Servicios en comunicación Intercultural

Los desafíos de Castillo y el camino democrático

Foto: Agencia Andina

Los pueblos recorren dos caminos esenciales en su búsqueda de emancipación y felicidad: el camino autoritario y el camino democrático. Ambos no son bloques monolíticos ni impermeables, sino tendencias, principios que se traslapan en su devenir.

Por Jorge Agurto*

El camino autoritario y el camino democrático

Los pueblos recorren dos caminos esenciales en su búsqueda de emancipación y felicidad: el camino autoritario y el camino democrático. Ambos no son bloques monolíticos ni impermeables, sino tendencias, principios que se traslapan en su devenir.

Ya se traten de gobiernos de izquierda o derecha, ambas orientaciones se manifiestan con más o menos grado en determinadas situaciones o coyunturas.

Ambos principios son caras de una misma moneda, siempre en tensión, a la espera de afirmarse en uno u otro sentido. Se puede decir que son aspectos dialécticos de una misma contradicción.

Pedro Castillo Terrones ganó limpia y democráticamente las elecciones y nunca hubo el manido fraude inventado por el fujimorismo y la derecha recalcitrante. 

El profesor Castillo tiene la enorme y difícil tarea de continuar y consolidar el camino popular y democrático, que va más allá de quienes votaron por él, por el partido Perú Libre e incluso por toda la izquierda.

Si Castillo pierde la brújula y se aleja de los principios de la democracia popular –tanto en las formas como en el contenido– dará pasos en falso hacia el autoritarismo, trastabillará y perderá el pueblo, es decir, perderemos todos y todas.

La derecha recalcitrante vuelve a la repartija y al bloqueo parlamentario

El fujimontesinismo es una lacra que el Perú deberá padecer hasta que la mafia actual que la ejecuta se encuentre bien sentenciada y en prisión, sin privilegios de por medio.

No olvidemos: es una miasma putrefacta que todo lo infecta y enrarece hasta descomponerlo.

Por eso, la bancada fujimorista –bajo la dirección de la autoritaria y mala perdedora Keiko Fujimori– ya se dio maña para concertar y dirigir a los grupos parlamentarios de derecha.

Entre los resultados de sus acciones está el impedir que el partido que ganó las elecciones tenga un asiento en la mesa directiva del Congreso o presida alguna de las comisiones más importantes.

Sedienta de revancha, con el alma envenenada y destilando odio, la derecha autoritaria se apresta a boicotear las iniciativas legislativas que el gobierno de Pedro Castillo requiere para cumplir sus ofrecimientos electorales.

La derecha recalcitrante, a pesar de haber perdido las elecciones, pretende cambiar e interpelar ministros, imponer sus criterios y reglas de gobernabilidad "democrática" y dirigir la política de gobierno.

Foto: Facebook de la Sociedad Patriotas del Perú.

Mientras, agita en las calles a reducidos grupos que claman estentóreamente por la vacancia presidencial, que medios de desinformación acólitos engrandecen buscando prolongar el clima de inestabilidad que atizaron durante las elecciones. (1)

Paralelamente, surgen piquetes supuestamente espontáneos, para recolectar firmas a fin de “blindar” la constitución fujimontesinista de 1993 que consagró el modelo neoliberal y los beneficios de los grupos de poder económico que saquean al país.

Antes de provocar divisiones intestinas las fuerzas democráticas deben comprender que estamos frente a una contradicción política importante o principal, de cuyo desenlace depende el curso de la situación.

Esta contradicción nos plantea como tarea derrotar el autoritarismo antidemocrático y antipopular que representa el fujimontesinismo y sus aliados.

Si Perú Libre no denuncia y aísla al fujimontesinismo de manera enérgica y establece alianzas a favor de una gobernabilidad democrática se verá muy pronto cercado por fuerzas arteras y nefastas.

Sin comunicación no se puede gobernar

Los grandes medios comerciales fueron derrotados en las elecciones pese a que desataron una millonaria campaña inmunda porque la estrategia comunicativa de Pedro Castillo fue inusual, invisible y tuvo un efecto sorpresivo.

Los hombres de Castillo gozan de la ventaja de comunicarse con el pueblo al emplear códigos de significación que los propagandistas de la derecha ignoran. Esto resulta en que muchas de sus agresiones terminan por favorecer al gobierno de Castillo.

Sin embargo, la desinformación constante, las noticias falsas, las calumnias y difamaciones impunes tendrán un efecto acumulativo de desgaste. Para estos medios todo lo malo es culpa de Castillo.

Si hay inflación, no explican la tendencia mundial que asola a la región como lo expone el Banco Central de Reserva (BCR), sino que lo enfocan en Castillo.

Si sube el dólar y las empresas se favorecen pagando sus deudas en moneda social devaluada es culpa de Castillo, al cual demoraron en reconocer y no dejan gobernar.

Si sube el precio del aceite doméstico, del pollo y otros alimentos no explican cómo los monopolios especulan con estas alzas de precios, sino que lo achacan de inmediato al mal gobierno de Castillo.

A determinados medios, seudoperiodistas y propagandistas oficiosos no les importa en absoluto el principio de la búsqueda de la verdad o la libertad de información o de expresión, derechos esenciales para una democracia auténtica. (2)

Lo que ciertos medios, programas y propagandistas hacen es mentir, injuriar, calumniar y difamar de manera permanente, a toda hora al gobierno de Castillo.

El acusado de pederasta y pedofilia Humberto Ortíz Pajuelo encabezó una guerra muy sucia contra Pedro Castillo Terrones desde el canal Willax Tv.

Apenas iniciaron las primeras denuncias contra él y otros propagandistas huyó hacia México, donde dirige un programa supuestamente "clandestino" que se difunde en el Perú por las mismas ondas televisivas.

El espectro electromagnético por el que discurren las ondas de radio y televisión son patrimonio nacional. Se entregan en concesión bajo determinadas condiciones, como cumplir un plan de comunicación y un código de ética.

Basta una rápida lectura de los principios y código de ética de Willax (3) para percatarse de que varios de sus programas y conductores infringen constantemente lo que declaran sus principios.

¿Cómo piensa el gobierno contrarrestar esa nefasta influencia que sabotea las libertades democráticas, miente con descaro de forma artera y deliberada buscando crear un clima de convulsión en el país?

Sin duda, el gobierno puede mejorar su desempeño comunicativo, evitar errores en este campo minado, pero debería ser más proactivo y eficaz si desea consolidarse y obtener apoyo para sus medidas de gobierno. No hacerlo, le pasará la factura.   

Notas:

(1) El portal de investigación Ojo-publico.com acaba de elaborar un reportaje sobre los grupos de ultraderecha y sus discursos de odio y violencia que han proliferado en el contexto de la campaña electoral. Ver en: https://ojo-publico.com/2957/grupos-de-ultraderecha-difunden-discurso-de-odio-y-violencia

(2) Ver artículo editorial de Servindi: ¿Quién debe asumir el costo de la desinformación por la Covid-19?, en: http://www.servindi.org/actualidad-opinion/08/08/2021/quien-debe-asumir-el-costo-de-la-desinformacion-por-la-covid-19

(3) Ver: https://willax.tv/la-ley-y-el-codigo-de-etica-del-canal/

 

Te puede interesar:

La crisis del pensamiento autoritario frente al pensamiento flexible

Vicealmirante en retiro Jorge Montoya Manrique. Foto: Agencia Andina

Vicealmirante en retiro Jorge Montoya Manrique. Foto: Agencia Andina

En este artículo revisamos las características de las mentes rígidas y el pensamiento autoritario frente al pensamiento abierto y flexible. Partimos del caso del vicealmirante en retiro y congresista Jorge Montoya Manrique pero el pensamiento rígido y autoritario no es patrimonio exclusivo de la ultraderecha o el fujimorismo. El pensamiento autoritario causa dolor y sufrimiento propio y ajeno; mientras que el pensamiento flexible favorece actitudes democráticas. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario