Servicios de comunicación Intercultural

Instan al Papa a pronunciarse por casos de pederastia

Papa Francisco en suelo mexicano / Imagen: EFE

Por Roger Tunque

Servindi, 15 de febrero, 2016.- A dos días de culminar su visita a México, defensores de derechos humanos mantienen viva la esperanza de que el máximo representante de la Iglesía Católica, el papa Francisco, se pronuncie sobre los casos de pederastia destapados en el país en los últimos años.  

Uno de los casos más mediáticos fue sin duda el que tuvo como acusado a Gerardo Silvestre Hernández, religioso denunciado por haber abusado de alrededor de cien menores indígenas zapotecos en el sureño estado de Oaxaca. 

Desde noviembre del 2013, el sacerdote se encuentra recluido en el Centro de Reinserción Social N° 12 de Tlaxiaco, a la espera de sentencia. La fiscalía de Oaxaca lo denunció por el delito de corrupción de menores. 

En un primer momento, en el año 2012, la cifra estimada de víctimas bordeaba el medio centenar. Hoy, según avanzan las indagaciones, se habla de más de 100. 

El primero en declarar del tema fue Pedro Mendoza Flores, un humilde comerciante de la localidad oaxaqueña San Pablo Huitzo, quien el 2012 hizo pública una denuncia que presentó por abuso sexual cometido contra su hijo el 2006, cuando éste era menor de edad y acólito en el templo parroquial del municipio Santa María Ozolotepec, donde servía Silvestre Hernández.

Un nuevo caso se hizo público hace poco más de tres meses con la carta publicada por la madre indígena del pueblo Zapoteco, Narcisa Mendoza, quien narra al Papa, con motivo de su primera visita a México, cómo hace cinco años su menor hijo fue víctima de pederastia por parte del mismo sacerdote. 

Lo más grave es, según la carta, que sus denuncias han sido desestimadas y que aquellos sacerdotes que se han unido a ella para alertar del tema han sido removidos del cargo.

“El cura Gerardo Silvestre hace más de cinco años cometió abusos contra niños de los pueblos Zapotecos, entre ellos se encuentra mi hijo, cuando tenía 14 años”, manifestaba la madre en una misiva que comparte el diario El Espectador en su página web. 

Según Alejandro de Jesús, representante del Foro Oaxaqueño de la Niñez (FONI), muchos padres de familia decidieron no seguir con las acusaciones debido a fuertes intimidaciones que recibieron por parte de la iglesia, además de la lentitud de la justicia mexicana.

El padre Apolonio Merino es uno de los pocos curas que escuchó bajo confesión a víctimas directas de Gerardo Silvestre, así como a familiares, incluido un profesor de la zona, quien le relato cómo el sacerdote abusaba de grupos de menores.

“El padre tenía, al parecer, un gusto por el alcohol. Entonces llamaba a los adolescentes, les convidaba cerveza y una vez tomados, realizaba actos indecorosos contra ellos. En otras ocasiones los llevaba a lugares solitarios o a los basureros y es ahí donde ocurrían las cosas”, señala Apolonio.

Luego de escuchar a la comunidad, Apolonio se acercó al arzobispo José Luis Chávez Botello, quien le pidió no hacer caso de “calumnias que podían llevar a la iglesia a la división” además de pedirle que se aparte ya que, además, no era su función. 

Sin embargo, lo que siguió fue una serie de destituciones siendo los primeros el diácono Ángel Noguera y Apolonio Merino, a quienes la iglesia les otorgó una pensión.

El arzobispo aseguraba “que no había pruebas suficientes y que todo hacía parte del afán de un sector de curas para calumniar y difamar a su Arquidiócesis”, esto originó que ocho sacerdotes de Oaxaca exigieran al Vaticano iniciar una investigación en contra de Gerardo Silvestre.

Según explica Alberto Athié, ex sacerdote que ha denunciado casos de pederastia clerical, lo más extraño fue que Gerardo Silvestre era trasladado en repetidas ocasiones de parroquia.

Sostiene así que durante cuatro años fue movido siete veces de lugar, una conducta común cuando los sacerdotes cometen pederastia. 

A poco de su partida del segundo país con más número de católicos -después de Brasil-, defensores de los derechos del niño y sacerdotes que denunciantes de casos de pedarastia aguardan que el encuentro entre afectados y el Papa se dé, pese a que esto no está contemplado en la agenda oficial del Sumo pontífice. 

Pidió perdón a los indígenas

Continuando con su gira, el papa Francisco llegó a Chiapas, aunque no se refirió al tema de la pederastia, celebró misa en San Cristóbal de las Casas junto a las comunidades indígenas quienes en muestra de su fervor religioso lo recibieron hicieron gala de sus vestimentas, músicas típicas y sus lenguas nativas.

“Ya no podemos hacernos los sordos frente a una de las mayores crisis ambientales de la historia, en esto ustedes tienen mucho que enseñarnos”, afirmó el sumo pontífice.

“Perdón hermanos. El mundo de hoy despojado por la cultura del descarte los necesita ustedes. Los jóvenes de hoy expuestos a una cultura que intenta suprimir todas las riquezas, características y diversidades culturales en pos de un mundo homogéneo, necesitan de estos jóvenes que no se pierdan la sabiduría de sus ancianos (ancestros)”, finalizó.

Aquí puede ver parte de la misa celebrada por el papa Francisco

 

Valoración: 
0

Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.