Servicios en comunicación Intercultural

Bolsonaro rechaza fondos alemanes para proteger la Amazonía

El presidente de Brasil señaló que su país no necesita el dinero de la cooperación alemana para luchar contra la deforestación en la Amazonía. Alemania planearía congelar US$ 40 millones antes la poca colaboración brasileña en la lucha ambiental. Entre los proyectos que se verían perjudicados se encuentra el Fondo Amazonía.

Por José Díaz

Servindi, 12 de agosto, 2019.- Un nuevo hito negativo se ha inscrito en la historia entre la administración de Jair Bolsonaro y la Amazonía en Brasil. Se trata del rechazo realizado por el mandatario brasileño a los fondos de protección ambiental que Alemania destina a las áreas forestales de Sudamérica. El país europeo retiraría su dinero de la región debido al poco compromiso mostrado por Brasil.

Se trata puntualmente de un monto de 40 millones de dólares que envía el Gobierno de Alemania para financiar diversos proyectos de lucha contra la deforestación. El proyecto que se vería más afectado sería Fondo Amazonía, que gracias a donaciones realiza labores de monitoreo y combate contra la deforestación en la selva brasileña.

Hace unos días la ministra de Medio Ambiente de Alemania, Svenja Schulze declaró lo siguiente sobre los aportes de su país en Brasil: “La política del Gobierno brasileño en Amazonía plantea dudas en cuanto a la continuación de una reducción sostenida de la tasa de deforestación”.

La respuesta de Bolsonaro llegó el último domingo cuando el presidente brasileño declaró, en una conferencia de prensa en Brasilia, que no les hacía falta esta aportación. “Pueden hacer un buen uso de ese dinero. Brasil no necesita de eso”, dijo el político de ultraderecha.

Amazonía amenazada

Alemania es junto con Noruega dos de los países extranjeros que más dinero invierten en la lucha contra la deforestación de la Amazonía en Brasil. El otro gran inversor en proyectos de deforestación es la propia compañía estatal petrolera Petrobras.

Sin embargo, desde que Jair Bolsonaro asumió la presidente de Brasil el nivel de deforestación en la selva de este país ha aumentado dramáticamente. Según información del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), la deforestación en la Amazonía brasileña saltó de 596 km2 en julio del 2018 a 2 254 km2 en 2019.

La respuesta de Jair Bolsonaro hacia el Inpe, siguiendo el mismo estilo que contra Alemania, fue confrontacional. El mandatario brasileño rechazó la validez de estas cifras y las atribuyó a una campaña por apoderarse de los recursos de su país, misma estrategia utilizada para rechazar los fondos de protección ecológica provenientes del extranjero.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario