Servicios en comunicación Intercultural

Donald Trump sufre revés en sus políticas migratorias

Corte de Estados Unidos le impidió a Donald Trump el prohibir que los refugiados de Centroamérica pidan asilo. La orden dada por el presidente americano contradecía una serie de leyes federales que establecen que el asilo se puede dar sin importar si esta persona entró legalmente o no al país.

Por José Díaz

Servindi, 14 de diciembre, 2018.- En medio de una de las crisis migratorias más grandes de América Latina, una corte de los Estados Unidos ha impedido -momentáneamente- que el presidente Donald Trump ejecute su anuncio de prohibir el asilo a los migrantes que crucen la frontera sur. Según al Corte de Apelaciones No. 9, esta orden de Trump estaría contradiciendo diversas leyes federales ya existentes.

Esta decisión ha generado malestar en la Casa Blanca debido a que a inicios de noviembre Donald Trump había amenazado a la caravana migrante de Centroamérica con prohibir que encuentren refugio en EE. UU., algo que no podrá cumplir por ahora. Sin embargo, el portavoz del Departamento de Justicia, Steven Stafford, ha señalado que Washington seguirá trabajando imponerse en lo que consideran una “crisis de la frontera sur”.

“Al igual que nosotros no debemos, como se nos recuerda a menudo, ‘legislar desde el Congreso’, el Ejecutivo tampoco debe legislar desde la Oficina Oval”, dijo el juez Jay Byby, algo que puede interpretarse como una crítica sutil a la posición de la Casa Blanca. No obstante, es necesario precisar que la decisión de esta corte no fue por unanimidad sino por mayoría.

El debate legal empieza debido a que, luego del anuncio de Donald Trump, se discutieron las leyes federales que establecen que un refugiado puede pedir asilo a los EE. UU., sin tomar en consideración si esta persona entró legalmente o no al país.

Inmigrantes empleados

En simultáneo con esta controversia, el diario The New York Times publicó una investigación en la que reveló que el presidente Donald Trump contrató a varios inmigrantes indocumentados para trabajar en el club que el millonario tiene en el estado de New Jersey. El diario de Nueva York publicó los testimonios de dos extrabajadoras del club de golf donde el presidente de EE. UU. suele pasar épocas con su esposa Ivanka Trump.

Uno de los testimonios ofrecidos por las propias exempleadas de Trump es el de Victorina Morales, quien llegó a EE. UU. en 1999 procedente de Guatemala. Ella reveló que consiguió quedarse y trabajar en el país norteamericano con papeles falsificados. A pesar de esto, Morales aseguró que ha logrado trabajar haciendo limpieza en la propia residencia del presidente americano.

“Yo me pregunto, ¿es posible que este señor piense que tenemos papeles? Sabe que no hablamos inglés. ¿Cómo no se le podría pasar por la cabeza?”, expresó en el periódico Morales. Este testimonio fue ofrecido por la trabajadora de limpieza con asesoría de un abogado.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario