Servicios en comunicación Intercultural

"El oro ha ganado al agua"

Nélida Ayay, candidata al Congreso por el Frente Amplio / Foto: Facebook de Nélida

Servindi, 14 de marzo, 2016.- Nélida Ayay, candidata al Congreso de la República por el Frente Amplio para representar a la región Cajamarca, brindó una entrevista al portal web catalán Diaridetarragona.com donde habla del documental La hija de la laguna, del cual es protagonista. 

Ayay Chilón, estudiante de derecho, destaca el especial valor que tiene el agua para las personas del campo. También se refiere a lo que significa para ellos la Madre Tierra y la cosmovisión andina.

La joven candidata llamó la atención sobre la forma de actuar de la empresa minera Yanacocha -responsable del proyecto Conga-, a la que acusa, al igual que lo hace gran parte de la población en Cajamarca, de destruir los apus o cerros sagrados desde 1992, año en que empieza a operar en la zona. 

"El hombre está acostumbrado a ver a la naturaleza como fuente de recursos. Pero no es una fuente de recursos, sino un ser viviente más. Nosotros los quechuas lo consideramos así", recalca. 

Seguidamente agrega: "La madre tierra, que nosotros le decimos la Mama Pacha, y la madre agua, la Mama Yaku, tienen vida, y debemos quererlas porque gracias a ellas nosotros podemos existir. El agua es la sangre de la tierra. La tierra es como un cuerpo humano". 

Asimismo, indica que “el oro ha ganado al agua”, en referencia a toda la violencia que ha causado la empresa minera. Señala así que desde que empezaron las protestas contra la mina ya suman 23 muertos.

Una alternativa a la minería, reivindica Nélida, es la ganadería, la agricultura y el turismo que pueden ser actividades sostenibles.

Informó que el 4 de julio pobladores de las provincias de Cajamarca, Celendín y Hualgayoc se movilizarán hasta Lima en lo que se ha denominado la Marcha del Agua, evento que el 2012 ya tuvo una primera versión. 

A continuación la entrevista completa que publicó el diario catalán el 9 de marzo. 

"En el Perú ha ganado el oro" 

Nélida Ayay nació hace 34 años en Porcón (Cajamarca, Perú). De padres campesinos, estudia Derecho para defender mejor el medio ambiente. Protagoniza ‘Hija de la laguna’, un documental de Ernesto Cabellos sobre el expolio de las multinacionales mineras y el acoso a la comunidad quechua. Va en la lista del Frente Amplio.

- ¿Qué explica el documental ‘Hija de la laguna’ que usted protagoniza y que ha venido a presentar en Tarragona?

- El problema de la poquísima agua que está quedando en la zona de Cajamarca, donde el campesino está luchando desde que en 1992 la minera Yanacocha se instaló en la cabecera de cuenca con el proyecto Conga para buscar oro bajo las cuatro lagunas. Están destruyendo nuestros apus sagrados.

- ¿Qué son los apus sagrados?

- Los cerros sagrados para los quechuas. Mi abuelo, que todavía está en vida, me ha enseñado muchas cosas sobre la cosmovisión andina. Lo que aquí para ustedes sería un cerro cualquiera, para nosotros significa mucho. Es un apu sagrado porque nos protege. Nos protege del frío, tiene medicina natural, tiene a los animales silvestres... A un cerro para entrar en él hay que pedirle permiso.

- ¿Cómo?

- Hay que llevarle pues una fruta, o tirarle una piedrita y pedirle permiso, ¿no? En muchos lugares no lo hacen. Es la inconsciencia del hombre.

- ¿Por qué inconsciencia?

- El hombre está acostumbrado a ver a la naturaleza como fuente de recursos. Pero no es una fuente de recursos, sino un ser viviente más. Nosotros los quechuas lo consideramos así. La madre tierra, que nosotros le decimos la Mama Pacha, y la madre agua, la Mama Yaku, tienen vida, y debemos quererlas porque gracias a ellas nosotros podemos existir. El agua es la sangre de la tierra. La tierra es como un cuerpo humano.

- Usted envió una carta y un vídeo al presidente Ollanta Humala, en 2013, para pedirle que protegiera las lagunas de Cajamarca. ¿Qué le contestó?

- A los tres meses me respondió: ‘Su carta, recibida’. Nada más. Él nos traicionó. Cambió de la noche a la mañana al ser elegido.

- ¿Existen aún los paisajes que usted grabó en ese vídeo?

- No. Hay muchos paisajes que se han destruido. Pienso que la Mama Pacha ya no aguanta más. Ya no hay mucha agua.

- ¿El oro ha ganado?

- Allí sí. El oro ha ganado al agua. Sumamos ya 23 muertos desde que empezaron nuestras protestas. Cuando fui a Lima para estudiar Derecho y vi las tiendas de joyas, me asusté. Joyas de oro por miles de euros... Pensé: ¿por esto nos matan? ¿Por esto destruyen a la madre tierra? ¿Por esto contaminan? ¡Por joyas, y por tener el oro guardado en un banco! Es injusto. Si nos quitan el agua, no hay agricultura, ni ganadería. ¿De qué vamos a vivir? El oro no se come, no se bebe, no da vida. El hombre está loco.

- ¿Qué espera conseguir ahora en su gira por Europa para presentar el documental?

- Dar a conocer la realidad, porque grandes potencias tienen acciones invertidas en la minera Yanacocha, propiedad de la peruana Buenaventura, de la estadounidense Newmont, y de la Corporación Financiera Internacional, que pertenece al Banco Mundial... Pues que si por ejemplo España estuviera involucrada allí en acciones, pues que retiren sus acciones e inviertan de otra manera.

- ¿Cómo se debería invertir?

- La ganadería, la agricultura y el turismo pueden generar ingresos. Y esto puede ser sostenible.

- ¿Siente al pueblo quechua detrás, que la respalda?

- Hay quien nos da la fuerza y el ánimo de seguir adelante, como hay otros que dicen ‘¿qué ganan con eso?’. En Porcón, mi pueblo, hay mucha unión, mucha familiaridad, solidaridad, pero desde la presencia de la mina, la comunidad se ha dividido. La minera ha hecho un trabajo fortísimo allí. Ha destinado mucho dinero a propaganda. Pero también me encuentro a muchos campesinos que piensan lo mismo que yo, sienten lo mismo que yo, igualito, pero por temor no lo transmiten. En Cajamarca el documental no se ha podido estrenar.

- El documental también es un canto a la naturaleza, ¿no?

- Quiero transmitir el mensaje de la naturaleza, porque no es cualquier cosa. Es un ser viviente. También para coger agua hay que pedirle permiso. Con unas simples palabras, y sientes la conexión. Pero para explotar la tierra y extraer recursos se utilizan elementos altamente tóxicos, y eso va a generar contaminación. Si contaminamos la tierra y el agua, ¿cómo no nos vamos a enfermar? El agua es vida.

- ¿Sabe que en Tarragona, el movimiento en defensa del río Ebre contra los trasvases tiene por lema ‘Lo riu és vida’?

- Pero pues claro que el agua es vida. Nosotros también vamos a hacer una Marcha del Agua hasta Lima. El 4 de julio, desde Cajamarca, Bambamarca, Celendín... es donde más nos hemos mantenido en resistencia.

- ¿Hay algún partido que respalde sus reivindicaciones?

- El Frente Amplio lo está transmitiendo. Y Verónika Mendoza, nuestra candidata. Ella no se avergüenza hablando quechua. Utiliza nombres en quechua, dice ‘la Mama Yaku’, ‘la Mama Pacha’... Ningún presidente lo ha hecho nuncha antes.

- ¿Por qué?

- El anterior presidente, Alan García, nos decía que los indígenas no somos ciudadanos de primera clase. Y en cambio hoy nuestra candidata pasa por la calle y habla en quechua.

- ¿Perú no tiene más de 40 lenguas reconocidas?

- Tiene 46, pero algunas están en peligro de extinción. La lengua va asociada a la defensa del territorio y la cultura, y no les interesa que este tipo de mensajes nuestros los emitamos, que digamos que el agua es sagrada, bendita, que destruir un cerro es malo...

- Deme un consejo para experimentar la conexión que usted tiene con la naturaleza

- Todos podemos reconectar con la naturaleza. Hay que pedirle con contentración, y hablarle. Así como si un hijo le hablara a su madre, o la madre a un hijo. Y sentir lo que ella siente.

Fuente: Diaridetarragona http://www.diaridetarragona.com/nacional/58402/en-peru-el-oro-ha-ganado-al-agua
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

nunca aprenderemos a cuidar bien lo valioso que posee nuestra naturaleza ,un lugar en donde uno ha nacido y mientras otros vienen de otros lugares a destruir y ha desaparecerlo del todo.Mientras lo tenemos en vida no le damos importancia y cuando desaparece recien nos preocupamos por su utilidad natural.

Añadir nuevo comentario