Servicios en comunicación Intercultural

Pangolín: ¿víctima o culpable del coronavirus?

Un pangolín en la reserva Madikwe Game en Sudáfrica. Foto: David Brossard

Hace un año una investigación en China asoció a este animal con el origen de la pandemia. La ONU no ha descartado esta posibilidad, pero todavía hay mucho por investigar.

Servindi, 31 de marzo, 2021.- La búsqueda sobre el animal que transmitió el coronavirus al hombre sigue generando nuevas hipótesis que de un tiempo a acá apuntan a un mamífero: el pangolín.

Hace un año una investigación en China puso el ojo en este animal vinculándolo con el origen del coronavirus, versión que no ha sido descartada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero, ¿por qué se le atribuye a este mamífero el haber transmitido el coronavirus a los seres humanos y qué se sabe hasta ahora sobre esta posibilidad? Los detalles en esta nota.

1. ¿Qué es el pangolín?

El pangolín es un mamífero de cuerpo alargado, con la cabeza, el dorso y la cola protegidos por escamas.

Es nocturno y vive en madrigueras o troncos de árboles huecos, lugares donde se alimenta de hormigas e insectos.

Se cree que “pangolín” viene del malayo “uno que se enrolla”, algo que suele hacer este animal solitario cuando duerme o siente la necesidad de protegerse porque está en peligro.

También conocido como oso hormiguero, sus ocho especies se hayan repartidas entre África y Asia, países donde la caza por su carne y escamas es alarmante.

Ejemplar adulto de pangolín. Foto: © Photoshot Lisence LTD/ Alamy Stock Photo/WWF

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) el pangolín es uno de los mamíferos con mayor tráfico ilegal en Asia, y cada vez más, en África.

Se estima que cada año se comercializan ilegalmente en Asia y África 100.000 pangolines.

En China y Vietnam su carne es considerada un manjar y sus escamas son utilizadas en la medicina tradicional para el tratamiento de remedios como el asma, el reumatismo o la artritis.

Aunque las ocho especies de pangolines están protegidos por leyes nacionales e internacionales, esto no ha sido suficiente para frenar el intenso tráfico ilegal de pangolines.

La preocupación por estos animales estaba enfocada en reducir su comercio ilegal hasta que, a inicios de 2020, con la pandemia ya encima, una investigación los puso en los ojos del mundo.

2. Pangolines asociados con el coronavirus

El 7 de febrero de 2020, investigadores de la Universidad Agrícola del Sur de China identificaron al pangolín como un posible “huésped intermedio que facilitó la transmisión del coronavirus.

La noticia llamó la atención del mundo que hasta ese momento asociaba el origen del coronavirus exclusivamente con los murciélagos.

Los estudios para la fecha indicaban que los genomas de este virus y los que circulaban en los murciélagos eran idénticos en un 96 %.

Pero el virus del murciélago no podía haberse fijado en los humanos directamente, sino que antes debió pasar por otra especie para adaptarse al hombre, tal como ocurrió con otros coronavirus en 2002 y 2012.

Para intentar hallar esta especie, denominada el “huésped intermedio”, los científicos chinos habían estudiado 1.000 muestras de animales salvajes.

Tras ello, informaron que los genomas de las secuencias de virus estudiadas en el pangolín eran en un 99% idénticos a los de los pacientes infectados por el coronavirus en Wuhan.

 

Aunque la noticia pareció ser relevadora, lo cierto es que el 20 de febrero, trece días después de este anuncio, el equipo científico chino se retractó.

Nuevos análisis habían revelado que la equivalencia entre los genomas del pangolín y el coronavirus no era del 99%, sino del 90,3%, insuficiente para afirmar que este animal era el transmisor del virus.

¿Qué había pasado? Cuando señalaron que la equivalencia era del 99% habían considerado únicamente a una pequeña parte del genoma (una proteína) del coronavirus.

Y esta, era una equivalencia que quedaba reducida al 90,3% cuando se tomó en cuenta la secuencia completa del genoma del coronavirus.

Los científicos asociaron este error a una “vergonzosa falta de comunicación entre el grupo de bioinformática y el grupo de laboratorio del estudio”, según contó la prestigiosa revista científica Nature.

Sin embargo, pese a este error de precipitación, los científicos no descartaron que el pangolín sea ese animal que intercedió para llevar el virus a los humanos.

Aunque “el misterio [sobre el animal que trasmitió el coronavirus a los humanos] está lejos de resolverse”, apuntó en su nota Nature.

3. ¿Qué se dice ahora sobre esta posibilidad?

Para empezar a resolver este misterio, una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó hasta China el 14 de enero de 2021.

Allí, tras dos semanas de cuarentena y otras dos de investigación, el equipo de expertos reafirmó lo ya que se señalaba hasta el momento: que el coronavirus tenía un origen animal.

Y que la hipótesis más probable, que se iba a investigar más, era “la introducción [del virus] a través de una especie huésped intermediaria”.

En resumidas cuentas, los resultados del equipo de investigación no lograron aclarar las dudas más importantes sobre el origen de la pandemia.

Pero, aunque dijeron que todavía no han identificado la especie animal que dio origen al coronavirus, no descartaron la participación del murciélago y el pangolín en la cadena de transmisión.

Así las cosas, por ahora solo resta esperar que las investigaciones continúen para descubrir finalmente si el pangolín es o no el transmisor del coronavirus a los humanos.

Los científicos de la Organización Mundial de la Salud durante la conferencia de prensa en Wuhan, China. Foto: OMS China

----

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Un crimen mas del imperialismo mundial para ocultar sus planes para seguir subsistiendo a costa del genocidio mundial por el negocio de la pandemia, que ellos, sus laboratorios de guerra bacteriológica generaron el sarc 2 y otros covid... esto se debe denunciar y proteger a nuestro Pangolin.

Añadir nuevo comentario