Servicios en comunicación Intercultural

Comuneros piden evaluar cambios en Las Bambas

Foto: CooperAcción

Servindi, 13 de setiembre, 2016.- Dirigentes de las provincias de Cotabambas y Grau pidieron en el Congreso de la República que un tercero externo evalúe y opine sobre las modificaciones no consultadas al estudio de impacto ambiental del proyecto minero Las Bambas, en la región Apurímac.

Los representantes expresaron su malestar por los cambios que han vulnerado sus derechos.en la mañana del martes 13 de setiembre ante la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología 

Uno de los cambios más perjudiciales es la cancelación del mineroducto hacia Espinar. Ahora se transportan los minerales por una vía sin asfaltar.

Actualmente pasan alrededor de 300 vehículos pesados delante de las viviendas, levantando polvo, generando vibraciones y ruido, indicaron.

También pidieron un cambio de actitud del gobierno en la mesa de diálogo, ya que con la gestión pasada no se llegó a nada. Temen que los actuales funcionarios continúen con esa misma política.

Solicitaron la ejecución de proyectos sociales de impacto en la zona, que estén establecidos dentro de los planes de desarrollo concertados y participativos.

Asimismo, que los aportes sociales se transparenten, para que no suceda como en otras localidades y se conozca el monto y en qué se ha invertido.

Las representantes comunales reiteraron una vez más que no se oponen a la minería pero piden ser debidamente consultados, que exista transparencia en la información y sobre todo que la empresa cumpla con sus compromisos.

Una de las interrogantes manifestadas fue: “¿de qué vamos a vivir cuando no haya más mina?”.

María Elena Foronda, presidenta de la comisión, anunció que al cierre de la sesión se acordó que el caso de Las Bambas será un tema prioritario en su agenda de trabajo.

Mesa de diálogo a paso de tortuga

Hasta el momnento la Mesa de Diálogo para el Desarrollo de la Provincia de Cotabambas, en la región Apurímac, solo ha generado frustración por su poca eficacia y la falta de resultados concretos.

Según el equipo de la asociación CooperAcción la sesión de los días 7 y 8 de setiembre evidención la falta de metodología y técnicas adecuadas para llevar a cabo una reunión productiva.

Se trata de la segunda sesión de las organizaciones sociales de la provincia de Cotabambas con representantes del nuevo gobierno central, y la empresa minera MMG - Las Bambas.

En cuanto al Ejecutivo, se contó con la presencia del viceministro de Minas, Guillermo Shinno; el viceministro de Políticas Agrarias, Juan Carlos Gonzáles Hidalgo; y la viceministra de Derechos Humanos y Acceso a la Justicia, Gisella Vignolo Huamaní.

Parte del tiempo se invirtió en la discusión del Reglamento de Funcionamiento de la Mesa. A pesar que se partió de un borrador elaborado por una comisión designada en la anterior reunión solo hubo un punto de acuerdo: contar con un tercero como facilitador de la mesa.

Ante la objeción de algunos representantes del sector público que consideraban innecesaria la presencia de este tipo de actor se consensuó que la Presidencia de Consejo de Ministros designaría un facilitador profesional y con experiencia.

Según un reporte de CooperAcción la ausencia de una metodología adecuada llevó a que el debate sobre el desarrollo sostenible se alargara innecesariamente y no se arribara a conclusiones.

Las organizaciones de la sociedad civil insistieron en la necesidad de que se realicen inversiones de impacto para reducir la pobreza.

Por su parte Proinversión presentó un informe sobre la primera distribución de las regalías provenientes de Las Bambas. Respecto al canon minero, no se mencionaron ni los montos ni la fecha en que se empezará a recibir dicha transferencia.

En el tema de Derechos Humanos la Viceministra de Derechos Humanos recogió las preocupaciones de los participantes en relación a las víctimas del conflicto.

En el tema ambiental la sociedad civil reiteró la necesidad de contar con una opinión técnica independiente respecto a las modificaciones al proyecto y su Estudio de Impacto Ambiental para que se hagan los correctivos necesarios.

Asimismo, se señaló la necesidad del cumplimiento del ‘Anexo K’ y del asfaltado de la carretera por donde se realiza el transporte minero.

Finalmente en el tema de la Responsabilidad social el Ministerio de Energía y Minas presentó la agenda de trabajo aprobada al inicio del proceso sobre la cual no hubo avances.

Frente a ello, la sociedad civil planteó que se incluyera un aporte social como parte del convenio marco, en vista que la empresa minera MMG – Las Bambas no pagará impuestos por lo menos hasta el 2022.

También señaló la necesidad de que esta empresa china cumpla con los principios y lineamientos de responsabilidad social y ambiental del Consejo Internacional de Minería y Metales y de la Cámara China de Minería Metales y Químicos.

Al finalizar la sesión, las organizaciones sociales propusieron que la provincia de Cotabambas sea declarada de interés nacional. 

Las siguientes reuniones por eje temático serán programadas para la primera y tercera semana del mes de octubre del presente.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Las mesas de diálogo
En Cajamarca no existen, han fracasado, porque no han dado el fruto esperado. Lamentablemente. Se pierde mucho tiempo y primero se debe comenzar por la discusión técnica. Lo que a las minas no les conviene, porque tienen mucho que esconder (por ejemplo la contaminación, entre otras cosas).
En Cajamarca Yanacocha trabaja a tajo abierto, usa el cianuro tóxico durante el proceso de lixiviación –en las canchas- para atrapar el oro y solo propala la idea públicamente que apenas “impacta” al medio ambiente. O sea, ha difundido la idea que su proceso tecnológico es limpio, no contamina y que responsablemente estaría respetando las leyes, normas y respeto al medio ambiente. Se presenta como una minería inocua, que no hace daño. Sin embargo, está probado que su proceso tecnológico utiliza ingentes cantidades de agua por extraer el oro de una tonelada de rocas y tierra y que para esta necesita mínimamente 3M3 de agua , y 200 g de cianuro. Mueven en la actualidad alrededor de 600 000 toneladas métricas de roca/tierra/día. “Legalmente” Yanacocha ha conseguido permisos por gastar agua –sin pagar un solo sol- hasta por 900L/s, más de cuatro veces la cantidad que consume la ciudad de Cajamarca .
Los estudios de impacto ambiental (EIA), no cumplen la función que deberían cumplir, tanto para medir el impacto, como para proponer remediaciones. Los EIA están escritos con frases gramaticales de suponer como “presentir” o “estimar”, cuyo valor científico es cero, no miden la cantidad y calidad de las aguas allí no caben las menores dudas, ni tanteos, ni especulaciones. Un EIA generalmente trata de avizorar escenarios futuros, pero la realidad es que ya existen maneras de determinar destrucción y contaminación de las aguas, sobre todo en las cabeceras de cuenca, con elementos técnicos-científicos valiosos para su análisis correcto e histórico. Existen pruebas históricas que muestran que esta tecnología minera es la antítesis de un buen cuidado ambiental. Todas estas pruebas científicas-técnicas nunca fueron evaluadas durante la elaboración de un EIA, hechos por consultorías ligadas íntimamente a Yanacocha. Devienen y son “juez y parte”.

En consecuencia, las soluciones son técnicas. No quiere decir que se acepta la tecnología minera actual, menos en cabecera de cuenca. Pero el proceso de investigación se comienza con analizar y explicar la diferencia entre impacto y contaminación minera. Existe una gran diferencia entre ambos conceptos. El impacto no hace daño, por tanto no pasa nada. Lo contrario, la contaminación es peligrosa y dañina para la salud pública.
Sin embargo, la decisión es política, en cualquier parte del mundo democrático. En el Perú, el debate científico no fue incluido en la supuesta fiscalización minera (formal e informal). La actual “discusión” se asemeja más a la ideología política, literaria, religiosa, ficticia, chalanesca etc, entre otros temas. No hay nada sobre la tecnología minera y sus consecuencias desastrosas. Explicar e investigar -con resultados tangibles- esta diferencia entre impacto y contaminación era el quid del asunto. Algo ausente en la legislación ambiental. Hay profesionales como los abogados o periodistas, que no están preparados ni facultados para hablar de estos temas. Un ingeniero sí, porque el tema del agua es ciencia exacta. Además un ingeniero busca la solución al problema. Es su forma de ser, fue formado así y lo que es su capacidad profesional de ingeniarse. La calidad y cantidad del agua se puede medir y por lo tanto, evaluar el proceso de la tecnología minera y aplicar la rigurosidad científica -a cada instante- corresponde a las ramas de las ciencias exactas. En consecuencia, los resultados deben ser la basa para la buena decisión política. No al revés.

Añadir nuevo comentario