Servicios en comunicación Intercultural

Denuncian visión corporativa en evento de la FAO

Servindi, 16 de febrero, 2016.- Más de cien organizaciones de la sociedad civil mundial alertaron sobre el predominio de la visión corporativa en un importante evento que celebra la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en Roma, del 15 al 17 de febrero.

Se trata del Simposio Internacional sobre "El papel de las biotecnologías agrícolas en los sistemas alimentarios sostenibles y la nutrición" cuyo programa parece ser diseñado para reorientar las políticas de la FAO hacia el apoyo a cultivos y animales genéticamente modificados.

Así lo denuncia una declaración suscrita por más de cien organizaciones de la sociedad civil (OSC) mundial que invitó a suscribir el movimiento internacional Vía Campesina, cuando se hizo público el programa del evento de tres días de duración.

Dos de los ponentes magistrales de la FAO son conocidos defensores de los transgénicos, y uno de los dos ponentes en la sesión de apertura es un ex-subdirector general de la FAO, que presionó a favor de las llamadas semillas Terminator, en oposición a las propias declaraciones públicas de la FAO.

Cabe precisar que las semillas Terminator son semillas transgénicas programadas para morir en el momento de su cosecha, obligando a los agricultores a comprar nuevas semillas cada temporada.

En el programa central y eventos paralelos participan portavoces de empresas como la Biotechnology Industry Organization, un grupo comercial biotecnológico de EE.UU.; Crop Life Internacional, la asociación comercial mundial agroquímica; DuPont, una de las mayores compañías mundiales biotecnológicas de semillas, y CEVA, una gran corporación médico-veterinaria, entre otras.

La FAO sólo ha invitado a un orador o panelista abiertamente crítico a los transgénicos.

Una nota de la Vía Campesina indica que el discurso del segundo orador principal se titula, "Poniendo fin al desviado debate global sobre la Biotecnología", lo que sugiere que el simposio FAO debería ser el momento de cierre de la crítica a la biotecnología.

Según Vía Campesina la FAO "está cediendo a la presión de la industria que se intensificó después de las reuniones internacionales sobre agroecología organizadas por la FAO en 2014 y 2015" y asi lo indica la convocatoria y el programa del simposio.

Las reuniones de agroecología fueron un modelo de apertura a todos los puntos de vista, desde campesinos hasta la industria. Pero la industria de la biotecnología, al parecer, prefiere tener ahora una reunión que pueda controlar y esta no es la primera vez que la FAO ha entrado en este juego, indica Vía Campesina.

De acuerdo con la Declaración de la Sociedad Civil, la industria desea utilizar la FAO para relanzar su falso mensaje de que los cultivos modificados genéticamente pueden alimentar al mundo y enfriar el planeta, mientras que la realidad es que nada ha cambiado en el frente biotecnológico.

Los organismos genéticamente modificados (OGM) no alimentan a la gente. En su mayoría se cultivan en un puñado de países en plantaciones industriales de agrocombustibles y alimentos para animales, aumentan el uso de plaguicidas, y expulsan a los campesinos de las tierras.

Las empresas biotecnológicas transnacionales están tratando de patentar la biodiversidad del planeta, lo que demuestra que su interés principal es lograr enormes ganancias, y no garantizar la seguridad o la soberanía alimentaria.

El sistema alimentario industrial que promueven estas empresas es también uno de los principales responsables del cambio climático.

Confrontada con el rechazo de los OGM por muchos consumidores y productores, la industria está ahora inventando nuevas, y posiblemente peligrosas, técnicas de modificar genéticamente las plantas, sin llamarlas OGM.

Al hacerlo, están tratando de evitar las regulaciones de los OGM y engañara a los consumidores y a los agricultores.

Malos antecedentes

En 2010, la FAO convocó una conferencia sobre biotecnología en Guadalajara, México, donde vetó la presencia de agricultores en su comité organizador, y luego trató de impedir su asistencia a la conferencia misma.

"Nos alarma que la FAO se coloque una vez más al frente con las mismas corporaciones, justo cuando estas compañías están hablando de nuevas fusiones entre ellas mismas, que concentrarían el sector de las semillas comerciales en aun menos manos", denuncia la declaración de las OSC.

Apoyo a la agroecología y tecnologías campesinas

La declaración de las OSC afirma que las actividades de agroecología estaban mucho más cerca de la forma en que la FAO debería actuar, "como un centro de intercambio de conocimiento, sin una agenda oculta en nombre de unos pocos."

¿Por qué la FAO se autolimita ahora de nuevo a la biotecnología corporativa y niega la existencia de tecnologías campesinas? La FAO debería apoyar las tecnologías campesinas, que ofrecen la vía más innovadora, de código abierto, y efectiva para acabar con el hambre y la desnutrición.

Es hora de dejar de apoyar una estrecha agenda corporativa, dice la Sociedad Civil. "La gran mayoría de los agricultores del mundo son campesinos, y son los campesinos quienes alimentan al mundo. Necesitamos tecnologías de base campesina, no biotecnologías corporativas."

"Ya es hora de que la FAO ponga fin a la biopiratería y a su apoyo a los cultivos modificados genéticamente, que sólo sirven para permitir que un puñado de empresas transnacionales patenten y acaparen toda la biodiversidad existente," dijo Guy Kastler, líder de la Vía Campesina.

"Por el contrario, la FAO debería apoyar a las organizaciones campesinas y a los investigadores que trabajan en el fitomejoramiento colaborativo al servicio de la soberanía alimentaria y la agroecología campesina".

Conozca la declaración y la lista de firmantes con un clic en el siguiente enlace:

Declaración de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario