Servicios en comunicación Intercultural

Nuevos desafíos para el movimiento indígena de Madre de Dios

Foto: Alfredo García Altamirano

FENAMAD cumplió con dotarse de un nuevo Estatuto, aunque sólo parcialmente modificado, un plan de trabajo institucional y nuevos mandatos congresales, así como renovar su Consejo Directivo, pero también innovó sus procedimientos internos de evaluación de consejos directivos salientes. Todos ellos indicadores de que el proceso de autogestión indígena sigue avanzando

XVIII Congreso FENAMAD: fiesta democrática y nuevos desafíos para el movimiento indígena regional

Por Alfredo García Altamirano*

24 de enero, 2019.- Entre los días 16, 17 y 18 de enero 2019 tuvo lugar el XVIII Congreso Ordinario de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y afluentes (FENAMAD). La asamblea de mayor nivel de decisión de esta organizacion regional de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) tuvo lugar en la Comunidad Nativa Kotsimba, distrito de Inambari, provincia de Tambopata, departamento de Madre de Dios.

El evento congregó alrededor de 300 personas. FENAMAD es una organización multiétnica, con 36 comunidades afiliadas de siete pueblos indígenas:  harakbut, ese eja, matsiguenka, yine, shipibo, amahuaca, kichwa runa. Según su Estatuto, cada comunidad tiene derecho a acreditar tres delegados plenos -uno de ellos, mujer- más tres fraternos. Teóricamente debían reunirse 216 delegados, aunque dos comunidades nativas Palotoa-Teparo (matsigenka) y Bélgica (yine) estuvieron ausentes.

Además de los delegados, otros indígenas más acudieron como observadores. La delegación más numerosa fue de la CN Boca del Inambari. Estos, para no incomodar la logística del congreso prevista por la comunidad anfitriona y el Consejo Directivo saliente, llevaron sus propios víveres y cocinaron aparte.

La masiva asistencia a la CN Kotsimba estuvo influenciada por el hecho de que, hasta entonces, sólo algunos pocos indígenas habían visitado esta comunidad, ubicada en las cabeceras del río Malinowski, parte de antiguos territorios étnicos Ese eja y Arasaeri, uno de los 7 grupos étnicos Harakbut existentes. Esta comunidad está conformada por descendientes Pukirieri y Sapiteri sobrevivientes (otros dos sub grupos étnicos Harakbut) con maridos o mujeres migrantes andinos. La mayoría de su actual población más joven no habla el idioma de sus abuelos. La visita a esta comunidad de tantos indígenas de diversos orígenes culturales fue también una novedad para ellos.

Delegación arakbut de CN Barranco Chico elaborando sus demandas. / Foto: Alfredo García

Además, Kotsimba es conocida por ubicarse en la zona de minería aurífera de Madre de Dios. Los delegados indígenas tenían mucha curiosidad por saber cómo esta comunidad compagina sus actividades de minería aurífera con otras nuevas actividades que están impulsando como la piscicultura, el turismo a la naturaleza y vivencial y la recuperación de áreas degradadas. Su actual centro poblado es amplio, con muchos espacios abiertos. La logística para movilizar tantos visitantes, alojarlos, proporcionar los víveres, carne y pescado, organizar el abastecimiento de agua y limpieza de baños, entre otros aspectos, fue resuelto por la propia comunidad. Mayores, mujeres, jóvenes, todos estuvieron movilizados intensamente para atender a sus visitantes. La atención de la cocina fue compartida con FENAMAD y otros detalles de la preparación del evento también.

Delegados matsigenka CN Tsirerishi, Parque Nacional del Manu, elaborando sus demandas. / Foto: Alfredo García A.

as reuniones del congreso se hicieron en el salón comunal del centro poblado de la comunidad que estuvo los tres días repleto de delegados plenos y parte de delegados fraternos y observadores indígenas, que procuraban hacerse un sitio para escuchar, muchas veces parados, por varias horas, los debates. En esta ocasión, tomaron parte del congreso un grupo numeroso de docentes indígenas invitados al evento.

La mesa directiva del Congreso estuvo conformada por Karina Almirón Loraico como presidenta (actualmente dirigente de la CN Kotsimba y ex dirigente de FENAMAD); Walter Quertehuari Dariquebe, como Secretario (actualmente Presidente del Ejecutor de Contrato de Administración de la Reserva Comunal Amarakaeri, ECA-RCA y también ex dirigente FENAMAD) y Klaus Quicque Bolítvar como Secretario de Disciplina (ex Presidente FENAMAD). Es decir, una mesa de debates experimentada en manejo de reuniones que, inmediatamente, sometió a revisión, correcciones y validación el temario propuesto por el Consejo Directivo y fijando reglas de disciplina para el trabajo.

Cada congreso indígena tiene sus novedades y puede leerse desde varios ángulos. En esta nota procuramos resaltar los puntos principales de la agenda desarrollada y los acuerdos. Los principales asuntos de agenda que se resolvieron fueron, sin duda, la aprobación de modificatoria de Estatutos; la validación de un plan estratégico institucional y, la renovación de su Consejo Directivo.

Delegados haciendo la cola para recoger el almuerzo. / Foto: Alfredo García.

La aprobación de modificatoria de Estatutos se enfocó a validar cambios parciales al Estatuto vigente. Su anterior modificación data del año 2007. Son dos los cambios más importantes: de un lado, la duración del período de vigencia del Consejo Directivo pasó de 3 a 4 años. De otro lado, los miembros de Consejo Directivo ya no podrán ser reelegidos. Esta asamblea no discutió el tema Estatutos ya que, en rigor, el trabajo ocurrió en una Asamblea General Extraordinaria del 9 de julio del 2018. Para que un Estatuto modificado sea inscrito en Registros Públicos, éste debe estar aprobado en Asamblea Ordinaria. Eso se hizo en esta ocasión.

En cuanto a la validación del plan estratégico institucional, el mismo que se denomina Plan de Vida Plena Amazónica - Regional Madre de Dios 2019-2023, este da continuidad al anterior Plan Estratégico formulado para el período 2010-2012 que se siguió utilizando pero que ya estaba desactualizado. El documento presentado mostró algunas –muy ligeras- deficiencias en el diagnóstico (centralmente los datos oficiales del censo de población del 2017 son incompletos y, por lo mismo, fueron insatisfactorios para los lectores indígenas) pero, como toda herramienta de trabajo, es posible de ser mejorada durante su propia implementación. Entonces se aprobó este documento de trabajo, con la aclaración que el mismo no debe quedar archivado, olvidado y empolvado sino utilizado.

La elección del Consejo Directivo de FENAMAD se realizó conforme los Estatutos vigentes. Estos, desde la modificatoria del año 2007 consagran la elección de miembros de Consejos Directivos mediante la presentación de listas. Está admitido que pueden presentarse hasta tres listas. El estatuto no obliga, pero es consenso político interno que cada lista es multiétnica y además debe hacerse con equidad de género. Se presentaron tres listas, encabezadas por Víctor Kameno Manuaje, arakbut (Lista 1); Julio Cusurichi Palacios, shipibo (Lista 2) y Eusebio Ríos Iviche, arakbut (Lista 3). Siendo finalmente ganadora la Lista 2 por 67 votos sobre las otras listas 3 (43 votos) y 1 (11 votos) (Ver más detalles del nuevo Consejo Directivo entrante en “Comunidades Afiliadas a FENAMAD renuevan su Junta Directiva”,  http://www.coharyima.org/noticias/comunidades-afiliadas-fenamad-renuevan-su-junta-directiva).

Antes de las elecciones, Jessica Patiachi, arakbut de la CN Puerto Luz, hizo una enérgica y firme intervención recapitulando cómo los indígenas de Madre de Dios habían llegado hasta aquí, desde el primer encuentro (sine, en arakbut) el primer congreso en la desembocadura del río Karene (Colorado). Jessica puede ser recordada por su también enérgica intervención durante la visita del Papa de fines del 2018.

Históricamente, para la Presidencia de FENAMAD se elige un arakbut o sino un no arakbut (ese eja; shipibo). De modo que, grosso modo, existe una alternancia en la elección de presidentes. Aunque también ha habido reelecciones. Lo que prolonga un mandato arakbut o no arakbut al frente de la organización. El proceso electoral estuvo a cargo, en esta ocasión de un comité electoral que fue conformado, a propuesta de los congresistas, por los mismos miembros de la mesa de debates. Siguiendo un proceso cuidadoso en la verificación de electores calificados, presentación de candidatos, votación secreta en ánfora y escrutinio impecables, se confirmó lo que se boceó desde el primer día del congreso: “¡Fiesta democrática!”.

Se podría decir que esta fiesta no se circunscribió al acto eleccionario sino a todo el trabajo realizado. En efecto, en este congreso, desde el principio, la mesa directiva del Congreso se esmeró por observar y cumplir los protocolos político-normativos estándares, como por ejemplo, para la recepción del Informe de Gestión y Económico 2016-2018 del Consejo Directivo saliente, dio lectura previa de la parte del acta del XVII Congreso (CN Infierno) relativa a los mandatos –es decir, los acuerdos sobre las prioridades a atenderse por la organización– que incluían demandas de las comunidades afiliadas. Dicho sea de paso, al evaluarse la gestión de un consejo directivo saliente empleando los mandatos del Congreso anterior, haciéndolo de manera prolija y detallada, pues se revisó, uno por uno, el cumplimiento o no de cada mandato, se innovaron los criterios de trabajo para examinar gestiones de consejos directivos.

Delegados harakbut CN Shintuya elaborando sus demandas. / Foto: Algredo García.

De otro lado, el núcleo central de los nuevos mandatos de este XVIII Congreso se prepararon mediante trabajos grupales –cada comunidad un grupo- registrándose las nuevas demandas para los temas Territorio, Clima y Recursos Naturales, Salud, Educación y Cultura, Economía Indígena y Organización. De este modo, se colocó una valla más alta para la evaluación de gestión del consejo directivo entrante. (Ver más detalles de las demandas comunales en “Comunidades Afiliadas a FENAMAD renuevan su Junta Directiva”,  http://www.coharyima.org/noticias/comunidades-afiliadas-fenamad-renuevan-su-junta-directiva).

Además, durante el desarrollo de la agenda, qué incluyó la presentación del informe de gestión 2016-2018 del Consejo directivo saliente, se trataron varios otros temas, muy discutidos, entre ellos: (a) la cuestión de la designación de una terna de candidatos (profesionales indígenas) para ocupar el cargo de Subgerente de Comunidades Nativas y Participación Ciudadana dentro de la Gerencia Regional de Desarrollo Social del Gobierno Regional Madre de Dios; (b) la importancia de revisar en detalle la legislación electoral sobre “cuota indígena” y examinar propuestas como el distrito electoral único para que los pueblos indígenas de la Aamazonía puedan tener sus propios congresistas en el Congreso de la República; (c) modificar el estatuto de AFIMAD que resuelva el vacío de su vinculación orgánica con FENAMAD; (d) otorgar derecho a voto al ECA-RCA y AFIMAD en los Congresos Ordinarios de FENAMAD; (e) la modificatoria de cantidad de delegados plenos por comunidad considerando la emergencia e inclusión de nuevas organizaciones indígenas; (f) esto especialmente considerando que más adelante se proyecta incorporar las nuevas plataformas de "naciones étnicas" (por ejemplo, ese eja; matsigenka, harakbut; yine, etc.).

Al respecto, el nuevo Gobernador Regional de Madre de Dios, médico Luis Hidalgo Okimura (Alianza para el Progreso), ofreció en su campaña electoral que, de ser electo Gobernador Regional, coordinaría con FENAMAD para, conjuntamente, hacer la designación del Subgerente de Comunidades Nativas y Participación Ciudadana. Por su parte, FENAMAD comprometió al entonces candidato Hidalgo a crear una Gerencia de Asuntos Indígenas del GOREMAD.

El día 18, el Congreso recibió la visita del Vice-gobernador Regional Madre de Dios, abogado Jefferson Gonzales Enoki, quien ratificó la voluntad de esta nueva gestión por atender las peticiones y propuestas alcanzadas por FENAMAD. Lo cual se reflejó inmediatamente en una acta suscrita por dicha autoridad junto con Consejeros Delegados, el representante del Alcalde Provincial de Tambopata y de otras dependencias públicas, incluyendo también representantes de algunas instituciones privadas que trabajan con FENAMAD como Earth Rigths International (ERI), Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA), Sociedad Zoológica de Frankfort Avisa Perú y el Fondo Andino Amazónico  (Ver en recuadro el Acta del encuentro entre pueblos indígenas y autoridades).

El día 17 el Congreso fue visitado por la congresista María Elena Foronda (Frente Amplio) quien presentó una Carta de la Comisión de Pueblos Andino Amazonico Afroperuano de Ambiente y Ecología-CPAAAAE del Congreso de la Republica, firmada por su presidente Wilbert Rozas Beltrán, saludando a FENAMAD y reconociendo su trabajo de incidencia realizado en los espacios nacionales. Dicha congresista comprometió a atención de dicha Comisión a las iniciativas y propuestas de organizaciones indígenas amazónicas como FENAMAD.

Importante también mencionar la presencia de Rafael Condo Huillca, presidente de la Federación Agraria Departamental de Madre de Dios (FADEMAD) quien transmitió los saludos de las comunidades agrarias de la región; recordó el trabajo conjunto retomado entre ambas organizaciones entre el 2016-2018 y expresó su vivo interés por seguir trabajando de modo coordinado.

Varios otros temas como la situación de los registros civiles, la economía indígena, la revisión de la estructura organizativa, el debate sobre estrategias para hacer frente a las amenazas de los territorios indígenas, la cooperación internacional, fueron temas propuestos pero que no pudieron ser examinados en detalle, por lo de siempre, la tiranía del tiempo. Todos estos temas son ahora parte de la carga de trabajo que deberá atender el nuevo Consejo Directivo de FENAMAD, incluyendo algunos mandatos no abordados de la gestión 2016-2018 como, por ejemplo, en materia de organización política “cambiar el sistema de elección del consejo directivo a un sistema de consenso por pueblos”.

algunos observadores críticos como Thomas Moore (...) han anotado que la democracia está reñida con los sistemas políticos tradicionales indígenas orientados a la búsqueda de decisiones por consenso y no por mayorías y minorías

Al respecto, si bien FENAMAD puede exhibir un alto estándar de autogestión política democrática, como lo acabamos de explicar, algunos observadores críticos como Thomas Moore (en su artículo inédito “Visiones y Prácticas Políticas de los Arakbut”) han anotado que la democracia está reñida con los sistemas políticos tradicionales indígenas orientados a la búsqueda de decisiones por consenso y no por mayorías y minorías.

En los recambios de consejos directivos en FENAMAD con el sistema de elección de los mismos con listas electorales que se aplica desde el 2010 en adelante, si bien cada lista es multiétnica, tiene el defecto de que las mismas se preparan privilegiando alianzas políticas, exigiendo compromisos entre quien encabeza la lista y los diferentes segmentos étnicos del electorado indígena. El esfuerzo por construir planchas electorales lleva así a la dispersión de los mejores cuadros indígenas en dos o más listas electorales.

La aspiración por contar con un presidente y directivos que lleguen a esa posición por consenso, que parece ser claramente una expectativa que tiene un importante segmento de los arakbut, pues eso es algo que más se acerca a su propia visión de cómo debería hacerse las cosas está, por el momento, en salmuera. Aunque contradictoriamente, fuera un arakbut, Antonio Iviche, quien entonces como presidente FENAMAD promovió la elección por listas, durante la modificatoria de estatutos del 2007.

En resumen, FENAMAD cumplió con dotarse de un nuevo Estatuto, aunque sólo parcialmente modificado, un plan de trabajo institucional y nuevos mandatos congresales, así como renovar su Consejo Directivo, pero también innovó sus procedimientos internos de evaluación de consejos directivos salientes. Todos ellos indicadores de que el proceso de autogestión indígena sigue avanzando.

Este congreso ocurre en circunstancias en que se podrían escalar nuevos conflictos sociales, como los que se anuncian con el intento actual de los lobbys petroleros por cambiar la Legislación de Hidrocarburos que permita a las empresas que hacen prospecciones petroleras abrir carreteras por en medio de bosques y territorios indígenas. Esto apuntaría claramente hacia la Reserva Comunal Amarakaeri.

Este congreso de FENAMAD coincidió con el 38º aniversario de creación de esta regional indígena base de AIDESEP. Se trata de la única regional de AIDESEP que aún sobrevive a los embates divisionistas que han llevado, en otros casos, a la fragmentación de antiguas organizaciones indígenas.

En síntesis, los desafíos que tiene el conjunto del movimiento indígena regional representado por FENAMAD van tanto de cara a las empresas trasnacionales y al Estado como también en su frente interno. Es decir, a proseguir luchando, como hasta ahora.

Acta del XVIII Congreso Ordinario de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y afluentes (FENAMAD)

---
*Alfredo García Altamirano es antropólogo, su correo electrónco: [email protected]

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario