Servicios en comunicación Intercultural

Bolivia: Exigen sanción por el saqueo y destrucción de oficinas de organizaciones chiquitanas

Oficina PaikonekaLa Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (CPESC), la Organización Indígena Chiquitana (OICH) y la Central de Organizaciones de los Pueblos Nativos Guarayos (COPNAG) denuncian el ataque criminal a las oficinas centrales indígenas.

Exigen asimismo un juicio justo y castigo ejemplar para los autores materiales así como la identificación de los autores intelectuales de estos actos criminales. Lea el comunicado:

Saqueo y destrucción de oficinas de organizaciones indígenas chiquitanas

Persecución y discriminación racial contrea dirigentes indígenas, pequeños comerciantes en Ascensión de Guarayos

Exigimos juicio y castigo de los responsables

La Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz CPESC, la Organización Indígena Chiquitana OICH y la Central de Organizaciones de los Pueblos Nativos Guarayos COPNAG, denunciamos a la opinión pública nacional e internacional el ataque criminal a las sedes de las centrales indígenas Paikoneka de San Javier y de Comunidades de Concepción del Pueblo indígena Chiquitano, de domicilios privados de indígenas, así como el saqueo de los puestos comerciales en Ascensión de Guarayos, las amenazas de muerte, agresiones y persecución de dirigentes y familiares del Pueblo indígena Guarayo, en su propio territorio.

Hechos

1.A las 10:00 horas de la mañana del 15 de diciembre fuimos atacados por una delegación de gente que provenía de Guarayos y de algunas provincias chiquitanas quienes se dirigían al cabildo de Santa Cruz, el ataque empezó cuando se encontraron con el bloqueo en San Julián. Formaban parte de esta delegación conocidos matones y violentos de nuestros pueblos a quienes identificamos inmediatamente. Desde hacía algunos días, sabíamos que tenían planeado dirigirse a Santa Cruz con el propósito de asaltar las oficinas de nuestra organización nacional CIDOB y otras instituciones, después de la realización del cabildo.

2.El conflicto se inició a las 10:00 horas, cuando las personas que venían en los buses, trayendo piedras, palos y algunas armas, descargaron toda su violencia contra el primer piquete de bloqueo, ubicado a 2-3 Km. de San Julián, donde estaban nuestros hermanos chiquitanos y campesinos, ellos bajaron de los buses y con amenazas de utilizar las armas que, dijeron, estaban en las flotas; pasaron por la fuerza, desmontaron el bloqueo e intimidaron a las personas que se le interpusieron.

3.Acto seguido se dirigieron hacia el otro puesto de bloqueo, atropellándolo para tratar de pasar de la misma forma que en el anterior. Aquí la gente de San Julián reaccionó contra las agresiones y se produjeron los enfrentamientos dejando un saldo lamentable, de más de 50 personas heridas, la mayoría pobladores de San Julián. Los agresores debieron retornar viendo frustrado su intento de romper por la fuerza el bloqueo.

4.A primeras horas de la tarde, esta gente se reunió en la localidad de San Ramón, en el cruce de caminos entre Guarayos y la Chiquitanía, donde incendiaron y destrozaron la sede del partido de Gobierno, Movimiento al Socialismo (MAS) y aparentemente, allí, trazaron el plan de destrucción que ejecutaron horas más tarde.

5.Un grupo se hizo presente en la localidad de San Javier, 50 km. al Este de San Ramón. Allí más de 100 personas asaltaron violentamente las oficinas de la Central Indígena Paikoneka de San Javier (CIP-SJ), destruyeron nueve (9) equipos de computación, dos motocicletas, teléfonos, muebles, televisores, cámaras fotográficas, un frial para comercializar la carne de las comunidades e información histórica- recopilada y sistematizada en más de veinte (20) años de creación de nuestra organización. Rociaron de gasolina y procedieron a incendiarla por completo. Quemaron y devastaron otras dependencias situadas en la parte de atrás de la Central. Las oficinas y sus equipos de la CIP-SJ quedaron completamente destruidos. Hubo incluso amenazas de quemar la Alcaldía Municipal, por que su Alcalde pertenece al pueblo indígena Chiquitano. Amenazaron a los dirigentes, quienes se vieron obligados a abandonar y refugiarse en las comunidades indígenas cercanas a San Javier.

6.Horas después, la misma turba se trasladó a Concepción, donde destrozaron el interior de las oficinas de Central Indígena de las Comunidades de Concepción (CICC), la cual también, sufrió destrozos, destrucción de información histórica y fue incendiada por los agresores. Por suerte varios comunarios presentes, evitaron el avance de las llamas que pudieron quemar todo por completo. Más tarde la turba, que deambulaba amenazante por todo el pueblo, incendió y destruyó la casa de dos comunarios indígenas identificados como pertenecientes a la CICC, por su labor en la campaña realizada a favor de los constituyentes indígenas chiquitanos.

7.Deambularon toda la noche del 15 y la madrugada del 16 por Concepción buscando casas de los más conocidos dirigentes indígenas para hacer lo mismo con sus domicilios.

8.El día 17 se trasladaron a San Ignacio de Velasco, donde quemaron los puestos del mercado, vengándose de lo sucedido en San Julián en el bloqueo. Acto seguido, armaron un gran grupo, todos armados para cumplir con la promesa hecha antes de partir hacia el cabildo el 15: tomar por la fuerza y destruir la Alcaldía Municipal de San Miguel de Velasco. Varios miles de comunarios estaban esperándolos en la Alcaldía Municipal, la Casa de los Bastones de los Caciques y la Radio Misiones. En una acción desesperada, el Alcalde evitó el enfrentamiento contactándose con el Ministro de la Presidencia a través de la cadena radial ERBOL, quien comprometió el envío de tropas militares para evitar el inminente derramamiento de sangre.

9.El otro grupo llegó a Ascensión de Guarayos después de un cabildo determinó que no debían haber más collas en esa localidad y que serían expulsados. Inmediatamente, desmantelaron los mercados del pueblo, amenazaron a la familia de un ex dirigente indígena (hermano de la actual presidenta de la central guaraya COPNAG) y agredían a quienes encontraban en su paso e identificaban como collas o indígenas que no respondían a las autoridades locales (alcalde, subprefecto, etc.), y para el futuro haciéndoles prometer fidelidad a dichas autoridades públicas, caso contrario serían guasqueados y expulsados del pueblo.

Responsables

Como acto de transparencia y responsabilidad frente a las autoridades y la población cruceña, queremos dar a conocer los nombres de los salvajes que hemos identificado en estos actos criminales:

Vándalos de San Javier y Concepción:

JUAN ANTELO ROMÁN (Conocido matón y hermano del presidente del Comité Cívico), GUERI CASANOVA, ERWIN CASANOVA, ALICIA ORTIZ MÉNDEZ, ROLY VARGAS, ALEJANDRO MÉNDEZ PEDRAZA, ROSARIA CABALLERO, VICTOR HUGO RUIZ, GUSTAVO RUIZ, YOLANDA OLACHEA, ARTURO PÉREZ, BETO VENITO, NATANIEL CASTEDO TRUJILLO (Subprefecto Provincia Ñuflo de Chávez), LUCIO RIVERO (chofer subprefecto Ñuflo de Chávez), HUGO AYUPE, DANIEL RÃOS.

Principales instigadores en Ascensión de Guarayos y Urubicha

ROBERT SCHOCK (Alcalde Municipal Ascensión de Guarayos), DANIEL AEGUAZU (Subprefecto Provincia Guarayos), JAIME CUÑANCHIRO (Presidente Comité Cívico Ascensión de Guarayos), ASCENCIO LAVADENZ (Dirigente organización campesina paralela en Ascensión de Guarayos), YANETH SEVERICH, RUTH LOLA, EDGAR ROJAS (Alcalde Municipal de Urubichá), ANTONIO CHAVEZ (Oficial Mayor Alcaldía de Urubichá), OSMAN CHINCHI, JOSÉ URAÑAVI (Ex Alcalde Municipal de Urubichá), RUBEN RIOS Y OTROS.

Exigimos:

1.Juicio justo y castigo ejemplar para los autores materiales señalados, así como la identificación de los autores intelectuales de estos actos criminales.

2.Seguridad para los dirigentes/as chiquitanos y guarayos y sus familias quienes se encuentran en este momento amenazados de muerte en sus propios pueblos por los agresores.

3.Cambio de autoridades subprefecturales en las provincias Ñuflo de Chávez y Guarayos, cómplices de los hechos violentos sucedidos, en la zona.

4.Investigación a las prefecturas y subprefecturas, sobre erogación de recursos financieros públicos en la realización de los cabildos y otras movilizaciones de presión cívico-político, organizadas por los comités cívicos y prefecturas de Tarija, Santa Cruz, Bení y Pando.

5.Declaración pública de parte del Prefecto del Departamento, como primera autoridad del Estado en Santa Cruz, de condena de estos hechos criminales y de discriminación racial.

6.Intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que estudie la situación y se pronuncie al respecto.

7.Respeto a nuestra diversidad étnica y cultural respecto a los demás sectores de la sociedad regional de Santa Cruz, así como el respeto a nuestras organizaciones sociales y sus respectivas sedes.

8.Exigir al sindicato de la prensa, nacional y regional, se pronuncie respecto a la constante y sistemática violación del derecho de libertad de expresión que se está operando desde los medios regionales en nuestra contra, quienes justifican los actos de discriminación racial y los ataques a personas.

Resolución

1.Pedimos a nuestras organizaciones hermanas y la nacional CIDOB, una reunión de emergencia para definir acciones frente al plan sistemático de violación a los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de Tierras Bajas, del que estamos siendo víctimas en nuestra propia tierra.

2.Declararnos en estado de emergencia y movilización en toda la chiquitanía y Guarayos para resguardar la vida e integridad personal de nuestros dirigentes y sus familias.

Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz CPESC

Central de Organizaciones de los Pueblos Nativos Guarayos COPNAG

Organización Indígena Chiquitana (OICH)

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario