Servicios en comunicación Intercultural

COP27: un fracaso más... si importa

Fuente de la imagen: https://magnet.xataka.com/

Cuando la crisis climática nos muestre el rostro del abandono y la desolación los Estados Nación mostraran la desnudez de su ineficacia (...) Entonces, serán muy escasas las élites capaces de proyectarse a estos escenarios y pensar en cómo responder a estos nuevos desafíos que corren el riesgo de devolvernos a la prehistoria para empezar de nuevo.   

Por Jorge Agurto

Servindi, 20 de noviembre, 2022.- El primer boletín temático que lanzó Servindi dedicado al cambio climático fue en enero de 2005 (hace diecisiete años) y se tituló: “Cambio Climático: ¿el fin de la historia?”. 

La imagen siguiente captura la edición artesanal y en formato de texto cómo se distribuía Servindi por correo electrónico cuando aún no regularizaba un portal web propio.

Lo importante que deseo resaltar es que el tema nos conmovió profundamente y desde entonces el tema climático se convirtió en uno de los ejes claves de nuestra inquietud periodística y labor informativa.

La información contenida en el boletín del 2005 no ha variado sino en gravedad y profundidad. Lo que entonces se veía como una amenaza, ahora es una realidad. Y resulta pertinente ya no hablar de “cambio” climático sino de “crisis climática” o mejor aún de “catástrofe climática”.

Lo que preocupa seriamente es que a pesar de las advertencias de los organismos especializados y de las evidencias científicas no hayamos avanzado en atender las soluciones.
   

Acceda a la descarga del boletin en formato PDF con un clic en el siguiente enlace:

 

La crisis civilizatoria es inminente y las consecuencias las pagaran directamente las nuevas generaciones, es decir nuestra prole y su descendencia a pesar de no tener ella la culpa de nada.

Lo mismo ocurrirá con los países más vulnerables y que no son los menos "desarrollados" o "adelantados" como los clasifica cierta terminología desarrollista, que peca de consumista, colonizadora y unilateral.

Son precisamente los países, pueblos y poblaciones más arraigados a la tierra y con menor actividad industrial los que pagarán sus impactos a pesar de ser los menos responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global y la crisis climática.

Mientras, los países industrializados y más enriquecidos, cuentan con recursos financieros para protegerse y en las cumbres climáticas evitan asumir las pérdidas y daños que ya sufren los países más afectados.

En todos estos años hemos visto fracasar repetidamente las Conferencias de las Partes (COP) del Convenio Marco de la ONU sobre Cambio Climático, porque estas cumbres evitan compromisos reales y los lobbies corporativos buscan prolongar sus estrategias de ganancia sin ninguna racionalidad o criterio de justicia.

Lo positivo es que el movimiento climático está creciendo y es liderado por sus propios voceros y voceras juveniles.

A ellos se suman diversos movimientos como Extinction Rebellion, cuyo objetivo es influir sobre los gobiernos del mundo y las políticas ambientales globales mediante la resistencia no violenta para minimizar la extinción masiva y el calentamiento global.

Lo cierto y real es que el destino de la humanidad está en juego más allá de las COP y uno de los pocos sujetos sociales que actúa en consonancia son los pueblos indígenas.

Ellos defienden sus territorios y buscan las formas de fortalecer sus gobiernos autónomos y su gobernanza territorial incluso más allá de los Estados Nación que en muchos países no pasan de ser unas entelequias formales, pero ineficientes para resolver problemas estratégicos.

Cuando la crisis climática nos muestre el rostro del abandono y la desolación los Estados Nación mostraran la desnudez de su ineficacia – como ocurrió con la pandemia – y las poblaciones se verán desprotegidas y sin ayuda.

Los políticos de oficio y los oportunistas de siempre no estarán en los momentos de tragedia y huirán a buen recaudo sin asumir los costos de sus responsabilidades. 

Entonces, serán muy escasas las élites capaces de proyectarse a estos escenarios y pensar en cómo responder a estos nuevos desafíos que corren el riesgo de devolvernos a la prehistoria para empezar de nuevo.   

 

Te puede interesar:

"El sistema capitalista va a ser derribado por sí mismo"

Servindi, 25 de noviembre, 2019.- "El sistema capitalista va a ser derribado por sí mismo" sostuvo el activista climático Roger Hallam, cofundador del movimiento inglés Extinction Rebellion, en una entrevistada realizada por la BBC de Londres. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario