Servicios en comunicación Intercultural

Brasil seguirá en el Acuerdo de París

Jair Bolsonaro no cumplió su amenaza de campaña de retirar a Brasil del Acuerdo de París. El ministro del Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles justificó la posición del Gobierno de Brasil al señalar que lo único que hacen es proteger los intereses económicos y territoriales del país.

Por José Díaz

Servindi, 13 de febrero, 2019.-  En el campo ambiental, unas de las cosas que más preocuparon a fines del año 2018 cuando Jair Bolsonaro ganó las elecciones de Brasil, fue el anuncio de su intención de retirar a su país del Acuerdo de París. Por aquel entonces, el hoy presidente brasileño amenazaba con hacerlo debido a una supuesta vulneración de la soberanía económica brasileña.

Sin embargo, luego de más de un mes de administración, el gobierno de Jair Bolsonaro ha anunciado que no se retirará del Acuerdo de París, aunque reiteraron que se encuentran en contra de su perspectiva. El anuncio lo dio el ministro del Medio Ambiente, Ricardo Salles, un sector que el presidente brasileño quieren desaparecer paradójicamente.

“Los objetivos de reducción de emisiones que Brasil y los otros países acordaron están bien, el problema es cómo interiorizas esos principios y esos valores en la legislación del país. Nuestra única preocupación es si esta legislación restringe la libertad, la acción de los emprendedores y la gestión del territorio, estaremos muy atentos a eso”, expresó Salles en una entrevista publicada en O Globo.

La amenaza continúa

Por lo visto, la posición de Jair Bolsonaro frente al Acuerdo de París no ha cambiado. Esto debido a que Ricardo Salles repitió la amenaza que el hoy presidente brasileño hiciera hacer unos meses: retirar a Brasil del acuerdo si este vulneraba la soberanía política y económica brasileña.

Salles además señaló que la comunidad internacional tiene mucho que agradecer a Brasil por supuestamente haber aportado tanto en la protección de la Amazonía. No obstante, durante las pocas semanas que lleva de administración, Jair Bolsonaro ha dado directivas para desplazar a diversos pueblos amazónicos con el interés de agilizar proyectos de inversión.

Lo cierto es que en las últimas décadas la actividad extractiva, legal e ilegal, ha impactado negativamente sobre la Amazonía –especialmente brasileña. Según un reporte divulgado durante el 2018, en los últimos 30 años Brasil ha perdido el 19% de su biomasa, es decir, 750 kilómetros cuadrados de bosque amazónico.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario