Servicios en comunicación Intercultural

La peligrosa lectura de Mirko Lauer sobre el conflicto en el Lote 192

Bueno... de defender a Alan García a defender a Pluspetrol solo hay un paso...

- Un "observador" observado en su afán por desvirtuar las demandas de las federaciones indígenas.

Servindi, 16 de febrero, 2015.- Las reiteradas columnas periodísticas de Mirko Lauer sobre el conflicto en el Lote 192 intentan desprestigiar las demandas de las federaciones indígenas afectadas por la contaminación petrolera y constituyen una "lectura peligrosa interesada".

Así lo afirmó Renato Pita, periodista del Observatorio Petrolero, quién acompaña desde hace años, y muy de cerca, la lucha de las comunidades de las cuatro cuencas que hoy se encuentran movilizadas para exigir garantías que salvaguarden sus vidas.

Lauer reitera en su columna del diario La República que los indígenas anteponen el dinero a otras exigencias, los reclamos se vinculan a desembolsos de dinero o que las dirigencias tienen un comportamiento economicista.

Según Pita, la posición del escritor Mirko Lauer no solo es desinformada sino intenta de forma deliberada deformar y deslegitimar el proceso reivindicatorio autónomo de las comunidades de la cuatro cuencas, declaradas en emergencia ambiental por el Estado peruano.

"Sería bueno que el observador Lauer se dé una vuelta por las asambleas de las comunidades y federaciones y recoja testimonios de comuneros y comuneras, las frustraciones por la ineficiencia del Estado, el dolor por una indiferencia histórica y estructural, y las atrocidades que comete Pluspetrol en la zona", señala Renato Pita.

A continuación el artículo:

Secretos intereses del Observador: En respuesta a opiniones de Mirko Lauer sobre la agenda indígena de las cuatro cuencas

Por Renato Pita Zilbert*

15 de febrero, 2015.- Pensé que Mirko Lauer estaba desinformado respecto al proceso de las comunidades de las cuencas del Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón, afectadas por la actividad petrolera en los lotes 1AB y 8, y por eso los serios errores en su columna de opinión del 13/2/2015. Pero ahora creo que no es así. Parece que Lauer tiene una lectura peligrosamente interesada, que además de seguro representa los intereses de un sector.

No es primera vez que Lauer escribe sobre el tema en su columna “Observador” del diario La República. Se refiere al mismo el 9/2/2015, el 25/12/2014, el 16/12/2013 y probablemente otras veces más. En todo caso siempre dice más o menos lo mismo: Que los indígenas anteponen el dinero a otras exigencias. Por ejemplo: “las dirigencias anteponen sus pedidos de indemnización por daños y perjuicios a cualquier otra consideración”, o que los “reclamos [son] vinculados a desembolsos [de dinero], algunos directos”, o alude a dirigencias “economicistas”.

Las opiniones reiteradas de Mirko Lauer sobre el asunto son parte de una lectura errada, incluso intencionalmente errada, que distorsiona, desprestigia y ensucia la agenda y lucha integral de las federaciones FEDIQUEP, FECONACO, FECONAT y ACODECOSPAT y sus comunidades de las cuatro cuencas. De fondo, esas miradas desprestigian las luchas de los pueblos indígenas.

Pero en su columna del pasado 13 de febrero Lauer se extiende en esos argumentos. Para ello abre comillas y cita largamente a un secreto “observador” (curioso: “observador” es el mismo nombre de su columna, ¿acaso un lapsus?):

“la estrategia que se trazaron los líderes de las cuatro federaciones y sus asesores, fue centrar todo su poder de negociación en la obtención de un pago por indemnización por los daños de 40 años de explotación petrolera, y el pago por el uso de sus territorios.

Todo lo demás: inversiones en salud, educación, descontaminación, consulta previa, se supeditaba a este logro máximo. (…)

“(…) Los dirigentes centraron todo su esfuerzo en alcanzar este objetivo, y fueron cerrando toda posibilidad de llegar a acuerdos sobre temas que las comunidades demandaban y que, por cierto, eran justos” [la cursiva es mía].

Es brutal como Lauer no solo desconoce, sino reduce y destruye los principios de la agenda y lucha indígena en su texto, o sea en su cabeza. En primer lugar, para él los indígenas se dedicaron a “centrar todo su poder” en la negociación por “indemnización”. Nada más falso. Tal vez no existan precedentes de los esfuerzos realizados por las 4 federaciones indígenas para sostener el diálogo con el Estado, iniciado además por iniciativa indígena desde 2011. Parte de ese diálogo ha permitido, entre otros, que el Estado mejore sus actividades de monitoreo ambiental, al contar con la participación de los monitores ambientales indígenas de las zonas afectadas, o motivando importantes cambios en la normativa nacional, como es el caso de los ECA suelos en 2013.

Además, para conocimiento del señor Lauer, las acciones exigidas por las cuatro federaciones indígenas al Estado referidas a titulación de sus comunidades, remediación ambiental, saneamiento básico, compensación e indemnización, tiene larga data. En un acta firmada con Perupetro de febrero de 2013(1), ya se mencionaban esos cinco puntos. En una agenda interna de las federaciones de 2011(2), igualmente se contemplaban algunos de los mismos.

En segundo lugar, Lauer señala que las exigencias de “salud, educación, descontaminación” están supeditados a la agenda económica. Falso. Los documentos citados desmienten eso. Asimismo, esos son puntos desarrollados en el marco de la actual Comisión Multisectorial 119-2015-PCM, desde mayo de 2014, y ya formaban parte de la Comisión Multisectorial 200-2012-PCM, la cual fracasó en cuanto a atención de aspectos sociales. De todo esto también pueden dar cuenta los informes del Grupo de Trabajo de las Cuatro Cuencas de la Comisión de Pueblos del Congreso de la República, emitidos en 2012, 2013 y 2014.

Por otra parte, un antecedente incuestionable de que la agenda indígena no es “economicista” es la histórica Acta de Dorissa (Corrientes, 2006) donde los temas de salud, ambiente y atención social se hacen explícitos. Por otra parte, como indica Lily La Torre, Alberto Chirif y otros especialistas, la remediación ambiental es una preocupación expresada por las federaciones y las comunidades indígenas desde la década del 90(3).

Más bien poco o nada ha hecho Pluspetrol en pro de la “descontaminación” y otras obligaciones socioambientales. Y más bien Lauer limpia a la empresa señalando, por ejemplo, que la “última movilización [de los achuares y kichwas] se produce a pocos meses de que concluya el contrato de Pluspetrol, que en consecuencia puede hacer pocas concesiones”. Nada más alejado de la verdad, cuando hablamos de una empresa que, por ejemplo, judicializa a la autoridad ambiental del país, como es el caso de la reciente medida cautelar para inhabilitar un informe de OEFA sobre la situación ambiental del Lote 1AB(4) (es que Pluspetrol no quiere aceptar la remediación de más de 90 sitios contaminados).

Por último, el columnista señala demagógicamente, y falseando, que las comunidades tiene demandas justas, pero las dirigencias centran “todo su esfuerzo” en el pago de compensación por servidumbres. El “observador”, que ya es mucho más que eso, se equivoca otra vez.

La agenda integral (los 5 puntos) de las federaciones se ha convertido en un pliego inamovible de los dirigentes ante el Estado(5). Son puntos mínimos vinculados al respeto de derechos fundamentales y obligaciones del Estado, tales como garantizar la vida, la salud, el ambiente sano, entre otros. Asimismo, las exigencias de las comunidades vinculadas a su derecho de compensación por el uso de territorios ancestrales, son legítimas, como bien lo señaló el ex relator de las Naciones Unidas, James Anaya(6).

Las comunidades de las cuatro cuencas se movilizan para exigir garantías que salvaguarden sus vidas, frente a una actividad extractiva que no por ahora no cesará en sus territorios. Los dirigentes han expresado en más de una ocasión que no están en contra de la actividad petrolera. Sería bueno que el observador Lauer se dé una vuelta por las asambleas de las comunidades y federaciones y recoja testimonios de comuneros y comuneras, las frustraciones por la ineficiencia del Estado, el dolor por una indiferencia histórica y estructural, y las atrocidades que comete Pluspetrol en la zona.

Existe entonces una peligrosa lectura sostenida por el observador Mirko Lauer (sostenida por otros además, seguramente) que intenta desprestigiar las organizaciones indígenas, sus agendas y luchas, sus legítimos horizontes; deformando procesos que, no exentos contradicciones, sí son propios y autónomos. Una viaje práctica, por cierto, aunque se manifieste entre líneas.

En nuestro país existe una sensación colectiva, casi un sentido común, incluso una certeza, que asegura que de Bagua a hoy, de la CVR a hoy, no hemos aprendido las lecciones pendientes y fundamentales que debemos como Perú. Tenemos mucho por hacer.

Notas:

(1) Acta de la Primera Reunión Preparatoria para el Proceso de Elaboración de Plan de Consulta del Lote 192. Iquitos, 21 de febrero de 2013.

(2) Agenda de las federaciones FEDIQUEP, FECONACO, FECONAT y ACODECOSPAT, integrantes de la plataforma PUINAMUDT. Iquitos, setiembre de 2011. http://observatoriopetrolero.org/agenda/

(3) Alberto Chirif, 2011. Fue una línea de trabajo fundamental que las federaciones exigieron para la conformación de la Comisión Multisectorial 200-2012-PCM, lo cual permitió el primer diagnóstico ambiental de suelos, aguas, sedimentos y aguas de consumo humano en más de 40 años de actividad petrolera.

(4) http://observatoriopetrolero.org/escandalo-pluspetrol-gana-medida-cautelar-en-juzgado-que-invalida-informe-de-oefa-sobre-situacion-ambiental-del-lote-1ab/

(5) Carta al presidente Ollanta Humala del 14/8/2014 y del 13/10/2014; carta a la primera ministra Ana Jara del 18/11/2014.

(6) Conferencia de Prensa del Relator sobre pueblos indígenas de la ONU, Lima 15 de diciembre de 2013.

---

*Renato Pita Zilbert es comunicador de la plataforma de federaciones PUINAMUDT.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Como bien dice Jon, qué viejo llegar a viejo y perder toda objetividad por defender a un corrupto como García.

Si es aprista, que otra cosa se puede esperar. Debe compartir la tesis de su jefe *El perro del Hortelano*.

hace tiempo que Lauer se ha cconstituido en un sachaintelectual "independiente" , sus reiteradas cuasiapologías sobre la vida y obra de su amiguísimo alan garcía lo coloca en el mismísimo balcón de donde el obeso soltaba sus peroratas palaciegas de su primer desastre (85-90). LLegar a viejo para vestirse de cortesano solapa de los poderes fácticos y confundir las cosas abanicándose con pañuelo de seda sobre lo que pasa realmente en el país lo retrata pateticamente. hace tiempo que sus artículos ha descendido al nivel de opinólogo pueril, y ya no hay vuelta atrás, en poco tiempo solo podrá escribir sobre el fútbol local y se irá al mundial Haití 2054 donde Perú seguro campeonará (o no ?)desde algún lugar del cosmos con su amiguísimo

Que feo manchar tu honorabilidad por desprestigiar a las federaciones de nuestros hermanos. Muchos venden su primogenitura por un plato de lentejas, el dinero o la prevenda se gasta; y, todos te daremos la espalda Mirko. Vergonzante. dra. bertha de peru

Añadir nuevo comentario