Servicios en comunicación Intercultural

Sequía agrava riesgos de incendios forestales

Imagen: Care Ashaninka

Servindi, 16 de setiembre, 2016.- La Fundación Pronaturaleza y la Central Ashaninka del Río Ene (CARE) hicieron claras advertencias de los riesgos de incendios forestales debido a una de las más graves sequías registradas en los últimos 50 años.

Ernesto Ráez, ecólogo tropical y miembro de la Fundación Pronaturaleza explicó que "en años de sequía extrema como fue el año 2005, 2010 y como está siendo este año [2016], el bosque se seca tanto que también se hace combustible"

"Entonces el riesgo de que las quemas que escapan de control entren al bosque y se conviertan en un incendio forestal, se incrementa tremendamente” advirtió en un reportaje publicado por Mongabay.

El informe titulado: Brasil, Bolivia y Perú: los efectos de las sequías e incendios forestales podrían ser los más severos de los últimos diez años elaborado por Alexa Velez brinda un escenario del potencial riesgo que ahora se manifesta.

Los sistemas de monitoreo satelital confirman que los focos de calor registrados, hasta el momento, son mucho más altos que los reportados en las últimas dos sequías serias del 2005 y 2010 señala el reporte.


Solo en agosto, se han detectado en el Perú 1935 quemas e incendios. Foto Cortesía INPE-Brasil.

Solo en agosto de 2016 se han detectado en el Perú 1935 quemas e incendios. Ernesto Ráez, quién sigue minuciosamente la situación de Perú, en especial de Madre de Dios, explica que la estación seca “tiene su pico, la época más seca del año, entre agosto, octubre y noviembre".

"En esos meses todos los años como un relojito la gente se dedica a quemar su chacra, a quemar el rastrojo o si están abriendo nueva chacra, a quemar el bosque que han tomado. Eso se realiza en toda la sierra con los pastos y toda la selva, en toda la frontera de colonización" prosigue Ráez entrevistado por Mongabay.

"El resultado es que hay momentos en el año en que todo es rojo, todos son puntos rojos (focos de calor) y nosotros hemos comprobado que las únicas áreas que se libran en la Amazonía son las áreas protegidas y los territorios indígenas donde la gente no quema” indica Ráez.

La observación de los asháninkas del río Ene

La CARE publicó el 8 de setiembre la nota: Sequía en la Amazonía, sequía en el Ene en la que confirma la advertencia del reportaje difundido por Mongabay en el que se alerta del riesgo de la afectación del bioma andino-amazónico en los tres países debido a los niveles de sequía observados.

La organización indígena recibió comentarios e informes de los comuneros asháninkas de la cuenca del río Ene y de su propio equipo técnico el cual expuso varias evidencias de la sequía que vive la cuenca del Ene.

La primera evidencia indica que el río Perené lleva tan poca agua que se ha vuelto innavegable en su desembocadura motivo por el cual el equipo técnico debió cambiar su puerto de embarque para ingresar a las comunidades nativas de la cuenca.

El ingreso normal era por la Comunidad Nativa de Puerto Ocopa y el bote debía navegar unos 15 minutos por el río Perené hasta llegar a la entrada del río Ene pero ahora esta ruta debió ser modificada.

La segunda evidencia es el cambio en la temporada de acopio del cacao que realiza la Asociación de Productores Asháninkas del Río Ene (KEMITO-ENE) que se ha retrasado en aproximadamente dos meses.

Normalmente el acopio se realiza entre los meses de abril a julio pero este año KEMITO efectuó el acopio de la mayor cantidad de granos entre agosto y setiembre debido a la demora de la maduración de los frutos.

La tercera evidencia expuesta por CARE es la escasez de yuca en comunidades como Potsoteni, Unión Puerto Asháninka y Samaniato, y el testimonio de comuneros que señalan que la yuca crece actualmente al “tamaño de un plátano, nada más”.

Si bien la cuenca del Ene se caracteriza por tener un microclima extremadamente seco y ha sido clasificado por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNAMP) como bosque seco se observa que la sequía de este año alcanza "dimensiones desconocidas por nuestros comuneros" advirtió la CARE.

El riesgo de incendios forestales


Los incendios están destruyendo los bosques pre-amazónicos. Crédito de la imagen: © INPE. Fuente: Mongabay

Coincidiendo con el informe de Pronaturaleza, la organización indígena CARE alertó que el principal peligro de la sequía consiste en la producción de grandes incendios forestales.

"Las riberas de la parte del bajo Ene presentan actualmente un triste panorama. Pasando con el bote, se ve kilómetros por kilómetros de bosque quemado" indicaron.

Agosto es el mes en el cual se abren tradicionalmente las chacras. "Sin embargo, el bosque es tan seco, y los vientos soplan tan fuertes, que muchos de nuestros comuneros nos informan que ya les es imposible controlar el fuego".

La amenaza es que se pueden crear grandes incendios grandes que afecten a grandes partes del bosque comunal, lo que pone en peligro a los comuneros que viven cerca de las chacras y además espantan a los animales.

En diálogo con Servindi Ruth Buendía, presidente de la CARE, sostuvio que "esta no es la primera vez que se quema el bosque del Río Ene.Las autoridades de la provincia de Satipo y del Gobierno Regional ya sabían de este riesgo y no se ha hecho nada para sensibilizar a las comunidades, a los agricultores, no solamente asháninkas, sino también colonos."

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario