Servicios en comunicación Intercultural

Consolidar el carácter popular progresista del gobierno de Castillo

El segundo equipo ministerial debe, en principio, ordenar el trabajo del ejecutivo de manera coordinada y mejorando los filtros para la designación de autoridades “de confianza” y en segunda instancia consolidar el carácter Popular Progresista del Gobierno de Pedro Castillo ejecutando acciones propuestas en la campaña electoral y que, dentro de las reglas de juego de la burguesía, se pueden dar cumplimiento de inmediato. 

Consolidar el gobierno popular progresista

Por Felipe Torres Andrade

13 de octubre, 2021.- No hay duda que la llegada de Pedro Castillo y Peru Libre (PL), una propuesta de centro izquierda, al gobierno nacional fue realmente sorpresivo y la lectura que hicieron los vencedores no fue la más acertada si tomamos en cuenta los acontecimientos que se han venido sucediendo.

Fue sorpresivo porque la brutal guerra sucia desatada por la derecha a través de sus medios de comunicación parecía que iba a lograr sus objetivos, de ahí los escasos 40 mil votos de diferencia con la candidata de la derecha.

A lo anterior se sumaba la ausencia de equipos técnicos del partido que auspiciaba a Castillo, lo que propició que a su alrededor se sumaran, para la segunda vuelta, personajes de otras tiendas políticas de centro y/o centro izquierda. Y el triunfo se dio pese a muchos obstáculos y limitaciones.

Pues bien, una vez con el resultado a su favor y realizada la proclamación y toma de mando, el primer paso tenía que ser el de CONSOLIDAR el gobierno popular frente a los afanes desestabilizadores de la derecha en su conjunto. Esta tarea correspondía, principalmente, al partido Perú Libre (PL) como tal y a su bancada congresal.

Sin embargo, la mala lectura de los acontecimientos o una miopía política hizo que en lugar de consolidar al gobierno y a su propia bancada en el congreso, el comportamiento de algunos dirigentes y militantes de PL demostró y lo siguen demostrando lo lejos que están de aplicar correctamente la política de alianzas y cooperación con fuerzas afines cuando no se cuenta con mayoría absoluta en el congreso y tampoco con un movimiento popular potente.

Inclusive algunos han pretendido compararse con el gobierno del MAS en Bolivia. Es importante no confundirse cuando algunos hacen referencia a Bolivia de Evo Morales, puesto que el expresidente boliviano siempre contó con una mayoría absoluta en el congreso y un movimiento político fuerte y con gran capacidad de movilización, algo muy diferente a nuestra realidad.

Entonces, consolidar el Gobierno Popular de Pedro Castillo significaba, además, tener en cuenta la realidad objetiva en cuanto a la correlación de fuerzas con la derecha en los terrenos donde las reglas de juego de la burguesía aun controlan las decisiones. Un tema significativo debió ser el ubicar cómo autoridades en las reparticiones públicas a personas que tengan un perfil que no se presten a cuestionamientos de ninguna especie, deficiencia que hasta hoy se observa puesto que muchos de ellos presentan antecedentes que no garantizan idoneidad.

Consolidar el Gobierno Popular también significa ganar bases de apoyo, no solo en instituciones gubernamentales sino principalmente, en cada barrio, comunidad, sindicato, colegios profesionales, movimientos de mujeres, de jóvenes y allí donde exista una organización popular, en la perspectiva de una no muy lejana implementación de una Asamblea Constituyente Popular.

Dichas tareas tenían que haber sido planificadas e implementadas por el partido de gobierno junto a las fuerzas políticas con quienes han enarbolado el Plan de Gobierno del Bicentenario.

Sin embargo, reitero, lo sorpresivo del triunfo electoral y la mala lectura política del momento realizada por PL, principalmente, derivó en un primer Gabinete Ministerial cuya característica fue un trabajo desorganizado, con una falta de manejo político por parte del presidente del Consejo de Ministros y actitudes de miembros de PL esforzándose por ponerse zancadillas entre ellos. Es decir en lugar de CONSOLIDAR el Gobierno de Pedro Castillo simplemente le facilitaban la tarea de demolición que venía desarrollando la derecha fascista.

El trabajo positivo de algunos ministerios no era suficiente para contrarrestar las deficiencias de otros, de tal manera que lo inevitable llegó: el cambio de algunos ministros. ¿Podría decirse que el Gobierno de Pedro Castillo cedió ante la derecha?, aparentemente la respuesta sería afirmativa, sobre todo porque en el segundo Equipo Ministerial ya no figuran dos de los Ministros que habían sido los más cuestionados por la derecha y pretexto para ir cocinando la vacancia desde el congreso.

Definitivamente, este segundo equipo ministerial debe, en principio, ordenar el trabajo del ejecutivo de manera coordinada y mejorando los filtros para la designación de autoridades “de confianza” y en segunda instancia CONSOLIDAR el carácter Popular Progresista del Gobierno de Pedro Castillo ejecutando acciones propuestas en la campaña electoral y que, dentro de las reglas de juego de la burguesía, se pueden dar cumplimiento de inmediato. Son tareas urgentes que posibilitaran preparar las condiciones para plantear un salto cualitativo posterior. (continuará).

----
Fuente: Blog personal: https://laluchadeclasessigue.blogspot.com/

 

Te puede interesar:

El camino democrático no incluye los extremismos

Estudiantes preparando pancartas en marcha popular. Foto: Ian Bravo / Servindi

Editorial de Servindi

6 de setiembre, 2021.- El presidente de la República Pedro Castillo Terrones tiene la enorme responsabilidad de desbrozar un camino popular y democrático que despliegue las enormes potencialidades del país constreñidas por regímenes oligárquicos. Seguir leyendo...

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario