Servicios en comunicación Intercultural

¡Gracias Verónika!

Mitin de cierre de Verónika Mendoza. Foto: Jonathan Hurtado / Servindi

Por Jorge Agurto

Servindi, 11 de abril, 2016.- Los resultados electorales confirman el notable desempeño del Frente Amplio que a pesar de no contar con recursos financieros y haber sido víctima de una brutal guerra sucia, tiene el inmenso mérito de colocar en la agenda política aspectos claves de la agenda social, contribuir a renovar la forma de hacer política en el Perú y apuntalar una organización de frente político que cuenta con una importante bancada parlamentaria.

Diversos analistas como Steven Levitsky (1) y Antonio Zapata (2) centran sus análisis en la "revitalización de la izquierda" como sector político y aportan elementos que si bien no dejan de ser válidos y ciertos a mi entender no constituyen el eje o el centro de la renovación política.

Con quien discrepo es con el análisis facilista de Carlos Bedoya (3) que afirma que "cuando empezó el proceso electoral el Frente Amplio solo (sic) quería empezar a construir un proyecto de largo plazo", que hace cálculos electorales y añora la "unidad de las izquierdas" en abstracto sin considerar las diferencias sustanciales de estilo en la construcción de la propuesta política. Finalmente, Carlos Bedoya lanza el nefasto reto de "construir organización política (...) consolidando un frente de la izquierda (incluso pensar en un partido único)".

Desde mi punto de vista la contribución de Verónika Mendoza y el Frente Amplio al proceso de la lucha democrática en el país trasciende el campo de la "izquierda" y convoca tareas democráticas, patrióticas y nacionales de mayor envergadura, al que deben concurrir diversas opciones políticas (de izquierda, socialistas, ambientalistas, etc.) y de manera especial las organizaciones sociales del pueblo (campesinas, indígenas, laborales, de mujeres, jóvenes, entre otras).

El Frente Amplio ha hecho gala de otros baluartes más sustantivos, más allá de la contienda electoral, algunos de los cuales explico a continuación:


Verónika Mendoza en mitin de cierre de campaña. Foto: Jonathan Hurtado / Servindi

La renovación del programa político

El Frente Amplio ha construido un plan de gobierno y una propuesta política moderna, con un discurso renovado, coherente, y que se nutre de temas sustanciales de la agenda social.

La diversificación productiva para salir del extractivismo minero, el ordenamiento territorial, la atención prioritaria al sector agrario con fondos y apoyo tecnológico, el respeto a los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, la pensión para las mujeres y los jubilados, la atención a la educación y la salud rural, son algunas de las propuestas sectoriales que estaban dispersas.

Al articularlas en un plan de gobierno y exponerlas como propuestas políticas nacionales, el Frente Amplio las ha potenciado en su alcance y significación y ha alimentado la vocación de gobierno de sectores tradicionalmente excluidos.

A las demandas sectoriales se agregan propuestas nacionales como el cuestionamiento a un modelo que no ha superado y, por el contrario, ha agravado la desigualdad, el cambio de la Constitución Política, la defensa del agua como derecho humano, la lucha implacable contra la corrupción mediante la muerte civil, entre otras propuestas que se han incorporado en el debate político.

Estas propuestas enriquecen y renuevan programáticamente la lucha política en el Perú y cabe destacar que son demandas de las organizaciones sociales que luchan cotidianamente por ellas. La sintonía del Frente Amplio con los sectores populares a donde ha llegado el mensaje fresco y renovado de Verónika ha sido contundente y se ha reflejado en su triunfo en regiones como Apurímac, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Puno y Tacna.

La renovación de la forma o estilo de hacer política

Verónika y el Frente Amplio han marcado un antes y un después en la forma de hacer política en el Perú al poner en práctica procedimientos de democracia interna en el estilo de construir el Frente Político del pueblo.

Las elecciones abiertas, ciudadanas y transparentes para elegir a los representantes a la presidencia y al Congreso de la República son el mejor procedimiento para romper y superar el poder amañado de las cúpulas y camarillas políticas que suelen momificarse en las organizaciones políticas, especialmente cuando están altamente ideologizadas y en ellas incuban los semidioses o dueños de la verdad.

El Frente Amplio ha tenido la virtud de abrirse especialmente a la juventud, dar espacio a las mujeres, a los representantes de organizaciones indígenas, y de esta manera ha mostrado apertura, inclusión y horizontalidad, y que son una de las claves de su éxito.

Para afirmarse como frente político, más allá de la coyuntura electoral, es menester seguir fortaleciendo mecanismos democráticos, y crear nuevos espacios abiertos y permanentes de debate y construcción política, que alimenten y retroalimenten sus lazos comunicantes con el pueblo.

Sería un grueso error que la fortaleza política del Frente Amplio se reduzca con el tiempo a los canales tradicionales de la representación parlamentaria y se diluya la relación umbilical, aún en ciernes, con el pueblo y que alimenta la gestación de un nuevo ser político aún en formación y consolidación.

La renovación del espíritu político

Pero sin duda, el mayor aporte de Verónika Mendoza y el Frente Amplio es haber despertado en sectores del pueblo la vocación protagónica por realizar grandes cambios. Haber despertado la energía renovadora y creadora de diversos sectores de la población tiene un valor extraordinario donde hasta hace poco predominaba la apatía y el conformismo.

El ánimo y el deseo de luchar, movilizarse, salir a las calles a debatir y exigir con carteles y consignas es una fuerza social y moral, un capital político que no atesoran otras agrupaciones políticas que guardan con el electorado que las respalda una relación más instrumental, mediática y mercantil.

Verónika Mendoza ha contagiado su entusiasmo, al reivindicar sentimientos como el amor, la alegría y la esperanza en una población que no ha perdido la dignidad y que está deseosa de cambios profundos, y con hambre de justicia social.

Verónika ha establecido canales empáticos de comunicación con esa población agobiada por el abandono de un Estado que vive de espaldas a sus necesidades, una población que observa cómo la corrupción se levanta en peso al país mientras que el poder del narcotráfico se solidifica y expande en las instituciones del poder político y en los propios partidos.

Esa empatía es posible porque Verónika es una mujer del pueblo, que encarna los valores de honestidad, consecuencia y coherencia que le permiten enfrentar con solvencia a sus contendores. La falta de tiempo y los pocos recursos impidieron contrarrestar la guerra sucia de calumnias, mentiras y temores sembrados por el poder mediático, el sector corporativo y sus voceros políticos.

Los desafíos políticos actuales

El domingo 5 de junio se realizará la segunda vuelta electoral y se definirá el escenario político de gobierno, donde se instalará —como una pesadilla de la historia— una bancada mayoritaria del fujimorismo y volverán a primer plano dantescos personajes que sectores ciudadanos creían ya superados.

Como lo advirtió Marisa Glave, una de las puntales del Frente Amplio en el nuevo Congreso, sería un error reducir el escenario de actuación política al ámbito parlamentario. Los jóvenes han demostrado que las medidas arbitrarias del Congreso pueden ser revertidas con la movilización ciudadana. Así lo demostraron con el caso de la repartija de los miembros del Tribunal Constitucional y con la ley Pulpín.

Además, como lo sostiene don Hugo Blanco, el espacio electoral es un espacio de lucha, no es el único y en ocasiones tampoco el principal. Por esto, un importante rol de la bancada parlamentaria del Frente Amplio es conjugar sus esfuerzos y contribuir a los procesos de organización y movilización ciudadana a fin de apuntalar procesos de cambio más trascendentales y profundos.

La lucha contra la corrupción, contra el TPP y los paquetazos normativos que debilitan la fiscalización ambiental y la seguridad jurídica de los territorios comunales emergen como temas claves de una agenda política parlamentaria que hay que construir de cara a las organizaciones sociales.

Los Panamá Papers, el caso Lava Jato, el financiamiento de la campaña electoral, los congresistas vinculados al narcotráfico, son además temas de suma importancia que requieren el concurso de la bancada parlamentaria articulada a canales de difusión ciudadana y al involucramiento de instituciones de la sociedad civil.

Se trata de un enorme trabajo que será posible manejar si la bancada se une y fortalece, afirma y capacita, consciente de su labor promisoria por la renovación auténtica y profunda del país.

En el parlamento actual, Verónika, a veces en solitario o con unos cuantos congresistas ocasionales, batalla con decencia frente a la canalla energúmena. Hoy ese camino se ve fortalecido con una bancada propia, con lazos vivos con el pueblo. El camino del cambio ya se inició. Por todo esto, por devolvernos la ilusión y la esperanza, ¡muchas gracias Verónika!

Notas:

(1) Steven Levitsky: "El resurgimiento de la izquierda", La República: http://larepublica.pe/impresa/opinion/758664-el-resurgimiento-de-la-izquierda

(2) Susana Mendoza Sheen: “La reorganización de la izquierda está en manos de otra generación, y de las mujeres”, diálogo con Antonio Zapata, en La Mula: https://susanamendoza.lamula.pe/2016/04/10/la-reorganizacion-de-la-izquierda-esta-en-manos-de-otra-generacion-y-de-las-mujeres/susysheen/   

(3) Carlos Bedoya: "La izquierda ganó", en Otra Mirada: http://www.otramirada.pe/la-izquierda-gan%C3%B3

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Gracias, Verónica, porque tu práctica política ha insertado en los medios de comunicación, la identidad étnica -particularmente el idioma quechua- y geográfica -particularmente surandina- Has tenido errores como el no ser específica y directa en tu respuesta a Toledo, pues el fascista Aldo Mariátegui aprovechó el espacio de comentarios y murmuró que para atender a la educación y a la salud, "seguramente el dinero se obtendría quitando a los ricos". Esta murmuración se quedó como un mensaje a los millones de trabajadores independientes en el Perú. También, al "colocar en la agenda política aspectos claves de la agenda social" (acierta Agurto) : diversificación productiva para salir del extractivismo minero, ordenamiento territorial, etc., sin relacionarlos con la Constitución ( en esto, Gregorio fué más claro que tú: denunció la orientación constitucional anti-popular en cualquier agenda política), indica el consentimiento que muchos "izquierdistas" vienen haciendo a esta Carta Magna después de la "Marcha de los 4 Suyos". Y ya que "seguir fortaleciendo mecanismos democráticos, abiertos y permanentes", es más importante que la "relación umbilical entre la representación parlamentaria y las organizaciones populares" (acierta Agurto), porque el Frente Amplio "ha despertado en sectores del pueblo la vocación protagónica por realizar grandes cambios", las "energías renovadoras y creadoras" hay que institucionalizarlas en relaciones sociales cotidianas como Democracia Vecinal (asociación civil de las organizaciones populares y sindicales) en cada República Local (espacios distritales), para que "la movilización ciudadana que pretendan revertir las medidas arbitrarias del Congreso" no sea de coyunturas callejeras desordenadas y mortales, sino que se vaya construyendo PoDeR Popular: Poder Democrático Republicano Popular. Esto es preferible, a que los fascistas -de izquierda y de derecha- nos atribuyan sus demonio: el terrorismo que ellos mismos siembran,.

Lo que queda a los Pueblos Originarios del país es buscar la unión de fuerzas en todas las Regiones. Esto significa trabajar unidos para hacer frente a la ola de proyectos extractivistas que ambos rateros que pasan a la siguiente vuelta tienen preparados, especialmente proyectos en minería y gas y petróleo, así como megaagroindustria. Ya sabemos que la unión hace la fuerza. Los pueblos indígenas del país todavía estan indiferentes entre ellos, no hay sintonía para hacer frente al gran enemigo. Estos cinco años siguientes serán mucho más duros. Tenemos que ver la forma de proteger unidos nuestros intereses, derechos, territorios y culturas. Se debe trabajar para recuperar y fortificar nuestra identidad, recuperar nuestra dignidad que nos robaron desde hace siglos, recuperar nuestros territorios que perdimos desde la invasión europea, dejar de ser las marionetas de los criollos y extranjeros, regalando nuestros votos por una migaja de pan seco...
Lástima lo de Verónika, era la única opción para cambiar algo en la historia de nuestro país que sigue dominado por los descendientes de los invasores y colonizadores. Nos han robado el derecho de dirigir nuestros propios destinos. Esos pitucos se han hecho del derecho de gobernar este país. QUÉ INJUSTICIA! no sólo nos segregan racialmente, sino también políticamente, me pregunto hasta cuándo?

Amigo Inti Ccapana, lea esto que escribí antes de las Elecciones:
La “república”, es la comunidad ciudadana, de compartir los bienes públicos (todo lo que se construye con dinero público) y los servicios públicos (todo lo que funciona con dinero público). Además, los bienes comunes (todo lo que la Madre Naturaleza provee a la comunidad como Calidad Ambiental) y los servicios comunes (todo lo que usamos de la Madre Naturaleza como Calidad de Vida). Pero la concesión a empresarios, de los bienes públicos (todo lo que el capitalista codicia apropiárselo, provocado por el funcionario público ladrón), y de los servicios públicos (todo lo que el capitalista codicia administrarlo, provocado por el funcionario deficiente), es un indicador de que la “república” se está privatizando. ¿Acaso, no se está privatizando, con “cambios” disimuladores, los bienes y servicios públicos de la educación, de la salud, de la seguridad ciudadana y de la seguridad nacional?.
La “democracia”, es el intercambio ciudadano, del derecho que tiene un ciudadano a compartir los bienes y servicios públicos, por el deber que tiene otro ciudadano a respetar este derecho. Pero el servilismo del político –candidato o elegido autoridad-- a los inversionistas que financian su campaña electoral, es un indicador de que la “democracia” representativa se compra y se vende. ¿Por qué, los electores consienten que su autoridad elegida “robe pero que haga obras”?. ¿Acaso, los funcionarios ladrones –empezando por el “Presidente” --, no son los que dan el mal ejemplo a los ladrones comunes?
La conclusión es: A la burguesía capitalista ya no le sirven la democracia ni la república, porque éstas están siendo comprendidas y conquistadas por los pueblos a quienes ella pretende seguir explotando, abusando y mintiendo.
La recomendación: Organicemos en cada distrito, cuenca, barrio, carretera la asociación civil de organizaciones populares con el nombre de República Local como comunidad ciudadana que comparte los bienes y servicios público.
Organicemos, dentro de cada república local, la Democracia Vecinal como intercambio ciudadano entre el derecho a usar los bienes y servicios públicos, y el deber de cuidarlos.

Tu sinceridad, valentía y certeza de tus convicciones ha hecho que triunfaras...ante el asombro del mundo....has enseñado a ser honestos al mundo y atodos los pillos, ladrones, delincuentes y charlatanes que abundan en este suelo...lamentablemente esta es la clase de gente que nos rodean....los que pasan a la segunda vuelta son, al final de cuentas, otros mentirosos, estafadores, y hambreadores.....que solamente han venido a continuar robándonos.....AHORA NOS TOCA DEFENDERNOS DE ESTOS PILLOS, PERO JAMÁS A LA JAPONESA, NUNCA A LA JAPONESA.....

Añadir nuevo comentario