Servicios en comunicación Intercultural

Recuperación de canales prehispánicos puede mitigar escasez de agua en Lima

Balsa o manantial donde se deposita, por filtración, el agua proveniente de las alturas de la sierra. Foto: Jorge Choque

- Iniciativa propone reutilizar estructuras prehispánicas que permitieron hace siglos aprovechar el agua proveniente de las alturas andinas. Con este proyecto se busca resolver el problema de abastecimiento que afecta a la capital peruana.

Por Jorge Choque

Servindi, 1 de mayo, 2015.- Las oenegés Aquafondo y Condesan visitaron esta semana las alturas de la provincia de Canta, en la sierra de Lima, con el fin de monitorear un proyecto que tiene como propósito aprovechar el agua de lluvia en la cuenca del río Chillón.

El plan contempla una metodología que incluye la reutilización de canales preincáicos, con lo que se consigue en un primer momento llevar el agua de las precipitaciones hasta zonas de alta infiltración para que el líquido resurja metros más abajo en forma de manantiales o balsas, también de origen preinca.

La comunidad elegida para aplicar esta tecnología es Huamantanga, ubicada a más de 3 mil metros de altura. Hasta este lugar llegó el 28 de abril un equipo de expertos acompañado por diversos medios de comunicación. Servindi también estuvo presente y fue testigo de lo que se viene trabajando en la zona.

La técnica utilizada se denomina "mamanteo" y permite la "siembra y cosecha" de agua de lluvia. Así se logra dosificar el aprovechamiento del recurso hídrico para beneficiar a la población sensible a los periodos de estiaje.

En Huamantanga se ha avanzado en la recuperación de más de un kilómetro de canal preinca, por lo que ya se viene cumpliendo con el denominado proceso de mamanteo que hace que el agua llegue de forma subterránea a las laderas de la montaña.

Canal o "amuna" recuperada en comunidad de Huamantanga. Foto: Jorge Choque

Para la recuperación del canal, inicialmente de piedra y barro, se ha recurrido al uso de revestimiento de cemento. De este modo el canal viene funcionando desde su punto de origen a 3900 metros de altura.

Los expertos no descartan que esta nueva forma de sembrar y cosechar agua sirva más adelante para abastecer de agua a las comunidades ubicadas en la zonas bajas, más aún cuando nos encontramos en un contexto de cambio climático.

Barreras a superar

Sin embargo, existen todavía algunas barreras por superar como el sobrepastoreo que afecta la vegetación y por tanto la capacidad de retener agua en las laderas. Sobre este punto, ya se ha logrado un acuerdo con algunos ganaderos para que lleven a pastar a sus animales a otras zonas.

Cabe precisar que el estudio hidrológico del proyecto está a cargo de Condesan. Esta institución es la que viene trabajando en la restauración de los canales, también llamados "amunas", y el monitoreo de los beneficios hidrológicos de la cuenca alta. El estudio costo beneficio lo realiza Aquafondo.

El proyecto aún se encuentra en periodo de estudios y en proceso de aprobación. Tanto Condesan como Aquafondo siguen realizando sus respectivos análisis y visitas de estudio.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario