Servicios en comunicación Intercultural

Lucha Indígena 170: Latinoamérica despierta y lucha por su dignidad

Portada de la revista Lucha indígena N.° 170

Servindi, 13 de noviembre, 2020.- Compartimos la presentación de Lucha Indígena N.° 170, publicación mensual que tiene como director y editor a Hugo Blanco Galdós y Enrique Fernández Chacón, respectivamente.

Este nuevo número informa sobre la caída de la Constitución de Pinochet, la victoria del Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia, las autonomías indígenas, así como la lucha contra la violencia patriarcal.

También podrá encontrar artículos sobre la movilización nacional en contra del gobierno del Manuel Merino, la nación Wampis, el Acuerdo de Escazú y la lucha de Perú contra los transgénicos.

Además, hallará información de la derrota electoral de Donald Trump, así como del surgimiento del proyecto Libre, que busca fomentar una educación autónoma en México. En esta edición encontrará muchos más artículos.

A continuación, reproducimos la presentación:

Portada de la revista "Lucha indígena" N.° 170

A continuación, compartimos la editorial:

¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!

El pueblo chileno y mapuche con la abrumadora mayoría de un río que se desborda acaba de votar por una nueva constitución, bajándose la constitución de la dictadura de Pinochet.

“El neoliberalismo nació en Chile y debe morir en Chile”, ha sido un lema detrás del cual se unían reclamos y banderas tan diversas como la lucha contra la privatización del agua, la lucha feminista, la lucha mapuche por la autonomía, el movimiento contra las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), la lucha contra las injusticias y privatizaciones en el sistema educativo, de salud y muchas otras más.

Desde arriba, desde la asamblea constituyente, será muy difícil que muera el neoliberalismo, que el colonialismo dé lugar a una autonomía mapuche y que deje de existir el estado patriarcal.

¡Desde abajo tiene que ser! Ahora el enorme reto es mantener vivo ese movimiento de las calles, de los barrios, de los territorios mapuches, esa gran movilización popular que duró más de un año (en el caso mapuche más de 200), que persistió toda una pandemia y que finalmente derrocó la vieja constitución.

Esperemos que toda esa fuerza del pueblo chileno y mapuche no sea apaciguada y absorbida por la esperanza depositada en una nueva constitución que no va a poder desafiar los límites imaginarios del estado colonial, del capitalismo y del patriarcado.

En Bolivia el pueblo rotundamente le dijo NO al racismo y al fascismo, otorgándole al MAS un contundente triunfo en las elecciones presidenciales del 18 de octubre. Ha sido un voto en contra de la dictadura, en contra del racismo y del fascismo y por el mal menor.

Pero, como bien lo dice Aurelia Canales, mujer de base y de pueblo, desde La Paz: “Ésta es una elección sobre varios ausentes: estamos ausentes las mujeres y toda la violencia desatada contra nosotras (más de 90 feminicidios, incontable número de violaciones y embarazos adolescentes solo en estos meses), está ausente la tierra, todo el show electoral ha sido realizado sobre miles de hectáreas de bosque quemadas, es decir nada ha cambiado”.

Bolivia no es el único país donde van en aumento las violaciones y los feminicidios. En Perú en un mes se reportaron cinco casos de violaciones grupales y desde Colombia una madre denuncia que su hija fue violada por un grupo de hombres dentro de su misma organización, por parte de machos líderes revolucionarios del Congreso de los Pueblos-Cali y Ciudad en Movimiento.

Aplaudimos y apoyamos la valentía de la compañera por romper el silencio y no aceptar ser cómplice, porque no hay nada más parecido a un machista de derecha que un machista de izquierda.

Sigamos de pie, sigamos exigiendo, pero sobre todo sigamos buscando y creando nuevas formas de hacer política para romper con el patriarcado, con los estados coloniales y con el capitalismo globalizado transnacional.

Sigamos tejiendo esas nuevas formas que nacen desde abajo, desde nuestras vidas cotidianas, desde las calles y los campos, desde la colectividad, la sororidad y el cariño. ¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!

 

Descargue la publicación con un clic en el siguiente enlace:

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario