Servicios en comunicación Intercultural

Osinfor y la lucha contra su extinción

El organismo creado para supervisar la tala de madera ya no solo lucha por su autonomía, sino también por su no extinción. Su traslado de la PCM al Ministerio del Ambiente le resta independencia y esto ha generado reclamos incluso desde EE. UU. donde sospechan que se estaría violando el TLC firmado con el Perú. Su única esperanza es un proyecto de ley que acaba de ser presentado al Congreso y que propone su restitución en la PCM así como su traslado a Loreto. ¿Sobrevivirá el Osinfor a esta batalla política?

Por José Díaz

Servindi, 9 de enero, 2019.- Desde su aparición, el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (Osinfor) generó controversias no solo en el sector privado extractivista, sino también en el seno del aparato estatal. El siguiente es un breve repaso sobre la historia de un órgano encargado de supervisar las actividades de extracción en los bosques del Perú y que hoy corre peligro de extinción.

Creado en el 2008, en medio de las negociaciones entre Perú y los Estados Unidos por la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC), la masacre de Bagua en 2009 terminó por dar sentido a la necesidad de una institución como Osinfor. El objetivo principal de esta entidad era supervisar de manera independiente las concesiones madereras firmadas entre los sectores público y privado, donde muy usualmente se cuelan actos de corrupción en la repartición de licencias.

Adscrita directamente a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), Osinfor no encontró en los sectores vinculados a su actividad (Agricultura, Comercio y Turismo o Ambiente) a sus mejores aliados. Por esta razón llegaba muchas veces tarde a descubrir las extracciones ilegales de madera que en los últimos años han proliferado en la Amazonía.

Su único aliado fue la Sunat, con quien Osinfor creó un registro de maquinaria pesada usada para la industria maderera, lo que permitió hacer seguimiento y decomisar a la deforestación ilegal. Sin embargo, fue Pedro Pablo Kuczynski quien mostró el primer síntoma de mella contra este organismo al emitir en 2017 el Decreto Leg. 1317, el mismo que derogó la normativa que permitía a Osinfor y Sunat disponer de dicha información.

Posible desaparición

Sin embargo, la crisis mayor llegó a fines del 2018. Ya bajo la presidencia de Martín Vizcarra, se emitió el Decreto Supremo 122-2018-PCM, el mismo que traslada a Osinfor de la PCM al Ministerio del Ambiente, con lo cual la entidad perdía soberanía para realizar sus actividades y con ello la naturaleza de su creación. La primera reacción en diciembre del 2018 fue la renuncia de su presidente Máximo Salazar quien abandonó la institución tras enviar una carta al premier César Villanueva.

La segunda reacción vino desde los EE. UU., donde el representante comercial de Washington, Robert Lighthizer realizó una consulta formal al Gobierno de Perú sobre el cambio de jurisdicción de Osinfor. Según declaraciones publicadas en The Ecologist, el funcionario norteamericano sospeche que el Perú habría violado presuntamente los acuerdos forestales firmados por ambos países en el TLC. Lighthizer fue claro al señalar, como también lo hiciera Salazar en su momento, que la mudanza de Osinfor debilitaría las labores de detección de la tala ilegal.

La respuesta oficial del Gobierno de Perú llegó la primera semana de enero cuando el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Édgar Vásquez señaló en un comunicado que se está cumpliendo “cabalmente” con el acuerdo bilateral firmado en el TLC. El ministro además precisó que esta modificación se debe a la implementación de la Ley Marco de Modernización de la Gestión del Estado. Vásquez repitió también que la independencia de Osinfor está asegurada, aunque bajo la tutela de un sector como Ambiente todos sospechan de esto último.

Lo cierto es que el último capítulo de esta serie de tira y aflojes sobre Osinfor se ha escrito en el Congreso de la República. Demostrando la poca cohesión con el Ejecutivo, la bancada oficialista de Peruanos Por el Kambio (Ppk), presentó a través de Jorge Meléndez el Proyecto de Ley 3782 que propone el retorno de Osinfor a la PCM. Esta iniciativa además busca la reinstalación de sus oficinas en Iquitos, capital de Loreto donde la industria maderera tiene más agitación que en ninguna otra región del Perú.

Por el momento, el futuro de Osinfor se mantiene en incertidumbre. Al cuestionado panorama de adscribirlo bajo el Ministerio del Ambiente, solo le surgen dos posibles soluciones. 1) Una retractación del Gobierno ante los reclamos de EE. UU. o 2) El éxito que pueda tener el proyecto de Meléndez en el Congreso. Las cartas están sobre la mesa mientras el futuro de la Amazonía sigue en juego.

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario