria, se burlan de la justicia como se les da la gana a vista y paciencia de las autoridades que representan la ley y no seria novedad que de acá a unos años nuestros nietos vean en las calles de los pueblos el nombre de un político ratero y sinvergüenza de la actualidad y entonces ellos estarán como ahora en este block comentando de lo que fueron y encima con dudas y dirán ellos también dicen y dicen ..

solo falta que de aca a unos años nuestros nietos esten caminando por la av. Alan garcia ay DIOS MIO ....

va ver Av Vladi Montesinos, Av Humala, Av toledo, la ignorancia y el desconocimiento de nuestros lideres sociales y autoridades politicas es tan grande que nos estan condenando a repetir los tristes fracasos de la historia de nuestros pueblos

TODA MI FAMILIA PATERNA ES DE RIOJA, AHI AY UNA CALLE CON EL NOMBRE DE JULIO C. ARANA, DESDE NIÑO SIEMPRE OIA DE MIS PADRES Y ABUELOS DE ESTE PERSONAJE JULIO C. ARANA DECIR QUE LOS INDIOS QUE SE REBELABAN O NO SEGUIAN LAS ORDENES DE ESTE GENOCIDA LOS HACIA HACIA AMARRAR Y EN POSICION HORIZONTAL ASI COMO ECHADO EN EL SUELO LOS CUBRIAN CON HOJAS SECAS Y LOS PRENDIA FUEGO,HASTA QUE EL INFELIZ MUERA CARBONIZADO.

Espero que las autoridades de Iquitos y de yurimaguas, no sean tan indiferentes, no se puede tener calles con nombres de asesinos como Arana y compañia, que efectuaron aberraciones con estas etnias de la amazonis, no eran patriotas sino unos mercenarios que se hacian ricos con la explotacion del caucho, con practicas inhumanas.

Atentamente,

LUIS DEGREGORI

Julio César Arana Del Aguila
Por Juan Manuel del Aguila Tafur

En relación con Julio César Arana del Aguila, gran riojano, gran amazónico y gran peruano, es bueno tener en cuenta que hasta hoy no se ha escrito una Historia como tal. Fue, principalmente, un comerciante, un profesional del comercio y político. Como comerciante fue, desde los 14 años de edad, vendedor de sombreros de paja bombonaje, fabricados en Rioja y Moyobamba; luego regatón (vendedor minorista navegante por los ríos amazónicos), comprador y vendedor de mercancías varias necesarias para la actividad cauchera en las zonas de los ríos Huallaga, Marañón, Purús, Acre, Yavarí, Napo, Putumayo, Caquetá, Caraparaná, Igaraparaná y demás tributarios del Amazonas; comprador de caucho, especialmente de jebe débil y su exportación a los mercados de Inglaterra y Los Estados Unidos de América; financiador de la actividad cauchera usando los contratos de habilitación o avío por los cuales sus empresas entregaban mercancías varias para pago futuro con caucho. Llegó a ser uno de los empresarios más ricos de la Amazonia Peruana y Presidente de la Cámara de Comercio de Loreto. Como político fue Alcalde la Provincia de Maynas (Iquitos), Presidente de la Junta Departamental y Senador por el Departamento de Loreto. Sus detractores fueron de diversa clase. Comerciantes, como los caucheros colombianos (por citar algunos, Crisóstomo Hernández, Benjamín Larrañaga, Gregorio Calderón). Políticos colombianos, interesados en arrebatar al Perú la zona ubicada entre los ríos Putumayo, Caquetá y Amazonas, como que lo consiguieron con el Tratado Salomón – Lozano (1927) al cual se opuso Arana. Los ingleses, quienes subrepticiamente llevaron semillas de caucho del Brasil a Ceylán y Malasia (sudeste asiático) generando competencia con el caucho amazónico, hasta que el año 1912 lograron la caída de los precios del caucho amazónico y la quiebra de las empresas caucheras. Los estadounidenses, quienes tenían interés por independizar a Panamá de Colombia (tomar nota de lo ocurrido en el navío Winsconsin, 1902) consiguiendo de esta forma la autorización de Panamá para la construcción del canal, ofreciendo a Colombia hacer valer sus oficios para que sea compensada con la zona ya descrita (Putumayo, Caquetá, Amazonas), lo que ocurrió con el tratado Salomón-Lozano. No fue, pues, inocente la aparición en la zona del rio Putumayo e Iquitos de los estadounidenses el ingeniero Walter Hardenburg y su amigo W.B. Perkins. Como el Perú no podía repeler la invasión colombiana autorizó a Julio César Arana del Aguila que armara su propio ejército para defender el territorio peruano ya mencionado, donde sus empresas tenían sus centros de acopio de caucho, que le proveían sus habilitados. Las empresas comerciales, de las cuales era socio Julio Cesar Arana del Aguila, recolectaban caucho en la gran hoya amazónica, mientras él viajaba en plan de negocios de Iquitos a Manaus, Belem do Pará, Nueva York, Londres, Biarritz y Lima. Esos viajes duraban meses pues era en barco y todavía no existía el Canal de Panamá. Para llegar de Iquitos a Lima el viaje era en barco a Yurimaguas, luego por camino de herradura a Moyobamba, Rioja, Chachapoyas, Celendín, Cajamarca, Pacasmayo y en barco al Callao. Duraba más de dos meses. O también por barco yendo de Iquitos a Belem do Pará, bordear el Brasil para pasar del Océano Atlántico al Océanos Pacífico por el Estrecho de Magallanes y navegar hasta el Callao. Todos los detalles de sus negocios quedaba en manos de sus administradores, habilitados o aviados y subhabilitados o subaviados, quienes eran comerciantes independientes de las empresas de Arana. En Iquitos, el Juez le abrió un proceso penal y en el parlamente inglés, “Cámara de los Comunes” le fue abierto, también, un proceso público, por genocidio, donde declararon en contra de él el inglés Roger Casement y el estadounidense Walter Hardenburg; procesos que se cerraron porque no habían evidencias de que Julio César Arana del Aguila fuera el responsable; no le pudieron condenar por actos de sus habilitados y subhabilitados, pues las publicaciones periodísticas no son suficientes como pruebas. El era un estratega empresarial nato. Por eso es que fundó varias empresas como Arana, Larrañaga y Cía., Arana, Vega y Cía., J.C. Arana & Hermanos, en Iquitos; Casa Arana Bergman & Co, Nueva York, y la Peruvian Amazon Rubber Co., (1907), después llamada Peruvian Amazon Co., con sede en Londres (oficina en Salisbury House, London Wall, London E.C.); cuyo directorio estuvo conformado por los financistas ingleses Henry M. Read y Sir. John Lister Kaye, de Londres; por el comerciante peruano inglés John Russel Gubbins, de E & W. Hart, de Lima; por el naviero portugués Sebastián Clemente Barâo (Barón) de Sousa Deiró, de Goodwin, Ferreira & Cº Ltd., de Manchester; por el banquero francés Henri Bonduel, de 10 Rue de Aumale, de Paris; por Julio C. Arana y Abel Alarco, de J.C. Arana y Hermanos, de Iquitos, siendo Manager Abel Alarco; banqueros: Lloys Bank, London; Martin’s Bank Limited, London; London Bank of Mexico & South America, London; además tenía sucursales y representantes en muchas ciudades del extranjero. No está bien que se tome como referencia histórica novelas de literatos interesados en la difusión (ventas) de sus novelas. Las novelas no son textos de Historia escritos por historiadores. Las novelas son creaciones de los novelistas; son historias inventadas o historias adulteradas para que los lectores quieran adquirirlas y leerlas. Novelas sin compradores no es negocio. Las novelas históricas, algo tienen de verdad, pero no son necesariamente ciertas, pues la verdad ha sido adulterada de acuerdo a las necesidades del novelista. Por eso la novela “La Vorágine” del novelista colombiano José Eustasio Rivera Salas debe leérsela como tal, como novela. La novela “El sueño del celta” de Mario Vargas Llosa, es eso, una novela, no es un libro de Historia. Con suma claridad Mario Vargas Llosa en su “Elogio de la lectura y la ficción”, leído cuando le fue entregado el Premio Nobel 2010, habla claramente que un tema es la historia y otra la literatura, habla de “inventar historias”. Pregunté una vez a un guionista de cine sobre la modificación de la verdad histórica en las películas cinematográficas con motivo de la exhibición de la película Fitzcarraldo, de Werner Herzog, y él me contestó que si no se le adecuaba a los intereses de los cinéfilos éstos no lo verían y por tanto sería un mal negocio. Le dije, entonces, pero eso es antiético y me contestó que quizás porque él no era un historiador sino un guionista profesional. Algo parecido ocurre con los novelistas.
Julio César era un hombre hogareño, pulcro y autoeducado. Hablaba además del castellano, el inglés, el francés y el portugués. No debe olvidarse que fue el gestor de la Ley 5100, del 18 Mayo 1925, que creó el Colegio Nacional de Iquitos (CNI) cuyo primer director fue el riojano Pedro Antonio del Aguila Hidalgo, sobrino suyo. En Rioja e Iquitos existen calles con su nombre. Julio César Arana del Aguila nació en Rioja el 12 de Abril de 1864. Falleció en Lima (Magdalena del Mar) el 7 de Septiembre de 1952. Hijo de don Martín Arana Hidalgo y doña María de Jesús del Aguila Vásquez; ella, a su vez, fue hija de Segundo del Aguila y Patricia Vásquez. Sus hermanos fueron: Martín, Irene, Florinda y Natividad. Estuvo casado, en primera y únicas nupcias con el amor de su vida la dama riojana Eleonora Zumaeta. Fueron sus hijos Lilly, Luis, Julio y Angélica Arana Zumaeta.
Lima, 12 Mayo de 2012

Mucho hp ignorante ponerlo como algo bueno. Asqueroso pedofilo y asesino. Mataban a los niños explotandole los cesos contra los arboles

Añadir nuevo comentario