Servicios en comunicación Intercultural

Informe: Perú: Indígenas de la Reserva Comunal Amarakaeri en riesgo

rio_madre_de_dios_amarakaeri

Servindi, 9 de mayo, 2009.- Hace 9 años las comunidades indígenas Harakmbut, Matsiguenka y Yine celebraron la categorización de la Reserva Comunal Amarakaeri. Hoy, esos pueblos luchan por escapar de la depredación de sus bosques para salvar sus vidas.

En el año 2000, el Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA) determinó como área natural protegida el territorio de Amarakaeri, ubicado al margen sur del río Alto Madre de Dios, provincia de Manu.

Sin embargo, tras las concesiones mineras, la tala ilegal, la invasión foránea y las construcciones han puesto en riesgo a la reserva.

Este es el lamentable que viven actualmente los aproximadamente 2 mil indígenas que habitan la localidad producto de la explotación indiscriminada de sus recursos naturales.

Una lucha por la vida

La Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD) viene impulsando organizaciones como el Consejo Harakmbut, Yine y Matsiguenka (COHARYIMA) y el Ejecutor de Contrato de Administración (ECA) de la reserva Amarakaeri.

Ambas organizaciones están integradas por representantes de las comunidades nativas de Shintuya, Diamante, Boca Isirihue, San José del Karene, Puerto Luz, Barranco Chico y Puerto Azul o Barraca, localizadas en un área de 402 mil 335 hectáreas.

"Todos los pobladores indígenas que viven en la reserva ven como una amenaza a la minería y la tala ilegal que depreda nuestros suelos", aseguró a Servindi el presidente del ECA, Adán Corisepa Neri.

Corisepa, de la etnia harakmbut, señaló además que "lo peor de todo es que son actividades ilegales, en Madre de Dios abunda la minería ilegal que contamina aun más nuestros ríos".

"Un gran número de indígenas es obligado a trabajar en estas minas ilegales. Algunos siguen hasta ahora por las amenazas que reciben", señaló.

"Muchos indígenas se han desplazado, sobretodo los matsiguenka porque las petroleras y los madereros ya ocuparon sus tierras. Nosotros estamos indignados porque no hubo una consulta de por medio", agregó Corisepa.

¿Complicidad estatal en la explotación?

"Las amenazas vienen principalmente de Perúpetro. Ellos han conversado con nosotros para que aceptemos la actividad pero se lo hemos negado".

Ante esta negativa, Adán Corisepa afirmó que la empresa estatal pretendió sobornar a algunas comunidades indígenas a fin que cedan en su posición y permitan realizar labores de explotación petrolera.

"Son astutos porque han ido directamente a las comunidades pequeñas para ofrecerles apoyo a cambio de aceptar la actividad extractiva. Nosotros tenemos que estar alertas", denunció.

Asimismo, afirmó que los dirigentes del ECA son víctimas constantes de amenazas de parte de personas vinculadas a la empresa, que ya viene realizando operaciones en la zona.

El verdadero precio

En 1977 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconoció la fauna silvestre y la diversidad de plantas de la zona como Reserva de Biosfera, la cual corre el riesgo de desaparecer.

"Ya no hay tierras para la agricultura. Los camotes, las piñas, las yucas, los plátanos y otros cultivos ya no crecen como antes porque los nutrientes del suelo están contaminados", lamentó Corisepa al detallar la gravedad de los daños ocasionados en su territorio.

"Antes teníamos a los animales muy cerca, podíamos cazarlos y alimentarnos. Ahora el sonido de las maquinarias de las empresas petroleras, madereras y mineras los han espantado", agregó.

No sólo los recursos naturales fueron destruidos sino también los atractivos turísticos. "La tala de árboles a desaparecido una ciudad arqueológica, lo que afecta a nuestra capacidad turística y a nuestra historia".

Medidas

Ante esta situación, FENAMAD decidió iniciar una medida que recupere el hábitat de los grupos étnicos de la reserva que denominaron el Plan Maestro.

Este plan es el principal documento de planificación de la Reserva Comunal Amarakaeri para los próximos 5 años, donde se definen la zonificación, estrategias y políticas generales para la gestión de la zona.

Además, el CAE viene trabajando un programa conjunto con las comunidades que rechaza la presencia de actividades extractivas en el territorio anteriormente declarado como área protegida.

Güeppí: Para muestra un botón

Una situación similar atraviesa la Zona Reservada Güeppí, en la provincia de Maynas (Loreto), que acaba de ser entregada en concesión por el Ministerio de Energía y Minas para explotar el Lote petrolero 117.

Un área de extraordinario valor cultural y refugio de biodiversidad, poblada por comunidades indígenas kichwas, secoyas y boras desde tiempos ancestrales.

Allí, la Organización Indígena Secoya del Perú (OISPE) y la Federación Indígena Kichwa del Alto Putumayo Inti Runa (FIKAPIR) denunciaron la violación de su derecho a Consulta frente al inminente inicio de actividades de Petrobras Energia Peru.

En ese sentido, es necesario que el Gobierno peruano tome medidas a fin de garantizar el bienestar de los pobladores indígenas y su derecho a la propiedad de las tierras como lo establece la normativa internacional.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Esos dos casos deberÃan ser atendidos por el Ministerio del Medio Ambiente. Su razón de ser es proteger el medio ambiente contra las industrias extractivas las sean legales o ilegales.

LA RESERVA COMUNAL AMARAKAERI ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE POR LA OPERACION DE UN LOTE PETROLERO

MADRE DE DIOS, PERU

La Reserva Comunal Amarakaeri (RCA) es territorio ancestral del pueblo indÃgena Harakmbut de la Amazonia sud occidental del Perú. Esta conformado por 6 sub-grupos y comparten un mismo territorio desde tiempos ancestrales entre la selva alta y selva baja, con una rica biodiversidad propias del ecosistema de la vertiente oriental de la Amazonia Andina. En la actualidad, dicho territorio se encuentra reducido por la explotación del oro y la madera en el lugar. Desde el año 2002, 402,335.62 has se encuentran protegidas bajo el modelo de conservación con el objetivo de contribuir a la protección de las cuencas de los rÃos Madre de Dios y Karene, asegurando la estabilidad de las tierras y bosques, y manteniendo la calidad y cantidad de agua, el equilibrio ecológico y un ambiente adecuado para el desarrollo de las comunidades nativas Harakmbut y el equilibrio ecológico.

En el 2006, el gobierno peruano ha entregado en concesión el lote 76 a la empresa Norteamericana Hunt Oil y Repsol de España superponiéndose a todo el territorio de la RCA y las comunidades nativas encargadas de su gestión, sin que se haya evaluado la compatibilidad de dicha actividad con el área protegida, la misma que esta regulada por la ley de Ãreas Naturales Protegidas del Perú.

Pese a eso y a que el Plan Maestro (PM) de la RCA definió inicialmente que el establecimiento del lote petrolero en el área protegida atentaba contra los intereses de su conservación, funcionarios de la Intendencia de áreas Naturales Protegidas a Nivel nacional y técnicos a nivel local, sin ética ni moral para lo que fueron contratados, mediaron muy astutamente para que todo aquel contenido literal y de Zonificación elaborada participativamente por las comunidades nativas fueran eliminadas del PM para hacer permisible que el lote petrolero ingrese al área protegida.

Crónica de un engaño.

El objetivo de creación de la RCA es de proteger las nacientes de los rÃos, es decir las cabeceras de cuenca. Esta decisión técnica coincide con la percepción que los indÃgena tienen sobre este espacio, un lugar de reproducción de la vida y no deber ser perturbada por la presencia humana. La misma que esta avalada constitucionalmente al proteger toda fuente de agua dulce. Asà los beneficiarios directos decidieron que esa zona deberÃa de ser la Zona de Protección Estricta (ZPE).

Concluido la primera versión del PM, en el mes de abril del 2007, dicho documentos fue cuestionado por el Intendente de Ãreas Naturales Protegidas (IANP) quien condicionó su aprobación a la eliminación de la ZPE. La coordinación del PM presentó el documento con la Zonificación elaborada participativamente con la población indÃgena. En el mes de Julio del 2007 representantes de la IANP trajo una nueva propuesta en la que la ZPE no existe en ningún lugar. Sus argumentos fueron la existencia de una presión polÃtica de alto nivel para que no exista la ZPE, haciendo alusión a la presencia de un lote petrolero que pretende realizar exploraciones en las cabeceras de los rÃos que se habÃan propuesto bajo ZPE. A cambio, una Zona Silvestre remplazarÃa la categorÃa de zonificación, aludiendo su capacidad restrictiva para la realización de actividades de intervención humana y también que las nacientes de los rÃos serÃan ZPE. Por desconocimientos técnicos de los representantes indÃgenas de la RCA, dicho cambio se aceptó.

Sin embargo, las modificaciones al PM respecto al tema de hidrocarburos y toda aquella parte que condiciona la intervención de exploración petrolera en la RCA han seguido siendo modificadas deliberadamente, facilitando asà los intereses de la empresa para operar en la RCA y en la zona más vulnerable de dicho territorio, las cabeceras.

Dichos cambios han sido trabajados en dos oportunidades por funcionarios de la Intendencia de Ãreas Naturales Protegidas en las que se dan una mayor contemplación a la intervención de la actividad de hidrocarburos en la RCA. Han cambiando todo contenido que podrÃa des-legitimizar y dificultar la ejecución de la actividad de hidrocarburos en la RCA. Estos cambios eliminan e incorporan criterios contrarios a lo elaborado participativamente con las comunidades; se pueden resumir entre las más resaltantes con vÃnculos a los intereses de la actividad petrolera, los siguientes: Eliminar la ZPE; No existir protección estricta en las nacientes de los rÃos como se acordó; Cambiar las prioridades de conservación; Indicar que la actividad de hidrocarburos no es una amenaza para la RCA; Indicar que la actividad de hidrocarburos es un potencial para una gestión adecuada de la RCA; Eliminar el párrafo que dice: “el otorgamiento del lote petrolero se ha hecho sin cumplir los procesos de consulta previa establecidos en el Art. 6 y 15 del Convenio 169 de la OITâ€; Indicar que « hay compatibilidad de las actividades de hidrocarburos en las Ãreas Naturales Protegidas », sin que exista el proceso ni la resolución de compatibilidad de dicha actividad en la RCA estipulada por ley; Minimizar los impactos de estas actividades en las áreas protegidas; Señalar que el INRENA, en concordancia con el Ejecutor de Contrato de Administración de la Reserva Comunal Amarakaeri, ECA-RCA, serán respetuosos de los derechos adquiridos por la empresa al interior del área natural protegida; Eliminar el párrafo que dice: “la actividad de hidrocarburos solo podrÃa desarrollarse bajo el estricto cumplimiento de la normatividad y los estándares ambientales aplicables, con la aprobación de la población local y de manera transparente†(ver figurativamente en Anexo).

El 28 de diciembre del 2008 – celebrando el dÃa de los inocentes – en una reunión en la que no han participado 4 representantes de los 8 miembros indÃgenas representantes de la gestión de la área protegida, y en ausencia de los técnicos y asesores legales de la federación indÃgena, El Jefe del RCA ha propuesto a los participantes de aprobar el PM indicando que no existen cambios y que solo se habÃa modificado la redacción del texto para serlo más entendible. Pese a dudas de los participantes que habÃan exigido la presencia del asesor legal para ver sà realmente el contenido no habÃa cambiado, los indÃgenas participantes terminaron firmando un acta donde aprueban el Plan Maestro con las modificaciones señaladas arriba. Hecho completamente irregular.

Las modificaciones hechas al PM no han sido discutidas con las comunidades beneficiarias, ha sido solo algunos miembros, con la presencia de guarda parques quienes han aprobado dichos cambios en completa duda.

los demás representantes indÃgenas y de las comunidades beneficiarias, al enterarse de los acontecimientos, condenaron dicha resolución y solicitaron el cambio del Jefe de la RCA y el de su presidente representante de gestión del área protegida. Además solicitaron la anulación de dicha aprobación hecha en el mes de diciembre y que se respete el documento aprobado en el mes de Julio, en el que el único cambio que se contempló fue cambiar la ZPE por una de Zona Silvestre.

Pese a la oposición de las comunidades beneficiarias en cuanto al contenido cambiado respecto al tema de hidrocarburos y la zonificación de la RCA en el PM, la IANP ha aprobado el PM contemplando los cambios mencionados arriba.

Con dicha aprobación la empresa petrolera ya ha iniciado con las actividades de la Evaluación de Impacto Ambiental. Los resultados de este estudio son completamente irresponsables y no responden a la realidad del área, más aun cuando las zonas más vulnerables ecológica y culturalmente serÃan intervenidas por las lÃneas sÃsmicas cuyos destrozos serÃan irreparables. Por eso las comunidades beneficiaras de la RCA han tomado la posición de impedir el ingreso del lote petrolero y defender el área protegida con sus vidas.

Asà la RCA hoy se bate entre la vida y la muerte por la operación de un lote petrolero, por lo que es urgente la intervención de la comunidad internacional de la conservación para defender el derecho ganado de un pueblo para proteger su territorio ancestral y la biodiversidad de esta parte de la Amazonia peruana.

Las autoridades de conservación en el Perú, al parecer han cerrado filas para defender los Parques Nacionales y dejar al sector de hidrocarburos de hacer lo que quieran en las otras áreas de conservación de uso directo como las reservas comunales, bajo el argumento que tarde o temprano se va dar y no quieren usar sus últimas cartas para reclamar por una reserva comunal. Por tanto, no solo es responsabilidad de una economÃa devastadora de lo que vaya a pasar en esta área protegida, sino también de quienes no hicieron nada para impedirlo pudiendo hacerlo. Con esa posición se estarÃa aceptando que el partido por un manejo sano de la naturaleza y la conservación de la biodiversidad la estemos perdiendo sin haber ingresado al terreno de juego. Esto deja dudas de lo avanzado en los programas de conservación participativa y de lo que esto significa. Estos hechos provocando la hipótesis que la conservación participativa esta siendo manipulado para legitimizar la ejecución de intereses de los grupos sociales más poderosos que no necesariamente están a favor de la conservación de la naturaleza, sino contraria a ellos.

Anexo : Mapas: Cambios en la Zonificación de la RCA 2007 – 2009

Añadir nuevo comentario