Servicios en comunicación Intercultural

Hija de la laguna, ese gran negocio

Ernesto Cabellos (al centro en cuclillas) junto a los Defensores de las Lagunas. Foto: Guarango

- Hacer buenas películas es mejor que explotar minas de oro. "Hija de la laguna" es un gran negocio y Ernesto Cabellos un gran director.

Por Luis Manuel Claps

Servindi, 11 de agosto, 2015.- Si bien la última película de Guarango es un éxito y ha recibido muy buenos comentarios, algunos se pusieron a transpirar la camiseta buscando argumentos para descalificarla.

Pero los que critican y atacan a la película y sus protagonistas, ¿resisten realmente el debate?

Para empezar, "Hija de la laguna" confirma que el negocio del cine y la realización audiovisual es mucho mejor que el negocio del vil metal.

Las industrias culturales no contaminan, no matan ni reprimen a sus opositores, no generan conflictos sociales y no contratan empresas de seguridad privada para defenderse.

Al contrario, hacen pensar y entretienen. Le gustan a la gente, apelan a los sentimientos y alimentan el alma.

Además, dan mucho trabajo y reparten más equitativamente las ganancias que la gran minería transnacional.

El arte implica la cuidadosa elaboración de la materia prima, no su exportación en bruto a gran escala sin valor agregado.

La producción de documentales y películas de ficción no consume desaforadamente la energía ni genera cantidades abismales de residuos tóxicos.

Su eficiencia no radica en el mayor volumen, sino en la calidad y belleza.

"Hija de la laguna", junto a las instituciones que apoyaron el proyecto, nos han demostrado una vez más que la realización audiovisual con sentido ecológico, revalorización local y defensa de los derechos humanos y el medioambiente pueden ser un gran negocio.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario