Servicios en comunicación Intercultural

Diez razones para decir NO a los transgénicos

Por Silvia Ribeiro*

21 de noviembre, 2014.-Los promotores de los transgénicos (organismos genéticamente transformados = OGT), prometen que éstos serán más nutritivos, aumentarán las cosechas y disminuirán el uso de químicos, y por ello, son la solución para el hambre en el mundo. Deberíamos, nos dicen, aceptar los riesgos que conllevan, ya que todas las tecnologías tienen riesgos y siempre hay quienes no comprenden la ciencia y se resisten a los cambios.

La realidad de los transgénicos nos muestra que no cumplen con ninguna de estas promesas. Por el contrario, producen menos, usan más químicos, generan nuevos problemas ambientales y de salud, crean más desempleo y marginación, concentran la propiedad de la tierra, contaminan cultivos esenciales de las economías y las culturas, como el maíz, aumentan la dependencia económica y son un atentado a la soberanía.

1. La ingeniería genética se basa en más incertidumbres que conocimientos

Los transgénicos son organismos a los que se les ha insertado material genético, generalmente de otras especies, por métodos que jamás podrían ocurrir en la naturaleza.

Estudios recientes, aparecidos en publicaciones científicas (1) postulan que los dogmas centrales de la genética desde la década de 1950, podrían estar fundamentalmente equivocados. Lo grave es que sobre este dogma central ¿equivocado? se están produciendo a gran escala organismos transgénicos que van a parar a nuestros alimentos, medicinas y a la biodiversidad circundante.

La tecnología de la ingeniería genética tiene tantas incertidumbres y efectos colaterales impredecibles, que no podría llamarse ingeniería ni tecnología. Es como construir un puente tirando bloques de una orilla a la otra, esperando que caigan en el lugar correcto. Durante el proceso aparecen todo tipo de efectos inesperados y los dueños de esta obra, aseguran que no hay evidencias de que tengan impactos negativos sobre la salud o el medio ambiente, y que los que los cuestionan no son científicos. La realidad es peor, porque los transgénicos no son inertes, sino organismos vivos que se reproducen en el ambiente, fuera de control de los que los han creado.

2. Conllevan riesgos para la salud

Si usted fuera a una tienda y viera un anuncio de galletas que dice “no hay pruebas de que sean malas para la salud”, ¿las compraría? Yo no. Y creo que nadie más. Por supuesto, la industria biotecnológica no está buscando estas pruebas. Científicos independientes, como el Dr. TerjeTraavik de Noruega, han encontrado en 2004 resultados alarmantes: alergias en campesinos debido a que inhalaron polen de maíz transgénico (2).

Pero la verdadera Caja de Pandora, son los efectos impredecibles: ni los que construyen transgénicos saben qué efectos pueden tener en la salud humana y animal, al recombinarse, por ejemplo, con nuestras propias bacterias o ante la posibilidad de que nuestros órganos incorporen parte de estos transgénicos, como ya ha sucedido en pulmones, hígado y riñones de ratas y conejos. (3)

3. Tienen impactos sobre el medioambiente y los cultivos

No hay casi estudios sobre los impactos en los cultivos y en el medioambiente. Sin embargo, es claro y tristemente demostrado con la contaminación transgénica del maíz en México, que una vez que los transgénicos sean liberados, contaminarán los demás cultivos, por polen, viento e insectos. Los cultivos insecticidas pueden afectar a otras especies que no son plaga de los cultivos,tal como se comprobó que el polen de maíz Bt afecta a las mariposas Monarca— y en países de gran biodiversidad, los riesgos se multiplican.

En varias de las plantas de maíz contaminadas que se han descubierto en México, se notaron deformaciones.

Según los promotores de los transgénicos, deberíamos aceptar todos estos riesgos, porque necesitamos más alimentos para la creciente población mundial. Pero la producción de alimentos no es la causa del hambre en el mundo. Actualmente se producen el equivalente a 3,500 calorías diarias por habitante del planeta: cerca de 2 kilos diarios de alimentos por persona, lo suficiente para hacernos a todos obesos. (4) El hambre en el mundo no es un problema tecnológico. Es un problema de injusticia social y desequilibrio en la distribución de los alimentos y la tierra para sembrarlos. Los transgénicos aumentan estos problemas.

5. Cuestan más, rinden menos, usan más químicos

Desde que Estados Unidos comenzó con los transgénicos en 1996, el uso de agroquímicos aumentó en 23 millones de kilos.

Los cultivos transgénicos también producen menos. El cultivo más extendido, que es la soya tolerante a herbicidas (61% del volumen de transgénicos en el mundo) produce entre de 5 a 10% menos que la soya no transgénica. (5)

Las semillas transgénicas son más caras que las convencionales. Esto hace que en algunos casos, aun cuando provisoriamente haya un pequeño aumento de producción, éste no compensa el gasto extra en semilla. La industria biotecnológica arguye que esto no puede ser verdad (¡aunque lo sea!), porque entonces los agricultores estadunidenses no usarían estas semillas. Lo cierto es que la mayoría no pueden elegir, ya no tienen sus propias semillas, hay falta de opciones en el mercado y tienen fuertes ataduras con las multinacionales semilleras.

6. Son un ataque a la soberanía

Prácticamente todos los cultivos transgénicos en el mundo están en manos de cinco empresas transnacionales. Son Monsanto, Syngenta (Novartis + AstraZeneca), Dupont, Bayer (Aventis) y Dow. Monsanto sola controla más de 90% de las ventas de agrotransgénicos. Las mismas empresas controlan la venta de semillas y son las mayores productoras de agrotóxicos. (6) Lo cual explica porqué más de las tres cuartas partes de los transgénicos que se producen en realidad —no en la propaganda— son tolerantes a herbicidas y aumentan el uso neto de agrotóxicos.

Aceptar la producción de transgénicos significa entregar a los agricultores, de manos atadas, a las pocas transnacionales que dominan el negocio y enajenar la soberanía alimentaria de los países.

7. Privatizan la vida

Todos los transgénicos están patentados, la mayoría en manos de las mismas empresas que los producen. Esto significa un atentado ético, en tanto son patentes sobre seres vivos, y además son una violación flagrante a los llamados “Derechos de los Agricultores” reconocidos en Naciones Unidas como el derecho de todos los agricultores a guardar su semilla para la próxima cosecha. Las patenten impiden esto y obligan a los agricultores a comprar semillas nuevas cada año. Si no lo hacen, se convierten en delicuentes. Las empresas multinacionales de transgénicos tienen iniciados cientos de juicios a campesinos de Norteamérica, por “uso indebido de patente”.

8. Lo que viene: semillas suicidas y cultivos tóxicos

La próxima generación de transgénicos incluye cultivos manipulados para producir sustancias no comestibles como plásticos, espermicidas, abortivos, vacunas. En Estados Unidos hay más de 300 experimentos secretos (pero legales) de producción transgénica de sustancias no comestibles en cultivos: fundamentalmente en maíz. Se nombra la producción de vacunas en plantas como si esto fuera algo positivo: ¿pero qué sucedería con estos farmacultivos si se colaran inadvertidamente en la cadena alimentaria? La mayoría de nosotros ha sido vacunado contra algunas enfermedades -¿pero se vacunaría usted todos los días? ¿qué efectos tendría esto?. Ya se han producido escapes accidentales de estos cultivos.

En México, la siembra de maíz transgénico está prohibida y sin embargo desde el 2001 se ha encontrado contaminación del maíz campesino en varios estados de la república, al Norte, Centro y Sur del país (7). ¿Cómo sabremos que no sucederá con estos maíces? ¿Quién lo va a controlar, si las propias autoridades de la Secretaría de Agricultura firmaron en noviembre del 2003 un acuerdo con Estados Unidos y Canadá que les autoriza hasta un cinco por ciento de contaminación transgénica en cada cargamento de maíz importado que entra a México?

Las empresas que producen transgénicos están desarrollando diversos tipos de la tecnología “Terminator”, para hacer semillas “suicidas” y obligar a comprarlas para cada siembra.

9. La coexistencia no es posible ni el control tampoco

Tarde o temprano, los cultivos transgénicos contaminarán todos los demás y llegarán al consumo, sea en los campos o en el proceso post-cosecha. Según un informe de febrero 2004 de la Unión de Científicos Preocupados de Estados Unidos, un mínimo de 50 por ciento de las semillas de maíz y soya, de ese país que no eran transgénicas, están contaminadas. El New York Times (1-3-04) comentó sobre esto “Contaminar las variedades de cultivos tradicionales es contaminar el reservorio genético de las plantas de las que ha dependido la humanidad en gran parte de su historia. (…) El ejemplo más grave es la contaminación del maíz en México. La escala del experimento en el que se ha embarcado a este país —y los efectos potenciales sobre el medio ambiente, la cadena alimentaria y la pureza de las semillas tradicionales— demanda vigilancia en la misma escala”.

Para detectar si hay transgénicos, dependemos de que la propia empresa que los produce nos entregue la información, cosa que son renuentes a hacer, y por la que ponen altos costos que cargan a las víctimas de la contaminación. “Casualmente”, luego de que se han sucedido los escándalos de contaminación, se ha hecho cada vez más difícil detectarlos.8

10. Ataque al corazón de las culturas

La contaminación del maíz en México, su centro de origen, concentra todos los problemas que describimos hasta aquí, pero además es un ataque violento al corazón mismo de las culturas mexicanas: a su vasta cultura culinaria y los mil usos que se le dan al maíz, a sus economías campesinas, a las bases de la autonomía indígena. Con esta guerra biológica al maíz tradicional, las transnacionales podrían apropiarse y privatizar este tesoro milenario y colectivo de los mesoamericanos, obligando a los creadores del maíz a pagar para seguir usándolo en el futuro.

Las empresas multinacionales productoras y distribuidoras de transgénicos, así como los que favorecen las importaciones de maíz OGT, los que quieren levantar la moratoria que impide sembrar maíz OGT, o aprobar una ley de bioseguridad para legalizarlos, asumen una inmensa deuda histórica que los pueblos de México no van a permitir ni olvidar.

Aldo González zapoteco de Oaxaca, resume:

“…somos herederos de una gran riqueza que no se mide en dinero y de la que hoy quieren despojarnos: no es tiempo de pedir limosnas al agresor. Cada uno de los indígenas y campesinos sabemos de la contaminación por transgénicos de nuestros maíces y decimos con orgullo: siembro y sembraré las semillas que nuestros abuelos nos heredaron y cuidaré que mis hijos, sus hijos y los hijos de sus hijos las sigan cultivando. (…) No permitiré que maten el maíz, nuestro maíz morirá el día en que muera el sol”.

Notas:

(1) WaytGibbs,W, “The Unseen Genome” en Scientific American, noviembre 2003. Vertambién grain, “Blinded by the Gene”, en Seedling, Setiembre 2003, www.grain.org

(2) Ribeiro, Silvia, “Transgénicos, salud y contaminación” en La Jornada, México, 20-03-2004

(3) New HealthDangers of GeneticallyModifiedFoodDiscovered, Boletín de prensa del InstituteforResponsibleTechnology, citando los estudios de TerjeTraavik, del NorwegianInstitutefor Gene Ecology, Malasia, 24-02-2004

(4) Moore Lappé. F, Collins J y Rosset Peter, World Hunger: 12 Myths, Food First Books, EstadosUnidos, Oct. 1998.

(5) Benbrook, Charles, Tiempos problemáticos en medio del éxito comercial de la soja RoundupReady, NorthwestScience and EnvironmentalPolicy Center, AgBioTechInfoNet, TechnicalPaper # 4, Estados Unidos, 2001. http://www.biodiversidadla.org/arti

(6) Grupo etc, etcCommuniqué # 82: Oligopolio sa, Nov/Dic 2003, http://www.etcgroup.org/article.asp

(7) Contaminación del maíz en México: mucho más grave. Boletín de prensa colectivo de comunidades indígenas y campesinas de Oaxaca, Puebla, Chihuahua, Veracruz, ceccam, cenami, Grupo etc, casifop, unosjo, ajagi, Oct 2003

(8) Heinemann, Jack A. gm Corn in New Zealand: a case study in detecting purposeful and accidental contamination of food. Ponencia en el seminario científico para delegados al Protocolo Internacional de Cratagena sobre Bioseguridad de la Red del Tercer Mundo y el Institute de Gene Ecology, Malasia, 22-02-2004.

---

*Silvia Ribeiro es investigadora del Grupo etc, http://www.etcgroup.org

----

Fuente: La Jornada, publicado originalmente el 17 de abril de 2004: http://www.jornada.unam.mx/2004/04/17/tras-razones.html

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Bueno respecto a lo que he leído, me posiciono en contra de los alimentos transgénicos, ya que no solo pueden provocar un riesgo para el ser humanos, sino también para el medio ambiente. Se desconocen los riesgos o consecuencias impredecibles que pueden producir estos alimentos, pues aún faltan muchos estudios por realizarse. Estoy en contra de los alimentos transgénicos porque me perece que aún faltan muchos estudios que demuestren la total seguridad de los mismos. Pueden producir daños en el metabolismo del ser humano.
Los alimentos transgénicos fueron presentados como una gran solución para la humanidad por varias razones: Una es que aumentaría la productividad, pero esto es algo que no está demostrado, e incluso se han realizado estudios que demuestran que no es así; otra es que estos alimentos contendrían una gran cantidad de nutrientes, cosa que no es así; y la última y más esperanzadora era la de plantar este tipo de cultivos artificiales en países en vías de desarrollo, pues supuestamente son más productivos y nutritivos. Sin embargo, los grandes laboratorios venden estas semillas transgénicas a precios desorbitados, lo cual deja ver que esto es un negocio basado en el enriquecimiento a costa de otros.

“Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente”(primera exigencia de la sociedad civil), si bien es cierto la tecnología trae consigo muchas mejoras para el ser humano, pero eso no significa que debemos dejarnos llevar por “lo nuevo” sin pensar en las consecuencias de nuestras acciones, consecuencias que no solo atentan contra nuestra calidad de vida, sino también con el aniquilamiento de nuestra madre naturaleza. El uso de los Organismos Genéticamente Modificado OGM, usados como supuesta solución al hambre me parece una gran embuste, y que los únicos beneficiarios son las grandes transnacionales creadores de estos, teniendo solo interés económico sin pensar siquiera que cometen uno de los mayores crímenes contra la humanidad, en vez de buscar las verdaderas soluciones a la mala distribución de las riquezas, a la concentraciones de poderes, a las desigualdades que son el verdadero problema de hambre en el mundo. La propia organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la agricultura (FAO) afirma “que la tierra produce alimentos suficientes para alimentar a toda la población mundial” y esto ha sido así desde siempre, siendo el agricultor el eje principal para su aprovechamiento sostenible y cuidado de semillas para las cosechas futuras y no es justo ni ético decir que se necesita de químicos para buscar una mejor producción si desde tiempos inmemorables nuestros antepasado han labrado la tierra y han logrado exitosos rendimientos con una adecuada relación con la naturaleza.
Con el uso de OGM se está perdiendo nuestra biodiversidad, estamos atentando contra nuestro presente y sostenibilidad del futuro. Nuestra misión como país es cuidar de lo nuestro, Perú es mega diverso y no podemos permitir su destrucción, debemos garantizar una cadena alimenticia libre de transgénicos eligiendo de manera racional.

¿Manachu ñawiyuq kanchik? ¿Imallatataq rikunchikri? Kay Pacha Mamapiqa imapas niraq niraqmi kan, Mama quchapi challwakunaqa mana huk niraqllachu, ¿riki? Hanaqnin phawaq pisqukunapas manam huk niraqllachu, kay pachapi wiñaq yurakunapas manam kasqankamallachu; papanchikkunapas achka niraqmi, kaqtaq sarapas, kaqtaq tawa chaki uywakunapas. Chaykunaqa allpamantahina, mikhunanmantahina, chirimanta q'uñimantahina; runapas manam huk niraqllachu kanchik, hukkunaqa yana niraq qarayuq kanku, hukkunataq yuraq niraq, puka niraq qarayuq kanchik. ¿Manachu qhawarikunchik? Maki ruk'ananchikpas mana pichqantinchu kikin sayayniyuq, ¿riki? Manataqmi kikin llamk'ayniyuqpaschu. Sapankam huk llamk'ayniyuq. Kikin taytamanta, kikin mamamanta lluqsiq wawakunapas manam kasqankamachu, ¿riki? Kay pachapiqa chayhinapuni ari imapas niraq niraqpuni paqarinchikpas, kawsanchikpas, miranchikpas; chayri, ¿imaraykutaq ñuqanchik hukllaman kutichisunchikman? ¿Imaraykutaq llapan runapas mana kaqkamachu kanchik? Pacha Mamanchikpa kamarisqantaqa ama ari tupapayasunchikchu. Kinuwapas, papapas, sarapas, uywakunapas, maychus kasqanta ari yupaychasunchik, icha, ¿ñuqanchik runakunapas aswan llamk'ananchikpaq tawa makiyuq, tawa chakiyuqchu kasunchikmanpas? Achka qullqiyuq karquyta munaspaqa chaytapas ari rurachkachunku, mikhuyniykuqa mayhinachus paqarimurqan chayhinallapuni ari kakuchkanan. ¿Imaraykutaq chay ébola unquykunapas, kansir unquypas, sida unquypas rikhurimuchkan? Chayqa Pacha Mamanchikpi kaq wawqinchikkunata tupapayasqankumanta ari. ¿Imapaqtaq qillqasqakunatapas ñawinchankichik, manachu yuyaq runakunata uyarikusunchikman? Chay yuyaqkunaqa anchatam yachanku.
Papatapas, saratapas, Pacha Mamatapas, runatapas amam anchataqa llamkhapayasunchikchu, paqtataq kimsa chakiyuq ima wawakuna rikhurimuchkanman.
Icha, ¿qam ima ninkitaqchus? ¿Tawa chakiyuq kaytachu munachkanki? maki ruk'anaykikunata ari qhawarikuy, kaqtaq wawaykikunatapas, ¿mana kasqankamachu riki?

Los transgénicos resultan ser una potencial amenaza para la economía mundial si continuara la fabricación, la patentaciòn, y distribución por el mundo, ya se trata de un monopolio comercial en el que solo se ve beneficiado un sector de la población mundial.
Esta situación perjudicial en la que se podido demostrar que va en contra de la naturaleza autóctona resulta incoherente, banal, egoísta, por parte de los que usaron la ciencia como medio de la fabricación de recursos supuestamente para alimentar a la población mundial cuando este atravesando por una época de escasez, y no lo hagan como fue propuesto, más bien limiten la producción de los mismos haciendo que estos solo sean comprados como semilla, queriendo impedir lo que la naturaleza de por si realiza para reproducirse.
Es incoherente la forma de negociar de esta empresa transnacional Monsanto y las demás, ya que cualquier persona se puede dar cuenta que no se puede limitar a la naturaleza, las plantas tienen mecanismos naturales que ayudan a poder reproducirse para que no dejen de existir.
En nuestro país es notable la aceptación por un grupo de investigadores científicos, en la pasada cumbre latinoamericana realizada en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos se discutió y se concluyó sobre este asunto, se habló sobre el uso de nuestras tierras alto andinas ¨desoladas¨ y otras más que no están utilizadas, serian sembradas en ellas las semillas transgénicas que resistirían a todos los cambios climáticos y que sería de poco cuidado evitando así el uso de herbicidas, etc. También se argumentó que nuestro país usa instrumentos y herramientas (la yunta con bueyes como tractor agrícola peruano)defactos que no serían propicios para una agricultura intensiva, no mencionando que los agricultores utilizan herramientas que puedan adaptarse a los distintos tipos de capa arable de los suelos de nuestro país. La finalidad era de concientizarnos que los productos orgánicos eran más costosos para su producción, pero no aludiendo las consecuencias que se obtienen al producir transgénicos, que son las siguientes:
-El empobrecimiento del agricultor, se vería obligado a comprar las semillas y utilizar tóxicos para fertilizar y cuidar más aun de estas plantas transgénicas ya que según la lectura resultan ser más dependiente de agroquímicos tóxicos, poniendo en riesgo a su familia y otros. Tal ves también enjuiciamiento por polinización indebida en su propiedad, cuando la naturaleza hizo efecto en estas plantas.
-La pérdida de nuestra biodiversidad, ya que podrían polinizarse de estas plantas transgénicas.
-El monocultivo puede dañar la tierra volviéndola estéril.
En el Perú se sabe que esta prohibido el uso de semillas transgenicas,pero lo penoso es que no exista la libre opción de elegir que consumir, por ejemplo no es exigido que las empresas coloquen en sus etiquetas que los productos comestibles digan si son transgénicos o no. Aun no nos informan con exactitud si pueden resultar nocivo para la salud a posteriori.

En países como el nuestro, cuya economía está basada en el aprovechamiento de sus recursos naturales y se caracteriza por su biodiversidad, el debate sobre los transgénicos debe ser concienzudo y con sólidas bases científicas y morales. Si bien las recientes investigaciones demuestran evidencia científica sobre los daños que causarían al ambiente y la seguridad alimentaria, aun no existe certeza absoluta. En este sentido, y dado que los daños que causaría serían irreparables, considero que se debe denegar el ingreso a los transgénicos en base al Principio precautorio que esta establecido en la Ley General del Ambiente.

Por ahora la falta de los conocimientos en genética necesarios para generar un producto eficiente, saludable y sin tantas incertidumbres (RIESGOS PARA NUESTRAS ESPECIES), no es posible y por ende, el uso de estos o aprobar una ley de ´´bioseguridad´´ promovida por parte de las transnacionales, no es viable, ya que solo incentivan a la utilización de transgénicos para poder lucrar y tener el monopolio de uno de los recursos vitales para el hombre, los alimentos.
Estos transgénicos ponen en peligro la biodiversidad del planeta, la autonomía de los agricultores, el uso de técnicas de agricultura sostenibles para el planeta que pasaron de generación en generación por sus nuestros antepasados.
Lo más gracioso de este informe es como las transnacionales no tienen sangre en la cara y aducen que el uso de transgénicos ayudara a frenar el hambre mundial. Esto no tiene nada que ver y concuerdo con que el problema de injusticia social y el desequilibrio en la distribución de recursos (alimentos) es el verdadero causante de la pobreza y por lo tanto del hambre.
Creo que la investigación pero no la comercialización hasta que se pueda evitar los riegos y controlar la propagación de estos transgénicos, sería la principal forma de sobrevivir en un futuro. Donde las condiciones medio-ambientales hayan cambiado tanto por la no toma de conciencia de hombre, respecto al cuidado del planeta (CONTAMINACION), en consecuencia no existirían las condiciones propicias para la producción de los cultivos (alimentos) que abastecen a la población humana. Siempre y cuando se haya demostrado, que no haya riesgos y un control completo sobre estos. Todo en el contexto de un futuro fatal para la humanidad. Sin embargo hay que centrarnos en lo que vivimos actualmente y tratar de no llegar a ese futuro.

Estoy en contra de la manipulación genética de los alimentos y que enuncia que esta atenta contra la salud de la población. existen voces que protestan que este se origino en campos con diversas dudas concernientes al tema, que la ciencia no ha develado completamente.

Por esto, es que diversas organizaciones ambientalistas y ecologistas claman en favor de la agricultura biológica y orgánica, y promueven los alimentos de calidad que no aplican modificaciones o alteraciones genéticas, o utilizan agroquímicos y/o agrotóxicos para su crecimiento.

Dada la corta historia de este tremendo avance tecnológico, existe poca legislación que controle o regule la utilización de esta ciencia. Al respecto, una de las pocas condiciones que se deben cumplir son las de respetar una directiva europea de 1997 que obliga a que los productos transgénicos:

Demuestren ser necesarios y útiles,
Sean seguros para la salud humana y el medio ambiente,
Que sus características sean las declaradas y se mantengan a través del tiempo,
Que posean un etiquetado detallado que especifique si el producto está modificado genéticamente.

Lamentablemente con el avance de la ingeniería genética no solo esta amenazada la vida saludable y prolongada de la generación presente, sino también la vida de las generaciones futuras, así como también nuestra diversidad biológica e hidrobiológica que es la base para la alimentación, vestido, vivienda y la producción industrial del presente y del futuro, por culpa de nuestros gobernantes, asesores y funcionarios que manejan la estructura del estado, que se han dedicado a la lucha por el poder y el dinero, y les importa un comino la vida y la salud de sus semejantes.

Como ya es sabido el tema de los transgénicos es un tema muy controversial, teniendo por un lado gente que está a favor y otra en contra. Por mi parte no estoy de acuerdo y me parece importante la lectura de esté artículo ya que sirve para informar un poco más a cerca de los transgénicos y comon actúan como ya se ha visto se han encontrado pruebas de sus efectos sobre la salud y el ambiente. Pero los que están a favor se defienden diciendo que no está confirmado que los transgénicos sean perjudiciales. Del lado económico se busca el beneficio de un número reducido de personas aludiendo que la producción de los transgénicos será la solución para el hambre mundial, cuando muy bien se sabe que el problema no es de producción sino de distribución, siendo una gran mentira con tal de llenarse los bolsillos (Monsanto), adueñándose de la patente de muchos cultivos impidiendo así la cosecha de estos por parte de agricultores que toda su vida, cultura y generaciones pasadas han sembrado estos, siendo injusta la prohibición de volver a cosechar sin el pago de una patente. A su vez los transgénicos contaminan los demás cultivos ya que el polen puede viajar por acción del viento.
Personalmente a mi me parece una falta de respeto hacia la naturaleza el querer modificar lo que está nos ha dado, perdiendo nuestros principios y junto con estos nuestras especies. siendo una pérdida irrecuperable.

Los alimentos transgénicos tal y como lo dice en la lectura es dañino no solo al suelo y a los seres humanos sino también al medio ambiente .Es correcto pensar que utilizar semillas mejoradas hará que se pueda disponer del alimento necesario para todo el mundo , pero este método de producción no durables aceleran el cambio climático ,la degradación de los suelos , la reducción de agua dulce amenazando a largo plazo, nuestra capacidad para alimentar el planeta .
Los alimentos transgénicos a traen a las plagas, y al haber estas utilizarían una mayor cantidad de pesticidas (el cual es la mayor contaminante en México )y al intensificar su uso teniendo los trabajadores que estar en contacto con ella sufrirían de diferentes enfermedades e incluso la nueva generación de niños se vería afectada (la más conocida es hidrocefalia ).
Hoy los antiguos métodos de siembra ya no valen, las políticas de apoyo a la agricultura ahora están enfocadas en la agricultura convencional, es por esto que reflexionemos sobre nuestras decisiones que no siempre serán correctas ;para no perjudicar a futuras generaciones ; es por todo esto que puedo decir que la AGROECOLOGIA es el mejor método que sola podrá alimentar el mundo .

El caso de los transgénicos a sido de mucha polémica durante los ultimos año, a mi parecer el articulo enfoca solo el lado malo de los transgénicos y es que una cosa es como se realiza y como nos gustaría que se manejara el mercado de los transgenicos,por otro lado existen países con una biodiversidad tan amplia que los transgenicos aun no tienen porque ser utilizados ya que estas empresas se defienden en la perdida de material genético y la solución para evitar esto es utilizar nuestros productos responsablemente generando mucha mas variabilidad genética.Saludos

Me parece que los transgénicos han sido un tema polémico desde hace décadas. Como la mayoría de temas polémicos, estos se originan por un cambio en lo usual, tradicional y natural. Aquello que una sociedad ha aceptado y cuidado ahora está amenazado por algo nuevo, inaceptable y en este caso poco, o nada, natural. Hay quienes como la autora de este texto se oponen a los trasgénicos y quienes lo defienden como una alternativa que mejora casi todos los aspectos mencionados en este texto. La verdad es ambos lados muestran argumentos validos, cada cual con mas o menos bases científicas. Lo cierto es que las medidas precautivas señalan que es mejor alejarse de lo desconocido hasta tener la certeza que es seguro. Usando la logica matematica de Boole hay 2 posibilidades que se pueden combinar para tener 4 diferentes resultados. Por un lado si consumimos transgénicos y estos resultan ser malos para la salud, nos ira mal. Si consumimos y estos resultan no hacernos daño entonces estaremos bien, si no los consumimos y resultan sea malos o buenos, también estaremos bien, ya que nunca llegamos a consumirlos. En vista de que nuestras posibilidades que nos vaya bien son de 50% si consumimos trasgénicos y de 100% si no consumimos transgénicos, para cualquiera que alguna vez haya jugado juegos de probabilidades nos ira mucho mejor al no consumir trasgénicos.

Si bien los transgénicos se muestran como una solución a la creciente demanda de alimentos debido a un desbordado aumento poblacional, estos no son lo que aparentan.Estos han traído más dudas que soluciones, tanto es así que su uso pone en peligro a una agricultura ecológica de maíz en cultivos rotativos como se viene realizando en México.
El tema en sí genera controversia, la autora de esta columna muestra su total rechazo hacia el uso de los transgénicos alegando a las 10 razones por las cuáles no se deben de consumir.La decisión está en cada uno, en lo personal recomendaría se desarrollen nuevas tecnologías en base a lo natural y que se pongan a a pensar si realmente quieren alimentar toda esta economía de tránsgénicos , o desean apoyar al agricultor ( es uno de los principales afectados).

La producción de transgenicos en la actualidad es un tema tan controversial que permite la discusión entre dos perspectivas una tradicional y otra abierta al modernismo. Como se puede ver la posición de la autora es completamente renuente . En mi opinión la cultura tradicional es lo mas seguro que podemos tener lo que nos a generado riqueza y es de completo conocimiento su funcionamiento, no es bueno alterar lo que la naturaleza a creado, ya que por motivo de investigación no se puede arriesgar el bienestar de las personas y poner como pretexto la innovación para beneficio de estos ya que seria contradictorio.Se tiene que realizar muchos estudios antes de poner en practica algo y considerar todas las variables para no tener efectos negativos o por lo menos tener efectos negativos mínimos. En nuestro tiempo la tecnología esta llegando a su máxima expresión cosa positiva para todos , sin embargo es vergonzoso que por un sector que pretende lucrar con productos comestibles deje de lado su humanidad y ofrezca o engañe a personas que no conocen completamente del tema , y aun mas vergonzoso es que haya estados como el de México que ponga en riesgo el bienestar de su población para ganar mas . En conclusión, yo apoyaría la investigación y la innovación pero se tiene que hacer pruebas muy minuciosas para ponerlo en practica algo, no se juega con el bienestar de la población.

No estoy de acuerdo con que se produzcan transgénicos,porque hacen daño la salud, contaminan el medioambiente (usan químicos), no respetan las culturas, los conocimientos ancestrales, su política de desarrollo es demasiado arribista sólo se preocupan por su crecimiento económico y no en mejorar la calidad de vida de las personas, espero que el Estado peruano haga controles necesarios para evitar el ingreso de estos productos, perderíamos lo que nos hace sentir sentimos orgullosos nuestra biodiversidad.

Cuando hablamos de transgénicos tenemos mucho para debatir, ya que es un tema tan controversial, con tantas opiniones y puntos de vistas y que viene de hace tantos años que nunca acabaríamos con dicha discusión, pero es importante ponernos a pensar como ambas partes una e los productores y otra de los consumidores o posibles consumidores; por lo leído ahora y por información anterior obtenida concluyo que el tema de transgénicos en netamente hecho por los países "potencias" par obtener lucro pero sobre todo para amilanar la soberanía y autonomía de los demás países y obtener así ellos aun mas control sobre el mundo, y poniendo como escusa la falta de alimentos para la población, pero que nosotros como ingenieros agrarios sabemos que es un mentira además si fuera así no existiría tanta obesidad en el mundo.
Ahora si hablamos de los consumidores o posibles consumidores como lo somos nosotros, si supiéramos que alimentos son transgénicos estoy segura que no lo comeríamos; sin embargo, ya no se sabe que alimento es transgénico y cual no ya que estos liberan el polen que recorre gran trecho y como sabemos el polen puede durar muchísimos años que pueden contaminar los demás cultivos tradicionales; afectando así nuestra salud, ya que ni los productores de transgénicos saben que efectos tienen, afectando nuestros cultivos tradicionales, hiriendo nuestra cultura, afectando nuestra biodiversidad al afectar también a animales consumidores de polen como los lepidópteros.

Finalmente los transgénicos no solo son dañinos sino también que no traen las mejores ganancias ya que las semillas están mas caras que las tradicionales. También pensando un poco mas allá, si sembramos semillas transgénicas pueden afectar el estado del suelo, estudios de ello no hay pero seria interesante proponerlos.

Debemos abrir los ojos y darnos cuenta de lo que nos causa mas desventajas que benficios, tanto individual como socialmente y los transgenicos es uno de ellos. A pesar que es cierto que no sabemos que es lo que puede causar mas adelante, pero que ya estamos viendo (tan solo con un cultivo de ejemplo, que es el maiz) que puede ser muy perjudicial para nuestra salud y la del medio ambiente; seria ilogico y avaricioso que teniendo a nuestro alcance los cultivos naturales, "crear" mas alimentos como si no los tuvieramos. Aun peor es el atribuirle como solución al hambre del mundo; podriamos pensar en tomarlo como opcion en un extremo en el que la tierra ya no pueda producir, cosa que no pasa y menos en este pais que tiene mucha biodiversidad.
¿Por qué buscar consumir e invertir en transgenicos, cuando podemos mejorar los cultivos naturales? , ¿Porqué invertir en algo que nos esta demostrando que es perjudicial para la sociedad y el medio ambiente, y solo serian beneficiadas las empresas que estan controlando este mercado, si aun tenemos lo natural a nuestro alcance? Son preguntas que las transnacionales con sus hechos y su supuesto "progreso" no puede responder, por ahora. No estoy en contra de lo innovador, ni del progreso científico ni tecnológico, pero si va en contra de nosotros mismos y del medio ambiente, deberian hacerse mas estudios rigurosos antes de ponerlo en practica y procurar de que un nuevo proyecto sea para mejorar nuestra calidad de vida, pensar en FUTURO no solo en el AHORA.

Transgénicos obedecen al afán de "éxito codicioso" en acumulación capitalista.

Añadir nuevo comentario