Servicios en comunicación Intercultural

Los peores desastres ocasionados por el cambio climático en el 2018

Los llamados desastres naturales, provocados generalmente por la actividad humana, han marcado la agenda del 2018. Entre huracanes, inundaciones, erupciones y tifones, miles de vidas humanas se perdieron, así como miles de millones de dólares. ¿Empezaremos a reconocer la responsabilidad del hombre en estos fenómenos durante el 2019?

Por José Díaz

Servindi, 31 de diciembre, 2018.- El 2018 ha sido un año caracterizado por el debate sobre la naturaleza de los “desastres naturales”. A mitad de año un grupo de científicos de las Naciones Unidas exhortó a la comunidad internacional a reconocer que detrás de las desgracias ocurridas por fenómenos climatológicos se encuentra la actividad humana y el cambio climático.

La ciencia ha puesto cada vez más en evidencia que lo que siempre se llamó “desastres naturales” son eventos ocasionados por la actividad humana sobre la Tierra. Los mismos que han generado grandes pérdidas económicas incluso en países donde la clase política se sigue mostrando escéptica del cambio climático como los Estados Unidos.

A continuación, haremos un repaso de los desastres climáticos más grandes del 2018. Según la agencia británica de ayuda y desarrollo Christian Aid, los huracanes Florence y Michael que afectaron el sureste de los EE. UU. durante este año generaron pérdidas económicas estimadas de US$ 32 mil millones lo que los coloca como los fenómenos meteorológicos más costosos del año.

Los segundos desastres más costosos han ocurrido también en los EE. UU., puntualmente en California. En este estado una serie de incendios forestales ocurridos en el verano por las altas temperaturas, llegando incluso a afectar ciudades enteras, han provocado pérdidas económicas de US$ 22 mil millones y, al menos, 85 muertes.

Pérdidas humanas

Sin embargo, en términos de pérdidas humanas ningún desastre ambiental ha sido peor que el tsunami que ocurrió en Indonesia hace pocos días. Hasta el momento se estiman 431 muertes en el país asiático, así como más de 46 mil desplazados. Recordemos que el tsunami ocurrió en Indonesia luego de la erupción del volcán Anak Krakatau.

No obstante, la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala a mitad de año dejó también una elevada cifra de muertes y desapariciones. En el país centroamericano se calcula que murieron 194 personas, mientras que 234 aún permanecen desaparecidas y más de un millón y medio han sido desplazadas.

Los tifones en países como Madagascar y Filipinas también han dejado a lo largo del 2018, pérdidas humanas y económicas. Los debates recientes sostenidos entre la comunidad científica y la sociedad civil para establecer responsabilidades sobre los fenómenos climáticos no han tenido eco en los foros políticos, algo que quedó evidenciado, por ejemplo, en la última edición de la COP24 en Katowice.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario