Servicios en comunicación Intercultural

Exhumación de Franco: ¿fin de la glorificación del dictador?

La exhumación del dictador español es sin duda un punto de inflexión histórico en el consenso nacional de España, que pone fin a la glorificación de su gobierno antidemocrático, dice Cristina Burack.

Por Cristina Burack *

Deutsche Welle, 3 de noviembre, 2019.- Es solo ahora, 44 años después de su muerte, que el gobernante español Francisco Franco finalmente obtiene el tipo de reconocimiento nacional que merece: el de un general militar que fue responsable del primer ataque aéreo deliberado contra civiles en Guernica (con ayuda de la Luftwaffe de Hitler) durante una guerra civil brutal y sangrienta que se desarrolló entre 1936 y 1939; el de un verdugo que ejecutó sistemáticamente a cientos de miles de sus oponentes, en lo que el destacado historiador de España, Paul Preston, ha denominado el "Holocausto español"; la de un dictador que aplastó la democracia en España durante su mandato de 36 años.

La exhumación de Franco se ha retrasado en un país que nunca ha reconocido abiertamente su pasado autoritario. Francamente, es vergonzoso que haya tardado tanto en retirar sus restos del gigantesco mausoleo con cruces en el Valle de los Caídos, que se cierne sobre las colinas en las afueras de Madrid.

El Valle de los Caídos se eleva sobre las colinas en las afueras de la capital española.

Construido según su deseo, en gran parte con trabajadores forzados, para supuestamente honrar a los que cayeron durante la guerra civil, el sitio ha sido durante mucho tiempo un lugar de reunión para los partidarios del fascismo y la extrema derecha. De ninguna manera es un lugar de reconciliación nacional, como Franco proclamó que sería, y como algunos políticos conservadores hoy todavía sostienen que lo es. Solo ha sido un insulto doloroso para los españoles cuyos familiares (incluidos algunos de los míos) fueron perseguidos por pensar de manera diferente, hablar libremente y luchar contra las fuerzas autoritarias nacionales y católicas de Franco, respaldadas por el partido fascista español. En muchos casos, estos oponentes fueron fusilados y arrojados de forma anónima en fosas comunes. Decenas de miles fueron desenterrados y enterrados nuevamente en el monumento.

La controvertida exhumación de un dictador

Sin embargo, la exhumación ha sido muy controvertida. Una encuesta realizada por el periódico español El Mundo encontró que uno de cada tres españoles se opuso a mover sus restos. Los descendientes de Franco intentaron en varias ocasiones detener la remoción de los restos a través de los tribunales, mientras que los políticos conservadores argumentaban que remover el pasado solo abrirá nuevas heridas. Ese argumento es un legado de la transición de España a la democracia, después de la muerte de Franco en 1975. Sus partidarios y opositores acordaron el llamado Pacto del Olvido, que incluía una amnistía política general para aquellos que cometieron crímenes en masa. Fue un intento de mirar hacia el futuro.

Si bien la transición de España a la democracia fue elogiada en todo el mundo, el resultado del pacto a largo plazo fue afianzar una profunda división social que hizo aceptable la simpatía autoritaria. Durante demasiado tiempo, la España democrática ha sido un lugar donde el símbolo de las flechas fascista, que utiliza la Falange, todavía se puede ver en las fachadas de las casas, donde la gente cuelga descaradamente la bandera nacional franquista desde sus balcones, donde las calles se llaman "Calle del Generalísimo", "calle del Gran General ", y donde existe una fundación para honrar su memoria y supuestos logros. Tal aceptación pública de las manifestaciones autoritarias es inimaginable en Alemania, pero la sociedad española nunca ha accedido realmente a denunciar la dictadura de Franco.

Cerrando un capítulo sobre glorificación

Mientras que un gobierno socialista anterior en 2007 aprobó una medida que reconoce oficialmente a las víctimas de Franco y condena su dictadura, el mausoleo en el Valle de los Caídos ha sido, hasta ahora, el mayor símbolo de España, en el mejor de los casos, de ambivalencia hacia un gobierno antidemocrático y, en el peor, adoración a un dictador. La exhumación de Franco hace más que solo abrir su tumba y transferir sus restos a un lugar de descanso discreto y privado. Cierra un capítulo sobre su glorificación y marca un punto de inflexión histórico en la memoria histórica nacional de España.

Por supuesto, la medida no convertirá inmediatamente en demócratas a los partidarios del dictador. Las protestas planificadas, y posteriormente prohibidas, en el proceso de expulsión lo atestiguan. Pero la exhumación finalmente lleva a España como Estado a un punto en el que oficialmente rechaza por completo el legado de Franco, cambiando fundamentalmente el marco histórico del país y proporcionando un punto de partida para que las divisiones sociales comiencen a sanar.

No será un proceso agradable: construir consenso histórico sobre épocas oscuras de división y pérdida nunca lo es. Pero es un proceso necesario, y uno que España ha necesitado durante demasiado tiempo. La era de Franco finalmente se acabó.

---
*Redactora de DW.

----
Fuente: DW https://www.dw.com/es/exhumaci%C3%B3n-de-franco-fin-de-la-glorificaci%C3%B3n-del-dictador/a-50968976

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario