Servicios en comunicación Intercultural

Obispo pide diálogo y no represión en conflicto del lote 95

Foto: Aidecobap

Obispo de Iquitos, en Loreto, llamó al Estado a la calma luego de que se decidiera militarizar el lote 95, donde protestan kukamas por el incumplimiento de acuerdos.

Servindi, 23 de marzo, 2022.- “El Estado se está equivocando. Me parece un absoluto error que envíen policías y peor a Bretaña donde ya hubo tres muertos en agosto de 2020”.

Así lo sostuvo el obispo de Iquitos (Loreto), Miguel Ángel Cadenas, consultado sobre la militarización del lote 95, en esta región, como respuesta del Estado ante las protestas de indígenas kukamas.

Cadenas hizo un llamado a la calma y pidió al Estado responder de forma no violenta, sino atendiendo las necesidades que más de 50 años de actividad petrolera no han podido resolver.
 

Conflicto latente

Desde el 28 de febrero, los kukamas han retomado su protesta en el lote 95, operado por PetroTal y ubicado en la comunidad de Bretaña, distrito de Puinahua, región Loreto.

Las protestas en la zona se registran desde 2019 y alcanzaron un pico trágico en agosto de 2020, cuando tres indígenas kukamas murieron y otros once resultaron heridos por la represión policial.

Los indígenas, sin embargo, reactivaron su protesta esta vez, luego de que la compañía petrolera y el Estado incumplieran una serie de acuerdos que han ido adoptando con las comunidades de la zona.

Uno de ellos es el compromiso de PetroTal de destinar a un fondo indígena el 2.5 % de los barriles de petróleo fiscalizados, que fue contemplado en un acta aún no legalizado por el Estado.

Esta acta fue firmada por la Asociación Indígena de Desarrollo y Conservación del Bajo Puinahua (Aidecobap), que representa a los kukama del lote 95, y la compañía PetroTal. 

“Es un acuerdo que reconoce un beneficio a las comunidades por la actividad petrolera, pero no ha habido voluntad del Estado ni de la empresa para avanzar con ello”, señala James Pérez.

Acta de acuerdo firmada entre PetroTal y Aidecobap(representante de kukamas) que establece otorgar un beneficio a las comunidades por la actividad petrolera. Foto: Aidecobap

El presidente de la Aidecobap también menciona el incumplimiento de los proyectos incluidos en el Plan de Cierre de Brechas, aprobado en 2020.

“Lo que demandamos es que se cumplan para empezar con los proyectos de corto y mediano plazo vinculados a implementar servicios básicos, como agua, saneamiento, puestos de salud”, dice.

A la lista se suma el pago que la empresa debe efectuar por cuatro expedientes técnicos que realizó una consultora, en el marco de la adenda de un convenio que firmó PetroTal con las comunidades a inicios de 2021.

Los expedientes realizados fueron para la construcción de un hospital intercultural en Bretaña y tres puestos de salud en las comunidades San Carlos, Huacrachiro y Bolívar.

“PetroTal ha quedado debiéndole a la consultora que elaboró los expedientes unos 730 mil soles. El pedido ahora para comenzar a dialogar es que la empresa cumpla con su compromiso”, señala Pérez.

Atención sin violencia

La protesta que hoy vuelven a protagonizar los kukamas en el lote 95 fue anticipada el 9 de febrero, cuando dieron plazo al Estado hasta el 28 de febrero para retomar las negociaciones.

Durante estos días, según Pérez, no hubo comunicación de parte del Estado ni la empresa, lo que llevó a la población a reactivar su medida de lucha.

El Estado ha respondido “militarizando” la zona del lote 95 al enviar agentes de la Policía y la Marina al lugar, según denunció la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep).

Para el obispo de Iquitos (Loreto), Miguel Ángel Cadenas, esta decisión es un “absoluto error” porque es “totalmente perjudicial” para una población que ya sufrió la pérdida de tres de sus miembros en conflicto.

Carteles con la foto de los indígenas kukamas caídos en el conflicto de 2020 hoy son mostradas en la nueva protesta reactivada en el lote 95. Foto: Aidecobap.

Cadenas afirma que si se ha llegado a esta situación no es “por capricho”, sino porque pese a que la actividad petrolera está presente en la región hace 50 años, no se han resuelto necesidades básicas.

“Son 50 años de actividad petrolera donde se ha extraído mucho petróleo, se ha ganado mucho dinero y, sin embargo, Loreto sigue con los peores índices de educación, con anemia, desnutrición, el peor departamento con acceso a agua potable”, señala el obispo.

En ese sentido, Cadenas sostuvo que el “el Estado se está equivocando” y lo invitó a promover la calma, pero también a actuar para resolver esas necesidades desatendidas.

“Pero no es simplemente un llamado a la paz. Me parece que estamos al final del ciclo petrolero. Creo que hay muchas semejanzas con el final del ciclo cauchero donde la violencia fue muy intensa igual que ahora”, añadió.

----

Te puede interesar:

Lote 95: Responden con militarización a comunidades que exigen justicia

Servindi, 22 de marzo, 2022.- El gobierno respondió con militarizar la zona del Lote 95 a la protesta de las comunidades del distrito de Puinahua, región Loreto, que paralizaron las actividades de la empresa PetroTal para exigir la atención del Estado y el cumplimiento de compromisos. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario