Servicios en comunicación Intercultural

Guamán Poma: "Escrivillo es llorar"

Camina el autor, gráfico de Guaman Poma de Ayala.

Compartimos una profunda, sentida e histórica reflexión de Danilo Sánchez Lihón con motivo del 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas, quién recoge apuntes y reflexiones del célebre Guáman Poma de Ayala, primer cronista indígena del Perú.

9 de agosto: Día de los Pueblos Indígenas. Escrivillo es llorar

Por Danilo Sánchez Lihón

Escrivillo es llorar.
Guamán Poma

 

 1. Bien sé que te hago agravio

Fray Buenaventura de Salinas y Córdoba, nacido en Lima nieto de conquistadores españoles, fue Calificador del Santo Oficio en 1630 y escribió un “Memorial de las Historia del Nuevo Mundo”.

Era un sacerdote que no acostumbraba a exagerar, quien refiere en su obra que era muy frecuente que las madres indígenas, que daban a luz a sus hijos varones, los ahogaran en el momento de nacer.

Y esto a fin de librarlos de ser enrolados años más tarde para trabajar en las minas de azogue. Este mismo fraile relata un triste suceso en palabras literales, cuales son las siguientes:

"Habiendo llegado al valle de Jauja un indio que volvía de la mina de Huancavelica para ver a su mujer y a sus hijos y descansar en su tierra, halló muerta a su mujer. Y a sus hijos de 4 y 6 años los encontró en la casa de una tía suya.

Llegó detrás de él el Curaca y queriéndole llevar otra vez a la mina le dijo:

– Bien sé que te hago agravio, pues acabas de salir del socavón y te hallas viudo y con dos hijos que sustentar, flaco y consumido del trabajo que has pasado.

2. Opresión de las minas

– Así estoy.

– Pero no puedo más; no hallo más indios para completar la mita. Y si no cumplo el número me quemarán, azotarán y beberán mi sangre. – Duélete de mí y volvamos a la mina. –Le ruega.

Le respondió el indio a su Curaca:

– Tú eres el que no te dueles de tu sangre pues viéndome tocado del polvillo de la mina y que hallo muerta a mi mujer y con estos dos hijuelos que sustentar, sin tierras que sembrar, ni ropa que vestirles, me haces tal agravio.

Y al ver que el Curaca no aceptaba la razón y la justicia de este indio, este cogió a sus hijuelos, los sacó a una legua del pueblo y abrazándolos y besándolos tiernamente, diciéndoles que los quería librar de los trabajos que él pasaba, sacando dos cordeles se los puso a sus gargantas y, hecho verdugo de sus propios hijos, los ahorcó de un árbol.

Y sacando, luego que llegó el cura y el Curaca, un cuchillo de carnicero se lo clavó en su propia garganta, entregando el alma a los demonios, por verse libre de la opresión de las minas".

3. Para escalar el cielo

Hace pocos días estuve nuevamente en Huancavelica invitado por la Unidad de Gestión Educativa de esa capital departamental para participar en un curso de capacitación de maestros y nuevamente he tenido la ocasión de visitar otra vez las entradas al socavón de la mina de Santa Bárbara en esa localidad, llamada también Villa de Oropesa.

Allí se ubica la famosa mina de azogue que se remonta a principios de la colonia española, donde luce su sombra fatídica encima del pueblo, como un emblema de luto y dolor. Mina en donde la gente era enterrada en vida. Porque dentro de ella vivían personas que nunca pudieron ver la luz del sol. Y no porque era grato estar sepultados allí, sino porque eran esclavos.

Mina en cuyo interior existía incluso una plaza de toros, de acuerdo al imaginario de la gente, contándose con dibujos y grabados que recrean esta leyenda. Para mantener presos a estos siervos ya no era necesario utilizar cadenas porque en donde se los enterraba eran fosos para salir de los cuales se hubiera necesitado construir escaleras equiparables a aquellas que nosotros necesitaríamos construir para escalar el cielo.

4. ¿De qué valían?

Mina envenenada en donde nacían y morían indígenas en condiciones paupérrimas e infrahumanas. Con túneles y galerías tóxicas sin sistemas de ventilación, que sólo se implementaron siglos después de su intensa explotación.

Mina sin seguridad en donde se registra el dato de que en uno solo de sus derrumbes murieron centenares de indios.

Está escrita la crónica por la cual un visitador de la corona española que tenía que hacer una inspección descendió unos cuantos metros y se sintió asfixiado.

Delante de él sacaron varios cadáveres de indios muertos en ese mismo instante. Sin embargo, no hizo figurar estos hechos en el Informe al Rey que hizo dicho visitador.

Entonces: ¿de qué valían delegados, informes y atestados? La estructura de explotación se basaba también en la supervivencia de los funcionarios en los cargos públicos y en la burocracia del Estado que hacía todo por impedir escándalos y puniciones. 

Y, de otro lado, era impensable que desde lejos hubiera podido el Rey o cualquiera que lo suplantara corregir siquiera una pizca de estos hechos.

5. El “icha carami”

Ir hacia ella era pues una autodestrucción voluntaria. Y se lo hacía porque era preferible esa suerte a seguir viendo morir de hambre y miseria a la mujer y a los hijos. Situación en la cual encontrar la muerte era laborando y estando ocupados. Porque se buscaba la inmolación, pero trabajando para darle un pan a la familia, despedida y adiós con cantos de tristeza y de dolor.

En toda esta explotación no se usaron mayormente llamas o animales de carga para extraer el mineral, porque esos animales valían mucho más que la vida de un indígena en el mercado de trabajo de aquella época. Para intentar bestializarlos, ¡y eso lo cobraban!, se repartía a los indios o peones ya como una costumbre y tradición, sin dejar la significación de estar aplicando una droga, el compuesto denominado el “icha carami”.

¿En qué consistía ese alimento del mediodía que los españoles daban a los indígenas para mejor explotarlos y mantenerlos sumisos? Es un costalillo de coca para repartir entre el grupo que trabaja. Es una talega grande de cal con la cual se arma el "bolo". Y, además, el cañazo, o el coñac o el pisco. Y todo ello entregado o repartido al mediodía, como almuerzo. Con lo cual se los droga e idiotiza. También a fin de que el trabajo sea rudo y ciego, sin medir fuerzas ni peligros en minas y obrajes.

6. Leña del árbol derribado

Esto era y esto es, porque todas estas prácticas siguen todavía vigentes. La porción diaria del “icha carami” que se daba, o da, al indio peón o trabajador de la mina ni siquiera era o es gratuito. Porque al final se le descuenta de su jornal, deuda que nunca alcanzaba a ser pagada porque no se reduce, sino que siempre va en aumento.

Paga aparente para azuelar la madera a fin de tener vigas de refuerzo para los aleros del corredor, antes de la Casa Hacienda, ahora del Municipio o de la Casa Comunal. O ya sea para aporcar, que es sacar la tierra de adentro para afuera a fin de airear la raíz de la planta.

O ya sea para remover la chacra de papa. O bien para el deshierbe de la chacra de trigo o de maíz. En todas estas faenas no se les da comida sino el “icha carami”.

Ahora también se les da a los trabajadores del campo para hacer leña del árbol derribado, o para hacer el cerco de alambres de púas de la compañía minera o la guardia nocturna de los linderos usurpados en los pajonales. 

7. Deuda no saldada

Pero, ¿y qué es lo que significa aquella expresión del "Icha Carami"? Al final algo tierno, pleno de dolencia y resignación, significa: "dame lo que quieras".

Esa es la actitud aún dulce del runa, dentro del oprobio.

En cambio, a la bestia de carga, sea caballo, buey o pollino, se le da un buen forraje, agua limpia y descanso.

Al indio no, a él se lo droga.

De allí que Guamán Poma de Ayala cuando escribía de todos estos sufrimientos de los indios de su época, en la colonia, decía “Escrivillo es llorar”.

El promedio de vida de un joven indígena sano y fuerte que era enganchado y entraba a trabajar al socavón de la mina, hasta el momento en que moría, era de solo apenas cinco a seis meses.

Por eso, todo este oprobio se ha descargado contra lo mejor de nuestra identidad. Y es todavía la deuda no saldada con el Perú profundo, con el Perú de todos y el Perú de siempre.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario