Servicios en comunicación Intercultural

Los océanos esperan un tratado internacional

La ONU espera que durante la próxima COP25 se discuta un tratado internacional que regula las actividades humanas sobre los océanos. Intereses por privatizar los fondos marinos y realizar actividad extractiva, generan preocupación. Científicos de las Naciones Unidas preparan informe sobre la situación actual de las aguas oceánicas en el mundo. Esto documento se hará público en setiembre y se auguran conclusiones poco alentadoras.

Por José Díaz

Servindi, 10 de junio, 2019.- A inicios de este año la organización de la Conferencia de las Partes (COP25) que será en Chile este año, anunciaba que el evento se caracterizaría por abordar la problemática de los océanos. En la lucha global contra el cambio climático, la protección de la biodiversidad marina se ha convertido en un tema clava. Por esta razón, las Naciones Unidas (ONU) apuntan a la creación de un tratado internacional que regule las aguas internacionales.

Con motivo del Día Mundial de los Océanos, que se celebró el último fin de semana, diversas organizaciones ambientalistas han expresado su apoyo a la necesidad de crear un tratado internacional que regule el uso y la protección de los océanos.

Pese a que el 70% de la Tierra está compuesto de aguas oceánicas, en la actualidad este espacio sufre problemas como la sobrepesca, la contaminación y el calentamiento de sus aguas.

Según han señalado organizaciones como Greenpeace, uno de los proyectos más amenazantes es el interés de algunos sectores empresariales por privatizar los fondos oceánicos. Esto con el interés de obtener recursos genéticos y dar inicio a la que sería una de las actividades de extracción más contaminantes: la minería de profundidad.

Pero ese no sería el único problema que provocaría la necesidad de crear un tratado internacional sobre los océanos. La contaminación marina, las toneladas de plásticos y químicos que se vierten sobre las aguas, han contribuido a la desaparición masiva de especies que actualmente golpea a la Tierra.

Siendo que los océanos son los principales contenedores de calor, la afectación a su biodiversidad se convierte en un problema de urgente solución.

Solución pendiente

Conscientes de la problemática que se avecina si no se regula la actividad humana sobre los océanos, el Panel Intergubernamental de la ONU para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) alista un informe que actualizará la situación de las aguas oceánicas.

El documento se publicará en setiembre de este año y se espera que sea utilizado como la principal fuente de información para la toma de decisiones durante la COP25.

Junto con los bosques naturales, los océanos son los principales contenedores de emisiones. Alrededor del 30% de las emisiones de CO2 generadas por la humanidad son absorbidas por los mares, así como el 90% del calor adicional generado por estas emisiones.

Para tener una idea clara de la importancia de los océanos basta recordar lo dicho por Peter Thomson, miembro de la secretaría de la ONU para el cambio climático:

Una de cada dos de nuestras respiraciones procede del oxígeno producido por el océano. Es hora de hacer cambios radicales, dijo el diplomático.

El último informe sobre los océanos realizado por IPCC en 2014, estimaba que a durante el siglo XXI ocurría una subida de un metro en el nivel de los océanos, incluso si se estipulaba como límite de calentamiento global los +2° Celsius. Sin embargo, la resistencia de algunos países a acatar este meta del Acuerdo de París y la irrefrenable contaminación que vienen sufriendo los océanos, augura un informe “sombrío” para el 2019.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario