Servicios en comunicación Intercultural

Dos tercios de los bosques tropicales fueron degradado o destruidos

Grandes áreas continuas de selvas tropicales están bajo una presión creciente. Esta foto fue tomada en Perú en 2012 por Wolter Silvera. Fuente: RFN.

Servindi, 9 de marzo, 2021.- Los seres humanos han degradado o destruido aproximadamente dos tercios de la superficie original de los bosques tropicales del mundo, según un nuevo informe elaborado por la Fundación Rainforest de Noruega.

La tala y la conversión de tierras, principalmente para la agricultura, son las causas principales para la eliminación del 34 por ciento de los bosques tropicales antiguos originales del mundo.

Asimismo, han degradado otro 30 por ciento, dejándolos más vulnerables a los incendios y a futuras destrucciones, indicó la citada fundación.

Un detalle del análisis es que más de la mitad de la destrucción desde el 2002 se ha producido en la Amazonía sudamericana y en las selvas tropicales limítrofes.

“Es un ciclo aterrador”, dijo Anders Krogh, autor del informe e investigador especializado en los bosques tropicales, quién detalló que el total perdido sólo entre el 2002 y 2019 fue mayor que la superficie de Francia.

"Ahora sabemos cuánta selva tropical queda en el mundo y en qué estado se encuentra, y lo hemos comparado con estimaciones de la cantidad de selva tropical que existía antes de la interferencia humana moderna" dijo Krogh.

"Este conocimiento es esencial para ampliar la lucha global para salvar lo que queda. Es alarmante que casi la mitad de las selvas tropicales del mundo estén degradadas”, dice Anders Krogh.

El autor analizó y compiló datos de Global Forest Watch de los 73 países que albergan las selvas tropicales del mundo, el ecosistema terrestre más antiguo y diverso del planeta.

Sus hallazgos son tan sombríos como únicos. De los aproximadamente 14,5 millones de kilómetros cuadrados de selva tropical que alguna vez cubrieron la superficie de la Tierra, solo el 36% permanece intacto.

Poco más de un tercio, el 34%, ha desaparecido por completo y el último 30% se encuentra en diversas formas de degradación. De la cubierta actual de selva tropical, casi la mitad (45%) se encuentra en un estado degradado.

“La buena noticia es que tenemos un área de la mitad del tamaño de Europa que todavía está completamente intacta. Sin embargo, las selvas tropicales restantes están gravemente dañadas o cada vez más fragmentadas".

"Los seres humanos están cortando estos bosques que alguna vez fueron vastos e impenetrables en pedazos cada vez más pequeños, socavando su capacidad para almacenar carbono, enfriar el planeta, producir lluvia y proporcionar hábitats”, dice el autor.

El mundo depende de las selvas tropicales

Los investigadores advierten que los ecosistemas de la selva tropical se están acercando a un punto de inflexión, donde los servicios de sus ecosistemas naturales ya no pueden mantenerse y la selva comienza a colapsar.

Las señales de esto ya son evidentes en partes de la selva amazónica. “Estos ecosistemas altamente especializados están sufriendo un abuso constante y persistente, a través de nuestro apetito inagotable por la tierra y los recursos”, continúa Krogh.

"Esperamos que las próximas cumbres de la ONU sobre el clima y la biodiversidad proporcionen objetivos y medidas específicas para proteger las selvas tropicales intactas".

Hoy en día, la deforestación de las selvas tropicales es impulsada principalmente por el comercio internacional y la producción de productos básicos, como la soja, el aceite de palma, el ganado, así como la minería de madera y minerales.

“La deforestación es un gran negocio. Está llenando los bolsillos de un grupo relativamente pequeño de empresas multinacionales y actores nacionales que operan en países cuyos gobiernos permiten que esto suceda".

"Todas las partes involucradas están anteponiendo las ganancias y el poder a nuestro clima y biodiversidad global ”, dice Krogh.

A medida que la globalización del comercio y el movimiento se expande, a menudo impulsada de alguna forma por la deforestación, los bosques ahora están respondiendo.

“La deforestación masiva está violando los mecanismos naturales de protección de virus de la naturaleza, poniendo al mundo entero en riesgo de posibles nuevos patógenos que se propagan de los animales a los humanos".

"Las secuelas del COVID-19 deberían llevar la protección de la selva tropical a la cima de la agenda de todos los responsables políticos y líderes mundiales preocupados por prevenir el brote de nuevas pandemias ”, dice Anders Krogh.

Descargar informe con un clic en el siguiente enlace:

Sobre el informe

El Informe sobre el estado de la selva tropical es el primero de este tipo. Reúne los datos disponibles sobre todas las selvas tropicales del mundo, comparando la cobertura de la selva tropical original con la actual, además de presentar un estado global sobre la degradación de la selva tropical.

Los datos actuales abarcan desde 2002 hasta 2019. El informe es elaborado por Rainforest Foundation Norway.

Hechos:

  • Un tercio (34%) de las selvas tropicales originales se ha ido, un tercio (30%) está degradado y un tercio (36%) todavía está intacto.
  • Casi la mitad (45%) de la selva tropical restante está degradada.
  • Entre 2002 y 2019, el mundo perdió 571 863 km², una selva tropical más grande que la Francia continental.
  • El Amazonas tiene el 72% de las selvas tropicales intactas del mundo, de las cuales el 42% se encuentra solo en Brasil.
  • Asia se ve particularmente afectada, con solo el 7% de la selva tropical intacta del mundo en la actualidad.
  • En la isla de Sumatra, solo el 9% de la selva tropical original permanece intacta.

Amenaza climática

La pérdida de bosques es uno de los principales responsables de las emisiones que contribuyen al calentamiento del clima, ya que la densa vegetación de los bosques tropicales representa la mayor reserva viva de carbono.

A medida que se destruye la selva tropical, aumenta el potencial de cambio climático, lo que a su vez dificulta la supervivencia de los bosques restantes, dijo Anders Krogh.

La Amazonía brasileña ha estado bajo una intensa presión en las últimas décadas, ya que un auge agrícola ha llevado a los agricultores y especuladores de la tierra a incendiar parcelas para criar ganado o producir soja y otros cultivos.

La tendencia ha empeorado desde el 2019, cuando el presidente derechista Jair Bolsonaro asumió el cargo y comenzó a debilitar la vigilancia ambiental.

Pero la Amazonía también representa la mejor esperanza para preservar lo que queda de selva tropical. El Amazonas y sus vecinos -el Orinoco y la selva andina- representan el 73.5% de los bosques tropicales que siguen intactos, según Krogh.

 

 

Te puede interesar:

La crisis climática y ambiental durante el 2020

Presentamos un resumen anual sobre los hechos, divididos en cinco capítulos, que marcaron la agenda de “La crisis climática y ambiental durante el 2020”. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario