Servicios en comunicación Intercultural

CIDH pide apoyo al pueblo Warao de Venezuela

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha advertido la situación de riesgo que vive el pueblo Warao afectado por el coronavirus y la minería ilegal. Sin centros médicos capaces de atender pacientes por COVID-19, este grupo étnico denuncia abandono y contaminación de sus fuentes de agua.

Por José Díaz

Servindi, 12 de junio, 2020.- La crisis de la pandemia de la COVID-19, conocida como coronavirus, no ha afectado de la misma manera a todos los países de América Latina. Un claro ejemplo de ello es Venezuela, un país que ya afrontaba una crisis institucional y económica antes de ser afectado por el virus. Ahora, en medio de esta situación problemática, las poblaciones venezolanas más vulnerables afrontan un verdadero riesgo.

Así lo advirtió esta semana la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que instó a las autoridades del Gobierno de Venezuela que brinde atención al pueblo indígena Warao en las zonas urbanas y rurales de su país, debido a que este sería uno de los grupos étnicos más afectados por el coronavirus.

Sin embargo, como lo ha advertido la propia CIDH en su comunicado, los warao no solo vienen siendo afectados por el coronavirus, sino también por la actividad minera ilegal que, según activistas locales, cuenta con la complicidad de las autoridades nacionales.

“La CIDH alerta sobre la situación del pueblo warao en zonas urbanas y rurales de Venezuela por falta de atención sanitaria ante la COVID-19, falta de acceso a alimentos, presencia de foráneos en su territorio ancestral y contaminación de sus aguas por las actividades mineras”, expresó el órgano regional a través de sus redes sociales.

Los Warao reclaman

El grupo étnico Warao cuenta con aproximadamente más de 36 mil habitantes que viven principalmente en Venezuela, aunque también tienen presencia en Guyana y Surinam. Hace unos días, a través de un medio local, los warao denunciaron el abandono sanitario por parte de las autoridades venezolanas.

Pero, además, apuntaron que sus únicas fuentes de agua, así como sus sembradíos, se encontraban contaminados por mercurio debido a la actividad mineral ilegal que se desarrolla dentro de sus territorios. Ellos han pedido la presencia de militares en puntos fronterizos en el río Orinoco, al que señalan como la principal vía de transporte de los mineros y del propio coronavirus.

A través de un pedido que dirigieron hace unos días a la CIDH, los warao han denunciado que ninguno de los centros ambulatorios ubicados dentro de las comunidades indígenas tiene los recursos para atender casos de contagio por coronavirus. También han advertido que la afectación a sus sembríos y la incomunicabilidad están generando situaciones de hambruna en algunas comunidades.

Hasta el momento el gobierno venezolano, liderado por Nicolás Maduro, no se ha pronunciado sobre los pueblos indígenas fronterizos de su país. La situación de abandono se agrava con la diseminación del virus entre las comunidades indígenas. ¿Estamos frente a un posible etnocidio?

Te puede interesare

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario