Servicios en comunicación Intercultural

Los derechos humanos no son de un grupo, son de todos/as

Aunque los efectos provocados por la pandemia parezcan no reducirse, sí se multiplica las acciones e inicias que luchan para revertir esta crisis.

Servindi, 28 de agosto, 2020.- La corrupción, la violencia de género, los despidos y los desempleos masivos son algunas de las crisis a las que se enfrenta la ciudadanía durante la pandemia. Los más afectados, como siempre, son las poblaciones más vulnerables.

Frente a este lamentable escenario, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presenta la campaña nacional “Los Derechos Humanos #TambiénSonTusDerechos, #Cambiemos el Chip”.

Esta nueva inicia busca recordar a la ciudadanía que los derechos humanos no son propiedad de un grupo selectivo, sino que pertenecen a todos. Al reconocerlos como parte esencial de la vida de las personas, adquiere importancia contar con ellos, cuidarlos y defenderlos.

El reconocimiento de los derechos humanos logrará mejores condiciones para la convivencia en democracia, así como para exigir al Estado que redoble esfuerzos para priorizarlos y garantizarlos.  

Proteger y promover los derechos humanos en las actuales circunstancias es una tarea que involucra a la sociedad en su conjunto.

 

Radiografía de los efectos de la pandemia

La lucha contra la pandemia es también la lucha contra la corrupción, la violencia de género y el desempleo. 

Esa es la reflexión de Jorge Bracamonte, secretario ejecutivo de la CNDH, al presentar la nueva campaña que busca llamar la atención sobre la gravedad de las crisis que se enfrenta durante la pandemia.

Bracamonte también enfatiza que existe la urgencia de atender y solucionar los problemas estructurales que agravan los efectos de la pandemia.

Durante el lanzamiento de la campaña se presentaron cifras que diagnosticaron el estado en el que el Perú se encuentra.

Derecho al trabajo digno                                                                                                                      

Más de 21 000 denuncias virtuales de trabajadores de todo el país registró la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) durante el 16 de marzo al 31 de julio.

Hasta hoy, más de 9 000 000 de peruanos se han quedado sin trabajo y los que cuentan con uno, en su mayoría trabajan en condiciones precarias.

Los médicos, enfermeras y todo personal de salud que se encuentra en la primera línea de batalla, laboran en condiciones frágiles. De la misma forma, ocurre con los agricultores y los empleados del hogar.

Violencia de género

Desde que se inicio el estado de emergencia hasta el 4 de agosto se ha registrado 30 feminicidios y más de mil casos de violación, según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

La línea 100, que atiende temas de violencia familiar y/o sexual recibió durante el mismo periodo 99 201 llamadas de emergencia.

Corrupción

Este mal sigue siendo el cáncer de la sociedad peruana. Según una encuesta realizada por el INEI, entre octubre de 2019 a marzo de 2020, el principal problema del país era la corrupción con un  60.6 %.

Durante el estado de emergencia la situación no ha cambiado, según la Fiscalía de la Nación a los 100 días de la cuarentena, los casos de corrupción se incrementaron en un 700 %, registrándose así más de 869 casos.

La corrupción favorece a pocos y empobrece a todos. A más coimas, menos dinero para invertir en salud, seguridad ciudadana y en la educación.

La campaña “Los Derechos Humanos #TambiénSonTusDerechos, #CambiemosElChip” busca concientizar a la sociedad para así avanzar hacia cambios profundos que garanticen el derecho a una buena educación, salud pública de calidad y trabajo justo.

Para seguir las acciones de la campaña puedes ingresar a sus diferentes plataformas de comunicación de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

 

Te puede interesar:

 

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario