Servicios en comunicación Intercultural

Marcial Quintana y la defensa de las tierras comunales de Catacaos

Por Jorge Agurto

27 de agosto de 2022.- Quienes tuvimos la suerte de conocer a don Marcial Quintana Litano fuimos advertidos de los malos manejos que hacían dirigentes comunales que transferían tierras de la Comunidad Campesina San Juan Bautista de Catacaos de forma irregular a favor de falsos posesionarios y que terminaban luego en manos de empresas.

Lo increíble era que en dicha actividad estaban comprometidos dirigentes que ostentaban cargos en organizaciones nacionales, pero que no tenían escrúpulos en atentar contra la integridad comunal.

La indignación de don Marcial era enorme y fue una de sus últimas preocupaciones antes de fallecer un 15 de julio de 2020.

Hoy no está físicamente con nosotros el popular Machilo, pero ha surgido la Comisión de Defensa de la Comunidad y el Colectivo Central de Comuneros de Catacaos quienes han reaccionado en previsión con la última maniobra de los actuales dirigentes.

Se trata de la convocatoria a una asamblea a realizarse el domingo 28 de agosto y que tendría la finalidad de validar actos realizados durante la pandemia y recibir autorización para nuevas transferencias de tierras comunales.

Las convocatorias hechas por José Clemente Namuche Albines y Manuel Segundo Silva Castillo, presidente y secretario respectivamente, siguen el mismo patrón de directivas anteriores que desde 1998 han transferido alrededor de 70 mil hectáreas a terceros.

Los beneficiarios de las transferencias son particulares, supuestamente comuneros, cuyas propiedades –a costa del desmembramiento comunal– han pasado a propiedad de diversas empresas controladas por la Asociación Civil San Juan Bautista, vinculada al Sodalicio de Vida Cristiana.

Así lo exponemos en una nota publicada hace pocos días en Servindi: Piura: alertan sobre nuevo intento de tráfico de tierras en Catacaos con información de diversas fuentes confiables.

Las empresas han judicializado a decenas de personas por denunciar las transferencias irregulares, las que no han respetado el estatuto comunal ni han considerado el padrón comunal y otros procedimientos, lo que invalidarían dichas transacciones.

El despojo progresivo del territorio ancestral de la Comunidad San Juan Bautista de Catacaos, tierra originaria del pueblo Tallán, ha venido mellando la identidad comunal y provocando el desánimo en las nuevas generaciones que desconfían de las dirigencias más interesadas en su provecho particular que en el bien común.

Sin embargo, es un enorme orgullo conocer que existen personas que sacando fuerza de la dignidad y el buen ejemplo de don Marcial Quintana, hoy insurgen en defensa de la comunidad y llaman a comuneros y comuneras a reaccionar.

Por este motivo, y al calor de este renacimiento por la defensa de la integridad comunal, es que comparto un breve texto que escribí con motivo del libro de homenaje a Marcial Quintana Litano editado por su hija Flor de María Quintana Palacios.

A Flor tuve el gusto de conocer personalmente hace pocos días en Cajamarca con motivo del Encuentro Macro Norte de la Red de Comunicadores Indígenas del Perú (REDCIP), evento que insufló a los comunicadores del norte energías y capacidades para defender los intereses estratégicos de los pueblos originarios del Perú.
 

En recuerdo de un padre Tallán

Por Jorge Agurto

Don Marcial Quintana Litano tuvo varias dimensiones humanas para mí. Fue un amigo, un maestro, diría incluso que un padre, una persona mayor a quien respetas y podías pedir consejo en confianza. Fue un ejemplo de valores, honesto, comprensivo y consecuente con la lucha social. Siempre tuvo muy claro su origen tallán y con orgullo explicaba los orígenes de la Comunidad de Catacaos y defendía los valores e identidad de su pueblo y su comunidad.

No aceptaba corruptelas de ningún tipo. Y hasta sus últimos días estaba involucrado en defender las tierras comunales pues no faltaban los malos elementos que a pesar de fungir de dirigentes nacionales hacían maniobras por la bajo para obtener algún provecho de las tierras comunales. Marcial no era de estos y le indignaba este tipo de comportamiento.

Cuando la Coordinadora de Pueblos Indígenas del Perú (COPPIP) decidió organizar en 2004 una primera asamblea en la región macro norte del Perú se decidió que esta se realizara en Ayavaca, en Piura, donde la comunidad enfrentaba el proyecto Río Blanco. De acuerdo con la estrategia transversal macrorregional a este evento acudieron organizaciones de Costa, Andes y Amazonía norte del Perú. (1)

En Ayavaca, con la hospitalidad de Mario Tabra Guerrero –otro líder y luchador social–, se realizó un evento de suma importancia para consolidar el proceso identitario del movimiento indígena. Los hermanos de la Amazonía la tenían clara. Pero entre los andinos aún predominaba la identidad solo comunal y había desconfianza con la identificación como pueblos indígenas u originarios. En esta reunión Marcial Quintana tuvo un aporte clarificador y convincente debido a que él -siendo de un pueblo de la Costa, región donde empezó la colonización española y la identidad indígena es más débil- explicó por qué era importante reivindicar nuestras raíces originarias.

No solo dio ejemplos concretos del pueblo Tallán y sus historias de origen, sino que además explicó cómo esa identidad colectiva y solidaria estaba viva en las costumbres, en la gastronomía, en las relaciones sociales. Por ejemplo, explicó el rol que cumplen las chicheras desde la antigüedad hasta hoy. 

Otra faceta de Marcial y que nos vinculó de manera especial fue cuando reivindicó su faceta de comunicador tallán. Hicimos una convocatoria para identificar comunicadores indígenas y alguien me sugirió que consulte a Marcial. “Como no voy a ser comunicador -me dijo- si toda la vida me la paso hablando en las reuniones, en las asambleas o cuando me invitan a la radio”.

Cuando se formó el grupo impulsor de la Red de Comunicadores Indígenas del Perú (REDCIP) allí estuvo don Marcial, uno de los primeros en llenar su ficha como comunicador tallán. Resultó electo en la primera junta directiva en 2006 en la primera Asamblea Nacional de Comunicadores Indígenas del Perú.

Por aquellos años en Servindi preparábamos el primer manual de Comunicación Indígena. Entonces decidimos organizar una pasantía de 10 días para validar su contenido y los miembros de la junta directiva fueron invitados. En las reuniones el aporte de Marcial Quintana fue de sumo valor sobre todo en los capítulos iniciales para definir quién es comunicador indígena y sus características. El libro se publicó en 2008 como una obra de autoría colectiva.

Hombre tenaz, luchador ejemplar, valiente, narraba con orgullo cuando se enfrentaron al Grupo Romero, uno de los grupos de poder económico más importantes en el Perú, para negociar mejores condiciones para los productores de algodón, en una época en que existía la Federación Regional Agraria de Piura y Tumbes (FRADEPT). Era una época en que Quintana y otros hombres preclaros como Hugo Blanco daban batalla en la histórica Confederación Campesina del Perú (CCP) para superar la visión puramente clasista e incorporar la dimensión étnica en las luchas sociales. Como lo detalla el mismo don Marcial la Comunidad de Catacaos decidió en 1988 fortalecer la FRADEPT, la CCP, la Confederación Nacional Agraria (CNA) “luchando por la central única del campesinado y fortaleciendo la instancia superior que es la Asamblea Nacional Popular (ANP)”. (2)

Cuando ocurrió el Fenómeno el Niño y hubo inundaciones y serios impactos en la población piurana Marcial también fue afectado, pero fiel a su naturaleza, se sobrepuso y estaba muy vinculado al proceso de promover un plan integral que permita recuperar y manejar el ecosistema y prevenir impactos desastrosos. El plan proponía reforestar áreas estratégicas para evitar futuros daños dentro de una visión integral del territorio y no solo paliar los impactos inmediatos.

Así era don Marcial Quintana. Disciplinado, honesto, comprometido. Su fallecimiento fue un duro golpe para quienes teníamos enormes deudas humanas y morales con él. Por ejemplo, me hubiera gustado visitarlo más, disfrutar de su sabiduría, experiencia y compañía. Felizmente guardo el recuerdo de un gran cebiche que nos comimos en una chichería en Catacaos y que nunca olvidaré.

Hubiera sido muy bueno brindarle un homenaje y reconocimiento público por todo lo que ha significado su aporte en la lucha social y en el proceso de los comunicadores. Pero la pandemia complicó las cosas y se lo llevó sin habernos despedido como hubiera deseado. En el mismo año han fallecido otros dirigentes como el joven del pueblo Yanesha Lyndon Pishagua Chinchuya, un cuadro dirigente que presidía la organización regional de la Aidesep en la selva central. Lo que más me duele de la ausencia de Lyndon es que éste tenía un enorme potencial, proyección y futuro. Ambos se fueron de un momento a otro y nos dejan una pena insondable y un vacío imposible de llenar.      

 

Notas:

(1) La COPPIP organizo en 2004 cuatro asambleas macrorregionales que se realizaron en Contamana (Oriente), Satipo (Centro), Moquegua (Sur) y Ayavaca (Norte). Lo provechoso de la experiencia es que permitió ensayar la creación de espacios descentralizados para debatir los problemas de los pueblos y comunidades desde una perspectiva indígena.  

(2) Marcial Quintana nos legó una brillante historia de Catacaos y el pueblo Tallán en el ensayo: Historia de la Comunidad Campesina de San Juan de Catacaos” contenida en el libro: “Nuestra experiencia en Salud” editado por el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) y la Comunidad Campesina San Juan de Catacaos impreso en junio de 1990.

----
Fuente: “Marcial Quintana Litano. Memoria de lucha de un líder tallán”. Editado por Flor de María Quintana Palacios en octubre de 2021. Páginas 86-88. 

 

Te puede interesar:

Piura: alertan sobre nuevo intento de tráfico de tierras en Catacaos

Comuneros denuncian que se ha convocado a una asamblea general para este domingo 28 de agosto, con el fin de otorgar facultades de transferencia a la junta directiva.

Servindi, 25 de agosto, 2022.- Defensores y comuneros de la comunidad campesina San Juan Bautista de Catacaos, en Piura, alertan sobre un nuevo intento de las autoridades para transferir tierras de la comunidad de forma irregular. Seguir leyendo...

 

Catacaos: Comité pro-elecciones contra el tráfico de tierras comunales

Foto: @TrilceLXV/ Twitter

Conforman comité transitorio pro-elecciones contra el tráfico de tierras comunales

Por Marlene Castillo Fernández*

16 de mayo, 2022.- El domingo 15 de mayo los colectivos de comuneras y comuneros de los seis distritos donde se localiza el territorio de la Comunidad Campesina San Juan Bautista de Catacaos se reunieron frente al local central comunal. No pudieron hacerlo dentro de su local comunal porque la directiva actual, que ya está fuera del período de su ejercicio, no se los permitió. Seguir leyendo...


Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario