Servicios en comunicación Intercultural

COVID-19: La tragedia de Lombardía en la voz de sus médicos

Foto: BBC News Mundo / Paolo Miranda

Ubicada al norte de Italia, Lombardía registra 3.776 muertos, hospitales colapsados y ha tenido que abrir las iglesias para alojar los ataúdes de los fallecidos.

Por Renzo Anselmo

Servindi, 25 de marzo, 2020.- «Cuando estás en este punto te das cuenta de que no eres suficiente. Somos 100 anestesistas, estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, pero tal vez no sea suficiente», dice el doctor Lorenzo Grazioli.

El testimonio de Grazioli puede no ser esperanzador; pero es el reflejo del trabajo intenso que realizan a diario los especialistas de la salud para frenar el avance del covid-19 en Italia, el país que se ha convertido en el nuevo epicentro de la pandemia con más de 53.000 infectados y más de 4800 muertos.

Lorenzo Grazioli trabaja en el hospital Papa Giovanni XXII, en la ciudad de Bérgamo, en Lombardía, la región más afectada por el virus en el país. Solo en esta región, cuya capital es Milán, se ha registrado la muerte de 3,776 personas y 18,910 infectados.

 «Nunca me había sentido tan estresado en mi vida. Soy intensivista, y estoy bastante acostumbrado a los momentos intensos, las personas se encuentran críticas y mueren sin ningún tratamiento», se lamenta Grazioli.

Pese a que el hospital Papa Giovanni XXII es uno de los nosocomios más avanzados de Europa, cada día reciben entre 50 y 60 pacientes —la gran mayoría graves—, por lo que han visto colapsado su sistema de atención.

Foto: Los pacientes más graves del hospital Papa Giovanni XXII deben usar cascos herméticos que les ayudan a respirar. / Fuente: Sky News-Captura de pantalla)

La situación crítica de los hospitales, se expande por toda Lombardía. La región de 10 millones de habitantes, fue puesta en cuarentena el 8 de marzo. Además de ser la zona donde se detectó el “paciente uno”, aquel día ya registraba el mayor número de casos (2.742) a nivel nacional.

Desde entonces, el testimonio de los doctores que combaten el covid-19 en primera línea, se ha convertido en el rostro visible del drama italiano.

«La situación actual es dramática, por decir lo menos, no se me ocurre otra palabra. La guerra ha explotado literalmente y la lucha es ininterrumpida día y noche. Uno tras otro, los pobres infelices llegan a la sala de emergencias», escribió el 10 de marzo, Daniele Macchini, médico del Hospital Humanitas Gavazzeni de Bérgamo.

Daniele cuenta que el “tsunami” de la pandemia los ha envuelto.

«Los casos se multiplican, ahora llegamos a una tasa de 15 a 20 admisiones por día, todos por la misma razón. Los resultados de las muestran ahora siguen uno tras otro: positivo; positivos; positivos. De repente, las [salas de] emergencias colapsan», describe.

El 16 de marzo, el alcalde de la ciudad de Bérgamo, Giorgio Gori, confirmaría la situación. «Estamos al límite», dijo en conversación con la BBC News Mundo.

«En este momento somos el epicentro europeo de la epidemia de covid-19. Aquí tenemos el mayor número de contagiados, de gente ingresada al hospital y, lamentablemente, también de víctimas», aseguró Gori.

Los médicos del hospital Giovanni XXIII, el más grande la ciudad de Bérgamo, ponen en ventilación mecánica hasta siete enfermos por día y descansan, en promedio, un día cada dos semanas.

«La capacidad de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Giovanni XXIII de Bérgamo se iba ampliando constantemente, de una manera milagrosa, y siempre se encontraron soluciones para los enfermos. Pero estamos al límite y este límite ya se excedió varias veces», relató la autoridad.

En esa misma conversación, el alcalde de Bérgamo reveló que, a raíz de las numerosas muertes en su localidad, tuvo que abrir la morgue del cementerio y la iglesia para alojar la gran cantidad de cadáveres que se fueron acumulando.

Soldados del ejército de Italia sacan 45 ataúdes en la iglesia de San Giuseppe en Seriate (Bergamo), para llevarlos al crematorio de Ferrara. (EFE / EPA / Andrea Fasani).

Aunque una semana después, el 22 de marzo, Lombardía anunció medidas más estrictas para contener el avance de la pandemia, las muertes no han cesado.

El último martes, el sacerdote italiano Giuseppe Berardelli falleció en un hospital de Lombardía a causa del coronavirus. Su caso había despertado la atención de los italianos, pues, días antes de su muerte, el hombre de 72 años rechazó el respirador que sus feligreses le donaron. Decidió dársela a un paciente más joven.

Por lo pronto, Lombardía seguirá aislada hasta el 3 de abril, fecha límite de la cuarentena y se espera que las autoridades puedan decidir sobre la extensión de la medida en esta semana.

----
Fuente: Con información de BBC News Mundo, The New York Times, Le Gran Continent Infobae y El Comercio.

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario