Servicios en comunicación Intercultural

El drama que vive la nación Navajo por el COVID-19

De casi no tener casos hace una semana, a multiplicarse solo dos días. La nación Navajo, uno de los pueblos originarios más populares y antiguos en los Estados Unidos, tiene ya 1.637 casos positivos de coronavirus pese a vivir aislados en su reserva. Con 24 muertes en los últimos días, ellos reclaman la distribución de pruebas para tener un control sobre los casos de contagio en su población.

Por José Díaz

Servindi, 27 de abril, 2020.- Con casi un millón de contagios por COVID-19 hasta este fin de semana, los Estados Unidos lidera largamente las estadísticas de contagios en la pandemia conocida como coronavirus. Y, como era de esperarse, la diseminación del virus ha alcanzado a las poblaciones originarias norteamericanas que, marginadas por las instituciones de este país, luchan como pueden contra esta enfermedad.

En la reserva indígena más grande del país, un área de 70 mil kilómetros cuadrados que involucra a los estados de Arizona, Nuevo México y Utah, y donde la nación Navajo es el grupo étnico más popular, el número de casos de disparó este fin de semana alcanzando los 1.637 positivos, después de haber tenido solo 101 hasta el último viernes.

Dentro de este territorio semi-autónomo ya se han registrado 24 muertes por complicaciones derivadas del coronavirus. Por esta razón, el presidente de la nación Navajo, Jonathan Nez ha señalado que pedirá a los gobiernos estatales y federales acelerar la distribución de pruebas entre la población indígena norteamericana.

“Es probable que los resultados más rápidos produzcan cifras de positivos aún mayores, pero ayudarán a identificar a los que tienen el virus y empezar a mitigar los casos mucho más rápido. Debemos hacerlo mejor”, dijo Jonathan Nez en declaraciones que fueron difundidas este domingo por el diario San Diego Union-Tribune.

Medidas iniciales

Por el momento, las autoridades de la nación Navajo han anunciado que los distintos grupos tribales y comunidades de esta población étnica realizarán una cuarentena preventiva. Ellos aseguran que el origen de los contagios en su zona se debió a la presencia de un trabajador público que distribuyó implementos sanitarios en la reserva y días más tarde habría dado positivo de coronavirus.

Asimismo, y mientras se espera una ayuda gubernamental más decidida, un equipo del personal sanitario de la Universidad de California en San Francisco ha sido destacado a la reserva indígena para brindar atención médica a los miembros de la nación Navajo infectados con coronavirus.

El equipo está compuesto por un grupo de 14 enfermeros y 7 médicos que se desplazarán por tierra y que ya han iniciado sus labores en el estado de Nuevo México. Sin embargo, una ayuda más gran será necesaria para atender a la población Navajo que se calcula estaría integrada por 400 mil personas solo al interior de la reserva.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario