Servicios en comunicación Intercultural

A mi madre no la llames comadrona

Foto: Mayas. Todosantos. Guatemala. Internet

¿Por qué mientras ellos (occidente) tienen obstetra, los indígenas apenas tenemos comadronas? ¿Por qué ellos se autodenominan civilización y a nosotros nos refieren como etnias (costal de huesos)? ¿Por qué a lo que ellos hablan nominan idioma, y a lo nuestro llaman lengua?

Por Ollantay Itzamná*

2 de agosto, 2019.- Al igual que otras decenas de millones de latinoamericanos, yo nací en una vivienda familiar de mis padres, asistido por una mujer sabia con amplios conocimientos sobre obstetricia, biología, medicina general, ginecología, pediatría, nutrición, socioantropología, etc.

Gracias a la praxis cotidiana de dichos conocimientos cultivados por algunas mujeres, millones de indígenas y campesinos nacemos y convivimos, incluso en contra de la voluntad y/o ausencia del Estado en nuestros territorios.

¿Por qué llamamos comadronas a nuestras médicas?

Ferdinand Saussure, prócer de la lingüística moderna occidental, sostenía que la estructura gramatical de un idioma no era más que la externalización del entramado de la estructura cultural de la comunidad hablante. Es decir, nuestro lenguaje devela la estructura de nuestra cultura.

Cuando en las bicentenarias repúblicas latinoamericanas se sigue utilizando como “normales” términos peyorativos, intencionalmente construidos, para desvirtuar a los “otros” diferentes, ya es innecesario argumentar la condición cultural racista y etnofágica de dichas repúblicas. Y, cuando las y los indígenas “inconscientemente” reproducimos dichos términos vulgares para con los nuestros evidenciamos nuestra condición de colonialidad “normalizada”.

El término comadrona, en el castellano criollo machista, significa chismosa, alcahueta, murmuradora… ¡Nuestras madres y abuelas que ayudan a alumbrar no son nada de eso! Pero, el patriarcado acuñó dicho termino para referirse a las médicas no modernas con la intencionalidad de desvirtuar/anular “otros conocimientos diferentes” y ridiculizar a sus portadoras. Es la cultura e ideología de dominación colonial perpetuada.

¿Por qué mientras ellos (Occidente) tienen obstetras, los indígenas apenas tenemos comadronas? ¿Por qué ellos se autodenominan civilización y a nosotros nos refieren como etnias (costal de huesos)? ¿Por qué a lo que ellos hablan nominan idioma, y a lo nuestro llaman lengua? ¿Por qué su expresión artística es considerada arte y lo nuestro es artesanía? ¿Por qué a su ruido con ritmo llaman música y a lo nuestro folclor? ¿Por qué dicen ellos tener filosofía y a lo nuestro llaman cosmovisión? … Y así, una infinidad de terminologías cotidianamente utilizadas. Ideológica e intencionalmente construidas para perpetuar la dominación.

El conocimiento y praxis de nuestras madres y abuelas, es holístico y multidisciplinario. Es anterior a la modernidad

Llaman comadronas a nuestras madres y abuelas. Simultáneamente instalan en el imaginario colectivo que dichas “prácticas” son peligrosas, sospechosas, antihigiénicas, insalubres… etc. En el mejor de los casos, algunas políticas públicas, para aparentar ser cool, adornan sus apuestas de salud colonial con “comadronas voluntarias”, pero sin salario.

El conocimiento y praxis de nuestras madres y abuelas, es holístico y multidisciplinario. Es anterior a la modernidad, y trasciende a la medicina moderna occidental, hoy, convertida en un negocio letal contra la Vida. Entonces, ¿con qué derecho y autoridad moral se la llama comadrona a sus portadoras?

Dos siglos de aparentes repúblicas, y fallidos procesos de modernización, evidencian que en los países latinoamericanos la “ciudadanía universal” con “derechos universales” sigue siendo aún un mito. El racismo boyante constata que los NO ciudadanos seguimos y seguiremos siendo vistos como “subalternos aniquilables”. Pero, de nosotros y nosotras, indígenas o no, depende que la Vida y sus portadoras se deslicen sobre la civilización de la muerte moderna que aún controla la hegemonía del poder. Por ello, a nuestras madres y abuelas jamás la debemos llamar comadronas.

---
*Ollantay Itzamná es defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos. https://ollantayitzamna.wordpress.com/ - @JubenalQ

----
Fuente: Ollantay Itzamná: https://ollantayitzamna.com/2019/08/02/a-mi-madre-no-la-llames-comadrona/

 

Te puede interesar: 

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Se confunde un termino valioso de designacion de partera o comadrona, curiosa o sabia que atiende un parto y la etapa de embarazo hasta su consecusion, este detalle es valioso y generoso, aprenden por generaciones a servir a sus pueblos y comunidades, en un estado de servicio pleno, salvando vidas, dando vida, logrando hacer naceren buen termino a un nuevo bebe o retoño. El detalle del uso abusivo de este termino, es porque algunas seudo parteras se dedican a actividades no legales, no dan vida sino muerte. El respeto de nuestras generaciones es a la parteras que nos hicieron nacer en el hogar, como es mi caso, veo a la Señora Candelaria, dama que atendía todos los partos caminar feliz en un supermercado, y, me admira y le agradezco de corazón su gran labor, no presento ningún problema al naci miento ni se generó ningún contagio insalubre, ni nada por el estilo, soy mas sana de lo que pensaba. Si sufro algunos padecimientos es por los hombres de mala fe que regentan mugres espacios de concíabulos demoníacos, y, dicen que enseñan la fe. dra. bertha de peru

Añadir nuevo comentario